[Video] Julián Con­ra­do habla sobre su lucha y situa­ción actual de deten­ción en Vene­zue­la

Cre­di­to: Web

20 de sep­tiem­bre de 2011.-He aquí la segun­da par­te de la entre­vis­ta con­ce­di­da por en can­tor Julián Con­ra­do. Una entre­vis­ta rea­li­za­da por radio Gui­ni­gua­da lla­man­do al telé­fono de una cár­cel, con todas las limi­ta­cio­nes que esto impli­ca. El Can­tor expre­sa en sus can­cio­nes, y asi­mis­mo en la entre­vis­ta, las razo­nes de su com­pro­mi­so social y polí­ti­co, narra la mise­ria y repre­sión a las que se ve some­ti­do el pue­blo colom­biano mien­tras un puña­do de oli­gar­cas y mul­ti­na­cio­na­les saquean las rique­zas del país. Expre­sa la into­le­ran­cia del esta­do colom­biano con­tra la rei­vin­di­ca­ción de jus­ti­cia social, con­tra el pen­sa­mien­to crí­ti­co, con­tra el arte social, y con­tra toda for­ma de opo­si­ción polí­ti­ca: into­le­ran­cia que lo lle­vó a tener que ingre­sar en la clan­des­ti­ni­dad. Narra su vida: la vida de una voz y talen­to artís­ti­co per­se­gui­dos por expre­sar­se acom­pa­ña­dos de sen­ti­mien­to de empa­tía por el pue­blo más empo­bre­ci­do y sojuz­ga­do. Julián Con­ra­do narra tam­bién la tris­te­za que le cau­sa estar hoy encar­ce­la­do por par­te de un gobierno vene­zo­lano en el que han sido depo­si­ta­das muchas espe­ran­zas. Se espe­ra que le otor­guen el asi­lo, por el DIH, por razo­nes huma­ni­ta­rias, éti­cas, polí­ti­cas, y por cohe­ren­cia boli­va­ria­na.

Se ape­la al res­pe­to por el DIH y por la éti­ca que debe ser fun­da­men­to impres­cin­di­ble del pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la. Por res­pe­to por la Con­ven­ción de Gine­bra corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue asi­lo a Julián Con­ra­do o lo remi­ta a un 3er país neu­tral. Por res­pe­to por la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra no pue­de ser entre­ga­do a un esta­do tor­tu­ra­dor como lo es el régi­men colom­biano.
El can­tor Julián Con­ra­do se encuen­tra hoy en una cár­cel vene­zo­la­na en ries­go de ser entre­ga­do al régi­men colom­biano: lle­va 112 días encar­ce­la­do de mane­ra arbi­tra­ria y con un expe­dien­te ama­ña­do. Des­de Colom­bia ni siquie­ra han hecho la soli­ci­tud de extra­di­ción en lega­li­dad, tal vez por saber que por la vía LEGAL el DIH pro­te­ge al can­tor enfer­mo de ser entre­ga­do a un régi­men denun­cia­do como uno de los regí­me­nes más tor­tu­ra­do­res del mun­do. Ya ha cadu­ca­do el pla­zo de 60 días para tra­mi­tar un pedi­do de extra­di­ción legal­men­te, y el gobierno colom­biano ni lo ha tra­mi­ta­do legal­men­te, ni mucho menos pre­sen­ta­do los debi­dos recau­dos. Sus abo­ga­dos han denun­cia­do la ile­ga­li­dad ope­ra­da des­de Colom­bia, y tam­bién las ile­ga­li­da­des en Vene­zue­la del expe­dien­te ama­ñan­do.
Julián Con­ra­do fue dete­ni­do en una ope­ra­ción com­bi­na­da entre las fuer­zas repre­si­vas de Colom­bia y poli­cía vene­zo­la­na el 31 de mayo 2011. Lle­va casi 4 meses dete­ni­do de mane­ra arbi­tra­ria: pasó 67 días dete­ni­do con total ile­ga­li­dad, 9 días ven­da­do y ata­do de manos y pies. A día 112 de su deten­ción, se espe­ra que las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas se incli­nen por el res­pe­to al DIH, y por el res­pe­to a la éti­ca del huma­nis­mo y la her­man­dad con los pue­blos, que es lo con­tra­rio que la cola­bo­ra­ción con un régi­men repre­si­vo como el que sojuz­ga al pue­blo colom­biano.
El can­tor Julián Con­ra­do, ya entra­do en edad tras una vida de sacri­fi­cio, está enfer­mo, ha sobre­vi­vi­do a varios bom­bar­deos, a leish­ma­nia­sis, a palu­dis­mos varios, y está gra­ve­men­te afec­ta­do de salud: por evi­den­tes razo­nes éti­cas y huma­ni­ta­rias corres­pon­de el ASILO polí­ti­co y tam­bién el asi­lo huma­ni­ta­rio. Ade­más el dere­cho inter­na­cio­nal ampa­ra este asi­lo: se espe­ra que Vene­zue­la res­pe­te el DIH y los fun­da­men­tos éti­cos y huma­ni­ta­rios.
La Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra impi­de entre­gar a un per­se­gui­do a Colom­bia, un país en el que ya han falle­ci­do 7 pre­sos polí­ti­cos en 2011 por tor­tu­ra y dene­ga­ción de asis­ten­cia médi­ca. El esta­do colom­biano es denun­cia­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial Con­tra la Tor­tu­ra (OMCT) y por la Coa­li­ción Con­tra la Tor­tu­ra (CCCT) como un esta­do tor­tu­ra­dor: el infor­me de agos­to 2011 de la CCCT es ate­rra­dor.
Corres­pon­de tam­bién que el gobierno vene­zo­lano res­pe­te la Con­ven­ción de Gine­bra que impi­de entre­gar a un com­ba­tien­te, o per­se­gui­do polí­ti­co, ade­más enfer­mo, y más cuan­do este ha soli­ci­ta­do asi­lo; corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue el asi­lo, y si no quie­re hacer­lo, que lo remi­ta a un ter­cer país que sea efec­ti­va­men­te neu­tral.
Hay otras con­ven­cio­nes del DIH, y varios artícu­los de la pro­pia cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na que impi­den esta entre­ga, cla­ra­men­te si Julián Con­ra­do es entre­ga­do, será otra ile­ga­li­dad más, aun­que hayan teji­do, mediá­ti­ca­men­te, una apa­rien­cia de lega­li­dad para cubrir­se en este caso un poco más que lo que hicie­ron con el perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra, que fue entre­ga­do en total ile­ga­li­dad, sin acce­so alguno a abo­ga­dos ni a defen­sa. Se espe­ra que en el caso del can­tor Julián Con­ra­do el dere­cho a defen­sa sea más que una apa­rien­cia vacía, y que pron­to las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas se ape­guen a la lega­li­dad, res­pe­tan­do el DIH que impi­de entre­gar al can­tor al gobierno colom­biano. Que no sea entre­ga­do el can­tor Julián Con­ra­do a una tor­tu­ra segu­ra. Que no sea sepul­ta­do el can­tor en Colom­bia, o en EEUU: EEUU ofre­cen a los caza recom­pen­sas 2,5 millo­nes de dóla­res para callar la voz de Con­ra­do. Pedi­mos a todos los medios alter­na­ti­vos, a todo ser humano cons­cien­te, que ayu­den a infor­mar del tema.
VIDEO:
Expre­sa Julián Con­ra­do:
«Estoy sufrien­do por­que per­dí mi liber­tad pre­ci­sa­men­te en la cuna de la liber­tad, pero pien­so que es una equi­vo­ca­ción y pien­so que eso se va a resol­ver de la mejor mane­ra por­que las auto­ri­da­des se han com­pro­me­ti­do públi­ca­men­te a actuar sin apar­tar­se de las leyes, acuer­do y tra­ta­dos inter­na­cio­na­les y nacio­na­les, que no per­mi­ten que yo sea extra­di­ta­do a Colom­bia o a Esta­dos Uni­dos, lo que sig­ni­fi­ca­ría tor­tu­ra y muer­te para mí»
«Que me otor­guen el asi­lo polí­ti­co o me remi­tan a un ter­cer país dón­de yo pue­da resol­ver mis pro­ble­mas de salud»
Expre­sa Julián Con­ra­do acer­ca de la tris­te posi­bi­li­dad de su entre­ga, con­tes­tan­do a la perio­dis­ta:
«Yo pien­so que sería un error gra­ví­si­mo de par­te de la revo­lu­ción boli­va­ria­na si se lle­ga­ra a eso; sería una man­cha muy tris­te, imbo­rra­ble en la his­to­ria de las luchas que se están dan­do aquí en Amé­ri­ca Lati­na… no creo que se lle­gue a eso; pero todo depen­de es de la soli­da­ri­dad, de la fuer­za de la soli­da­ri­dad que se de a nivel lati­no­ame­ri­cano, a nivel mun­dial: yo creo que la fuer­za de la soli­da­ri­dad pue­de defi­nir las cosas»

.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *