10.000 tua­regs se unen a las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya libia – La Haine

Los avio­nes de la OTAN han segui­do con sus bom­bar­deos en Sir­te, Sabha, Bani Walid. Pero las tres ciu­da­des man­tie­nen sus defen­sas fir­mes en com­ba­te con­tra los carros blin­da­dos de las fuer­zas OTA­Nis­tas. Los com­ba­tes siguen.

Uni­da­des de la OTAN, del ejér­ci­to de Qatar y de Al-Qae­da usan arti­lle­ría pesa­da ya que se han inte­gra­do nue­vas uni­da­des de arti­lle­ría. La ciu­dad de Bani Walid ha abier­to otro fren­te de com­ba­te con­tra los agre­so­res que esta­ban con­cen­tra­dos a las afue­ras de esa ciu­dad, que está pro­te­gi­da por las fuer­zas nacio­na­les de la Gran Jamahiriya.

Una fuen­te repor­ta que uno de los jefes rebel­des, Ibrahim Hal­bas Tauor­ga, quien había masa­cra­do a gen­te afri­ca­na solo por el color de su piel, ha muer­to. “Tauor­ga ya no está vivo. Él fue alcan­za­do en Sir­te por una bala que le pene­tró el cue­llo y lo para­li­zó”, dijo la fuente.

En Trí­po­li los com­ba­tes no cesan. Son cons­tan­tes entre las mili­cias loca­les (los habi­tan­tes de la capi­tal) y los mer­ce­na­rios de Al-Qae­da. Los rene­ga­dos son ata­ca­dos sin tre­gua des­de todas partes.

Los habi­tan­tes de Bengha­zi lla­man a los estu­dios del Canal Al-Rai para expre­sar su apo­yo a Muam­mar Al Ghad­da­fi y anun­ciar que vuel­ven a unir­se a la resis­ten­cia libia.

Un ana­lis­ta nor­te­ame­ri­cano, anti­guo mili­tar, ha dicho que la Bri­ga­da 32 bajo el coman­do de Kha­mis Al Ghad­da­fi está en con­di­cio­nes de seguir luchan­do por muchos meses. Kha­mis Al Ghad­da­fi con­ti­nua reagru­pan­do y des­ple­gan­do los ele­men­tos ope­ra­ti­vos para com­ba­tir los rene­ga­dos en las zonas ocupadas.

El 19 de sep­tiem­bre las tri­bus tua­regs tuvie­ron un con­gre­so gene­ral com­pues­to por los jefes de esas tri­bus en Libia, Mali y Níger. Decla­ra­ron que todos los tua­regs com­ba­ti­rán con­tra los rene­ga­dos por­que estos ini­cia­ron una gue­rra con­tra los tua­regs libios y mata­ron un gran núme­ro de ellos.

Los tua­regs de Mali tam­bién han decla­ra­do que irán a la gue­rra con­tra el gobierno de Mali si este reco­no­ce el “Con­se­jo” de títe­res en Libia o si el gobierno de Mali pone bajo arres­to a per­so­nas cer­ca­nos a Muam­mar Al Gad­da­fi que se encuen­tran en Mali. Los tua­regs recuer­dan que ellos son los amos del desier­to saha­riano y que “solo las per­so­nas auto­ri­za­das por los tua­regs pue­den entrar al desier­to… el Saha­ra será libe­ra­dos de los isla­mis­tas” han pro­me­ti­do los tuaregs.

Así que los tua­regs han dado una res­pues­ta cla­ra a la gen­te de la OTAN que siguen envian­do gru­pos de fuer­zas espe­cia­les y de Al Qae­da al Saha­ra como fuer­zas de ocupación.

Gru­pos saha­ria­nos ya están en camino hacia la ciu­dad libia de Sabha

En Bani Walid, las pér­di­das de los rene­ga­dos “se esti­man en más de 1.000 muer­tos. Igual en Sir­te y Sabha. Las Fuer­zas Nacio­na­les han reto­ma­do Bre­ga con su puer­to petro­le­ro de don­de está des­pa­cha­do el petró­leo libio. Tam­bién han reto­ma­do Ras Lanuf don­de se ubi­ca una impor­tan­te refi­ne­ría de petróleo.”

Son más de 10.000 toua­regs (sin incluir los men­cio­na­dos arri­ba) que se han uni­do a las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya libia y algu­nos de ellos han cru­za­do la fron­te­ra para ayu­dar la resis­ten­cia con­tra los terro­ris­tas colo­nia­lis­tas cruzados.

Como esta­ba pre­vis­to, nume­ro­sos com­ba­tien­tes ára­bes han lle­ga­do de paí­ses veci­nos para unir­se a sus her­ma­nos libios y com­ba­tir a su lado con­tra los invasores.

La ban­de­ra ver­de ondea sobre los edi­fi­cios en los barrios de Bengha­zi don­de hay bata­llas entre los rene­ga­dos. Estas luchas intes­ti­nas tam­bién han ocu­rri­do en el cam­po de bata­lla. Los isla­mis­tas del CNT quie­ren la piel de Mus­ta­fa Abdul Jalil, títe­re de los nazis-OTA­Nis­tas y jefe del mis­mo CNT.

Mujahe­din de las tri­bus ára­bes han pasa­do por Egip­to para unir­se a las fuer­zas libias en resistencia.

Los rene­ga­dos siguen des­orien­ta­dos. No han arre­gla­do su pro­ble­ma de man­do. Com­ba­ten entre si a cada rato por­que todos quie­ren ser coman­dan­tes. Al mis­mo tiem­po, cuan­do se dio la orden de entrar a Bani Walid con­tra las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya, los rene­ga­dos se rehu­sa­ron. Esto fue una gran sor­pre­sa para sus jefes quie­nes les pre­gun­ta­ron si rehu­sa­ron debi­do al can­san­cio. Los rene­ga­dos res­pon­die­ron, “no por can­san­cio sino por­que no que­re­mos seguir hacien­do correr la san­gre de los libios.”

La Voix des Oppri­més. Tra­du­ci­do por Tor­ti­lla­con­sal. Revisado 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.