Eje­cu­ta­do afro­nor­te­ame­ri­cano a pesar de las abru­ma­do­ras dudas sobre su cul­pa­bi­li­dad

Troy DavisTroy Davis

La Cor­te Supre­ma de EEUU recha­zó una peti­ción de la defen­sa de Troy Davis, con­de­na­do a muer­te por el ase­si­na­to de un poli­cía en 1989, para sus­pen­der su eje­cu­ción, y esta fue eje­cu­ta­da alre­de­dor de las 10 p.m. de este miér­co­les.

Los abo­ga­dos de Davis habían pedi­do a la Cor­te Supre­ma de EEUU que sus­pen­die­ra su eje­cu­ción median­te inyec­ción letal, que se reali­zó a las 23.00 GMT en el esta­do de Geor­gia. Las últi­mas pala­bras de Troy Davis fue­ron “no soy res­pon­sa­ble por el ase­si­na­to de MacPhail Mark. No tenía un arma. Soy ino­cen­te”.

Tras unas cua­tro horas de deli­be­ra­ción, el alto tri­bu­nal recha­zó sus­pen­der la eje­cu­ción de Davis, sin emi­tir comen­ta­rios sobre su deci­sión, por lo que se reto­ma­ron los pre­pa­ra­ti­vos para lle­var­la a cabo en la cár­cel de Jack­son, en Geor­gia.

A las afue­ras de esa cár­cel se hizo el silen­cio entre los cien­tos de mani­fes­tan­tes que se habían con­gre­ga­do para pedir cle­men­cia para Davis ante las dudas sobre su cul­pa­bi­li­dad, según mos­tra­ron las tele­vi­sio­nes.

DEBATE SOBRE LA PENA DE MUERTE

El caso de Davis, de 42 años y pre­sen­ta­do por su defen­sa como el pro­to­ti­po del negro con­de­na­do injus­ta­men­te por la muer­te de un blan­co, ha reabier­to el deba­te en torno a la pena de muer­te en EE.UU.

Por la con­mu­ta­ción de la máxi­ma pena con­tra Davis han roga­do des­de el Papa Bene­dic­to XVI has­ta el expre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Jimmy Car­ter, así como un millón de per­so­nas en todo el mun­do en una cam­pa­ña de fir­mas.

Davis, que había evi­ta­do la eje­cu­ción en tres oca­sio­nes des­de 2007 y bus­ca­ba lograr­lo hoy de nue­vo, fue con­de­na­do a muer­te en 1991 por el ase­si­na­to en 1989 de Mark MacPhail, agen­te de poli­cía de la loca­li­dad de Savan­nah, en Geor­gia.

Sie­te de los nue­ve tes­ti­gos que decla­ra­ron en su con­tra en el jui­cio pos­te­rior­men­te se retrac­ta­ron, según su defen­sa.

Sin embar­go, los fis­ca­les se apo­yan en un infor­me de balís­ti­ca que sos­tie­ne que había simi­li­tu­des sufi­cien­tes entre los cas­qui­llos de bala encon­tra­dos en el sitio del homi­ci­dio y los halla­dos en el lugar de otro tiro­teo ocu­rri­do más tem­prano como para demos­trar que podrían haber pro­ve­ni­do de la mis­ma arma.

Según la fis­ca­lía, Davis pri­me­ro hizo dis­pa­ros duran­te una fies­ta en torno a una pis­ci­na en el barrio Clo­ver­da­le de Savan­nah e hirió a un hom­bre en la cara, y lue­go dis­pa­ró y mató al agen­te MacPhail.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *