Car­ta de Chá­vez a la ONU: Reco­no­cer sobe­ra­nía pales­ti­na es acto de jus­ti­cia histórico

El pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez pidió a los paí­ses miem­bro de Nacio­nes Uni­das reco­no­cer al Esta­do pales­tino, una deci­sión que cali­fi­có de “acto de jus­ti­cia his­tó­ri­ca”, en un car­ta envia­da al secre­ta­rio gene­ral Ban Ki-moon.

“Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, a este gran foro don­de están repre­sen­ta­dos todos los pue­blos de la tie­rra, para rati­fi­car, en este día y en este esce­na­rio, el total apo­yo de Vene­zue­la al reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino: al dere­cho de Pales­ti­na a con­ver­tir­se en un país libre, sobe­rano e inde­pen­dien­te”, dice Chá­vez en la misiva.

A con­ti­nua­ción la car­ta del man­da­ta­rio Venezolano:

Mira­flo­res, 17 de sep­tiem­bre de 2011

Su Exce­len­cia
Ban Ki-Moon
Secre­ta­rio General
Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Unidas

Señor Secre­ta­rio General:
Dis­tin­gui­dos repre­sen­tan­tes de los pue­blos del mundo:

Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, a este gran foro don­de están repre­sen­ta­dos todos los pue­blos de la tie­rra, para rati­fi­car, en este día y en este esce­na­rio, el total apo­yo de Vene­zue­la al reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino: al dere­cho de Pales­ti­na a con­ver­tir­se en un país libre, sobe­rano e inde­pen­dien­te. Se tra­ta de un acto de jus­ti­cia his­tó­ri­co con un pue­blo que lle­va en sí, des­de siem­pre, todo el dolor y el sufri­mien­to del mundo.

El gran filó­so­fo fran­cés Gilles Deleu­ze, en su memo­ra­ble escri­to La gran­de­za de Ara­fat, dice con el acen­to de la ver­dad: La cau­sa pales­ti­na es ante todo el con­jun­to de injus­ti­cias que este pue­blo ha pade­ci­do y sigue pade­cien­do. Y tam­bién es, me atre­vo agre­gar, una per­ma­nen­te e indo­ble­ga­ble volun­tad de resis­ten­cia que ya está ins­cri­ta en la memo­ria heroi­ca de la con­di­ción huma­na. Volun­tad de resis­ten­cia que nace del más pro­fun­do amor por la tierra.

Mah­mud Dar­wish, voz infi­ni­ta de la Pales­ti­na posi­ble, nos habla des­de el sen­ti­mien­to y la con­cien­cia de este amor: No nece­si­ta­mos el recuerdo/​por­que en noso­tros está el Mon­te Carmelo/​y en nues­tros pár­pa­dos está la hier­ba de Galilea./ No digas: ¡si corrié­se­mos hacia mi país como el río!/ ¡No lo digas!/ Por­que esta­mos en la car­ne de nues­tro país/​y él está en nosotros.

Con­tra quie­nes sos­tie­nen, falaz­men­te que lo ocu­rri­do al pue­blo pales­tino no es un geno­ci­dio, el mis­mo Deleu­ze sos­tie­ne con impla­ca­ble luci­dez: En todos los casos se tra­ta de hacer como si el pue­blo pales­tino no sola­men­te no debie­ra exis­tir, sino que no hubie­ra exis­ti­do nun­ca. Es, cómo decir­lo, el gra­do cero del geno­ci­dio: decre­tar que un pue­blo no exis­te; negar­le el dere­cho a la existencia.

A pro­pó­si­to, cuán­ta razón tie­ne el gran escri­tor espa­ñol Juan Goy­ti­so­lo cuan­do seña­la con­tun­den­te­men­te: La pro­me­sa bíbli­ca de la tie­rra de Judea y Sama­ria a las tri­bus de Israel no es un con­tra­to de pro­pie­dad ava­la­do ante nota­rio que auto­ri­za a desahu­ciar de su sue­lo a quie­nes nacie­ron y viven en él. Por eso mis­mo, la reso­lu­ción del con­flic­to del Medio Orien­te pasa, nece­sa­ria­men­te, por hacer­le jus­ti­cia al pue­blo pales­tino; éste es el úni­co camino para con­quis­tar la paz.

Due­le e indig­na que quie­nes pade­cie­ron uno de los peo­res geno­ci­dios de la his­to­ria, se hayan con­ver­ti­do en ver­du­gos del pue­blo pales­tino: due­le e indig­na que la heren­cia del Holo­caus­to sea la Nak­ba. E indig­na, a secas, que el sio­nis­mo siga hacien­do uso del chan­ta­je del anti­se­mi­tis­mo con­tra quie­nes se opo­nen a sus atro­pe­llos y a sus crímenes.

Israel ha ins­tru­men­ta­li­za­do e ins­tru­men­ta­li­za, con des­ca­ro y vile­za, la memo­ria de las víc­ti­mas. Y lo hace para actuar, con total impu­ni­dad, con­tra Pales­ti­na. De paso, no es ocio­so pre­ci­sar que el anti­se­mi­tis­mo es una mise­ria occi­den­tal, euro­pea, de la que no par­ti­ci­pan los ára­bes. No olvi­de­mos, ade­más, que es el pue­blo semi­ta pales­tino el que pade­ce la lim­pie­za étni­ca prac­ti­ca­da por el Esta­do colo­nia­lis­ta israelí.

Quie­ro que se me entien­da: una cosa es recha­zar al anti­se­mi­tis­mo, y otra muy dife­ren­te acep­tar pasi­va­men­te que la bar­ba­rie sio­nis­ta le impon­ga un régi­men de apartheid al pue­blo pales­tino. Des­de un pun­to de vis­ta éti­co, quien recha­za lo pri­me­ro, tie­ne que con­de­nar lo segundo.

Una digre­sión nece­sa­ria: es fran­ca­men­te abu­si­vo con­fun­dir sio­nis­mo con judaís­mo; no pocas voces inte­lec­tua­les judías, como las de Albert Eins­tein y Erich Fromm, se han encar­ga­do de recor­dár­nos­lo a tra­vés del tiem­po. Y, hoy por hoy, es cada vez más nume­ro­sa la ciu­da­da­nía cons­cien­te que, en el pro­pio Israel, se opo­ne abier­ta­men­te al sio­nis­mo y a sus prác­ti­cas terro­ris­tas y criminales.

Hay que decir­lo con todas sus letras: el sio­nis­mo, como visión del mun­do, es abso­lu­ta­men­te racis­ta. Estas pala­bras de Gol­da Meir, en su ate­rra­dor cinis­mo, son prue­ba feha­cien­te de ello: ¿Cómo vamos a devol­ver los terri­to­rios ocu­pa­dos? No hay nadie a quien devol­ver­lo. No hay tal cosa lla­ma­da pales­ti­nos. No era como se pien­sa que exis­tía un pue­blo lla­ma­do pales­tino, que se con­si­de­ra él mis­mo como pales­tino y que noso­tros lle­ga­mos, los echa­mos y les qui­ta­mos su país. Ellos no existían.

Nece­sa­rio es hacer memo­ria: des­de fina­les del siglo XIX, el sio­nis­mo plan­teó el regre­so del pue­blo judío a Pales­ti­na y la crea­ción de un Esta­do nacio­nal pro­pio. Este plan­tea­mien­to era fun­cio­nal al colo­nia­lis­mo fran­cés y bri­tá­ni­co, como lo sería des­pués al impe­ria­lis­mo yan­qui. Occi­den­te alen­tó y apo­yó, des­de siem­pre, la ocu­pa­ción sio­nis­ta de Pales­ti­na por la vía militar.

Léa­se y reléa­se ese docu­men­to que se cono­ce his­tó­ri­ca­men­te como Decla­ra­ción de Bal­four del año 1917: el Gobierno bri­tá­ni­co se arro­ga­ba la potes­tad de pro­me­ter a los judíos un hogar nacio­nal en Pales­ti­na, des­co­no­cien­do deli­be­ra­da­men­te la pre­sen­cia y la volun­tad de sus habi­tan­tes. Hay que aco­tar que en Tie­rra San­ta con­vi­vie­ron en paz, duran­te siglos, cris­tia­nos y musul­ma­nes, has­ta que el sio­nis­mo comen­zó a rei­vin­di­car­la como de su ente­ra y exclu­si­va propiedad.

Recor­de­mos que, des­de la segun­da déca­da del siglo XX, el sio­nis­mo, apro­ve­chan­do la ocu­pa­ción colo­nial bri­tá­ni­ca de Pales­ti­na, comen­zó a desa­rro­llar su pro­yec­to expan­sio­nis­ta. Al con­cluir la Segun­da Gue­rra Mun­dial, se exa­cer­ba­ría la tra­ge­dia del pue­blo pales­tino, con­su­mán­do­se la expul­sión de su terri­to­rio y, al mis­mo tiem­po, de la his­to­ria. En 1947 la omi­no­sa e ile­gal reso­lu­ción 181 de Nacio­nes Uni­das reco­mien­da la par­ti­ción de Pales­ti­na en un Esta­do judío, un Esta­do ára­be y una zona bajo con­trol inter­na­cio­nal (Jeru­sa­lén y Belén). Se con­ce­dió, vaya qué des­ca­ro, el 56% del terri­to­rio al sio­nis­mo para la cons­ti­tu­ción de su Esta­do. De hecho, esta reso­lu­ción vio­la­ba el dere­cho inter­na­cio­nal y des­co­no­cía fla­gran­te­men­te la volun­tad de las gran­des mayo­rías ára­bes: el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos se con­ver­tía en letra muerta.

Des­de 1948 has­ta hoy, el Esta­do sio­nis­ta ha pro­se­gui­do con su cri­mi­nal estra­te­gia con­tra el pue­blo pales­tino. Para ello, ha con­ta­do siem­pre con un alia­do incon­di­cio­nal: los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca. Y esta incon­di­cio­na­li­dad se demues­tra a tra­vés de un hecho bien con­cre­to: es Israel quien orien­ta y fija la polí­ti­ca inter­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se para el Medio Orien­te. Con toda razón, Edward Said, esa gran con­cien­cia pales­ti­na y uni­ver­sal, sos­te­nía que cual­quier acuer­do de paz que se cons­tru­ya sobre la alian­za con EEUU será una alian­za que con­fir­me el poder del sio­nis­mo, más que confrontarlo.

Aho­ra bien: con­tra lo que Israel y Esta­dos Uni­dos pre­ten­den hacer­le creer al mun­do, a tra­vés de las trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción, lo que acon­te­ció y sigue acon­te­cien­do en Pales­ti­na, digá­mos­lo con Said, no es un con­flic­to reli­gio­so: es un con­flic­to polí­ti­co, de cuño colo­nial e impe­ria­lis­ta; no es un con­flic­to mile­na­rio sino con­tem­po­rá­neo; no es un con­flic­to que nació en el Medio Orien­te sino en Europa.

¿Cuál era y cuál sigue sien­do el meo­llo del con­flic­to?: se pri­vi­le­gia la dis­cu­sión y con­si­de­ra­ción de la segu­ri­dad de Israel, y para nada la de Pales­ti­na. Así pue­de corro­bo­rar­se en la his­to­ria recien­te: bas­ta con recor­dar el nue­vo epi­so­dio geno­ci­da des­en­ca­de­na­do por Israel a tra­vés de la ope­ra­ción “Plo­mo Fun­di­do” en Gaza.

La segu­ri­dad de Pales­ti­na no pue­de redu­cir­se al sim­ple reco­no­ci­mien­to de un limi­ta­do auto­go­bierno y auto­con­trol poli­cía­co en sus “encla­ves” de la ribe­ra occi­den­tal del Jor­dán y en la fran­ja de Gaza, dejan­do por fue­ra no sólo la crea­ción del Esta­do pales­tino, sobre las fron­te­ras ante­rio­res a 1967 y con Jeru­sa­lén orien­tal como su capi­tal, los dere­chos de sus nacio­na­les y su auto­de­ter­mi­na­ción como pue­blo, sino, tam­bién, la com­pen­sa­ción y con­si­guien­te vuel­ta a la Patria del
50% de la pobla­ción pales­ti­na que se encuen­tra dis­per­sa por el mun­do ente­ro, tal y como lo esta­ble­ce la reso­lu­ción 194.

Es increí­ble que un país (Israel) que debe su exis­ten­cia a una reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral, pue­da ser tan des­de­ño­so de las reso­lu­cio­nes que ema­nan de las Nacio­nes Uni­das, denun­cia­ba el padre Miguel D’Escoto cuan­do pedía el cese de la masa­cre con­tra el pue­blo de Gaza, a fina­les de 2008 y prin­ci­pios de 2009.

Señor Secre­ta­rio Gene­ral y dis­tin­gui­dos repre­sen­tan­tes de los pue­blos del mundo:

Es impo­si­ble igno­rar la cri­sis de Nacio­nes Uni­das. Ante esta mis­ma Asam­blea Gene­ral sos­tu­vi­mos, en el año 2005, que el mode­lo de Nacio­nes Uni­das se había ago­ta­do. El hecho de que se haya pos­ter­ga­do el deba­te sobre la cues­tión pales­ti­na, y que se le esté sabo­tean­do abier­ta­men­te, es una nue­va con­fir­ma­ción de ello.

Des­de hace ya varios días, Washing­ton vie­ne mani­fes­tan­do que veta­rá en el Con­se­jo de Segu­ri­dad lo que será reso­lu­ción mayo­ri­ta­ria de la Asam­blea Gene­ral: el reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na como miem­bro pleno de la ONU. Jun­to a las Nacio­nes her­ma­nas que con­for­man la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), en la Decla­ra­ción de reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino, hemos deplo­ra­do, des­de ya, que tan jus­ta aspi­ra­ción pue­da ser blo­quea­da por esta vía. Como sabe­mos, el impe­rio, en éste y en otros casos, pre­ten­de impo­ner un doble están­dar en el esce­na­rio mun­dial: es la doble moral yan­qui que vio­la el dere­cho inter­na­cio­nal en Libia, pero per­mi­te que Israel haga lo que le dé la gana, con­vir­tién­do­se así en el prin­ci­pal cóm­pli­ce del geno­ci­dio pales­tino a manos de la bar­ba­rie sio­nis­ta. Recor­de­mos unas pala­bras de Said que meten el dedo en la lla­ga: Debi­do a los intere­ses de Israel en Esta­dos Uni­dos, la polí­ti­ca de este país en torno a Medio Orien­te es, por tan­to, israelocéntrica.

Quie­ro fina­li­zar con la voz de Mah­mud Dar­wish en su memo­ra­ble poe­ma Sobre esta tie­rra: Sobre esta tie­rra hay algo que mere­ce vivir: sobre esta tie­rra está la seño­ra de/​la tie­rra, la madre de los comien­zos, la madre de los fina­les. Se lla­ma­ba Pales­ti­na. Se sigue llamando/​Pales­ti­na. Seño­ra: yo merez­co, por­que tú eres mi dama, yo merez­co vivir.

Se segui­rá lla­man­do Pales­ti­na: ¡Pales­ti­na vivi­rá y ven­ce­rá! ¡Lar­ga vida a Pales­ti­na libre, sobe­ra­na e independiente!

Hugo Chá­vez Frías
Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.