Kukutza: Aire acon­di­cio­na­do por aire fres­co- Gabi­rel Ezkurdia

En estos tiem­pos de zozo­bra sis­té­mi­ca, en los que la deca­den­cia de los pila­res del Sis­te­ma es tan evi­den­te, toda posi­ble alter­na­ti­va que esté fue­ra de con­trol del pro­pio Sis­te­ma ten­de­rá a ser neu­tra­li­za­da. Son tiem­pos en los que el pro­pio Sis­te­ma, impo­ten­te ante su deri­va, gene­ra los sufi­cien­tes estí­mu­los como para que toda crí­ti­ca a éste se vaya expan­dien­do e inte­rio­ri­zan­do en sec­to­res cada vez más amplios. Es la deca­den­cia del Impe­rio del dólar.

En ese con­tex­to Eus­kal Herria es tam­bién un ámbi­to dife­ren­cia­do para­dig­má­ti­co en el que des­de hace déca­das se ha ver­te­bra­do un refe­ren­cia alter­na­ti­va basa­da en la ocu­pa­ción, la auto­ges­tión y el desa­rro­llo de la cul­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va y popu­lar que por su for­ta­le­za e implan­ta­ción no ha podi­do ser erra­di­ca­da ni asi­mi­la­da por el Sistema.

Los inten­tos de neu­tra­li­za­ción físi­ca de los gaz­tetxeak http://​eu​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​G​a​z​t​e​txe en Eus­kal Herria no son nada nue­vo. Han sido muchos loca­les los que han sido des­trui­dos físi­ca­men­te, pero la impron­ta social que ha gene­ra­do su acti­vi­dad ha sido defi­ni­ti­va y así el movi­mien­to per­vi­ve en el tiem­po en for­ma de nue­vas ocu­pa­cio­nes. Por eso, gene­ra­ción tras gene­ra­ción la juven­tud vas­ca ha sido capaz de arti­cu­lar espa­cios alter­na­ti­vos de poder popu­lar que han cues­tio­na­do des­de la auto­ges­tión toda la ofer­ta de con­su­mo cul­tu­ral oficial.

Kukutza III ha sido el últi­mo epi­so­dio deses­pe­ra­do por ende­re­zar una situa­ción inso­por­ta­ble para el Sis­te­ma. Pocos gaz­tetxeak han evo­lu­cio­na­do tan­to y han sido tan popu­la­res como para lle­gar a ser un cen­tro cul­tu­ral inte­gral urbano, el “Pom­pi­dou” de Bil­bao. Y su éxi­to devie­ne de su trans­ver­sa­li­dad. Sí exac­to, como bien decía Imaz, aun­que erra­ba en el con­te­ni­do, la trans­ver­sa­li­dad es el eje sobre el que se ha de cons­truir todo pro­yec­to que pre­ten­da ser demo­crá­ti­co y por ende mayo­ri­ta­rio. Kukutza en su inmen­sa peque­ñez ha sido el peque­ño para­dig­ma de lo que es un pro­yec­to trans­ver­sal en el que veci­nas y veci­nos de toda edad, idea o con­di­ción daban vida a una ini­cia­ti­va hori­zon­tal, basa­da en la demo­cra­cia direc­ta, auto­ges­tio­na­da, volun­ta­ria y por tan­to sobe­ra­na. Las ins­ta­la­cio­nes, (http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​e​2​V​i​e​T​5​k​s​y​o​)​los pro­gra­mas, el desin­te­rés, la soli­da­ri­dad y sobre todo el com­par­tir sin más obje­to que el de apren­der y dis­fru­tar han sido tan ejem­pla­res, que nin­gún Sis­te­ma de orden, como el que repre­sen­ta el alcal­de bil­baíno o el con­se­je­ro de inte­rior, podían enten­der sino como afren­ta este oasis fue­ra de su con­trol, y por lo tan­to per­mi­tir el con­tras­te entre lo que Kukutza daba y refle­ja­ba des­de el desin­te­rés y lo que ellos con millo­nes del era­rio públi­co son capa­ces de hacer, ges­tio­nar y ofre­cer en base al inte­rés espu­rio. Es el abis­mo entre cul­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va y popu­lar ver­sus ofer­ta de paque­tes cul­tu­ra­les de pago para eli­tes. Optar entre res­pi­rar aire fres­co o aire acondicionado.

Unos polí­ti­cos con ver­da­de­ra voca­ción de ser­vi­cio social debe­rían haber pro­te­gi­do Kukutza de los espe­cu­la­do­res, hay miles de ejem­plos de expro­pia­cio­nes decre­ta­das en el nom­bre del bien común, pero no es el caso. No es una “infra­es­truc­tu­ra estra­té­gi­ca” de cuya cons­truc­ción se bene­fi­cian “los del entorno” del poder. Y aun­que los últi­mos tiem­pos han sido níti­dos de cara rela­cio­nar polí­ti­ca con espe­cu­la­ción y nego­cio, des­truir físi­ca­men­te el gaz­tetxe no es solo por nego­cio, es por polí­ti­ca. Kukutza evi­den­cia­ba de modo abso­lu­to la inca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal por crear cul­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va y sobre todo ponía en tela de jui­cio el inmen­so mun­do del mamo­neo eco­nó­mi­co que hay tras las vacías pala­bras de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos en rela­ción a la cul­tu­ra. En reali­dad es la visua­li­za­ción mini­ma­lis­ta del mis­mo cho­que ideo­ló­gi­co res­pec­to a los valo­res y al mode­lo social que se da entre el movi­mien­to popu­lar y la dere­cha ara­nis­ta tan­to en el deba­te sobre el patrón fes­ti­vo des­de 1978 (txoz­nas, com­par­sas, fies­tas de barrios…) como el decre­to de orde­nan­za del espa­cio públi­co etc.

La soli­da­ri­dad es otro ele­men­to que retra­ta el ais­la­mien­to del Sis­te­ma. Múl­ti­ples esta­men­tos de la socie­dad vas­ca han cla­ma­do a favor de Kukutza. Excep­to la Ban­ca, la Igle­sia Cató­li­ca, la poli­cía y los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les en el poder, podría­mos decir que una mayo­ría hete­ro­do­xa e indis­cu­ti­ble ha apa­dri­na­do Kukutza. Veci­nas, comer­cian­tes, músi­cos, jóve­nes, inmi­gran­tes, nece­si­ta­dos, artis­tas, pro­fe­so­res, famo­se­tes, fut­bo­lis­tas, bom­be­ros, perio­dis­tas, ocho­mi­lis­tas, curre­las, cocineros…Desde la izquier­da aber­tza­le a la jun­ta local del PSOE de Rekalde…http://www.youtube.com/watch?v=mVCbW-FKim0Un cla­mor trans­ver­sal que con­tras­ta con la mio­pe mino­ría que defien­de de modo tota­li­ta­rio este Sis­te­ma que tra­tan de legi­ti­mar tor­pe­men­te bal­bu­cean­do de modo insis­ten­te la falaz cole­ti­lla “res­pe­te­mos las nor­mas que entre todos nos hemos dado”.

Ese Sis­te­ma, en cla­ra deca­den­cia, sigue abu­san­do de las ren­tas elec­to­ra­les y de la “paz social” que le han pro­por­cio­na­do años de pre­me­di­ta­da nar­co­ti­za­ción colec­ti­va y lobo­to­mi­za­ción ideo­ló­gi­ca, sin dar­se cuen­ta de que cada vez más gen­te está des­per­tan­do y reen­con­trán­do­se con una reali­dad que nin­gún pen­sa­mien­to correc­to y obli­ga­to­rio pue­de vir­tua­li­zar. La esti­ma colec­ti­va cre­ce, la con­cien­cia de que es posi­ble vivir de otra mane­ra tam­bién, el har­taz­go ante tan­to doble rase­ro, pala­bra hue­ca y des­ca­ro es cada vez más amplio.

Los veci­nos y veci­nas de Rekal­de y de todo Bil­bao han vis­to la foto con niti­dez. De los vacuos dis­cur­sos muni­ci­pa­les sobre el dere­cho a la pro­pie­dad pri­va­da y su san­ti­fi­ca­ción o los epí­te­tos del agit-prop dere­chis­ta para des­pres­ti­giar a los acti­vis­tas que vela­ban por Kukutza, toma­dos del libro de esti­lo de Inter­lo­bo­to­mía, se ha pasa­do en un pis-pas al uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za vio­len­ta, uni­la­te­ral e indis­cri­mi­na­da de impu­nes embo­za­dos arma­dos has­ta los dien­tes al “ser­vi­cio de la ley” que en cada momen­to sea vigen­te. http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​c​w​E​0​X​s​u​k​U1A Está cla­ro había pri­sa por tirar Kukutza, la ola cre­cía demasiado.

Son duros tiem­pos de espe­ran­za. La des­pro­por­ción e inusi­ta­da pri­sa de las medi­das para­mi­li­ta­res y de derri­bo, y la fla­gran­te hipo­cre­sía de la auto­ri­dad com­pe­ten­te demues­tran que han per­di­do la bata­lla polí­ti­ca. Bil­bao tie­ne muchos más y mayo­res pro­ble­mas prio­ri­ta­rios que el cie­rre de Kukutza…pero eso les da igual…Kukutza es el para­dig­ma de un Bil­bao que no cua­dra con la foto chi­re­ne y bur­gue­sa que Azku­na ven­de, y ya se sabe, aun­que sea bueno, boni­to y bara­to, si no lo con­tro­lan, lo destruyen.

Han roto las ven­ta­nas para tapiar­las y sub­con­tra­tar aire acon­di­cio­na­do obli­ga­to­rio, pero no se dan cuen­ta de que hace años que la mayo­ría pre­fie­re abrir las ven­ta­nas y res­pi­rar aire fres­co y libre.

Kukutza IV ha naci­do ya, el tsu­na­mi popu­lar es imparable.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.