Sobre el artícu­lo de San­tia­go Alba «Libia el caos y noso­tros» – Leo­nor en Libia

Hay una fra­se lapi­da­ria y muy cer­te­ra en el artícu­lo de Alba: Noso­tros no deci­di­mos. No pue­do estar más de acuer­do. Son los pode­ro­sos los que deci­den, ade­más lo hacen por noso­tros. Apro­ve­chan has­ta nues­tra mis­ma ansia trans­for­ma­do­ra en for­ma de revo­lu­ción pen­dien­te, soña­da y anhe­la­da, para ven­der­nos una pro­fe­cía que se cum­ple a si mis­ma: «Si los indi­vi­duos defi­nen las situa­cio­nes como reales, son reales las con­se­cuen­cias». Se nos aca­bó la filo­so­fía, aho­ra le toca el turno al bur­do socio­lo­gis­mo de la mani­pu­la­ción social que ha cala­do has­ta en las mis­mas men­tes bien­in­ten­cio­na­das de muchos inte­lec­tua­les que han baja­do la guar­dia del rigor racio­nal para caer, obvian­do los hechos, en la con­fu­sión entre la reali­dad y el deseo.

Un resu­men apre­su­ra­do de todo lo acon­te­ci­do en Libia, tie­ne mucho que ver con la pro­fe­cía auto­cum­pli­da. Aquí se puso en mar­cha una maqui­na­ria inmen­sa de pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción de la que ha par­ti­ci­pa­do más gen­te que nun­ca, para ges­tar del todo la gue­rra huma­ni­ta­ria y que fue­se, no sólo dis­cul­pa­ble, sino acep­ta­da y nor­ma­li­za­da. Se han des­ple­ga­do todas las ener­gías béli­cas, de la pro­pa­gan­da y de las con­cien­cias, en la línea de con­fir­mar los aprio­ris­mos y crear reali­da­des vir­tua­les que optan a reales por el mero hecho de la opi­nión común no con­tras­ta­da. Los indi­vi­duos se han apre­su­ra­do a defi­nir como real lo que les con­ta­ban… y las con­se­cuen­cias para el 1% de la pobla­ción libia ase­si­na­da no pue­den ser más reales. Y por con­ven­ción no refle­ja­da en casi nada, Alba apun­ta a una libe­ra­ción del mun­do ára­be que no ven más que él y los que siguen con la pro­fe­cía que se cum­pli­rá a base de exten­der la narra­ción de ese dis­cur­so.

Del artícu­lo se infie­re la nor­ma­li­za­ción de este tipo de agre­sión mani­pu­la­do­ra. Y cues­tio­nan­do a la izquier­da monis­ta, se da por sen­ta­do des­de el “monis­mo” de Alba que no se pue­de negar el carác­ter espon­tá­neo de la revuel­ta. No sé qué prue­bas tie­ne el autor al res­pec­to, pero son abru­ma­do­ras las que hablan en sen­ti­do con­tra­rio. Con su mis­ma rotun­di­dad y fal­ta de prue­bas, pero bajo la luz de la sos­pe­cha, yo le afir­mo tam­bién que Túnez y Egip­to son luga­res gato­par­dia­nos (par­do es el astu­to gato, en efec­to), don­de se sabe que pro­vo­car cam­bios que no cam­bien nada deja­ron a Libia des­pro­te­gi­da para ases­tar­le la puña­la­da.

De esta gue­rra se jac­tan sus artí­fi­ces, y con razón, de que es el nue­vo mode­lo expor­ta­ble a todo país que deci­dan los pode­ro­sos. Les fal­ta aña­dir: Y que huma­ni­ta­ria­men­te aus­pi­cien cier­tos “pro­gre­sis­tas”. Si, esos que dicen sin des­pei­nar­se que tene­mos que acep­tar la idea de que el mun­do ára­be inevi­ta­ble­men­te será gober­na­do por el isla­mis­mo en los pró­xi­mos años. Y ahí los tene­mos con esa alter­na­ti­va y empe­ña­dos en ello, con­tra esta­dos lai­cos como Libia o Siria, que deben y pue­den mejo­rar­se, pero que en modo alguno mere­cen un retorno al feu­da­lis­mo para bene­fi­cio de Occi­den­te.

Se ha con­su­ma­do la pro­fe­cía. Se invo­ca­ron masa­cres hacia la pobla­ción como pre­tex­to para inter­ve­nir y se hicie­ron reales en el ima­gi­na­rio bien­pen­san­te. Pero resul­ta que sólo se plas­man en hechos reales con la inter­ven­ción de la OTAN. Se ha maqui­na­do de modo per­ver­so, inven­tan­do un con­flic­to arma­do, idea­li­zan­do unos rebel­des pre­fa­bri­ca­dos y mer­ce­na­rios, se habla­ba de avan­ces y ren­di­cio­nes como si la invo­ca­ción tuvie­ra pro­pie­da­des mági­cas de hacer­las efec­ti­vas. Se habló de la OTAN en misión de «pro­tec­ción de los civi­les», como si esa deno­mi­na­ción tuvie­se atri­bu­cio­nes bal­sá­mi­cas ante lo que no es sino una masa­cre atroz, cobar­de y ver­gon­zo­sa. Como si la pro­fe­cía de la pro­tec­ción hicie­se deve­nir por con­ven­ción social al cri­men para su sal­va­ción.

Se inven­tan un gobierno-amal­ga­ma de gol­pis­tas de más que dudo­sa tra­yec­to­ria demo­crá­ti­ca y como pro­fe­cía que se auto­cum­ple por fuer­za mayor, se le otor­ga por vía mediá­ti­ca y de pre­sión diplo­má­ti­ca la con­di­ción de gobierno pro­vi­sio­nal, arrin­co­nan­do al que así admi­te como legí­ti­mo el dere­cho y los acuer­dos inter­na­cio­na­les. Se lle­van ade­lan­te raz­zias con­tra seres huma­nos de color por­que en la pro­fe­cía auto­cum­pli­da se dijo que Gad­da­fi tenía mer­ce­na­rios y eran negros… Y todo tra­ba­ja­dor sub­saha­riano u oriun­do de color, tie­ne por lo tan­to que ser lin­cha­do para ajus­tar­se al guión de la tra­ge­dia. La pro­fe­cía es tam­bién tea­tral: Si recreas un esce­na­rio en Qatar que repre­sen­te la Pla­za Ver­de toma­da por los “rebel­des”, la Pla­za Ver­de y Trí­po­li se toma­rán inexo­ra­ble­men­te, esta­ba tam­bién escri­to en el guión de la pro­fe­cía.

La pro­fe­cía bíbli­ca tie­ne su lado bufo­nes­co: Muchos inte­lec­tua­les han actua­do como “deus ex machi­na” de esa mis­ma pro­fe­cía, han con­tri­bui­do a con­su­mar­la. El tirano de dimen­sio­nes cós­mi­cas, encar­na­ción de todos los males, pero en el fon­do extraí­do en con­cep­to de pelí­cu­la de Serie B de Fu Man­chú, ha sido el fal­so señue­lo al que han entra­do a tra­po los que se supo­ne que están sobre todo para pen­sar. No impor­ta­ba lo exa­ge­ra­do, lo gro­tes­co, la foca­li­za­ción, la ridi­cu­li­za­ción, el sos­pe­cho­so empe­ño en men­cio­nar­lo como cor­ti­na que escon­de y legi­ti­ma los crí­me­nes con­tra per­so­nas ino­cen­tes. No, el sesu­do inte­lec­tual entra­ba bien a gus­to en este deba­te inter­mi­na­ble, mucho más cómo­do de mane­jar que el de las revuel­tas asis­ti­das por la OTAN. Y en una pro­fe­cía con des­tino mani­fies­to de con­so­li­dar­se como ver­dad reve­la­da, bíbli­ca; nada mejor que un malo dia­bó­li­co, pues­to que al final no deja de ser la pelí­cu­la de serie B que nos han con­ta­do y todo aque­llo de la lucha del bien y del mal.

¿Monis­mo de la izquier­da?. ¿Y como le lla­ma­mos a la con­cep­ción del tirano de una pie­za?. ¿Cómo le lla­ma­mos al etno­cen­tris­mo de pre­ten­der de modo direc­to o vela­do que nues­tras demo­cra­cias resul­ten supe­rio­res moral­men­te en el con­tex­to del Nor­te de Afri­ca al sis­te­ma de gobierno que tenían y quie­ren man­te­ner la mayo­ría de los libios?. ¿Nues­tras demo­cra­cias son mejo­res, cues­tio­na­das den­tro y ensan­gren­ta­das fue­ra por las gue­rras de rapi­ña?, ¿un tirano de una pie­za como el que nos ofre­ce Alba y todos los demás es creí­ble en un líder que se podía haber mar­cha­do con sus “millo­nes” y con alfom­bra roja y pre­fie­re que­dar­se y resis­tir de un modo sobre­hu­mano y ago­nal?. ¿Es tan “monis­ta” el asun­to que aquí sólo esta Gad­da­fi, no hay nadie detrás, no hay apo­yo del pue­blo, no hay incon­ta­bles muer­tos por cul­pa de esa resis­ten­cia numan­ti­na a doble­gar­se ante el Impe­rio, doble­men­te des­pó­ti­co, pues­to que aho­ra les asis­te la cola­bo­ra­ción en la prá­xis de muchos pen­sa­do­res?.

¿Monis­mo? ¿Y como le lla­ma­mos al hecho de que para el autor tie­ne más sig­ni­fi­ca­ción lo que opi­ne un mino­ri­ta­rio Par­ti­do Comu­nis­ta de Túnez que lo que digan los libios en mani­fes­ta­cio­nes masi­vas de apo­yo a su gobierno y en con­tra de ser “pro­te­gi­dos” por la OTAN?. En efec­to, esas mani­fes­ta­cio­nes San­tia­go Alba no las vio pues­to que aquí en nues­tras demo­cra­cias no se emi­tie­ron, tira­ban por tie­rra las razo­nes más bási­cas de la gue­rra. Pero es extra­ño que no las vie­se, pues­to que insi­núa que él está más cer­ca del terreno que la izquier­da maxi­ma­lis­ta. Y sin embar­go, unos y otros tie­nen cone­xión a Inter­net.

Monis­mo. ¿No será que que­re­mos la his­to­ria sin aris­tas, la que­re­mos “mona” y como nos sale fea y ensan­gren­ta­da, en vez de bajar de las altu­ras de las dis­qui­si­cio­nes meta­fí­si­cas y escon­der la sober­bia inte­lec­tual que no per­mi­te admi­tir que nos hemos equi­vo­ca­do, opta­mos por el “sos­te­ne­lla y no enmen­da­lla”?. ¿Qué opi­nión le mere­ce­rá aho­ra al autor la pro­fe­cía que pre­ten­de cum­plir­se a sí mis­ma en el caso de Siria y sus rebel­des ya pre­fa­bri­ca­dos tam­bién en otro CNT?, ¿tam­bién apo­ya­ría esa “revuel­ta” por dele­ga­ción de la OTAN?. La lec­tu­ra de su artícu­lo nos hace pen­sar que si: Para el autor, es acep­ta­ble y defen­di­ble otra inter­ven­ción gro­se­ra de la OTAN, per­mi­ti­da tan­to en cuan­to según Alba evi­ta más daños que cau­sa, siem­pre que exis­ta la con­ni­ven­cia nece­sa­ria con unos “rebel­des” que no impor­ta si son autén­ti­cos o pre­fa­bri­ca­dos, nada hace fal­ta ras­trear en torno a esto. Es sufi­cien­te la mera con­di­ción de tales por pura adje­ti­va­ción y nues­tra enso­ña­ción revo­lu­cio­na­ria y román­ti­ca.

Coin­ci­den­cia curio­sas: El “tirano” de la foca­li­za­ción y de la sata­ni­za­ción que esgri­me la OTAN está dibu­ja­do con los mis­mos tra­zos grue­sos que el de San­tia­go Alba, y los rebel­des resul­tan tam­bién des­cri­tos des­de el mis­mo tono de sim­pa­tía, no impor­ta que el “rebel­de” jefe mili­tar de Trí­po­li esté vin­cu­la­do con Al Qae­da. ¿No es sos­pe­cho­so para el autor que de esta gue­rra se jac­ten sus artí­fi­ces, y con razón, de que es el nue­vo mode­lo expor­ta­ble a todo país que deci­dan?, ¿qué la hace tan iné­di­ta y mag­ni­fi­ca­da sino es nues­tro cola­bo­ra­cio­nis­mo bien­pen­san­te? Ese que no se sor­pren­de en la coin­ci­den­cia con los medios emplea­dos por los beli­cis­tas res­pec­to de nues­tros fines, que se supo­ne son anta­gó­ni­cos de los que per­si­guen ellos.

En defi­ni­ti­va, yo no veo ese monis­mo en la izquier­da con­se­cuen­te. Veo prio­ri­da­des. Más calor humano en la com­pa­sión huma­na que en la frial­dad ora­cu­lar de los que sacri­fi­can o dejan que pue­dan ser inmo­la­dos en el altar de la his­to­ria seres huma­nos ino­cen­tes, como tri­bu­to al espí­ri­tu abso­lu­to de la revo­lu­ción mun­dial des­de el salón come­dor y por dele­ga­ción en la OTAN. Veo ese monis­mo en la acti­tud de mono, aun­que sea mono­sa­bio, del que no quie­re oír lo que retum­ba en sus oídos, del que no quie­re ver aun­que lo ten­ga delan­te de sus ojos y del que no quie­re hablar de lo impor­tan­te, de la vida huma­na como valor supre­mo por enci­ma de los cate­cis­mos y de los explo­ta­do­res que se sir­ven de ellos; con prue­bas abru­ma­do­ras al res­pec­to.

Y si al monis­mo Alba le con­tes­ta con el dua­lis­mo, algo no enca­ja en su más que pro­ba­da capa­ci­dad de pen­sar. Creo que des­de la izquier­da tra­di­cio­nal “monis­ta” se ha apun­ta­do hacia una ter­ce­ra vía, el plan de paz de la Unión Afri­ca­na que hubie­se per­mi­ti­do un alto el fue­go y elec­cio­nes libres. El pro­pio gobierno de Gad­da­fi, vien­do que se le venía enci­ma el Sép­ti­mo de Caba­lle­ría más los pre­di­ca­do­res e inclu­so has­ta los tra­di­cio­na­les indios, optó des­de el prin­ci­pio del gol­pe de esta­do por acep­tar el diá­lo­go. Este dua­lis­mo Ni-Ni sí es monis­ta: Se per­mi­te el lujo para igno­ran­tes de obviar la posi­bi­li­dad real de ese alto el fue­go y de esas elec­cio­nes. Y no se des­pei­na al ver otra vez esas curio­sas con­co­mi­tan­cias con todo el apa­ra­to de la pro­pa­gan­da y las úni­cas dos opcio­nes que nos brin­da: OTAN o Gad­da­fi.

Hay mucho de idea­lis­mo hege­liano y nada de mar­xis­mo en pre­ten­der que una espe­cie de espí­ri­tu abso­lu­to de la his­to­ria hace bue­nas y efec­ti­vas supues­tas revo­lu­cio­nes por si mis­mas, que hay como una teleo­lo­gía que diri­ge a la huma­ni­dad al pro­gre­so, a base de revuel­tas bue­nas por defi­ni­ción y por exten­sión. No impor­tan las prue­bas obje­ti­vas del apo­yo externo pre­vio al alza­mien­to arma­do, que los rebel­des se com­pon­gan en gran par­te de fun­da­men­ta­lis­tas, que no exis­tan esos con­se­jos obre­ros libios… la pro­fe­cía que se cum­ple a si mis­ma se des­plie­ga como el espí­ri­tu abso­lu­to sobre la are­na de la his­to­ria y va cum­plién­do­se como una pre­des­ti­na­ción libe­ra­do­ra. Y aho­ra baja­mos al sue­lo:

Nun­ca en la his­to­ria de la huma­ni­dad exis­tie­ron dife­ren­cias de cla­se tan gran­des, nun­ca tan­tas gue­rras, nun­ca tan­to ham­bre, nun­ca tan­to cola­bo­ra­cio­nis­mo bien­pen­san­te y bue­nis­ta hacien­do tan­to daño aho­ra y maña­na… ¿Exis­te esa línea con­ti­nua del pro­gre­so humano enton­ces?. Yo no la veo por nin­gu­na par­te. Veo y año­ro aque­llo de Mann: Las cosas esta­rían mejor si Marx hubie­se leí­do a Höl­der­lin.

Des­de el mar­xis­mo, ¿es la demo­cra­cia bur­gue­sa fun­da­men­ta­lis­ta y con sha­ria la rece­ta de cier­ta izquier­da para los parien­tes pobres de Afri­ca?, ¿está pre­vis­ta la des­truc­ción total de un país para saquear­lo y devol­ver­lo al paleo­lí­ti­co en algún plan indes­ci­fra­ble del espí­ri­tu abso­lu­to?. No pode­mos acep­tar nin­gún cre­do ni pro­fe­cía que sepul­te a los seres huma­nos entre cas­co­tes. Nada pue­de dis­cul­par esto, como no mere­ce dis­cul­pa San­tia­go Alba como con­ta­dor de cadá­ve­res cuan­do afir­ma que la inter­ven­ción de la OTAN ha evi­ta­do más muer­tos de los que ha pro­vo­ca­do.

¿La nue­va filo­so­fía socio­lo­gis­ta de la pro­fe­cía auto­cum­pli­da es tam­bién ora­cu­lar y esta­dís­ti­ca?, ¿qué sen­sor o máqui­na del cuen­to y del recuen­to lle­va al autor a rea­li­zar afir­ma­cio­nes tan rotun­das y cien­tí­fi­cas?. No sólo no me ha gus­ta­do este artícu­lo como rela­to ale­ja­do de la reali­dad inme­dia­ta, sino que me entris­te­ce ver como el lis­tón del rigor inte­lec­tual ha baja­do has­ta el extre­mo de tener que decir­le al autor que su ima­gi­na­ción bien­pen­san­te esta­ría mejor otra vez en la redac­ción de los guio­nes de pro­gra­mas infan­ti­les, como aquel de tan gra­to recuer­do de “La bola de cris­tal”. Esta pro­fe­cía auto­cum­pli­da en la que nos han hecho incu­rrir, sí es una “bola” de cris­tal: Cuan­do cai­ga al sue­lo, espe­re­mos que sólo que­de hecha añi­cos ella mis­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *