El nego­cio de la muer­te- Aina­ra Lertxun­di

El Bui­tre cami­na con pru­den­cia y a cier­ta dis­tan­cia de sus posi­bles «clien­tes». Pero su cami­sa «plan­cha­da, impe­ca­ble, de color blan­co» lo dela­ta. Exa­mi­na con pre­ci­sión a los fami­lia­res de las víc­ti­mas, inten­tan­do dis­tin­guir entre tan­to dolor a quien mejor man­tie­ne la com­pos­tu­ra. Es cues­tión de espe­rar y de pacien­cia. A veces, logra divi­sar a su pre­sa en tres cuar­tos de hora. Cuan­do lo hace, se acer­ca sigi­lo­sa­men­te y, como hacien­do un favor, le hace lle­gar una tar­je­ta de la fune­ra­ria que repre­sen­ta.

Así son los Bui­tres en Ciu­dad Juá­rez. Tal y como los des­cri­be la perio­dis­ta nava­rra Judith Torrea en su libro «Juá­rez en la som­bra», «van en bus­ca de cadá­ve­res para ven­der a sus fami­lia­res un ser­vi­cio fune­ra­rio lo antes posi­ble. Tra­ba­jan en silen­cio, de incóg­ni­to has­ta que sien­ten un tan­ti­to de con­fian­za». Y, en oca­sio­nes, lo hacen para varias fune­ra­rias.

A los Bui­tres no les fal­ta clien­te­la en una ciu­dad como ésta, don­de el olor a muer­te se cue­la por cual­quier esqui­na. En cua­tro años, han muer­to más de for­ma vio­len­ta más de 7.500 per­so­nas. Con tan­ta com­pe­ten­cia, «los mejo­res son los que lle­gan antes a la tra­ge­dia. La estu­dian, se acer­can con dis­cre­ción y con­si­guen que los fami­lia­res los atien­dan».

Cons­cien­tes de que nadie está libre de sufrir un asal­to, de ser secues­tra­do o tiro­tea­do en ple­na calle, los Bui­tres tam­bién van en bus­ca de los vivos para ven­der­le sus ser­vi­cios, anti­ci­pán­do­se a las malas noti­cias.

Y si la muer­te se ha con­ver­ti­do en un prós­pe­ro nego­cio en Ciu­dad Juá­rez, más lo es aquí, don­de lo úni­co que hace fal­ta es tener una abul­ta­da car­te­ra. Al dolor por la muer­te de un fami­liar se suman una inter­mi­na­ble lis­ta de trá­mi­tes buro­crá­ti­cos y el cum­plir con el pro­to­co­lo que mar­ca la socie­dad; la publi­ca­ción de una esque­la, en el alqui­ler de una sala de tana­to­rio para velar el cuer­po y reci­bir a las visi­tas, en un un dona­ti­vo a la igle­sia para que ofi­cie el fune­ral, en varias coro­nas de flo­res.… En total, más de 4.000 euros.

La cri­sis sigue sin afec­tar a este sec­tor que, ya por sólo su natu­ra­le­za, debe­ría estar al alcan­ce de todos los bol­si­llos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *