Yo me mue­ro como viví- Ida Gar­be­ri


“Dicen que me arras­tra­rán por sobre rocas
cuan­do la Revo­lu­ción se ven­ga aba­jo,
que macha­ca­rán mis manos y mi boca,
que me arran­ca­rán los ojos y el bada­jo.
Será que la nece­dad parió con­mi­go,
la nece­dad de lo que hoy resul­ta necio:
la nece­dad de asu­mir al enemi­go,
la nece­dad de vivir sin tener pre­cio.”

Sil­vio Rodrí­guez

A veces, muchas veces, yo mis­ma no me entien­do y creo que sería mas fácil vivir de otra mane­ra, más cómo­da y tran­qui­la, tal vez gris y sin bri­llo, pero sin con­fron­ta­cio­nes. Seguir la ola de la mayo­ría, reba­jar­se has­ta esos com­pro­mi­sos tan “tier­nos” que per­mi­ten obte­ner “peque­ños” o “gran­des” pri­vi­le­gios, depen­dien­do de cuán­to, una mis­ma, está dis­pues­ta a pagar.
Pagar…y no debe nece­sa­ria­men­te ser con dine­ro, pue­de ser con favo­res más o menos tur­bios… o con el cuer­po… o con ideas pro­pias.
Pero, en mi caso… yo no pue­do hacer­lo, es algo intan­gi­ble que en mi inte­rior, en lo pro­fun­do de mi ser, me obli­ga a rebe­lar­me.
Y todo esto es obra de mi padre, otro gran necio, que me crió y me ense­ñó a no ven­der­me nun­ca, como dice el tro­va­dor ita­liano Edor­do Ben­na­to… “Todo tie­ne su pre­cio, pero nadie sabe cuán­to cues­ta mi liber­tad”.
Hoy es un día don­de me sien­to ins­pi­ra­da en las can­cio­nes, pri­me­ra­men­te, de Sil­vio Rodrí­guez, des­pués en la de Ben­na­to, y aho­ra en la de otro tro­va­dor ita­liano, Fran­ces­co Guc­ci­ni, con su can­ción “Cyrano”, en cuya letra me pue­do iden­ti­fi­car: “Que ven­gan ade­lan­te, con su nariz cor­ta, seño­res aci­ca­la­dos, yo ya no los sopor­to, pon­dré mi plu­ma bien aden­tro en su orgu­llo, con esta espa­da los pue­do matar cuan­do quie­ra. No me impor­ta nada si soy un equi­vo­ca­do, no pla­cer para mí es un pla­cer, me encan­ta ser odia­do, por los lis­tos y los pre­po­ten­tes; siem­pre me delei­to y al final del due­lo… ¡no per­dono y toco, no per­dono, no per­dono y toco!
La ver­dad uste­des la bus­can en la tie­rra, como los cer­dos, que comen las bello­tas y me dejan las alas; que los enanos se qui­ten de mi camino, por­que para mi ira nece­si­to enor­mes gigan­tes. En los dog­mas y en los pre­jui­cios nun­ca voy a caer y al final del due­lo, yo no per­dono y toco.… ¡no per­dono, no per­dono y toco!
Dedi­co esta refle­xión a los que me odian, que no me entien­den, pre­ci­sa­men­te por­que bus­can sus ver­da­des mez­qui­nas a un nivel muy bajo, como los mafio­sos, (¡y recuer­den que yo los conoz­co, ya que nací en el país que logró expor­tar la mafia hacia todo el mun­do!) se pro­te­gen entre ellos mis­mo, mar­gi­nan­do a quie­nes no pien­san como ellos; se creen inven­ci­bles. Son los opor­tu­nis­tas que saben flo­tar bajo la ban­de­ra de cual­quier par­ti­do polí­ti­co, y están dis­pues­tos a cam­biar­lo, sólo por defen­der sus peque­ños intere­ses per­so­na­les. Son peli­gro­sos, y mucho; son capa­ces de des­truir, con el poder que ejer­cen, a la gen­te por envi­dia,; abu­san sin pena de las per­so­nas, de jerar­quía infe­rior que tra­ba­jan con ellos.
Y aun­que parez­ca impo­si­ble, estoy escri­bien­do esto con el amor, la ira y la preo­cu­pa­ción de que estas per­so­nas pue­den des­truir este mara­vi­llo­so pro­yec­to que es la Revo­lu­ción Cuba­na.
Fidel Cas­tro, Coman­dan­te en Jefe, en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, en su dis­cur­so del 17 de noviem­bre 2005 se pro­nun­ció con cla­ri­dad sobre la defi­ni­ción de la natu­ra­le­za huma­na, dijo: “El hom­bre es un ser lleno de ins­tin­tos, de egoís­mos, nace egoís­ta, la natu­ra­le­za le impo­ne eso; la natu­ra­le­za le impo­ne los ins­tin­tos, la edu­ca­ción impo­ne las vir­tu­des; la natu­ra­le­za le impo­ne cosas a tra­vés de los ins­tin­tos, el ins­tin­to de super­vi­ven­cia es uno de ellos, que lo pue­den con­du­cir a la infa­mia, mien­tras por otro lado la con­cien­cia lo pue­de con­du­cir a los más gran­des actos de heroís­mo”.

Y esto nos hace dar­nos cuen­ta de lo difí­cil que es cons­truir el pro­yec­to socia­lis­ta, espe­cial­men­te recor­dan­do otras dos fra­ses de Fidel en el mis­mo dis­cur­so, don­de se enfren­ta a dos ver­da­des dolo­ro­sas: “Una con­clu­sión que he saca­do al cabo de muchos años: entre los muchos erro­res que hemos come­ti­do todos, el más impor­tan­te error era creer que alguien sabía de socia­lis­mo, o que alguien sabía de cómo se cons­tru­ye el socia­lis­mo”… “Este país pue­de auto­des­truir­se por sí mis­mo; esta Revo­lu­ción pue­de des­truir­se, los que no pue­den des­truir­la hoy son ellos; noso­tros sí, noso­tros pode­mos des­truir­la, y sería cul­pa nues­tra”.
Des­de el 2005 han pasa­do muchas cosas, Fidel Cas­tro sigue sien­do el líder indis­cu­ti­ble de la Revo­lu­ción cari­be­ña, mien­tras que su her­mano, el pre­si­den­te Raúl Cas­tro ha empe­za­do una tarea her­cú­lea para ende­re­zar la socie­dad cuba­na hacia los sen­de­ros de la efi­cien­cia y lle­gar a un esta­do míni­mo de bien­es­tar gene­ral, siem­pre pro­me­ti­do al pue­blo pero varias veces pos­pues­to.
Cuan­do escu­ché a Raúl el año pasa­do, el 18 de diciem­bre de 2010, se me lle­nó el cora­zón de espe­ran­za y de con­fian­za; su fuer­za y su hones­ti­dad, con­fir­ma­ron sus pala­bras del agos­to de 2009: “A mí no me eli­gie­ron Pre­si­den­te para res­tau­rar el capi­ta­lis­mo en Cuba ni para entre­gar la Revo­lu­ción. Fui ele­gi­do para defen­der, man­te­ner y con­ti­nuar per­fec­cio­nan­do el socia­lis­mo, no para des­truir­lo”.
Sigo citan­do a Raúl en su dis­cur­so de diciem­bre de 2010 por­que creo que nos dio todas las cla­ves por pro­ce­der de mane­ra correc­ta: “Hay que luchar para des­te­rrar defi­ni­ti­va­men­te la men­ti­ra y el enga­ño de la con­duc­ta de los cua­dros, de cual­quier nivel. No por gus­to el com­pa­ñe­ro Fidel en su bri­llan­te defi­ni­ción del con­cep­to Revo­lu­ción, entre otros cri­te­rios, seña­ló: ‘No men­tir jamás ni vio­lar prin­ci­pios éti­cos’. Con­cep­tos que apa­re­cen refle­ja­dos en la pri­me­ra pági­na de los linea­mien­tos que hemos esta­do dis­cu­tien­do”… “Si que­re­mos sal­var la Revo­lu­ción hay que cum­plir lo que acor­de­mos, y no per­mi­tir des­pués del Con­gre­so ‑como ha sido has­ta aho­ra en muchos casos muy elo­cuen­tes- que los docu­men­tos vayan a dor­mir el sue­ño eterno de las gave­tas, como se estu­vo expli­can­do en estos días de dis­cu­sio­nes, fruc­tí­fe­ras, demo­crá­ti­cas y ver­da­de­ra­men­te pro­fun­das”.
El pun­to que, real­men­te, más me gus­tó fue cuan­do auto­ri­zó al pue­blo a ser crí­ti­ca­men­te cons­truc­ti­vo (una cua­li­dad que corre por mis venas) y dijo: “no teman bus­car­se pro­ble­mas por enfren­tar lo mal hecho, por­que bus­car­se pro­ble­mas es, en estos momen­tos, es una de nues­tras tareas prin­ci­pa­les para supe­rar todas esas defi­cien­cias que hemos men­cio­na­do”… “Soy un defen­sor de la lucha con­tra el secre­tis­mo, por­que detrás de esa ador­na­da alfom­bra es don­de se ocul­tan las fallas que tene­mos, y los intere­sa­dos en que sea así y siga así. Y yo recuer­do algu­nas crí­ti­cas; ‘sí, saquen en el perió­di­co tal crí­ti­ca’, le orien­té yo mis­mo, antes, hace muchos años, y, natu­ral­men­te, no se habló de un orga­nis­mo, sino de un pro­duc­to, etcé­te­ra. Inme­dia­ta­men­te la gran buro­cra­cia empe­zó a mover­se: ‘Esas cosas no ayu­dan, des­mo­ra­li­zan a los tra­ba­ja­do­res’. ¿A qué tra­ba­ja­do­res van a des­mo­ra­li­zar? El que quie­ra guar­dar secre­tos de sus pro­pias defi­cien­cias que luche y dedi­que ese gran esfuer­zo en evi­tar­las (me refie­ro a las defi­cien­cias)… “Vale recor­dar, otra vez, que el des­co­no­ci­mien­to de la ley no exi­me a nadie de su cum­pli­mien­to y que, según la Cons­ti­tu­ción, todos los ciu­da­da­nos tie­nen igua­les dere­chos y debe­res, por lo cual quien come­ta un deli­to en Cuba, con inde­pen­den­cia del car­go que ocu­pe, sea quien sea, ten­drá que enfren­tar las con­se­cuen­cias de sus erro­res y el peso de la jus­ti­cia”.
Todo esto demues­tra que la Revo­lu­ción Cuba­na está atra­ve­san­do un momen­to difí­cil en el cual nece­si­ta más que nun­ca del esfuer­zo de todos y todas, del cora­je de mos­trar que esta­mos luchan­do por un mun­do mejor posi­ble, que es el socia­lis­mo; que sólo pue­de lograr­se mejo­ran­do el socia­lis­mo, para que sea cada vez más radi­cal, más diá­fano; apli­car el prin­ci­pio de que la Revo­lu­ción es per­ma­nen­te, una lucha con­ti­nua para defen­der los logros pro­fun­dos de Cuba en los últi­mos cin­cuen­ta años.
Como escri­bió una gran ami­ga falle­ci­da (el 7 de sep­tiem­bre de 2011, por des­gra­cia, mar­có el ter­cer año de su des­apa­ri­ción físi­ca), Celia Hart San­ta­ma­ría, en su artícu­lo “Cuba, en mar­cha revo­lu­cio­na­ria… y sin Fidel (pri­me­ra par­te)”: “El futu­ro de la revo­lu­ción socia­lis­ta de Cuba debe ser uno de los des­ve­los de los revo­lu­cio­na­rios de todo el orbe, pero, si es cubano, con el peso de saber que esta Revo­lu­ción fue fabri­ca­da por Fidel y el Che, enton­ces, ese com­pro­mi­so, se con­vier­te en el mis­mo sen­ti­do de la pro­pia vida”.
Yo no soy cuba­na, pero el hecho de vivir aquí duran­te casi 11 años, me com­pro­me­te has­ta los tué­ta­nos a pre­ser­var esta expe­rien­cia úni­ca, dis­pues­ta inclu­so a per­der la vida, sin dudar­lo un segun­do, si es nece­sa­rio.
Y, por últi­mo per­dón, Pre­si­den­te, pero una vez más vuel­vo a sus pala­bras, auda­ces y lle­nas de espe­ran­za y cer­te­za: “Gran­des han sido los retos y tam­bién los peli­gros des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción y de la pro­cla­ma­ción de su carác­ter socia­lis­ta y muy espe­cial­men­te a par­tir de la vic­to­ria de Girón, mas nin­gu­na difi­cul­tad ha podi­do doble­gar­nos. Esta­mos aquí y esta­re­mos por la dig­ni­dad, la ente­re­za, el valor, la fir­me­za ideo­ló­gi­ca y el espí­ri­tu de sacri­fi­cio y revo­lu­cio­na­rio del pue­blo de Cuba, que hace mucho tiem­po hizo suyo el con­cep­to de que el socia­lis­mo es la úni­ca garan­tía para seguir sien­do libres e inde­pen­dien­tes”.

Has­ta la vic­to­ria siem­pre…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *