«Eccle­siam suam» (I) – Arte­mio Zar­co

El 24 de agos­to pasa­do los obser­va­to­rios terres­tres astro­nó­mi­cos cap­ta­ron una explo­sión este­lar de una lumi­no­si­dad equi­va­len­te a la de mil millo­nes de soles como el nues­tro, el que nos calien­ta y alum­bra. Se tra­ta de la explo­sión de una estre­lla ubi­ca­da en la gala­xia M 101. La explo­sión ha teni­do lugar hace millo­nes de años. Aho­ra nos lle­ga a tra­vés de la inmen­si­dad del espa­cio trans­por­ta­da por las ondas las par­tí­cu­las lumi­no­sas de esa explo­sión. Sumi­dos en este vér­ti­go cós­mi­co sabe­mos que esa estre­lla que exis­tió hace millo­nes de años no exis­te actual­men­te. Con nues­tros mara­vi­llo­sos ins­tru­men­tos esta­mos vien­do lo que fue, no lo que es. Actual­men­te es nada.

Cuan­do se pro­du­cen este tipo de com­pro­ba­cio­nes, el hom­bre se empe­que­ñe­ce al cons­ta­tar tan­ta infi­ni­tud y a la vez se pre­gun­ta una vez más cómo ha sido que ha lle­ga­do a la tie­rra y cuá­les son sus posi­bi­li­da­des de futu­ro, las suyas y las de sus des­cen­dien­tes.

Mien­tras éstas y otras con­si­de­ra­cio­nes nos acu­cian inte­lec­tual­men­te y a menu­do nos afli­gen emo­cio­nal­men­te, solo sabe­mos que somos en el espa­cio-tiem­po de nues­tro fugaz paso por la tie­rra un momen­to entre dos eter­ni­da­des, la del pasa­do y la del futu­ro.

En su poe­ma a Alde­ba­rán, la estre­lla más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Tau­ro, 230 veces más lumi­no­sa que el sol, a 68 años luz de dis­tan­cia con res­pec­to a la tie­rra, Una­muno lla­ma a la miría­da de los cuer­pos celes­tia­les que titi­lan en la remo­ta leja­nía por la noche «celes­tes jero­glí­fi­cos en que el enig­ma uni­ver­sal se encie­rra». Con tal moti­vo for­mu­la una serie de angus­tia­das pre­gun­tas: «¿Allen­de el infi­ni­to qué res­ta?», «¿Qué es lo que hay del otro lado del espa­cio?», «¿Dón­de aca­ban los mun­dos?», «¿Me oyes Alde­ba­rán?».

De igual for­ma y con pare­ci­da zozo­bra Gau­guin en uno de sus más famo­sos cua­dros (Museum of Fine Arts, Bos­ton) que repre­sen­ta un esce­na­rio poli­ne­sio en el que las gen­tes pasean, hablan y arran­can fru­tas de los arbo­les, plan­tea la tri­ple ansio­sa pre­gun­ta: «¿De dón­de veni­mos? ¿Qué somos?, ¿A dón­de vamos?».

Pre­gun­tas las de Una­muno y las de Gau­guin has­ta aho­ra sin res­pues­ta al igual que las de tan­tos otros, de for­ma que el sen­ti­do de nues­tra exis­ten­cia sigue pen­dien­te de una expli­ca­ción que ni la cien­cia, ni la filo­so­fía, ni la poe­sía, ni el arte aca­ban de dar.

Sin embar­go todos sabe­mos que la alter­na­ti­va a ese terri­ble vacío, a ese agu­je­ro negro que nos pue­de absor­ber sin dejar ras­tro de nues­tro paso por este mun­do, ha sido expli­ca­do por otras ins­tan­cias huma­nas: las reli­gio­nes en gene­ral y en la par­te que nos toca, las cris­tia­nas y afi­nan­do más, la cató­li­ca.

Sin más base racio­nal que la de argüir que no va con­tra la razón, sin más apo­yo que su afir­ma­ción y su pala­bra de que son los depo­si­ta­rios y los intér­pre­tes de la reve­la­ción de la divi­ni­dad, nos ase­gu­ran los sacer­do­tes de esas reli­gio­nes que exis­te otra vida y que es eter­na y que por tan­to no ha lugar a hablar de vacío alguno ni de inexis­ten­cia en el más allá.

Has­ta aquí poco ten­dría­mos que reba­tir: se tra­ta­ría sin más de creer o de no creer y en este aspec­to has­ta podría ser suma­men­te gra­ti­fi­can­te para quie­nes deci­die­ran creer, con­se­guir la cer­te­za fideis­ta de que hay otra vida.

No hay nada que obje­tar a este plan­tea­mien­to con inde­pen­den­cia para nues­tra des­gra­cia de no encon­trar­nos entre quie­nes creen. Pero a par­tir de ahí se trans­for­ma com­ple­ta­men­te el pano­ra­ma, cuan­do cons­ta­ta­mos que toda esa pre­di­ca­ción de la otra vida se con­vier­te en un ins­tru­men­to impla­ca­ble del ejer­ci­cio del poder de la Igle­sia en esta vida.

Con mayor ahín­co pro­nun­cia­ré la sen­ten­cia con­de­na­to­ria con­tra quie­nes la pre­di­can cuan­do cons­ta­to que una de los posi­bi­li­da­des anun­cia­das de esa vida eter­na es la del infierno y que tie­ne más posi­bi­li­da­des de mere­cer­lo quien no obe­dez­ca y no se some­ta a la Igle­sia.

O lo que es igual, es el ejer­ci­cio del poder reli­gio­so exi­gien­do aca­ta­mien­to a tra­vés del mie­do, del más atroz de los mie­dos, el del sufri­mien­to cor­po­ral y moral por toda la eter­ni­dad, de for­ma inin­te­rrum­pi­da, sin des­can­so, sin un segun­do de tre­gua. El infierno es el dolor con­ver­ti­do en exis­ten­cia eter­na.

No es mi inten­ción arre­me­ter con­tra los cris­tia­nos de base, ni fal­tar a sus creen­cias aun­que no las com­par­ta. Mi denun­cia va con­tra la jerar­quía y con­tra quie­nes des­de la Igle­sia difun­den la exis­ten­cia de los horro­res infer­na­les.

Des­de este enfo­que se pue­de sen­tar la pri­me­ra con­clu­sión de que el Papa rei­nan­te Bene­dic­to XVI es nefas­to.

Su recién visi­ta pas­to­ral a Espa­ña no es lo más gra­ve que se le pue­de impu­tar, con inde­pen­den­cia de su escan­da­lo­sa fal­ta de sen­si­bi­li­dad.

Una socie­dad inmer­sa en la cri­sis cuya solu­ción ni siquie­ra se vis­lum­bra, no está para pom­pas, cere­mo­nias y dis­pen­dios, ni para apo­teo­sis papa­les, ni para triun­fa­lis­mos con tan­tos prín­ci­pes de la Igle­sia reu­ni­dos con sus ves­ti­du­ras tala­res púr­pu­ras, escar­la­tas y mora­das, cuan­do ten­drían que ser tiem­pos de tem­plan­za y mode­ra­ción.

Esta demos­tra­ción de fuer­za con el derro­che que lo acom­pa­ña a car­go de pre­su­pues­tos públi­cos que que­dan disi­mu­la­dos en penum­bras y espe­jis­mos pia­do­sos, está total­men­te fue­ra de lugar.

Estas cele­bra­cio­nes faraó­ni­cas con nues­tro dine­ro, cons­ti­tu­yen una ofen­sa que come­te quien con­si­de­ra nor­mal que el pobre se haga más pobre para fes­te­jar al envia­do de Dios.

Pero reto­ma­mos el argu­men­to. Mucho más con­de­na­ble que estos fes­te­jos millo­na­rios es la doc­tri­na del mie­do que difun­den entre los fie­les. Para mejor des­orien­tar hablan cons­tan­te­men­te del amor del pas­tor a sus ove­jas y del amor al pró­ji­mo, pero el men­sa­je que cala y deja su hue­lla tem­blo­ro­sa en el cons­cien­te y en el incons­cien­te asus­ta­do del cris­tiano es la posi­bi­li­dad de su con­de­na­ción eter­na en el más fre­né­ti­co y espan­to­so de los infier­nos, si no se cum­plen sus man­da­mien­tos.

La furia de la Igle­sia en la impo­si­ción de penas está más que demos­tra­da a lo lar­go de la His­to­ria. El Tri­bu­nal de la San­ta Inqui­si­ción que sobre­sa­lió de for­ma des­ta­ca­da en Espa­ña, demos­tró de lo que era capaz una Igle­sia into­le­ran­te tor­tu­ran­do y que­man­do vivos a los que con­si­de­ra­ba peca­do­res. Esa Igle­sia que arra­só cuan­do tenía ejér­ci­tos no se resig­na a renun­ciar a los res­col­dos de lo que aun es bra­sa rabio­sa que con­ser­va de su poder reli­gio­so.

No hay his­to­rias más terro­rí­fi­cas que las de los autos de fe, anti­ci­po de los horro­res infer­na­les con los que toda­vía ame­na­za a los que no obe­de­cen.

En los sis­te­mas pena­les, al menos en los occi­den­ta­les, exis­te el prin­ci­pio de la pro­por­cio­na­li­dad del cas­ti­go en fun­ción de la gra­ve­dad del deli­to. A mayor deli­to mayor pena y al revés. En reli­gión no conoz­co tal pro­por­cio­na­li­dad. Al menos a mi me ense­ña­ron que por un solo pen­sa­mien­to des­ho­nes­to corrías el peli­gro de ir al infierno por toda la eter­ni­dad.

Cuán­to se tar­da en desa­rro­llar un pen­sa­mien­to des­ho­nes­to ima­gi­nan­do y recrean­do esce­nas prohi­bi­das? Si el peca­dor es impa­cien­te emplea­rá segun­dos o a lo más minu­tos en desa­rro­llar la aven­tu­ra amo­ro­sa. Si en ese tran­ce dis­traí­do por la emo­cio­nan­te expe­rien­cia ima­gi­na­da resul­ta atro­pe­lla­do al pasar la cal­za­da y falle­ce en el acto, su alma, según nos han repe­ti­do y adver­ti­do cien­tos de veces, irá dere­cha al infierno y para toda la eter­ni­dad. Su alma y lue­go su cuer­po, una vez lle­ga­do el capí­tu­lo corres­pon­dien­te a la resu­rrec­ción de los muer­tos, se con­ver­ti­rán en mate­ria ardien­te por los siglos de los siglos.

Esta con­clu­sión es tan mons­truo­sa que se rebe­la todo nues­tro ser. No cree­mos que ni la jus­ti­cia ni la ira de Dios pue­da lle­gar a tales extre­mos. Pues esta es la con­clu­sión que pre­ten­de res­tau­rar con todas sus con­se­cuen­cias Bene­dic­to XVI, corri­gien­do a los Papas ante­rio­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *