Izquier­da ins­ti­tu­cio­nal con­tra izquier­da extra­par­la­men­ta­ria- Manuel M. Nava­rre­te

Intro­duc­ción

Dos son (entre muchas otras) las prin­ci­pa­les dife­ren­cias que actual­men­te sepa­ran a la izquier­da par­la­men­ta­ria de la extra­par­la­men­ta­ria e impi­den una uni­dad que, a menos que en uno de los dos polos se ope­re un cam­bio radi­cal en sus plan­tea­mien­tos, será com­ple­ta­men­te impo­si­ble. Al tra­tar­se por un lado de la refe­ren­cia­li­dad sin­di­cal en CC OO, y por otro de la cues­tión de los pac­tos con el PSOE, que­da cla­ro que, depen­dien­do de quién cedie­ra, la uni­dad se esta­ría hacien­do para luchar o para ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se. ¿Por qué?

La refe­ren­cia­li­dad en CC OO

En el XVIII Con­gre­so del PCE, de noviem­bre de 2009 (al que este par­ti­do lle­gó con 20.000 mili­tan­tes), se vol­vió a rati­fi­car, con cer­ca del 70% de los votos, la mono­rre­fe­ren­cia­li­dad sin­di­cal en CC OO (la UJCE, lejos de que­rer “cam­biar las cosas” en el par­ti­do, rati­fi­ca­ba esta deci­sión en su XI Con­gre­so de abril de 2010). Esto con­tra­di­ce las tesis ante­rior­men­te defen­di­das por el PCE, en tiem­pos de Angui­ta: la liber­tad de sin­di­ca­ción, en fun­ción del con­tex­to de la lucha de cla­ses, de la reali­dad de cada empre­sa. Aho­ra, todo mili­tan­te del PCE que se sin­di­que debe hacer­lo en CC OO, so pena de san­ción dis­ci­pli­na­ria.

Por supues­to, la direc­ción del PCE siem­pre podrá jus­ti­fi­car­se recu­rrien­do a la cita des­con­tex­tua­li­za­da de Lenin (“No actuar en el seno de los sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios sig­ni­fi­ca aban­do­nar a las masas obre­ras insu­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das o atra­sa­das a la influen­cia de los líde­res reac­cio­na­rios”). La pri­me­ra pre­gun­ta que sur­ge es: ¿era Lenin infa­li­ble? Pero a con­ti­nua­ción la cosa se pone más com­ple­ja y uno se pre­gun­ta: ¿era Lenin un sim­plón que diría lo mis­mo en cual­quier cir­cuns­tan­cia? Podría recor­dar­se que, al menos para el mar­xis­mo, el con­tex­to tác­ti­co en el que algo se dice es tan impor­tan­te como el con­te­ni­do mis­mo de lo que se está dicien­do (ésta es sólo una de las dife­ren­cias entre la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta y la ver­dad reve­la­da de la Biblia…). Que Lenin escri­bió en otra coyun­tu­ra his­tó­ri­ca dife­ren­te a la actual. Que su posi­cio­na­mien­to no es indi­fe­ren­te a la cir­cuns­tan­cia polí­ti­ca con­cre­ta (de demo­cra­cia bur­gue­sa o de dic­ta­du­ra abier­ta; de régi­men polí­ti­co de sin­di­ca­to úni­co o de régi­men de mul­ti­pli­ci­dad sin­di­cal…). Podrían recor­dar­se muchas otras cosas. No hace fal­ta. Bas­ta con con­tex­tua­li­zar o leer el tex­to para saber que Lenin esta­ba cri­ti­can­do a la izquier­da ger­mano-holan­de­sa, que plan­tea­ba aban­do­nar los sin­di­ca­tos y crear nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción de carác­ter no sin­di­cal. Dicha fra­se no debe leer­se extrac­ta­da y des­con­tex­tua­li­za­da, como tan­to gus­ta a deter­mi­na­dos manua­les de par­ti­do. Debe leer­se como par­te de un plan­tea­mien­to polí­ti­co con­cre­to, que no sir­ve para jus­ti­fi­car todas las trai­cio­nes de la his­to­ria (¿tenía razón Mario Mon­je y el Che Gue­va­ra debió mon­tar un buen sin­di­ca­to reac­cio­na­rio en Sie­rra Maes­tra, en lugar de orga­ni­zar un foco gue­rri­lle­ro?).

Ade­más, en Ale­ma­nia, Holan­da y otros paí­ses cen­tra­les de Euro­pa prác­ti­ca­men­te no exis­tían por aquel enton­ces sin­di­ca­tos que no fue­ran reac­cio­na­rios. No exis­tía enton­ces sin embar­go un fenó­meno que sí pade­ce­mos aho­ra: la libe­ra­ción sin­di­cal en masa, es decir, los líde­res “sin­di­ca­les” a suel­do del Esta­do, a los que Lenin, muer­to en el 24, no pudo cono­cer. En cual­quier caso, Lenin no dice en nin­gún momen­to que sólo haya que mili­tar en sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios. Ese “sólo” es un aña­di­do fal­si­fi­ca­dor de aque­llos que defien­den la “mono­rre­fe­ren­cia­li­dad”, con­tra la liber­tad de sin­di­ca­ción en fun­ción de las cir­cuns­tan­cias (sin des­car­tar que las cir­cuns­tan­cias pue­dan lle­var, por ejem­plo en deter­mi­na­das empre­sas en las que no haya alter­na­ti­va, a mili­tar en un sin­di­ca­to como CC OO, denun­cian­do a su direc­ción, como pedía Lenin y como Cayo Lara se negó públi­ca­men­te a hacer cuan­do, en enero de 2011, este sin­di­ca­to fir­mó el pen­sio­na­zo). Ese “sólo” es un inven­to de aque­llos que, aban­do­nan­do su supues­to papel de van­guar­dia, pre­fie­ren reba­jar­se ellos al nivel de con­cien­cia más atra­sa­do posi­ble, ya que, a día de hoy, la inmen­sa mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res es per­fec­ta­men­te cons­cien­te del papel mafio­so y ama­ri­llo de CC OO y UGT, y sólo un esca­so por­cen­ta­je de los tra­ba­ja­do­res está afi­lia­do a ellos (¿por qué no nos reba­ja­mos al nivel de esa mayo­ría y renun­cia­mos a hacer sin­di­ca­lis­mo?).

Por eso, la opor­tu­ni­dad que el PCE está hacien­do per­der a la cla­se tra­ba­ja­do­ra es obvia: en este con­tex­to de cri­sis y de trai­ción por par­te de CC OO y UGT (que no sólo fir­ma­ron, como hemos dicho, el recor­te de las pen­sio­nes públi­cas, sino que calla­ron ante muchos otros recor­tes del gobierno, por no hablar de su apo­yo al Tra­ta­do de Maas­trich, o más recien­te­men­te a la Cons­ti­tu­ción Euro­pea, u otras trai­cio­nes his­tó­ri­cas) tene­mos una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para refun­dar el movi­mien­to obre­ro, al que los “Crí­ti­cos” podrían dar­le un impul­so muy impor­tan­te, si así lo desea­ran. En la cabe­za de muchos apa­re­ce la ima­gen del PAME de Gre­cia, fren­te sin­di­cal pro­mo­vi­do por el KKE grie­go. ¿Por qué no pode­mos cons­truir algo así aquí y aho­ra?

Sin embar­go, debe reco­no­cer­se algo: inde­pen­dien­te­men­te de que sea un evi­den­te error (o inclu­so una trai­ción), la posi­ción sin­di­cal del PCE ha sido deba­ti­da y apro­ba­da de mane­ra demo­crá­ti­ca en los órga­nos.

No suce­de lo mis­mo con otra cues­tión que pasa­mos a ver inme­dia­ta­men­te.

Los pac­tos con el PSOE

Como sabe­mos, hace poco la fede­ra­ción extre­me­ña de IU deci­dió no apo­yar la inves­ti­du­ra ni del PSOE ni del PP (es decir, no apo­yar a nin­gu­na de las dos frac­cio­nes del Par­ti­do Úni­co del Capi­tal, como diría Car­los Tena). Esto le cos­tó ame­na­zas de san­ción y una dura repri­men­da por par­te de Cayo Lara. ¿Por qué? Por­que el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral de IU había deci­di­do no per­mi­tir “ni por acti­va ni por pasi­va” gobier­nos del PP. Si IU se abs­te­nía, al ser el PP el par­ti­do más vota­do en Extre­ma­du­ra, este últi­mo se haría con la comu­ni­dad autó­no­ma, lo cual, al pare­cer, cons­ti­tuía una angus­tio­sa preo­cu­pa­ción en un adic­to a los edi­to­ria­les de El País como Cayo Lara.

Bus­que­mos. En el Infor­me al Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral del 17 de octu­bre, efec­ti­va­men­te, en una fra­se per­di­da en mitad de una pági­na, lee­mos: “Noso­tros hemos dicho y es posi­ción de nues­tra Orga­ni­za­ción, que ni por acti­va ni pasi­va gober­na­rá la dere­cha con los votos de IU”. ¿La dere­cha? De esta lec­tu­ra, escon­di­da en el docu­men­to y no des­ta­ca­da de nin­gún modo espe­cial, sur­gen múl­ti­ples con­si­de­ra­cio­nes:

1) El Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral debe­ría tener una fun­ción mera­men­te eje­cu­ti­va, esto es, de desa­rro­llo de las polí­ti­cas con­gre­sua­les. La deci­sión de pac­tar o no pac­tar con el PSOE no ha sido dis­cu­ti­da en nin­gún con­gre­so de IU. El Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral no tie­ne las atri­bu­cio­nes nece­sa­rias para deci­dir en este tipo de mate­rias. Ade­más, no se tra­ta­ba de una deci­sión urgen­te, por lo que debe­ría haber­se tra­ta­do en el con­gre­so ante­rior. Se tra­ta, en suma, de una deci­sión toma­da anti­de­mo­crá­ti­ca­men­te por la cúpu­la, sin per­mi­tir a las bases expre­sar­se (lo cual, en reali­dad, es toda una tra­di­ción polí­ti­ca en esta orga­ni­za­ción). La direc­ción de IU ha deja­do de repre­sen­tar a las bases, y repre­sen­ta úni­ca­men­te su pro­pia línea, la de las altu­ras, en estre­cha subor­di­na­ción al PSOE.

2) ¿Qué es la dere­cha? Si el docu­men­to apro­ba­do por el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral orde­na no usar los votos de IU para bene­fi­ciar “a la dere­cha”, enton­ces la acti­tud de Extre­ma­du­ra de no usar­los para bene­fi­ciar al PSOE es un cum­pli­mien­to estric­to de las direc­tri­ces. ¿Por qué? Por­que con­si­de­ran­do la polí­ti­ca rea­li­za­da por el PSOE en su últi­ma legis­la­tu­ra (o en cual­quier legis­la­tu­ra en reali­dad, a menos que nos retro­trai­ga­mos a los tiem­pos de la II Repú­bli­ca), el PSOE es, níti­da­men­te, un par­ti­do de dere­cha neo­li­be­ral, ante cuyos recor­tes el mis­mí­si­mo Aznar pali­de­ce. Debe inte­re­sar­nos la polí­ti­ca real, no cómo el sis­te­ma bipar­ti­dis­ta se pien­sa a sí mis­mo. No estoy jugan­do con las pala­bras. Estas mis­mas posi­cio­nes han sido defen­di­das por líde­res dís­co­los de IU, como Angui­ta o Sán­chez Gor­di­llo (tan denos­ta­dos teó­ri­ca y prác­ti­ca­men­te por la actual direc­ción y por cafres como Car­los Váz­quez), que han habla­do no de una “pin­za” sino de la exis­ten­cia de “dos ori­llas”: en una esta­rían los par­ti­dos de dere­cha y capi­ta­lis­tas (como el PSOE y el PP), que­dan­do en la otra los de izquier­das (IU, Bil­du, etc.) En cam­bio, para Cen­te­lla, Val­de­ras, Lolo Sil­va, Cayo Lara et alii las dos ori­llas serían así: a un lado la “dere­cha” (el PP) y al otro la izquier­da (PSOE, pese a sus “erro­res” pun­tua­les, e IU ponien­do la mano a ver si cae algo).

3) Cayo Lara se hizo con el con­trol de IU por su supues­ta rebel­día fren­te a la subor­di­na­ción al PSOE que repre­sen­ta­ba el ante­rior líder de la coa­li­ción, Gas­par Lla­ma­za­res, que pro­po­nía “pac­tos glo­ba­les” con este par­ti­do. Sin embar­go, en la prác­ti­ca, la polí­ti­ca de “ni por acti­va ni por pasi­va” es un pac­to glo­bal no fir­ma­do, sólo que peor, ya que no aca­rrea nin­gu­na con­tra­par­ti­da a cam­bio. Es, por tan­to, todo lo con­tra­rio a un pac­to pro­gra­má­ti­co, que pue­de o no hacer­se en fun­ción de cada cir­cuns­tan­cia y de si el par­ti­do con el que se pac­ta acep­ta o no tu “pro­gra­ma, pro­gra­ma, pro­gra­ma”, que diría Angu­tia. De hecho, la direc­ción de IU ha des­ta­pa­do las car­tas de sus bases, trans­mi­tién­do­le al PSOE el siguien­te men­sa­je: “no con­ce­dáis nada de lo que os pidan nues­tros chi­cos, ya que, de todas for­mas, os van a apo­yar en la inves­ti­du­ra, por­que, si no, los echa­mos de una pata­da y enci­ma los acu­sa­mos de nose­qué maquia­vé­li­ca pin­za”. Para col­mo, IU no podrá reti­rar dicho apo­yo en nin­gún momen­to pos­te­rior de la legis­la­tu­ra, ya que “ni por acti­va ni por pasi­va” pue­de per­mi­tir que el PP alcan­ce el gobierno o la alcal­día. El mar­gen de manio­bra con­ce­di­do a las bases es igual a cero. La subor­di­na­ción a otro par­ti­do externo, y enci­ma pro­ca­pi­ta­lis­ta, total.

4) Inclu­so aun­que hipo­té­ti­ca­men­te se alcan­za­ran acuer­dos con el PSOE, ¿cuál es la cre­di­bi­li­dad actual de este par­ti­do? Repa­se­mos. En 2007, Zapa­te­ro pro­me­tió man­te­ner el IVA a bajo nivel; en 2010, lo subió bru­tal­men­te. En sus pri­me­ros años de gobierno decía defen­der una ele­va­ción del poder adqui­si­ti­vo de los emplea­dos públi­cos; la reali­dad es que les ha baja­do los sala­rios un 5%. En 2009 pro­me­tió no aba­ra­tar el des­pi­do; poco des­pués, pro­mul­gó una refor­ma labo­ral que lo aba­ra­ta­ba. En Rodiez­mo, enva­len­to­na­do entre tan­to pro­gre, anun­ció una subi­da las pen­sio­nes; final­men­te, en la vida real, las con­ge­ló. Apro­bó un che­que-bebé para reti­rar­lo a los pocos años. Pro­me­tió 400 euros anua­les a los con­tri­bu­yen­tes de IRPF; no tar­dó dema­sia­do en tirar al basu­re­ro su pro­pia medi­da. Pro­me­tió subir el sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal a 800 euros; como por des­gra­cia muchos saben, tras 8 años de gobierno de Zapa­te­ro, el sala­rio míni­mo sigue sien­do de 641 euros. Pro­me­tió que no redu­ci­ría la ya de por sí cíni­ca “ayu­da al desa­rro­llo”, para final­men­te recor­tar­la drás­ti­ca­men­te. Cri­ti­có las pri­va­ti­za­cio­nes de Aznar, para final­men­te aca­bar pri­va­ti­zan­do Aena y Lote­rías y Apues­tas del Esta­do. Y un lar­go etcé­te­ra. En resu­men: las pro­me­sas que IU con­si­ga arran­car­le al PSOE no sir­ven para nada, por­que este par­ti­do tie­ne esta­ble­ci­do pre­via­men­te un pac­to mucho más impor­tan­te: con el capi­tal, a cuyo ser­vi­cio gobier­na.

5) ¿Hay que diri­gir­se a la base social del PSOE? Sí, pero pre­ci­sa­men­te para denun­ciar los intere­ses que repre­sen­ta su par­ti­do, no para refor­zar el espe­jis­mo de que dicho par­ti­do es, pese a todo, mejor que “la dere­cha” (como si no hubie­ra hecho méri­tos sufi­cien­tes para ser el gran maes­tre de la dere­cha). Si se pac­ta con el PSOE con­tra el PP (es más, estos pac­tos, supues­ta­men­te coyun­tu­ra­les, son ele­va­dos a una “cues­tión de prin­ci­pios”, como en este tex­to hace el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral de IU), enton­ces se está refor­zan­do la posi­ción prag­má­ti­ca de aque­llos que, aun sim­pa­ti­zan­do con posi­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas, optan por el “voto útil”.

6) ¿Una radi­ca­li­za­ción res­ta­ría apo­yos a IU? Habría que ras­trear de dón­de sur­ge esta abs­trac­ta teo­ría (¿tal vez del Gru­po Pri­sa, moti­va­do por éxi­to de esa otra inven­ción suya que deno­mi­nan “la pin­za”?). Teo­ría que cho­ca de fren­te con­tra todas las evi­den­cias empí­ri­cas y con­tra el pro­pio sen­ti­do común. La IU de Angui­ta lle­gó a tener 21 dipu­tados. La IU de Lla­ma­za­res, con la mis­ma ley elec­to­ral (pese a la ofer­ta de excu­sas), se ha que­da­do en… 1 par­la­men­ta­rio (y enci­ma él). ¿Por qué? Por­que, si no hay mucha dife­ren­cia entre PSOE e IU, ¿para qué votar a la copia, pudien­do votar al ori­gi­nal? De nue­vo, la mode­ra­ción de IU favo­re­ce el voto útil. Ade­más, si de todos modos van a aca­bar pac­tan­do, ¿para qué votar a IU? Mejor al PSOE direc­ta­men­te, a ver si pue­de supe­rar al PP. Por no hablar de los nume­ro­sos mili­tan­tes de la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria y los movi­mien­tos socia­les que no vamos a votar para que nues­tros votos, para­fra­sean­do a los buró­cra­tas “fede­ra­les”, “aca­ben bene­fi­cian­do a la dere­cha” (al PSOE).

7) ¿A quién pue­de sor­pren­der­le, en pleno siglo XXI, que el bipar­ti­dis­mo, con su fal­sa dis­yun­ti­va entre PSOE y PP (o entre repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas), en per­fec­ta com­bi­na­ción con la porra poli­cial y la gar­zo­na­da, sea un méto­do de domes­ti­ca­ción mucho más per­fec­to que las vie­jas dic­ta­du­ras auto­ri­ta­rias (a las que, por supues­to, se vol­ve­rá a recu­rrir en cuan­to la bur­gue­sía –sí, la bur­gue­sía, no “los mer­ca­dos”: deje­mos que sea el enemi­go el que per­vier­ta el len­gua­je y lo des­po­je de con­te­ni­do- lo esti­me nece­sa­rio)? ¿Qué sen­ti­do tie­ne for­ta­le­cer esa ilu­sión de diver­si­dad, apo­yan­do a uno de los dos par­ti­dos de dicha bur­gue­sía y refor­zan­do con ello el más obvio enga­ño con el que cuen­ta el sis­te­ma para some­ter a la cla­se tra­ba­ja­do­ra?

Con­clu­sión

Si deci­mos lo que deci­mos es por­que que­re­mos cam­biar las cosas, aca­bar con el capi­ta­lis­mo, y con el PSOE y con CC OO no se cam­bian las cosas ni se aca­ba con el capi­ta­lis­mo (de hecho, como hemos vis­to, ni siquie­ra se sua­vi­za el capi­ta­lis­mo). Nadie debe hacer­se el ton­to por más tiem­po. IU nun­ca se pasa de revo­lu­cio­na­ria, ni siquie­ra para pro­bar a ver qué ocu­rre. Los erro­res de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal (ins­ti­tu­cio­na­li­za­da), curio­sa­men­te, van siem­pre en la mis­ma direc­ción: mode­rar­se, ven­der­se y hacer­se refor­mis­ta. Tan­to, que algu­nos no pode­mos sino pen­sar que no se tra­ta de un error, ni de una casua­li­dad: sino de una pau­ta.

En el últi­mo docu­men­to hecho públi­co por IU encon­tra­mos un Plan (cali­fi­ca­do por Cayo Lara, de mane­ra no ya des­afor­tu­na­da sino surrea­lis­ta, como “su Plan Oba­ma”) en el que se pro­po­ne, entre otras cosas, lo siguien­te: “Para ayu­dar a la peque­ña y media­na empre­sa y tra­ba­ja­do­res autó­no­mos para crear el empleo com­pen­sa­to­rio deri­va­do de la dis­mi­nu­ción de la jor­na­da labo­ral se esta­ble­ce una exen­ción en las coti­za­cio­nes patro­na­les a la Segu­ri­dad Social por impor­te de 8.000 millo­nes de euros”. ¿Para crear empleo dis­mi­nui­mos las coti­za­cio­nes patro­na­les a la Segu­ri­dad Social? ¿Segu­ro que no esta­mos ante un tex­to de la Fun­da­ción FAES?

Con todo, obvian­do esto, el res­to del “Plan Oba­ma” de Cayo Lara es de carác­ter key­ne­siano, social­de­mó­cra­ta. Bien. Ya sabe­mos lo que adu­ce el mar­xis­mo ante las polí­ti­cas social­de­mó­cra­tas: entre otras cosas, que son inú­ti­les fren­te a un capi­tal glo­ba­li­za­do que pue­de des­lo­ca­li­zar­se a la menor ame­na­za; que son los revo­lu­cio­na­rios y la lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra los que en los pro­ce­sos his­tó­ri­cos logran con­se­guir las refor­mas, mien­tras que los refor­mis­tas ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos jamás han con­se­gui­do la menor miga­ja; que a la huma­ni­dad le cos­tó muchos sacri­fi­cios des­cu­brir el carác­ter alie­nan­te y explo­ta­dor del tra­ba­jo asa­la­ria­do capi­ta­lis­ta, como para aho­ra tener que olvi­dar­lo y borrar­lo del pro­gra­ma.

Pero, no obs­tan­te, acep­te­mos por un momen­to que, a pesar de los artícu­los de Cayo Lara en home­na­je a Olof Pal­me, “su Plan Oba­ma” no impli­ca la inmer­sión defi­ni­ti­va de IU en la tra­di­ción polí­ti­ca social­de­mó­cra­ta, sino tan solo el desa­rro­llo del pro­gra­ma míni­mo de IU en mate­ria eco­nó­mi­ca. Vale. Aho­ra bien, en ese caso, ¿algún mili­tan­te de IU pue­de faci­li­tar­me un link que me indi­que dón­de pue­da leer­se su pro­gra­ma máxi­mo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *