El AVE Bar­ci­na, una rapaz pro­te­gi­da – Fede de los Ríos

Lo que le ocu­rre a la que fue­ra alcal­de­sa de los pam­plo­nau­tas y actual pre­si­den­ta de la nava­rri­dad ver­da­de­ra pudie­se resul­tar, al nor­mal de los mor­ta­les, extra­ña­men­te para­dó­ji­co.

En aras de com­ba­tir la cri­sis eco­nó­mi­ca que aso­la al occi­den­te acris­tia­na­do y, por lo tan­to, tam­bién al lla­ma­do Vie­jo Reyno con «y» (grie­ga) y no «i» (lati­na) y, sobre todo, al peor de sus efec­tos (así lo publi­can a los cua­tro vien­tos): el des­em­pleo de amplias capas de la pobla­ción nava­rra y la mise­ria tan­to mate­rial como moral que con­lle­va; nues­tra pre­si­den­ta Yolan­da, Rober­ti­co el vice­pre­si­den­te y con­se­je­ro de Inte- rior, Jus­ti­cia y Admi­nis­tra­ción Local (casi nada el socia­lis­ta de Piti­llas) y el séqui­to de las res­tan­tes auto­ri­da­des varias, la medi­da fun­da­men­tal adop­ta­da es el recor­te del gas­to en la cosa públi­ca. Vía des­pi­dos (o no reno­va­ción de con­tra­to, como uste­des pre­fie­ran deno­mi­nar­lo) para inver­tir los dine­ri­llos dis­traí­dos en obras a eje­cu­tar por la empre­sa pri­va­da; con el úni­co fin, por supues­to, de crear nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. ¿Extra­ño? ¿Con­tra­dic­to­rio? Qui­zás la vida se haya tor­na­do una cade­na sin­fín de para­do­jas.

Vemos por las calles de la ciu­dad mul­ti­tud de movi­li­za­cio­nes que refle­jan un males­tar social. Des­de hace años nun­ca había mani­fes­ta­do el pro­fe­so­ra­do de la escue­la públi­ca su recha­zo a las medi­das toma­das en edu­ca­ción con mayor cla­ri­dad, y, el mis­mo día, la inefa­ble Bar­ci­na ase­gu­ra que «los docen­tes nava­rros han enten­di­do este mayor esfuer­zo que aho­ra toca hacer».

La prác­ti­ca tota­li­dad de las direc­cio­nes de los cen­tros públi­cos edu­ca­ti­vos denun­cian que el aumen­to de las horas lec­ti­vas den­tro de las trein­ta y sie­te horas de la jor­na­da labo­ral irá en detri­men­to de la asis­ten­cia edu­ca­ti­va y la eter­na son­ri­sa de Bur­gos, la que cobró de la Uni­ver­si­dad Públi­ca de Nava­rra un dine­ri­llo por días no lec­ti­vos, pon­ti­fi­ca que dicho aumen­to en el hora­rio «no va a afec­tar a la cali­dad de la ense­ñan­za».

Los sala­rios de pues­tos de tra­ba­jo eli­mi­na­dos en sani­dad y en edu­ca­ción gene­ra­rán un aho­rro que podrá ser inver­ti­do en el AVE que , a su vez, gene­ra­rá unos nue­vos pues­tos de tra­ba­jo a todas luces más ade­cua­dos a los tiem­pos que corren (los actua­les más que correr vue­lan). Si anta­ño el futu­ro de los paí­ses esta­ba en manos de la edu­ca­ción de sus habi­tan­tes, aho­ra con la alta velo­ci­dad el futu­ro ya es pre­sen­te y el pre­sen­te en un abrir y cerrar de ojos de nues­tras auto­ri­da­des cada vez nos pare­ce un pasa­do no tan recien­te. Gra­cias al recor­te en las ayu­das socia­les y asis­ten­cia domi­ci­lia­ria, el for­ta­le­ci­mien­to y engro­sa­mien­to de los lazos fami­lia­res mer­ced al con­ti­nuo roce que faci­li­ta el reite­ra­ti­vo cam­bio de paña­les, aumen­ta­rá lle­gan­do a con­fun­dir­se con grue­sas sogas de hor­ca.

Decía el grie­go Cava­fis que lo impor­tan­te era el via­je y no tan­to la lle­ga­da a Ita­ca. Aho­ra, cuan­do la mayo­ría no sabe siquie­ra hacia don­de nos diri­gi­mos, cobra cer­te­za la sos­pe­cha, como a los grie­gos, de irnos a la mier­da, y lo que nues­tras auto­ri­da­des desean es que lo haga­mos a la mayor velo­ci­dad posi­ble. En AVE y entre ave­ma­rías, dan­do gra­cias a la Seño­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *