Kukutza: Aire acon­di­cio­na­do por aire fres­co- Gabi­rel Ezkur­dia

En estos tiem­pos de zozo­bra sis­té­mi­ca, en los que la deca­den­cia de los pila­res del Sis­te­ma es tan evi­den­te, toda posi­ble alter­na­ti­va que esté fue­ra de con­trol del pro­pio Sis­te­ma ten­de­rá a ser neu­tra­li­za­da. Son tiem­pos en los que el pro­pio Sis­te­ma, impo­ten­te ante su deri­va, gene­ra los sufi­cien­tes estí­mu­los como para que toda crí­ti­ca a éste se vaya expan­dien­do e inte­rio­ri­zan­do en sec­to­res cada vez más amplios. Es la deca­den­cia del Impe­rio del dólar.

En ese con­tex­to Eus­kal Herria es tam­bién un ámbi­to dife­ren­cia­do para­dig­má­ti­co en el que des­de hace déca­das se ha ver­te­bra­do un refe­ren­cia alter­na­ti­va basa­da en la ocu­pa­ción, la auto­ges­tión y el desa­rro­llo de la cul­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va y popu­lar que por su for­ta­le­za e implan­ta­ción no ha podi­do ser erra­di­ca­da ni asi­mi­la­da por el Sis­te­ma.

Los inten­tos de neu­tra­li­za­ción físi­ca de los gaz­tetxeak http://​eu​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​G​a​z​t​e​txe en Eus­kal Herria no son nada nue­vo. Han sido muchos loca­les los que han sido des­trui­dos físi­ca­men­te, pero la impron­ta social que ha gene­ra­do su acti­vi­dad ha sido defi­ni­ti­va y así el movi­mien­to per­vi­ve en el tiem­po en for­ma de nue­vas ocu­pa­cio­nes. Por eso, gene­ra­ción tras gene­ra­ción la juven­tud vas­ca ha sido capaz de arti­cu­lar espa­cios alter­na­ti­vos de poder popu­lar que han cues­tio­na­do des­de la auto­ges­tión toda la ofer­ta de con­su­mo cul­tu­ral ofi­cial.

Kukutza III ha sido el últi­mo epi­so­dio deses­pe­ra­do por ende­re­zar una situa­ción inso­por­ta­ble para el Sis­te­ma. Pocos gaz­tetxeak han evo­lu­cio­na­do tan­to y han sido tan popu­la­res como para lle­gar a ser un cen­tro cul­tu­ral inte­gral urbano, el “Pom­pi­dou” de Bil­bao. Y su éxi­to devie­ne de su trans­ver­sa­li­dad. Sí exac­to, como bien decía Imaz, aun­que erra­ba en el con­te­ni­do, la trans­ver­sa­li­dad es el eje sobre el que se ha de cons­truir todo pro­yec­to que pre­ten­da ser demo­crá­ti­co y por ende mayo­ri­ta­rio. Kukutza en su inmen­sa peque­ñez ha sido el peque­ño para­dig­ma de lo que es un pro­yec­to trans­ver­sal en el que veci­nas y veci­nos de toda edad, idea o con­di­ción daban vida a una ini­cia­ti­va hori­zon­tal, basa­da en la demo­cra­cia direc­ta, auto­ges­tio­na­da, volun­ta­ria y por tan­to sobe­ra­na. Las ins­ta­la­cio­nes, (http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​e​2​V​i​e​T​5​k​s​y​o​)​los pro­gra­mas, el desin­te­rés, la soli­da­ri­dad y sobre todo el com­par­tir sin más obje­to que el de apren­der y dis­fru­tar han sido tan ejem­pla­res, que nin­gún Sis­te­ma de orden, como el que repre­sen­ta el alcal­de bil­baíno o el con­se­je­ro de inte­rior, podían enten­der sino como afren­ta este oasis fue­ra de su con­trol, y por lo tan­to per­mi­tir el con­tras­te entre lo que Kukutza daba y refle­ja­ba des­de el desin­te­rés y lo que ellos con millo­nes del era­rio públi­co son capa­ces de hacer, ges­tio­nar y ofre­cer en base al inte­rés espu­rio. Es el abis­mo entre cul­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va y popu­lar ver­sus ofer­ta de paque­tes cul­tu­ra­les de pago para eli­tes. Optar entre res­pi­rar aire fres­co o aire acon­di­cio­na­do.

Unos polí­ti­cos con ver­da­de­ra voca­ción de ser­vi­cio social debe­rían haber pro­te­gi­do Kukutza de los espe­cu­la­do­res, hay miles de ejem­plos de expro­pia­cio­nes decre­ta­das en el nom­bre del bien común, pero no es el caso. No es una “infra­es­truc­tu­ra estra­té­gi­ca” de cuya cons­truc­ción se bene­fi­cian “los del entorno” del poder. Y aun­que los últi­mos tiem­pos han sido níti­dos de cara rela­cio­nar polí­ti­ca con espe­cu­la­ción y nego­cio, des­truir físi­ca­men­te el gaz­tetxe no es solo por nego­cio, es por polí­ti­ca. Kukutza evi­den­cia­ba de modo abso­lu­to la inca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal por crear cul­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va y sobre todo ponía en tela de jui­cio el inmen­so mun­do del mamo­neo eco­nó­mi­co que hay tras las vacías pala­bras de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos en rela­ción a la cul­tu­ra. En reali­dad es la visua­li­za­ción mini­ma­lis­ta del mis­mo cho­que ideo­ló­gi­co res­pec­to a los valo­res y al mode­lo social que se da entre el movi­mien­to popu­lar y la dere­cha ara­nis­ta tan­to en el deba­te sobre el patrón fes­ti­vo des­de 1978 (txoz­nas, com­par­sas, fies­tas de barrios…) como el decre­to de orde­nan­za del espa­cio públi­co etc.

La soli­da­ri­dad es otro ele­men­to que retra­ta el ais­la­mien­to del Sis­te­ma. Múl­ti­ples esta­men­tos de la socie­dad vas­ca han cla­ma­do a favor de Kukutza. Excep­to la Ban­ca, la Igle­sia Cató­li­ca, la poli­cía y los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les en el poder, podría­mos decir que una mayo­ría hete­ro­do­xa e indis­cu­ti­ble ha apa­dri­na­do Kukutza. Veci­nas, comer­cian­tes, músi­cos, jóve­nes, inmi­gran­tes, nece­si­ta­dos, artis­tas, pro­fe­so­res, famo­se­tes, fut­bo­lis­tas, bom­be­ros, perio­dis­tas, ocho­mi­lis­tas, curre­las, cocineros…Desde la izquier­da aber­tza­le a la jun­ta local del PSOE de Rekalde…http://www.youtube.com/watch?v=mVCbW-FKim0Un cla­mor trans­ver­sal que con­tras­ta con la mio­pe mino­ría que defien­de de modo tota­li­ta­rio este Sis­te­ma que tra­tan de legi­ti­mar tor­pe­men­te bal­bu­cean­do de modo insis­ten­te la falaz cole­ti­lla “res­pe­te­mos las nor­mas que entre todos nos hemos dado”.

Ese Sis­te­ma, en cla­ra deca­den­cia, sigue abu­san­do de las ren­tas elec­to­ra­les y de la “paz social” que le han pro­por­cio­na­do años de pre­me­di­ta­da nar­co­ti­za­ción colec­ti­va y lobo­to­mi­za­ción ideo­ló­gi­ca, sin dar­se cuen­ta de que cada vez más gen­te está des­per­tan­do y reen­con­trán­do­se con una reali­dad que nin­gún pen­sa­mien­to correc­to y obli­ga­to­rio pue­de vir­tua­li­zar. La esti­ma colec­ti­va cre­ce, la con­cien­cia de que es posi­ble vivir de otra mane­ra tam­bién, el har­taz­go ante tan­to doble rase­ro, pala­bra hue­ca y des­ca­ro es cada vez más amplio.

Los veci­nos y veci­nas de Rekal­de y de todo Bil­bao han vis­to la foto con niti­dez. De los vacuos dis­cur­sos muni­ci­pa­les sobre el dere­cho a la pro­pie­dad pri­va­da y su san­ti­fi­ca­ción o los epí­te­tos del agit-prop dere­chis­ta para des­pres­ti­giar a los acti­vis­tas que vela­ban por Kukutza, toma­dos del libro de esti­lo de Inter­lo­bo­to­mía, se ha pasa­do en un pis-pas al uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za vio­len­ta, uni­la­te­ral e indis­cri­mi­na­da de impu­nes embo­za­dos arma­dos has­ta los dien­tes al “ser­vi­cio de la ley” que en cada momen­to sea vigen­te. http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​c​w​E​0​X​s​u​k​U1A Está cla­ro había pri­sa por tirar Kukutza, la ola cre­cía dema­sia­do.

Son duros tiem­pos de espe­ran­za. La des­pro­por­ción e inusi­ta­da pri­sa de las medi­das para­mi­li­ta­res y de derri­bo, y la fla­gran­te hipo­cre­sía de la auto­ri­dad com­pe­ten­te demues­tran que han per­di­do la bata­lla polí­ti­ca. Bil­bao tie­ne muchos más y mayo­res pro­ble­mas prio­ri­ta­rios que el cie­rre de Kukutza…pero eso les da igual…Kukutza es el para­dig­ma de un Bil­bao que no cua­dra con la foto chi­re­ne y bur­gue­sa que Azku­na ven­de, y ya se sabe, aun­que sea bueno, boni­to y bara­to, si no lo con­tro­lan, lo des­tru­yen.

Han roto las ven­ta­nas para tapiar­las y sub­con­tra­tar aire acon­di­cio­na­do obli­ga­to­rio, pero no se dan cuen­ta de que hace años que la mayo­ría pre­fie­re abrir las ven­ta­nas y res­pi­rar aire fres­co y libre.

Kukutza IV ha naci­do ya, el tsu­na­mi popu­lar es impa­ra­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *