10.000 tua­regs se unen a las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya libia – La Hai­ne

Los avio­nes de la OTAN han segui­do con sus bom­bar­deos en Sir­te, Sabha, Bani Walid. Pero las tres ciu­da­des man­tie­nen sus defen­sas fir­mes en com­ba­te con­tra los carros blin­da­dos de las fuer­zas OTA­Nis­tas. Los com­ba­tes siguen.

Uni­da­des de la OTAN, del ejér­ci­to de Qatar y de Al-Qae­da usan arti­lle­ría pesa­da ya que se han inte­gra­do nue­vas uni­da­des de arti­lle­ría. La ciu­dad de Bani Walid ha abier­to otro fren­te de com­ba­te con­tra los agre­so­res que esta­ban con­cen­tra­dos a las afue­ras de esa ciu­dad, que está pro­te­gi­da por las fuer­zas nacio­na­les de la Gran Jamahi­ri­ya.

Una fuen­te repor­ta que uno de los jefes rebel­des, Ibrahim Hal­bas Tauor­ga, quien había masa­cra­do a gen­te afri­ca­na solo por el color de su piel, ha muer­to. “Tauor­ga ya no está vivo. Él fue alcan­za­do en Sir­te por una bala que le pene­tró el cue­llo y lo para­li­zó”, dijo la fuen­te.

En Trí­po­li los com­ba­tes no cesan. Son cons­tan­tes entre las mili­cias loca­les (los habi­tan­tes de la capi­tal) y los mer­ce­na­rios de Al-Qae­da. Los rene­ga­dos son ata­ca­dos sin tre­gua des­de todas par­tes.

Los habi­tan­tes de Bengha­zi lla­man a los estu­dios del Canal Al-Rai para expre­sar su apo­yo a Muam­mar Al Ghad­da­fi y anun­ciar que vuel­ven a unir­se a la resis­ten­cia libia.

Un ana­lis­ta nor­te­ame­ri­cano, anti­guo mili­tar, ha dicho que la Bri­ga­da 32 bajo el coman­do de Kha­mis Al Ghad­da­fi está en con­di­cio­nes de seguir luchan­do por muchos meses. Kha­mis Al Ghad­da­fi con­ti­nua reagru­pan­do y des­ple­gan­do los ele­men­tos ope­ra­ti­vos para com­ba­tir los rene­ga­dos en las zonas ocu­pa­das.

El 19 de sep­tiem­bre las tri­bus tua­regs tuvie­ron un con­gre­so gene­ral com­pues­to por los jefes de esas tri­bus en Libia, Mali y Níger. Decla­ra­ron que todos los tua­regs com­ba­ti­rán con­tra los rene­ga­dos por­que estos ini­cia­ron una gue­rra con­tra los tua­regs libios y mata­ron un gran núme­ro de ellos.

Los tua­regs de Mali tam­bién han decla­ra­do que irán a la gue­rra con­tra el gobierno de Mali si este reco­no­ce el “Con­se­jo” de títe­res en Libia o si el gobierno de Mali pone bajo arres­to a per­so­nas cer­ca­nos a Muam­mar Al Gad­da­fi que se encuen­tran en Mali. Los tua­regs recuer­dan que ellos son los amos del desier­to saha­riano y que “solo las per­so­nas auto­ri­za­das por los tua­regs pue­den entrar al desier­to… el Saha­ra será libe­ra­dos de los isla­mis­tas” han pro­me­ti­do los tua­regs.

Así que los tua­regs han dado una res­pues­ta cla­ra a la gen­te de la OTAN que siguen envian­do gru­pos de fuer­zas espe­cia­les y de Al Qae­da al Saha­ra como fuer­zas de ocu­pa­ción.

Gru­pos saha­ria­nos ya están en camino hacia la ciu­dad libia de Sabha

En Bani Walid, las pér­di­das de los rene­ga­dos “se esti­man en más de 1.000 muer­tos. Igual en Sir­te y Sabha. Las Fuer­zas Nacio­na­les han reto­ma­do Bre­ga con su puer­to petro­le­ro de don­de está des­pa­cha­do el petró­leo libio. Tam­bién han reto­ma­do Ras Lanuf don­de se ubi­ca una impor­tan­te refi­ne­ría de petró­leo.”

Son más de 10.000 toua­regs (sin incluir los men­cio­na­dos arri­ba) que se han uni­do a las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya libia y algu­nos de ellos han cru­za­do la fron­te­ra para ayu­dar la resis­ten­cia con­tra los terro­ris­tas colo­nia­lis­tas cru­za­dos.

Como esta­ba pre­vis­to, nume­ro­sos com­ba­tien­tes ára­bes han lle­ga­do de paí­ses veci­nos para unir­se a sus her­ma­nos libios y com­ba­tir a su lado con­tra los inva­so­res.

La ban­de­ra ver­de ondea sobre los edi­fi­cios en los barrios de Bengha­zi don­de hay bata­llas entre los rene­ga­dos. Estas luchas intes­ti­nas tam­bién han ocu­rri­do en el cam­po de bata­lla. Los isla­mis­tas del CNT quie­ren la piel de Mus­ta­fa Abdul Jalil, títe­re de los nazis-OTA­Nis­tas y jefe del mis­mo CNT.

Mujahe­din de las tri­bus ára­bes han pasa­do por Egip­to para unir­se a las fuer­zas libias en resis­ten­cia.

Los rene­ga­dos siguen des­orien­ta­dos. No han arre­gla­do su pro­ble­ma de man­do. Com­ba­ten entre si a cada rato por­que todos quie­ren ser coman­dan­tes. Al mis­mo tiem­po, cuan­do se dio la orden de entrar a Bani Walid con­tra las fuer­zas de la Jamahi­ri­ya, los rene­ga­dos se rehu­sa­ron. Esto fue una gran sor­pre­sa para sus jefes quie­nes les pre­gun­ta­ron si rehu­sa­ron debi­do al can­san­cio. Los rene­ga­dos res­pon­die­ron, “no por can­san­cio sino por­que no que­re­mos seguir hacien­do correr la san­gre de los libios.”

La Voix des Oppri­més. Tra­du­ci­do por Tor­ti­lla­con­sal. Revi­sa­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *