Izquier­da ins­ti­tu­cio­nal con­tra izquier­da extra­par­la­men­ta­ria- Manuel M. Navarrete

Intro­duc­ción

Dos son (entre muchas otras) las prin­ci­pa­les dife­ren­cias que actual­men­te sepa­ran a la izquier­da par­la­men­ta­ria de la extra­par­la­men­ta­ria e impi­den una uni­dad que, a menos que en uno de los dos polos se ope­re un cam­bio radi­cal en sus plan­tea­mien­tos, será com­ple­ta­men­te impo­si­ble. Al tra­tar­se por un lado de la refe­ren­cia­li­dad sin­di­cal en CC OO, y por otro de la cues­tión de los pac­tos con el PSOE, que­da cla­ro que, depen­dien­do de quién cedie­ra, la uni­dad se esta­ría hacien­do para luchar o para ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se. ¿Por qué?

La refe­ren­cia­li­dad en CC OO

En el XVIII Con­gre­so del PCE, de noviem­bre de 2009 (al que este par­ti­do lle­gó con 20.000 mili­tan­tes), se vol­vió a rati­fi­car, con cer­ca del 70% de los votos, la mono­rre­fe­ren­cia­li­dad sin­di­cal en CC OO (la UJCE, lejos de que­rer “cam­biar las cosas” en el par­ti­do, rati­fi­ca­ba esta deci­sión en su XI Con­gre­so de abril de 2010). Esto con­tra­di­ce las tesis ante­rior­men­te defen­di­das por el PCE, en tiem­pos de Angui­ta: la liber­tad de sin­di­ca­ción, en fun­ción del con­tex­to de la lucha de cla­ses, de la reali­dad de cada empre­sa. Aho­ra, todo mili­tan­te del PCE que se sin­di­que debe hacer­lo en CC OO, so pena de san­ción disciplinaria.

Por supues­to, la direc­ción del PCE siem­pre podrá jus­ti­fi­car­se recu­rrien­do a la cita des­con­tex­tua­li­za­da de Lenin (“No actuar en el seno de los sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios sig­ni­fi­ca aban­do­nar a las masas obre­ras insu­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das o atra­sa­das a la influen­cia de los líde­res reac­cio­na­rios”). La pri­me­ra pre­gun­ta que sur­ge es: ¿era Lenin infa­li­ble? Pero a con­ti­nua­ción la cosa se pone más com­ple­ja y uno se pre­gun­ta: ¿era Lenin un sim­plón que diría lo mis­mo en cual­quier cir­cuns­tan­cia? Podría recor­dar­se que, al menos para el mar­xis­mo, el con­tex­to tác­ti­co en el que algo se dice es tan impor­tan­te como el con­te­ni­do mis­mo de lo que se está dicien­do (ésta es sólo una de las dife­ren­cias entre la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta y la ver­dad reve­la­da de la Biblia…). Que Lenin escri­bió en otra coyun­tu­ra his­tó­ri­ca dife­ren­te a la actual. Que su posi­cio­na­mien­to no es indi­fe­ren­te a la cir­cuns­tan­cia polí­ti­ca con­cre­ta (de demo­cra­cia bur­gue­sa o de dic­ta­du­ra abier­ta; de régi­men polí­ti­co de sin­di­ca­to úni­co o de régi­men de mul­ti­pli­ci­dad sin­di­cal…). Podrían recor­dar­se muchas otras cosas. No hace fal­ta. Bas­ta con con­tex­tua­li­zar o leer el tex­to para saber que Lenin esta­ba cri­ti­can­do a la izquier­da ger­mano-holan­de­sa, que plan­tea­ba aban­do­nar los sin­di­ca­tos y crear nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción de carác­ter no sin­di­cal. Dicha fra­se no debe leer­se extrac­ta­da y des­con­tex­tua­li­za­da, como tan­to gus­ta a deter­mi­na­dos manua­les de par­ti­do. Debe leer­se como par­te de un plan­tea­mien­to polí­ti­co con­cre­to, que no sir­ve para jus­ti­fi­car todas las trai­cio­nes de la his­to­ria (¿tenía razón Mario Mon­je y el Che Gue­va­ra debió mon­tar un buen sin­di­ca­to reac­cio­na­rio en Sie­rra Maes­tra, en lugar de orga­ni­zar un foco guerrillero?).

Ade­más, en Ale­ma­nia, Holan­da y otros paí­ses cen­tra­les de Euro­pa prác­ti­ca­men­te no exis­tían por aquel enton­ces sin­di­ca­tos que no fue­ran reac­cio­na­rios. No exis­tía enton­ces sin embar­go un fenó­meno que sí pade­ce­mos aho­ra: la libe­ra­ción sin­di­cal en masa, es decir, los líde­res “sin­di­ca­les” a suel­do del Esta­do, a los que Lenin, muer­to en el 24, no pudo cono­cer. En cual­quier caso, Lenin no dice en nin­gún momen­to que sólo haya que mili­tar en sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios. Ese “sólo” es un aña­di­do fal­si­fi­ca­dor de aque­llos que defien­den la “mono­rre­fe­ren­cia­li­dad”, con­tra la liber­tad de sin­di­ca­ción en fun­ción de las cir­cuns­tan­cias (sin des­car­tar que las cir­cuns­tan­cias pue­dan lle­var, por ejem­plo en deter­mi­na­das empre­sas en las que no haya alter­na­ti­va, a mili­tar en un sin­di­ca­to como CC OO, denun­cian­do a su direc­ción, como pedía Lenin y como Cayo Lara se negó públi­ca­men­te a hacer cuan­do, en enero de 2011, este sin­di­ca­to fir­mó el pen­sio­na­zo). Ese “sólo” es un inven­to de aque­llos que, aban­do­nan­do su supues­to papel de van­guar­dia, pre­fie­ren reba­jar­se ellos al nivel de con­cien­cia más atra­sa­do posi­ble, ya que, a día de hoy, la inmen­sa mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res es per­fec­ta­men­te cons­cien­te del papel mafio­so y ama­ri­llo de CC OO y UGT, y sólo un esca­so por­cen­ta­je de los tra­ba­ja­do­res está afi­lia­do a ellos (¿por qué no nos reba­ja­mos al nivel de esa mayo­ría y renun­cia­mos a hacer sindicalismo?).

Por eso, la opor­tu­ni­dad que el PCE está hacien­do per­der a la cla­se tra­ba­ja­do­ra es obvia: en este con­tex­to de cri­sis y de trai­ción por par­te de CC OO y UGT (que no sólo fir­ma­ron, como hemos dicho, el recor­te de las pen­sio­nes públi­cas, sino que calla­ron ante muchos otros recor­tes del gobierno, por no hablar de su apo­yo al Tra­ta­do de Maas­trich, o más recien­te­men­te a la Cons­ti­tu­ción Euro­pea, u otras trai­cio­nes his­tó­ri­cas) tene­mos una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para refun­dar el movi­mien­to obre­ro, al que los “Crí­ti­cos” podrían dar­le un impul­so muy impor­tan­te, si así lo desea­ran. En la cabe­za de muchos apa­re­ce la ima­gen del PAME de Gre­cia, fren­te sin­di­cal pro­mo­vi­do por el KKE grie­go. ¿Por qué no pode­mos cons­truir algo así aquí y ahora?

Sin embar­go, debe reco­no­cer­se algo: inde­pen­dien­te­men­te de que sea un evi­den­te error (o inclu­so una trai­ción), la posi­ción sin­di­cal del PCE ha sido deba­ti­da y apro­ba­da de mane­ra demo­crá­ti­ca en los órganos.

No suce­de lo mis­mo con otra cues­tión que pasa­mos a ver inmediatamente.

Los pac­tos con el PSOE

Como sabe­mos, hace poco la fede­ra­ción extre­me­ña de IU deci­dió no apo­yar la inves­ti­du­ra ni del PSOE ni del PP (es decir, no apo­yar a nin­gu­na de las dos frac­cio­nes del Par­ti­do Úni­co del Capi­tal, como diría Car­los Tena). Esto le cos­tó ame­na­zas de san­ción y una dura repri­men­da por par­te de Cayo Lara. ¿Por qué? Por­que el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral de IU había deci­di­do no per­mi­tir “ni por acti­va ni por pasi­va” gobier­nos del PP. Si IU se abs­te­nía, al ser el PP el par­ti­do más vota­do en Extre­ma­du­ra, este últi­mo se haría con la comu­ni­dad autó­no­ma, lo cual, al pare­cer, cons­ti­tuía una angus­tio­sa preo­cu­pa­ción en un adic­to a los edi­to­ria­les de El País como Cayo Lara.

Bus­que­mos. En el Infor­me al Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral del 17 de octu­bre, efec­ti­va­men­te, en una fra­se per­di­da en mitad de una pági­na, lee­mos: “Noso­tros hemos dicho y es posi­ción de nues­tra Orga­ni­za­ción, que ni por acti­va ni pasi­va gober­na­rá la dere­cha con los votos de IU”. ¿La dere­cha? De esta lec­tu­ra, escon­di­da en el docu­men­to y no des­ta­ca­da de nin­gún modo espe­cial, sur­gen múl­ti­ples consideraciones:

1) El Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral debe­ría tener una fun­ción mera­men­te eje­cu­ti­va, esto es, de desa­rro­llo de las polí­ti­cas con­gre­sua­les. La deci­sión de pac­tar o no pac­tar con el PSOE no ha sido dis­cu­ti­da en nin­gún con­gre­so de IU. El Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral no tie­ne las atri­bu­cio­nes nece­sa­rias para deci­dir en este tipo de mate­rias. Ade­más, no se tra­ta­ba de una deci­sión urgen­te, por lo que debe­ría haber­se tra­ta­do en el con­gre­so ante­rior. Se tra­ta, en suma, de una deci­sión toma­da anti­de­mo­crá­ti­ca­men­te por la cúpu­la, sin per­mi­tir a las bases expre­sar­se (lo cual, en reali­dad, es toda una tra­di­ción polí­ti­ca en esta orga­ni­za­ción). La direc­ción de IU ha deja­do de repre­sen­tar a las bases, y repre­sen­ta úni­ca­men­te su pro­pia línea, la de las altu­ras, en estre­cha subor­di­na­ción al PSOE.

2) ¿Qué es la dere­cha? Si el docu­men­to apro­ba­do por el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral orde­na no usar los votos de IU para bene­fi­ciar “a la dere­cha”, enton­ces la acti­tud de Extre­ma­du­ra de no usar­los para bene­fi­ciar al PSOE es un cum­pli­mien­to estric­to de las direc­tri­ces. ¿Por qué? Por­que con­si­de­ran­do la polí­ti­ca rea­li­za­da por el PSOE en su últi­ma legis­la­tu­ra (o en cual­quier legis­la­tu­ra en reali­dad, a menos que nos retro­trai­ga­mos a los tiem­pos de la II Repú­bli­ca), el PSOE es, níti­da­men­te, un par­ti­do de dere­cha neo­li­be­ral, ante cuyos recor­tes el mis­mí­si­mo Aznar pali­de­ce. Debe inte­re­sar­nos la polí­ti­ca real, no cómo el sis­te­ma bipar­ti­dis­ta se pien­sa a sí mis­mo. No estoy jugan­do con las pala­bras. Estas mis­mas posi­cio­nes han sido defen­di­das por líde­res dís­co­los de IU, como Angui­ta o Sán­chez Gor­di­llo (tan denos­ta­dos teó­ri­ca y prác­ti­ca­men­te por la actual direc­ción y por cafres como Car­los Váz­quez), que han habla­do no de una “pin­za” sino de la exis­ten­cia de “dos ori­llas”: en una esta­rían los par­ti­dos de dere­cha y capi­ta­lis­tas (como el PSOE y el PP), que­dan­do en la otra los de izquier­das (IU, Bil­du, etc.) En cam­bio, para Cen­te­lla, Val­de­ras, Lolo Sil­va, Cayo Lara et alii las dos ori­llas serían así: a un lado la “dere­cha” (el PP) y al otro la izquier­da (PSOE, pese a sus “erro­res” pun­tua­les, e IU ponien­do la mano a ver si cae algo).

3) Cayo Lara se hizo con el con­trol de IU por su supues­ta rebel­día fren­te a la subor­di­na­ción al PSOE que repre­sen­ta­ba el ante­rior líder de la coa­li­ción, Gas­par Lla­ma­za­res, que pro­po­nía “pac­tos glo­ba­les” con este par­ti­do. Sin embar­go, en la prác­ti­ca, la polí­ti­ca de “ni por acti­va ni por pasi­va” es un pac­to glo­bal no fir­ma­do, sólo que peor, ya que no aca­rrea nin­gu­na con­tra­par­ti­da a cam­bio. Es, por tan­to, todo lo con­tra­rio a un pac­to pro­gra­má­ti­co, que pue­de o no hacer­se en fun­ción de cada cir­cuns­tan­cia y de si el par­ti­do con el que se pac­ta acep­ta o no tu “pro­gra­ma, pro­gra­ma, pro­gra­ma”, que diría Angu­tia. De hecho, la direc­ción de IU ha des­ta­pa­do las car­tas de sus bases, trans­mi­tién­do­le al PSOE el siguien­te men­sa­je: “no con­ce­dáis nada de lo que os pidan nues­tros chi­cos, ya que, de todas for­mas, os van a apo­yar en la inves­ti­du­ra, por­que, si no, los echa­mos de una pata­da y enci­ma los acu­sa­mos de nose­qué maquia­vé­li­ca pin­za”. Para col­mo, IU no podrá reti­rar dicho apo­yo en nin­gún momen­to pos­te­rior de la legis­la­tu­ra, ya que “ni por acti­va ni por pasi­va” pue­de per­mi­tir que el PP alcan­ce el gobierno o la alcal­día. El mar­gen de manio­bra con­ce­di­do a las bases es igual a cero. La subor­di­na­ción a otro par­ti­do externo, y enci­ma pro­ca­pi­ta­lis­ta, total.

4) Inclu­so aun­que hipo­té­ti­ca­men­te se alcan­za­ran acuer­dos con el PSOE, ¿cuál es la cre­di­bi­li­dad actual de este par­ti­do? Repa­se­mos. En 2007, Zapa­te­ro pro­me­tió man­te­ner el IVA a bajo nivel; en 2010, lo subió bru­tal­men­te. En sus pri­me­ros años de gobierno decía defen­der una ele­va­ción del poder adqui­si­ti­vo de los emplea­dos públi­cos; la reali­dad es que les ha baja­do los sala­rios un 5%. En 2009 pro­me­tió no aba­ra­tar el des­pi­do; poco des­pués, pro­mul­gó una refor­ma labo­ral que lo aba­ra­ta­ba. En Rodiez­mo, enva­len­to­na­do entre tan­to pro­gre, anun­ció una subi­da las pen­sio­nes; final­men­te, en la vida real, las con­ge­ló. Apro­bó un che­que-bebé para reti­rar­lo a los pocos años. Pro­me­tió 400 euros anua­les a los con­tri­bu­yen­tes de IRPF; no tar­dó dema­sia­do en tirar al basu­re­ro su pro­pia medi­da. Pro­me­tió subir el sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal a 800 euros; como por des­gra­cia muchos saben, tras 8 años de gobierno de Zapa­te­ro, el sala­rio míni­mo sigue sien­do de 641 euros. Pro­me­tió que no redu­ci­ría la ya de por sí cíni­ca “ayu­da al desa­rro­llo”, para final­men­te recor­tar­la drás­ti­ca­men­te. Cri­ti­có las pri­va­ti­za­cio­nes de Aznar, para final­men­te aca­bar pri­va­ti­zan­do Aena y Lote­rías y Apues­tas del Esta­do. Y un lar­go etcé­te­ra. En resu­men: las pro­me­sas que IU con­si­ga arran­car­le al PSOE no sir­ven para nada, por­que este par­ti­do tie­ne esta­ble­ci­do pre­via­men­te un pac­to mucho más impor­tan­te: con el capi­tal, a cuyo ser­vi­cio gobierna.

5) ¿Hay que diri­gir­se a la base social del PSOE? Sí, pero pre­ci­sa­men­te para denun­ciar los intere­ses que repre­sen­ta su par­ti­do, no para refor­zar el espe­jis­mo de que dicho par­ti­do es, pese a todo, mejor que “la dere­cha” (como si no hubie­ra hecho méri­tos sufi­cien­tes para ser el gran maes­tre de la dere­cha). Si se pac­ta con el PSOE con­tra el PP (es más, estos pac­tos, supues­ta­men­te coyun­tu­ra­les, son ele­va­dos a una “cues­tión de prin­ci­pios”, como en este tex­to hace el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral de IU), enton­ces se está refor­zan­do la posi­ción prag­má­ti­ca de aque­llos que, aun sim­pa­ti­zan­do con posi­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas, optan por el “voto útil”.

6) ¿Una radi­ca­li­za­ción res­ta­ría apo­yos a IU? Habría que ras­trear de dón­de sur­ge esta abs­trac­ta teo­ría (¿tal vez del Gru­po Pri­sa, moti­va­do por éxi­to de esa otra inven­ción suya que deno­mi­nan “la pin­za”?). Teo­ría que cho­ca de fren­te con­tra todas las evi­den­cias empí­ri­cas y con­tra el pro­pio sen­ti­do común. La IU de Angui­ta lle­gó a tener 21 dipu­tados. La IU de Lla­ma­za­res, con la mis­ma ley elec­to­ral (pese a la ofer­ta de excu­sas), se ha que­da­do en… 1 par­la­men­ta­rio (y enci­ma él). ¿Por qué? Por­que, si no hay mucha dife­ren­cia entre PSOE e IU, ¿para qué votar a la copia, pudien­do votar al ori­gi­nal? De nue­vo, la mode­ra­ción de IU favo­re­ce el voto útil. Ade­más, si de todos modos van a aca­bar pac­tan­do, ¿para qué votar a IU? Mejor al PSOE direc­ta­men­te, a ver si pue­de supe­rar al PP. Por no hablar de los nume­ro­sos mili­tan­tes de la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria y los movi­mien­tos socia­les que no vamos a votar para que nues­tros votos, para­fra­sean­do a los buró­cra­tas “fede­ra­les”, “aca­ben bene­fi­cian­do a la dere­cha” (al PSOE).

7) ¿A quién pue­de sor­pren­der­le, en pleno siglo XXI, que el bipar­ti­dis­mo, con su fal­sa dis­yun­ti­va entre PSOE y PP (o entre repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas), en per­fec­ta com­bi­na­ción con la porra poli­cial y la gar­zo­na­da, sea un méto­do de domes­ti­ca­ción mucho más per­fec­to que las vie­jas dic­ta­du­ras auto­ri­ta­rias (a las que, por supues­to, se vol­ve­rá a recu­rrir en cuan­to la bur­gue­sía –sí, la bur­gue­sía, no “los mer­ca­dos”: deje­mos que sea el enemi­go el que per­vier­ta el len­gua­je y lo des­po­je de con­te­ni­do- lo esti­me nece­sa­rio)? ¿Qué sen­ti­do tie­ne for­ta­le­cer esa ilu­sión de diver­si­dad, apo­yan­do a uno de los dos par­ti­dos de dicha bur­gue­sía y refor­zan­do con ello el más obvio enga­ño con el que cuen­ta el sis­te­ma para some­ter a la cla­se trabajadora?

Con­clu­sión

Si deci­mos lo que deci­mos es por­que que­re­mos cam­biar las cosas, aca­bar con el capi­ta­lis­mo, y con el PSOE y con CC OO no se cam­bian las cosas ni se aca­ba con el capi­ta­lis­mo (de hecho, como hemos vis­to, ni siquie­ra se sua­vi­za el capi­ta­lis­mo). Nadie debe hacer­se el ton­to por más tiem­po. IU nun­ca se pasa de revo­lu­cio­na­ria, ni siquie­ra para pro­bar a ver qué ocu­rre. Los erro­res de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal (ins­ti­tu­cio­na­li­za­da), curio­sa­men­te, van siem­pre en la mis­ma direc­ción: mode­rar­se, ven­der­se y hacer­se refor­mis­ta. Tan­to, que algu­nos no pode­mos sino pen­sar que no se tra­ta de un error, ni de una casua­li­dad: sino de una pauta.

En el últi­mo docu­men­to hecho públi­co por IU encon­tra­mos un Plan (cali­fi­ca­do por Cayo Lara, de mane­ra no ya des­afor­tu­na­da sino surrea­lis­ta, como “su Plan Oba­ma”) en el que se pro­po­ne, entre otras cosas, lo siguien­te: “Para ayu­dar a la peque­ña y media­na empre­sa y tra­ba­ja­do­res autó­no­mos para crear el empleo com­pen­sa­to­rio deri­va­do de la dis­mi­nu­ción de la jor­na­da labo­ral se esta­ble­ce una exen­ción en las coti­za­cio­nes patro­na­les a la Segu­ri­dad Social por impor­te de 8.000 millo­nes de euros”. ¿Para crear empleo dis­mi­nui­mos las coti­za­cio­nes patro­na­les a la Segu­ri­dad Social? ¿Segu­ro que no esta­mos ante un tex­to de la Fun­da­ción FAES?

Con todo, obvian­do esto, el res­to del “Plan Oba­ma” de Cayo Lara es de carác­ter key­ne­siano, social­de­mó­cra­ta. Bien. Ya sabe­mos lo que adu­ce el mar­xis­mo ante las polí­ti­cas social­de­mó­cra­tas: entre otras cosas, que son inú­ti­les fren­te a un capi­tal glo­ba­li­za­do que pue­de des­lo­ca­li­zar­se a la menor ame­na­za; que son los revo­lu­cio­na­rios y la lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra los que en los pro­ce­sos his­tó­ri­cos logran con­se­guir las refor­mas, mien­tras que los refor­mis­tas ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos jamás han con­se­gui­do la menor miga­ja; que a la huma­ni­dad le cos­tó muchos sacri­fi­cios des­cu­brir el carác­ter alie­nan­te y explo­ta­dor del tra­ba­jo asa­la­ria­do capi­ta­lis­ta, como para aho­ra tener que olvi­dar­lo y borrar­lo del programa.

Pero, no obs­tan­te, acep­te­mos por un momen­to que, a pesar de los artícu­los de Cayo Lara en home­na­je a Olof Pal­me, “su Plan Oba­ma” no impli­ca la inmer­sión defi­ni­ti­va de IU en la tra­di­ción polí­ti­ca social­de­mó­cra­ta, sino tan solo el desa­rro­llo del pro­gra­ma míni­mo de IU en mate­ria eco­nó­mi­ca. Vale. Aho­ra bien, en ese caso, ¿algún mili­tan­te de IU pue­de faci­li­tar­me un link que me indi­que dón­de pue­da leer­se su pro­gra­ma máximo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.