Sobre el artícu­lo de San­tia­go Alba «Libia el caos y noso­tros» – Leo­nor en Libia

Hay una fra­se lapi­da­ria y muy cer­te­ra en el artícu­lo de Alba: Noso­tros no deci­di­mos. No pue­do estar más de acuer­do. Son los pode­ro­sos los que deci­den, ade­más lo hacen por noso­tros. Apro­ve­chan has­ta nues­tra mis­ma ansia trans­for­ma­do­ra en for­ma de revo­lu­ción pen­dien­te, soña­da y anhe­la­da, para ven­der­nos una pro­fe­cía que se cum­ple a si mis­ma: «Si los indi­vi­duos defi­nen las situa­cio­nes como reales, son reales las con­se­cuen­cias». Se nos aca­bó la filo­so­fía, aho­ra le toca el turno al bur­do socio­lo­gis­mo de la mani­pu­la­ción social que ha cala­do has­ta en las mis­mas men­tes bien­in­ten­cio­na­das de muchos inte­lec­tua­les que han baja­do la guar­dia del rigor racio­nal para caer, obvian­do los hechos, en la con­fu­sión entre la reali­dad y el deseo.

Un resu­men apre­su­ra­do de todo lo acon­te­ci­do en Libia, tie­ne mucho que ver con la pro­fe­cía auto­cum­pli­da. Aquí se puso en mar­cha una maqui­na­ria inmen­sa de pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción de la que ha par­ti­ci­pa­do más gen­te que nun­ca, para ges­tar del todo la gue­rra huma­ni­ta­ria y que fue­se, no sólo dis­cul­pa­ble, sino acep­ta­da y nor­ma­li­za­da. Se han des­ple­ga­do todas las ener­gías béli­cas, de la pro­pa­gan­da y de las con­cien­cias, en la línea de con­fir­mar los aprio­ris­mos y crear reali­da­des vir­tua­les que optan a reales por el mero hecho de la opi­nión común no con­tras­ta­da. Los indi­vi­duos se han apre­su­ra­do a defi­nir como real lo que les con­ta­ban… y las con­se­cuen­cias para el 1% de la pobla­ción libia ase­si­na­da no pue­den ser más reales. Y por con­ven­ción no refle­ja­da en casi nada, Alba apun­ta a una libe­ra­ción del mun­do ára­be que no ven más que él y los que siguen con la pro­fe­cía que se cum­pli­rá a base de exten­der la narra­ción de ese discurso.

Del artícu­lo se infie­re la nor­ma­li­za­ción de este tipo de agre­sión mani­pu­la­do­ra. Y cues­tio­nan­do a la izquier­da monis­ta, se da por sen­ta­do des­de el “monis­mo” de Alba que no se pue­de negar el carác­ter espon­tá­neo de la revuel­ta. No sé qué prue­bas tie­ne el autor al res­pec­to, pero son abru­ma­do­ras las que hablan en sen­ti­do con­tra­rio. Con su mis­ma rotun­di­dad y fal­ta de prue­bas, pero bajo la luz de la sos­pe­cha, yo le afir­mo tam­bién que Túnez y Egip­to son luga­res gato­par­dia­nos (par­do es el astu­to gato, en efec­to), don­de se sabe que pro­vo­car cam­bios que no cam­bien nada deja­ron a Libia des­pro­te­gi­da para ases­tar­le la puñalada.

De esta gue­rra se jac­tan sus artí­fi­ces, y con razón, de que es el nue­vo mode­lo expor­ta­ble a todo país que deci­dan los pode­ro­sos. Les fal­ta aña­dir: Y que huma­ni­ta­ria­men­te aus­pi­cien cier­tos “pro­gre­sis­tas”. Si, esos que dicen sin des­pei­nar­se que tene­mos que acep­tar la idea de que el mun­do ára­be inevi­ta­ble­men­te será gober­na­do por el isla­mis­mo en los pró­xi­mos años. Y ahí los tene­mos con esa alter­na­ti­va y empe­ña­dos en ello, con­tra esta­dos lai­cos como Libia o Siria, que deben y pue­den mejo­rar­se, pero que en modo alguno mere­cen un retorno al feu­da­lis­mo para bene­fi­cio de Occidente.

Se ha con­su­ma­do la pro­fe­cía. Se invo­ca­ron masa­cres hacia la pobla­ción como pre­tex­to para inter­ve­nir y se hicie­ron reales en el ima­gi­na­rio bien­pen­san­te. Pero resul­ta que sólo se plas­man en hechos reales con la inter­ven­ción de la OTAN. Se ha maqui­na­do de modo per­ver­so, inven­tan­do un con­flic­to arma­do, idea­li­zan­do unos rebel­des pre­fa­bri­ca­dos y mer­ce­na­rios, se habla­ba de avan­ces y ren­di­cio­nes como si la invo­ca­ción tuvie­ra pro­pie­da­des mági­cas de hacer­las efec­ti­vas. Se habló de la OTAN en misión de «pro­tec­ción de los civi­les», como si esa deno­mi­na­ción tuvie­se atri­bu­cio­nes bal­sá­mi­cas ante lo que no es sino una masa­cre atroz, cobar­de y ver­gon­zo­sa. Como si la pro­fe­cía de la pro­tec­ción hicie­se deve­nir por con­ven­ción social al cri­men para su salvación.

Se inven­tan un gobierno-amal­ga­ma de gol­pis­tas de más que dudo­sa tra­yec­to­ria demo­crá­ti­ca y como pro­fe­cía que se auto­cum­ple por fuer­za mayor, se le otor­ga por vía mediá­ti­ca y de pre­sión diplo­má­ti­ca la con­di­ción de gobierno pro­vi­sio­nal, arrin­co­nan­do al que así admi­te como legí­ti­mo el dere­cho y los acuer­dos inter­na­cio­na­les. Se lle­van ade­lan­te raz­zias con­tra seres huma­nos de color por­que en la pro­fe­cía auto­cum­pli­da se dijo que Gad­da­fi tenía mer­ce­na­rios y eran negros… Y todo tra­ba­ja­dor sub­saha­riano u oriun­do de color, tie­ne por lo tan­to que ser lin­cha­do para ajus­tar­se al guión de la tra­ge­dia. La pro­fe­cía es tam­bién tea­tral: Si recreas un esce­na­rio en Qatar que repre­sen­te la Pla­za Ver­de toma­da por los “rebel­des”, la Pla­za Ver­de y Trí­po­li se toma­rán inexo­ra­ble­men­te, esta­ba tam­bién escri­to en el guión de la profecía.

La pro­fe­cía bíbli­ca tie­ne su lado bufo­nes­co: Muchos inte­lec­tua­les han actua­do como “deus ex machi­na” de esa mis­ma pro­fe­cía, han con­tri­bui­do a con­su­mar­la. El tirano de dimen­sio­nes cós­mi­cas, encar­na­ción de todos los males, pero en el fon­do extraí­do en con­cep­to de pelí­cu­la de Serie B de Fu Man­chú, ha sido el fal­so señue­lo al que han entra­do a tra­po los que se supo­ne que están sobre todo para pen­sar. No impor­ta­ba lo exa­ge­ra­do, lo gro­tes­co, la foca­li­za­ción, la ridi­cu­li­za­ción, el sos­pe­cho­so empe­ño en men­cio­nar­lo como cor­ti­na que escon­de y legi­ti­ma los crí­me­nes con­tra per­so­nas ino­cen­tes. No, el sesu­do inte­lec­tual entra­ba bien a gus­to en este deba­te inter­mi­na­ble, mucho más cómo­do de mane­jar que el de las revuel­tas asis­ti­das por la OTAN. Y en una pro­fe­cía con des­tino mani­fies­to de con­so­li­dar­se como ver­dad reve­la­da, bíbli­ca; nada mejor que un malo dia­bó­li­co, pues­to que al final no deja de ser la pelí­cu­la de serie B que nos han con­ta­do y todo aque­llo de la lucha del bien y del mal.

¿Monis­mo de la izquier­da?. ¿Y como le lla­ma­mos a la con­cep­ción del tirano de una pie­za?. ¿Cómo le lla­ma­mos al etno­cen­tris­mo de pre­ten­der de modo direc­to o vela­do que nues­tras demo­cra­cias resul­ten supe­rio­res moral­men­te en el con­tex­to del Nor­te de Afri­ca al sis­te­ma de gobierno que tenían y quie­ren man­te­ner la mayo­ría de los libios?. ¿Nues­tras demo­cra­cias son mejo­res, cues­tio­na­das den­tro y ensan­gren­ta­das fue­ra por las gue­rras de rapi­ña?, ¿un tirano de una pie­za como el que nos ofre­ce Alba y todos los demás es creí­ble en un líder que se podía haber mar­cha­do con sus “millo­nes” y con alfom­bra roja y pre­fie­re que­dar­se y resis­tir de un modo sobre­hu­mano y ago­nal?. ¿Es tan “monis­ta” el asun­to que aquí sólo esta Gad­da­fi, no hay nadie detrás, no hay apo­yo del pue­blo, no hay incon­ta­bles muer­tos por cul­pa de esa resis­ten­cia numan­ti­na a doble­gar­se ante el Impe­rio, doble­men­te des­pó­ti­co, pues­to que aho­ra les asis­te la cola­bo­ra­ción en la prá­xis de muchos pensadores?.

¿Monis­mo? ¿Y como le lla­ma­mos al hecho de que para el autor tie­ne más sig­ni­fi­ca­ción lo que opi­ne un mino­ri­ta­rio Par­ti­do Comu­nis­ta de Túnez que lo que digan los libios en mani­fes­ta­cio­nes masi­vas de apo­yo a su gobierno y en con­tra de ser “pro­te­gi­dos” por la OTAN?. En efec­to, esas mani­fes­ta­cio­nes San­tia­go Alba no las vio pues­to que aquí en nues­tras demo­cra­cias no se emi­tie­ron, tira­ban por tie­rra las razo­nes más bási­cas de la gue­rra. Pero es extra­ño que no las vie­se, pues­to que insi­núa que él está más cer­ca del terreno que la izquier­da maxi­ma­lis­ta. Y sin embar­go, unos y otros tie­nen cone­xión a Internet.

Monis­mo. ¿No será que que­re­mos la his­to­ria sin aris­tas, la que­re­mos “mona” y como nos sale fea y ensan­gren­ta­da, en vez de bajar de las altu­ras de las dis­qui­si­cio­nes meta­fí­si­cas y escon­der la sober­bia inte­lec­tual que no per­mi­te admi­tir que nos hemos equi­vo­ca­do, opta­mos por el “sos­te­ne­lla y no enmen­da­lla”?. ¿Qué opi­nión le mere­ce­rá aho­ra al autor la pro­fe­cía que pre­ten­de cum­plir­se a sí mis­ma en el caso de Siria y sus rebel­des ya pre­fa­bri­ca­dos tam­bién en otro CNT?, ¿tam­bién apo­ya­ría esa “revuel­ta” por dele­ga­ción de la OTAN?. La lec­tu­ra de su artícu­lo nos hace pen­sar que si: Para el autor, es acep­ta­ble y defen­di­ble otra inter­ven­ción gro­se­ra de la OTAN, per­mi­ti­da tan­to en cuan­to según Alba evi­ta más daños que cau­sa, siem­pre que exis­ta la con­ni­ven­cia nece­sa­ria con unos “rebel­des” que no impor­ta si son autén­ti­cos o pre­fa­bri­ca­dos, nada hace fal­ta ras­trear en torno a esto. Es sufi­cien­te la mera con­di­ción de tales por pura adje­ti­va­ción y nues­tra enso­ña­ción revo­lu­cio­na­ria y romántica.

Coin­ci­den­cia curio­sas: El “tirano” de la foca­li­za­ción y de la sata­ni­za­ción que esgri­me la OTAN está dibu­ja­do con los mis­mos tra­zos grue­sos que el de San­tia­go Alba, y los rebel­des resul­tan tam­bién des­cri­tos des­de el mis­mo tono de sim­pa­tía, no impor­ta que el “rebel­de” jefe mili­tar de Trí­po­li esté vin­cu­la­do con Al Qae­da. ¿No es sos­pe­cho­so para el autor que de esta gue­rra se jac­ten sus artí­fi­ces, y con razón, de que es el nue­vo mode­lo expor­ta­ble a todo país que deci­dan?, ¿qué la hace tan iné­di­ta y mag­ni­fi­ca­da sino es nues­tro cola­bo­ra­cio­nis­mo bien­pen­san­te? Ese que no se sor­pren­de en la coin­ci­den­cia con los medios emplea­dos por los beli­cis­tas res­pec­to de nues­tros fines, que se supo­ne son anta­gó­ni­cos de los que per­si­guen ellos.

En defi­ni­ti­va, yo no veo ese monis­mo en la izquier­da con­se­cuen­te. Veo prio­ri­da­des. Más calor humano en la com­pa­sión huma­na que en la frial­dad ora­cu­lar de los que sacri­fi­can o dejan que pue­dan ser inmo­la­dos en el altar de la his­to­ria seres huma­nos ino­cen­tes, como tri­bu­to al espí­ri­tu abso­lu­to de la revo­lu­ción mun­dial des­de el salón come­dor y por dele­ga­ción en la OTAN. Veo ese monis­mo en la acti­tud de mono, aun­que sea mono­sa­bio, del que no quie­re oír lo que retum­ba en sus oídos, del que no quie­re ver aun­que lo ten­ga delan­te de sus ojos y del que no quie­re hablar de lo impor­tan­te, de la vida huma­na como valor supre­mo por enci­ma de los cate­cis­mos y de los explo­ta­do­res que se sir­ven de ellos; con prue­bas abru­ma­do­ras al respecto.

Y si al monis­mo Alba le con­tes­ta con el dua­lis­mo, algo no enca­ja en su más que pro­ba­da capa­ci­dad de pen­sar. Creo que des­de la izquier­da tra­di­cio­nal “monis­ta” se ha apun­ta­do hacia una ter­ce­ra vía, el plan de paz de la Unión Afri­ca­na que hubie­se per­mi­ti­do un alto el fue­go y elec­cio­nes libres. El pro­pio gobierno de Gad­da­fi, vien­do que se le venía enci­ma el Sép­ti­mo de Caba­lle­ría más los pre­di­ca­do­res e inclu­so has­ta los tra­di­cio­na­les indios, optó des­de el prin­ci­pio del gol­pe de esta­do por acep­tar el diá­lo­go. Este dua­lis­mo Ni-Ni sí es monis­ta: Se per­mi­te el lujo para igno­ran­tes de obviar la posi­bi­li­dad real de ese alto el fue­go y de esas elec­cio­nes. Y no se des­pei­na al ver otra vez esas curio­sas con­co­mi­tan­cias con todo el apa­ra­to de la pro­pa­gan­da y las úni­cas dos opcio­nes que nos brin­da: OTAN o Gaddafi.

Hay mucho de idea­lis­mo hege­liano y nada de mar­xis­mo en pre­ten­der que una espe­cie de espí­ri­tu abso­lu­to de la his­to­ria hace bue­nas y efec­ti­vas supues­tas revo­lu­cio­nes por si mis­mas, que hay como una teleo­lo­gía que diri­ge a la huma­ni­dad al pro­gre­so, a base de revuel­tas bue­nas por defi­ni­ción y por exten­sión. No impor­tan las prue­bas obje­ti­vas del apo­yo externo pre­vio al alza­mien­to arma­do, que los rebel­des se com­pon­gan en gran par­te de fun­da­men­ta­lis­tas, que no exis­tan esos con­se­jos obre­ros libios… la pro­fe­cía que se cum­ple a si mis­ma se des­plie­ga como el espí­ri­tu abso­lu­to sobre la are­na de la his­to­ria y va cum­plién­do­se como una pre­des­ti­na­ción libe­ra­do­ra. Y aho­ra baja­mos al suelo:

Nun­ca en la his­to­ria de la huma­ni­dad exis­tie­ron dife­ren­cias de cla­se tan gran­des, nun­ca tan­tas gue­rras, nun­ca tan­to ham­bre, nun­ca tan­to cola­bo­ra­cio­nis­mo bien­pen­san­te y bue­nis­ta hacien­do tan­to daño aho­ra y maña­na… ¿Exis­te esa línea con­ti­nua del pro­gre­so humano enton­ces?. Yo no la veo por nin­gu­na par­te. Veo y año­ro aque­llo de Mann: Las cosas esta­rían mejor si Marx hubie­se leí­do a Hölderlin.

Des­de el mar­xis­mo, ¿es la demo­cra­cia bur­gue­sa fun­da­men­ta­lis­ta y con sha­ria la rece­ta de cier­ta izquier­da para los parien­tes pobres de Afri­ca?, ¿está pre­vis­ta la des­truc­ción total de un país para saquear­lo y devol­ver­lo al paleo­lí­ti­co en algún plan indes­ci­fra­ble del espí­ri­tu abso­lu­to?. No pode­mos acep­tar nin­gún cre­do ni pro­fe­cía que sepul­te a los seres huma­nos entre cas­co­tes. Nada pue­de dis­cul­par esto, como no mere­ce dis­cul­pa San­tia­go Alba como con­ta­dor de cadá­ve­res cuan­do afir­ma que la inter­ven­ción de la OTAN ha evi­ta­do más muer­tos de los que ha provocado.

¿La nue­va filo­so­fía socio­lo­gis­ta de la pro­fe­cía auto­cum­pli­da es tam­bién ora­cu­lar y esta­dís­ti­ca?, ¿qué sen­sor o máqui­na del cuen­to y del recuen­to lle­va al autor a rea­li­zar afir­ma­cio­nes tan rotun­das y cien­tí­fi­cas?. No sólo no me ha gus­ta­do este artícu­lo como rela­to ale­ja­do de la reali­dad inme­dia­ta, sino que me entris­te­ce ver como el lis­tón del rigor inte­lec­tual ha baja­do has­ta el extre­mo de tener que decir­le al autor que su ima­gi­na­ción bien­pen­san­te esta­ría mejor otra vez en la redac­ción de los guio­nes de pro­gra­mas infan­ti­les, como aquel de tan gra­to recuer­do de “La bola de cris­tal”. Esta pro­fe­cía auto­cum­pli­da en la que nos han hecho incu­rrir, sí es una “bola” de cris­tal: Cuan­do cai­ga al sue­lo, espe­re­mos que sólo que­de hecha añi­cos ella misma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.