Car­ta de Chá­vez a la ONU: Reco­no­cer sobe­ra­nía pales­ti­na es acto de jus­ti­cia his­tó­ri­co

El pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez pidió a los paí­ses miem­bro de Nacio­nes Uni­das reco­no­cer al Esta­do pales­tino, una deci­sión que cali­fi­có de “acto de jus­ti­cia his­tó­ri­ca”, en un car­ta envia­da al secre­ta­rio gene­ral Ban Ki-moon.

“Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, a este gran foro don­de están repre­sen­ta­dos todos los pue­blos de la tie­rra, para rati­fi­car, en este día y en este esce­na­rio, el total apo­yo de Vene­zue­la al reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino: al dere­cho de Pales­ti­na a con­ver­tir­se en un país libre, sobe­rano e inde­pen­dien­te”, dice Chá­vez en la misi­va.

A con­ti­nua­ción la car­ta del man­da­ta­rio Vene­zo­lano:

Mira­flo­res, 17 de sep­tiem­bre de 2011

Su Exce­len­cia
Ban Ki-Moon
Secre­ta­rio Gene­ral
Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das

Señor Secre­ta­rio Gene­ral:
Dis­tin­gui­dos repre­sen­tan­tes de los pue­blos del mun­do:

Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, a este gran foro don­de están repre­sen­ta­dos todos los pue­blos de la tie­rra, para rati­fi­car, en este día y en este esce­na­rio, el total apo­yo de Vene­zue­la al reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino: al dere­cho de Pales­ti­na a con­ver­tir­se en un país libre, sobe­rano e inde­pen­dien­te. Se tra­ta de un acto de jus­ti­cia his­tó­ri­co con un pue­blo que lle­va en sí, des­de siem­pre, todo el dolor y el sufri­mien­to del mun­do.

El gran filó­so­fo fran­cés Gilles Deleu­ze, en su memo­ra­ble escri­to La gran­de­za de Ara­fat, dice con el acen­to de la ver­dad: La cau­sa pales­ti­na es ante todo el con­jun­to de injus­ti­cias que este pue­blo ha pade­ci­do y sigue pade­cien­do. Y tam­bién es, me atre­vo agre­gar, una per­ma­nen­te e indo­ble­ga­ble volun­tad de resis­ten­cia que ya está ins­cri­ta en la memo­ria heroi­ca de la con­di­ción huma­na. Volun­tad de resis­ten­cia que nace del más pro­fun­do amor por la tie­rra.

Mah­mud Dar­wish, voz infi­ni­ta de la Pales­ti­na posi­ble, nos habla des­de el sen­ti­mien­to y la con­cien­cia de este amor: No nece­si­ta­mos el recuerdo/​por­que en noso­tros está el Mon­te Carmelo/​y en nues­tros pár­pa­dos está la hier­ba de Galilea./ No digas: ¡si corrié­se­mos hacia mi país como el río!/ ¡No lo digas!/ Por­que esta­mos en la car­ne de nues­tro país/​y él está en noso­tros.

Con­tra quie­nes sos­tie­nen, falaz­men­te que lo ocu­rri­do al pue­blo pales­tino no es un geno­ci­dio, el mis­mo Deleu­ze sos­tie­ne con impla­ca­ble luci­dez: En todos los casos se tra­ta de hacer como si el pue­blo pales­tino no sola­men­te no debie­ra exis­tir, sino que no hubie­ra exis­ti­do nun­ca. Es, cómo decir­lo, el gra­do cero del geno­ci­dio: decre­tar que un pue­blo no exis­te; negar­le el dere­cho a la exis­ten­cia.

A pro­pó­si­to, cuán­ta razón tie­ne el gran escri­tor espa­ñol Juan Goy­ti­so­lo cuan­do seña­la con­tun­den­te­men­te: La pro­me­sa bíbli­ca de la tie­rra de Judea y Sama­ria a las tri­bus de Israel no es un con­tra­to de pro­pie­dad ava­la­do ante nota­rio que auto­ri­za a desahu­ciar de su sue­lo a quie­nes nacie­ron y viven en él. Por eso mis­mo, la reso­lu­ción del con­flic­to del Medio Orien­te pasa, nece­sa­ria­men­te, por hacer­le jus­ti­cia al pue­blo pales­tino; éste es el úni­co camino para con­quis­tar la paz.

Due­le e indig­na que quie­nes pade­cie­ron uno de los peo­res geno­ci­dios de la his­to­ria, se hayan con­ver­ti­do en ver­du­gos del pue­blo pales­tino: due­le e indig­na que la heren­cia del Holo­caus­to sea la Nak­ba. E indig­na, a secas, que el sio­nis­mo siga hacien­do uso del chan­ta­je del anti­se­mi­tis­mo con­tra quie­nes se opo­nen a sus atro­pe­llos y a sus crí­me­nes.

Israel ha ins­tru­men­ta­li­za­do e ins­tru­men­ta­li­za, con des­ca­ro y vile­za, la memo­ria de las víc­ti­mas. Y lo hace para actuar, con total impu­ni­dad, con­tra Pales­ti­na. De paso, no es ocio­so pre­ci­sar que el anti­se­mi­tis­mo es una mise­ria occi­den­tal, euro­pea, de la que no par­ti­ci­pan los ára­bes. No olvi­de­mos, ade­más, que es el pue­blo semi­ta pales­tino el que pade­ce la lim­pie­za étni­ca prac­ti­ca­da por el Esta­do colo­nia­lis­ta israe­lí.

Quie­ro que se me entien­da: una cosa es recha­zar al anti­se­mi­tis­mo, y otra muy dife­ren­te acep­tar pasi­va­men­te que la bar­ba­rie sio­nis­ta le impon­ga un régi­men de apartheid al pue­blo pales­tino. Des­de un pun­to de vis­ta éti­co, quien recha­za lo pri­me­ro, tie­ne que con­de­nar lo segun­do.

Una digre­sión nece­sa­ria: es fran­ca­men­te abu­si­vo con­fun­dir sio­nis­mo con judaís­mo; no pocas voces inte­lec­tua­les judías, como las de Albert Eins­tein y Erich Fromm, se han encar­ga­do de recor­dár­nos­lo a tra­vés del tiem­po. Y, hoy por hoy, es cada vez más nume­ro­sa la ciu­da­da­nía cons­cien­te que, en el pro­pio Israel, se opo­ne abier­ta­men­te al sio­nis­mo y a sus prác­ti­cas terro­ris­tas y cri­mi­na­les.

Hay que decir­lo con todas sus letras: el sio­nis­mo, como visión del mun­do, es abso­lu­ta­men­te racis­ta. Estas pala­bras de Gol­da Meir, en su ate­rra­dor cinis­mo, son prue­ba feha­cien­te de ello: ¿Cómo vamos a devol­ver los terri­to­rios ocu­pa­dos? No hay nadie a quien devol­ver­lo. No hay tal cosa lla­ma­da pales­ti­nos. No era como se pien­sa que exis­tía un pue­blo lla­ma­do pales­tino, que se con­si­de­ra él mis­mo como pales­tino y que noso­tros lle­ga­mos, los echa­mos y les qui­ta­mos su país. Ellos no exis­tían.

Nece­sa­rio es hacer memo­ria: des­de fina­les del siglo XIX, el sio­nis­mo plan­teó el regre­so del pue­blo judío a Pales­ti­na y la crea­ción de un Esta­do nacio­nal pro­pio. Este plan­tea­mien­to era fun­cio­nal al colo­nia­lis­mo fran­cés y bri­tá­ni­co, como lo sería des­pués al impe­ria­lis­mo yan­qui. Occi­den­te alen­tó y apo­yó, des­de siem­pre, la ocu­pa­ción sio­nis­ta de Pales­ti­na por la vía mili­tar.

Léa­se y reléa­se ese docu­men­to que se cono­ce his­tó­ri­ca­men­te como Decla­ra­ción de Bal­four del año 1917: el Gobierno bri­tá­ni­co se arro­ga­ba la potes­tad de pro­me­ter a los judíos un hogar nacio­nal en Pales­ti­na, des­co­no­cien­do deli­be­ra­da­men­te la pre­sen­cia y la volun­tad de sus habi­tan­tes. Hay que aco­tar que en Tie­rra San­ta con­vi­vie­ron en paz, duran­te siglos, cris­tia­nos y musul­ma­nes, has­ta que el sio­nis­mo comen­zó a rei­vin­di­car­la como de su ente­ra y exclu­si­va pro­pie­dad.

Recor­de­mos que, des­de la segun­da déca­da del siglo XX, el sio­nis­mo, apro­ve­chan­do la ocu­pa­ción colo­nial bri­tá­ni­ca de Pales­ti­na, comen­zó a desa­rro­llar su pro­yec­to expan­sio­nis­ta. Al con­cluir la Segun­da Gue­rra Mun­dial, se exa­cer­ba­ría la tra­ge­dia del pue­blo pales­tino, con­su­mán­do­se la expul­sión de su terri­to­rio y, al mis­mo tiem­po, de la his­to­ria. En 1947 la omi­no­sa e ile­gal reso­lu­ción 181 de Nacio­nes Uni­das reco­mien­da la par­ti­ción de Pales­ti­na en un Esta­do judío, un Esta­do ára­be y una zona bajo con­trol inter­na­cio­nal (Jeru­sa­lén y Belén). Se con­ce­dió, vaya qué des­ca­ro, el 56% del terri­to­rio al sio­nis­mo para la cons­ti­tu­ción de su Esta­do. De hecho, esta reso­lu­ción vio­la­ba el dere­cho inter­na­cio­nal y des­co­no­cía fla­gran­te­men­te la volun­tad de las gran­des mayo­rías ára­bes: el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos se con­ver­tía en letra muer­ta.

Des­de 1948 has­ta hoy, el Esta­do sio­nis­ta ha pro­se­gui­do con su cri­mi­nal estra­te­gia con­tra el pue­blo pales­tino. Para ello, ha con­ta­do siem­pre con un alia­do incon­di­cio­nal: los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca. Y esta incon­di­cio­na­li­dad se demues­tra a tra­vés de un hecho bien con­cre­to: es Israel quien orien­ta y fija la polí­ti­ca inter­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se para el Medio Orien­te. Con toda razón, Edward Said, esa gran con­cien­cia pales­ti­na y uni­ver­sal, sos­te­nía que cual­quier acuer­do de paz que se cons­tru­ya sobre la alian­za con EEUU será una alian­za que con­fir­me el poder del sio­nis­mo, más que con­fron­tar­lo.

Aho­ra bien: con­tra lo que Israel y Esta­dos Uni­dos pre­ten­den hacer­le creer al mun­do, a tra­vés de las trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción, lo que acon­te­ció y sigue acon­te­cien­do en Pales­ti­na, digá­mos­lo con Said, no es un con­flic­to reli­gio­so: es un con­flic­to polí­ti­co, de cuño colo­nial e impe­ria­lis­ta; no es un con­flic­to mile­na­rio sino con­tem­po­rá­neo; no es un con­flic­to que nació en el Medio Orien­te sino en Euro­pa.

¿Cuál era y cuál sigue sien­do el meo­llo del con­flic­to?: se pri­vi­le­gia la dis­cu­sión y con­si­de­ra­ción de la segu­ri­dad de Israel, y para nada la de Pales­ti­na. Así pue­de corro­bo­rar­se en la his­to­ria recien­te: bas­ta con recor­dar el nue­vo epi­so­dio geno­ci­da des­en­ca­de­na­do por Israel a tra­vés de la ope­ra­ción “Plo­mo Fun­di­do” en Gaza.

La segu­ri­dad de Pales­ti­na no pue­de redu­cir­se al sim­ple reco­no­ci­mien­to de un limi­ta­do auto­go­bierno y auto­con­trol poli­cía­co en sus “encla­ves” de la ribe­ra occi­den­tal del Jor­dán y en la fran­ja de Gaza, dejan­do por fue­ra no sólo la crea­ción del Esta­do pales­tino, sobre las fron­te­ras ante­rio­res a 1967 y con Jeru­sa­lén orien­tal como su capi­tal, los dere­chos de sus nacio­na­les y su auto­de­ter­mi­na­ción como pue­blo, sino, tam­bién, la com­pen­sa­ción y con­si­guien­te vuel­ta a la Patria del
50% de la pobla­ción pales­ti­na que se encuen­tra dis­per­sa por el mun­do ente­ro, tal y como lo esta­ble­ce la reso­lu­ción 194.

Es increí­ble que un país (Israel) que debe su exis­ten­cia a una reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral, pue­da ser tan des­de­ño­so de las reso­lu­cio­nes que ema­nan de las Nacio­nes Uni­das, denun­cia­ba el padre Miguel D’Escoto cuan­do pedía el cese de la masa­cre con­tra el pue­blo de Gaza, a fina­les de 2008 y prin­ci­pios de 2009.

Señor Secre­ta­rio Gene­ral y dis­tin­gui­dos repre­sen­tan­tes de los pue­blos del mun­do:

Es impo­si­ble igno­rar la cri­sis de Nacio­nes Uni­das. Ante esta mis­ma Asam­blea Gene­ral sos­tu­vi­mos, en el año 2005, que el mode­lo de Nacio­nes Uni­das se había ago­ta­do. El hecho de que se haya pos­ter­ga­do el deba­te sobre la cues­tión pales­ti­na, y que se le esté sabo­tean­do abier­ta­men­te, es una nue­va con­fir­ma­ción de ello.

Des­de hace ya varios días, Washing­ton vie­ne mani­fes­tan­do que veta­rá en el Con­se­jo de Segu­ri­dad lo que será reso­lu­ción mayo­ri­ta­ria de la Asam­blea Gene­ral: el reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na como miem­bro pleno de la ONU. Jun­to a las Nacio­nes her­ma­nas que con­for­man la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), en la Decla­ra­ción de reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino, hemos deplo­ra­do, des­de ya, que tan jus­ta aspi­ra­ción pue­da ser blo­quea­da por esta vía. Como sabe­mos, el impe­rio, en éste y en otros casos, pre­ten­de impo­ner un doble están­dar en el esce­na­rio mun­dial: es la doble moral yan­qui que vio­la el dere­cho inter­na­cio­nal en Libia, pero per­mi­te que Israel haga lo que le dé la gana, con­vir­tién­do­se así en el prin­ci­pal cóm­pli­ce del geno­ci­dio pales­tino a manos de la bar­ba­rie sio­nis­ta. Recor­de­mos unas pala­bras de Said que meten el dedo en la lla­ga: Debi­do a los intere­ses de Israel en Esta­dos Uni­dos, la polí­ti­ca de este país en torno a Medio Orien­te es, por tan­to, israe­lo­cén­tri­ca.

Quie­ro fina­li­zar con la voz de Mah­mud Dar­wish en su memo­ra­ble poe­ma Sobre esta tie­rra: Sobre esta tie­rra hay algo que mere­ce vivir: sobre esta tie­rra está la seño­ra de/​la tie­rra, la madre de los comien­zos, la madre de los fina­les. Se lla­ma­ba Pales­ti­na. Se sigue llamando/​Pales­ti­na. Seño­ra: yo merez­co, por­que tú eres mi dama, yo merez­co vivir.

Se segui­rá lla­man­do Pales­ti­na: ¡Pales­ti­na vivi­rá y ven­ce­rá! ¡Lar­ga vida a Pales­ti­na libre, sobe­ra­na e inde­pen­dien­te!

Hugo Chá­vez Frías
Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *