Modes­tas ideas para pró­xi­mas revo­lu­cio­nes- Alfon­so Sas­tre

«Sólo espe­rá­ba­mos para actuar el ges­to de indig­na­ción que hoy sue­na por doquier».

Pala­bras de Robes­pie­rre en «La muer­te de Dan­ton», de Georg Büch­ner

Empe­ce­mos por decir que segu­ra­men­te habrá nue­vas revo­lu­cio­nes en el mun­do, pues la his­to­ria no ha ter­mi­na­do, a pesar de los funes­tos vati­ci­nios que for­mu­ló la dere­cha a raíz de la caí­da estruen­do­sa de los regí­me­nes del que se lla­mó «socia­lis­mo real»; y ya es cier­to que en dis­tin­tos luga­res del mun­do se anun­cian nue­vas y fun­da­das espe­ran­zas, sobre todo en Amé­ri­ca Lati­na, de trans­for­ma­cio­nes socia­les de gran enver­ga­du­ra bajo el signo de un neo­so­cia­lis­mo que ha de tener en cuen­ta las lec­cio­nes de la His­to­ria, en la que las revo­lu­cio­nes se han implan­ta­do acom­pa­ña­das siem­pre de sufri­mien­tos.

Inclu­so tocan­do «lo subli­me» han pisa­do con fre­cuen­cia el pavi­men­to del horror, y así Kant pudo hablar ante la Revo­lu­ción Fran­ce­sa de un sen­ti­mien­to «rayano en el entu­sias­mo» y, en el mis­mo momen­to his­tó­ri­co, con­vi­vir con el fun­cio­na­mien­to inmi­se­ri­cor­de de la gui­llo­ti­na. La eje­cu­ción de Luis XVI y María Anto­nie­ta pudo enten­der­se como el des­ca­be­za­mien­to sim­bó­li­co de la Monar­quía, pero en aque­lla ces­ta caye­ron tam­bién las cabe­zas de gran­des líde­res de la mis­ma revo­lu­ción, como Dan­ton y Robes­pie­rre, y 82 cola­bo­ra­do­res de éste, que se cuen­tan entre los padres, a su vez, de aquel Terror. ¿Es que ha de ser así? ¿Las revo­lu­cio­nes han de que­dar siem­pre teñi­das de san­gre?

No me pare­ce que haya de ser así, y creo que esa idea hay que empe­zar a com­ba­tir­la des­de aho­ra mis­mo. (Yo acep­té hace mucho tiem­po la de que las revo­lu­cio­nes son inevi­ta­ble­men­te «pro­ce­sos trá­gi­cos» y no pue­den ser dul­ces tran­si­cio­nes de la injus­ti­cia a la jus­ti­cia, y ello es por razón de la pro­pia esen­cia del capi­ta­lis­mo, pero tam­bién man­tu­ve ya que esos pro­ce­sos son tra­ge­dias «abier­tas» a la jus­ti­cia, con las que es posi­ble libe­rar­se de la tra­ge­dia «cerra­da» que es el orden social capi­ta­lis­ta, sis­te­ma que has­ta aho­ra sólo por la fuer­za de las armas deja el poder a los opri­mi­dos por ella.

Eso sigue sien­do ver­dad hoy pero algún día deja­rá de ser­lo, y en ese sen­ti­do es pre­ci­so tra­ba­jar en la línea de un neo­so­cia­lis­mo defen­sor de la paz en el mun­do: una paz hoy por hoy arma­da pero ya anti­mi­li­ta­ris­ta y al ser­vi­cio de la pro­pia paz; hoy por hoy aún arma­da y capaz ‑por su for­ma­ción y efec­ti­vos mate­ria­les y téc­ni­cos- de defen­der las con­quis­tas socia­les de las nue­vas y más pró­xi­mas revo­lu­cio­nes, pero des­de ya, como digo, anti­mi­li­ta­ris­ta.

En fin, ya hoy me pare­ce incon­ve­nien­te el mili­ta­ris­mo pre­sun­ta­men­te «boli­va­riano» que se ha asen­ta­do en las filas del Ejér­ci­to de Vene­zue­la. Des­de lue­go hay que empe­zar por qui­tar­se ban­das de colo­res, meda­llas y ritua­les rígi­dos y de des­fi­lar con el paso de la oca here­da­do del mili­ta­ris­mo «nazi». Todo eso han de encon­trar­lo detes­ta­ble los sol­da­dos de las nue­vas revo­lu­cio­nes has­ta que lle­gue la feliz jor­na­da futu­ra de su des­apa­ri­ción y su incor­po­ra­ción a las tareas pro­pias de la paz entre los seres huma­nos, que es la com­pa­ñe­ra, o qui­zás la hija mayor, de la jus­ti­cia.

Me mue­vo pues, y creo que en el camino apro­pia­do, hacia una revo­lu­ción de hoy; pero camino tan dis­tan­te y lejano del mili­ta­ris­mo como del paci­fis­mo a ultran­za (ghan­dis­mo), aun­que sé que unas efi­ca­ces Fuer­zas Arma­das serán duran­te mucho tiem­po una ins­ti­tu­ción pre­cio­sa en las revo­lu­cio­nes.

Con la noción de paz en la mano y en el cora­zón ‑y en com­pa­ñía de Kant («La paz per­pe­tua»)- me opon­go a la de «paci­fi­ca­ción», o sea a la noción «roma­na» de paz (Pax Roma­na), impe­ria­lis­ta, cuyas gue­rras han ensan­gren­ta­do con tan­ta fre­cuen­cia el mapa del mun­do. (Aún hay gen­te sedi­cen­te de izquier­da en Eus­kal Herria que cla­ma «por la paci­fi­ca­ción de Eus­ka­di»; y aun­que yo he podi­do apos­tar en mis artícu­los «con­tra la paci­fi­ca­ción de Eus­ka­di», veo que esa ambi­güe­dad sigue exis­tien­do). Y tam­bién sigo sus­cri­bien­do con entu­sias­mo la pro­cla­ma «Ni gue­rra entre los pue­blos ni paz entre las cla­ses», y así mis­mo recha­zo el terro­ris­mo enten­di­do como un uso indis­cri­mi­na­do de la vio­len­cia, ante la posi­bi­li­dad de que deter­mi­na­das accio­nes pro­duz­can daños y víc­ti­mas «cola­te­ra­les».

Yo no recha­zo, pues, las gue­rras revo­lu­cio­na­rias siem­pre que ellas sean nece­sa­rias y posi­bles, pero sí he de recha­zar, cla­ro, que, como se sue­le hacer des­de el Poder de los ricos, se lla­me terro­ris­mo a las gue­rras de libe­ra­ción de los pobres, y gue­rras, más o menos «huma­ni­ta­rias», a las accio­nes terro­ris­tas de los ricos. En cuan­to a la gui­llo­ti­na, su acti­vi­dad siem­pre es injus­ta, y las revo­lu­cio­nes abo­li­rán en el futu­ro y en cual­quier caso, la pena de muer­te.

Los revo­lu­cio­na­rios ten­drán muy a bien ser vir­tuo­sos y la corrup­ción se con­ta­rá entre los mayo­res enemi­gos del nue­vo mun­do. Robes­pie­rre tenía gran­des razo­nes para pre­di­car la vir­tud en la medi­da en que la polí­ti­ca no es otra cosa que una dimen­sión muy social de la éti­ca. No segui­re­mos a Robes­pie­rre has­ta su fana­tis­mo pero recor­da­re­mos de él que pen­sa­ba que «es nece­sa­rio que el vicio sea cas­ti­ga­do y que la vir­tud reine median­te el terror»; ahí lo aban­do­na­re­mos, al lado del patí­bu­lo. Büch­ner escri­bió este diá­lo­go: Dan­ton: «Robes­pie­rre, tú eres escan­da­lo­sa­men­te hones­to». Robes­pie­rre: «Hay cier­tas épo­cas en las que el vicio es alta trai­ción». Tan­to el uno como el otro esta­ban pisan­do el terri­to­rio peli­gro­so que con­du­cía a las gra­das de la gui­llo­ti­na. Ambos eran hones­tos y nin­guno de los dos juga­ba al «pro­gre­sis­mo», que es uno de los peo­res males en la reali­dad de los cam­bios revo­lu­cio­na­rios, pues en él se ali­men­ta la funes­ta hogue­ra de lo «polí­ti­ca­men­te correc­to».

En estos últi­mos tiem­pos se ha ade­lan­ta­do al pri­mer plano de lo «actual» el tema de la «indig­na­ción» ante las injus­ti­cias, y yo me he per­mi­ti­do recor­dar la insig­ne ‑e indig­na­da- figu­ra del gran irlan­dés Joh­na­tan Swift, de quien dice la pro­lo­guis­ta en cas­te­llano de sus «Irish Tracts» (La cues­tión de Irlan­da) que su «pasión por la liber­tad» se alter­na­ba con una acti­tud de ambi­güe­dad muy cohe­ren­te, la de la indig­na­ción. Así fue que Swift, el más audaz defen­sor de Irlan­da fren­te a los ingle­ses, es a su vez su más duro fis­cal, y en su rela­ción con ambos pue­blos lo domi­na «una indig­na­ción sal­va­je» que no le impi­de, sino al con­tra­rio, cul­ti­var el humor, como hizo en su obra maes­tra «Modes­to Pro­yec­to» para evi­tar que los niños de Irlan­da sean una moles­tia para sus padres y para su país, del que ofre­ce­mos aquí esta sig­ni­fi­ca­ti­va mues­tra: «De un niño se pue­den sacar dos pla­tos para un ban­que­te entre ami­gos y si la fami­lia come sola, la pechu­ga y la pata son sufi­cien­te pla­to, y ade­re­za­dos con un poco de sal y pimien­ta y her­vi­dos, pue­den estar muy sabro­sos al cuar­to día, sobre todo en invierno».

Sea váli­da esta mues­tra para ani­mar a la prác­ti­ca del humor entre los revo­lu­cio­na­rios de las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes, otro ingre­dien­te que no nos ha sobra­do has­ta hoy y que no pue­de ser sus­ti­tui­do con malas pala­bras o con oca­sio­na­les chis­tes como sue­le hacer­se emplean­do muy mal el voca­bu­la­rio la mayor par­te de las veces. El humor es una res­pi­ra­ción del alma y debe­ría­mos cui­dar­lo como a las niñas de nues­tros ojos. Una revo­lu­ción debe apor­tar­nos tam­bién esa ale­gría y eso debe­mos tener­lo muy en cuen­ta, y que al entu­sias­mo y al opti­mis­mo habrá que sen­tar­los siem­pre que poda­mos a nues­tras mesas, en las que nor­mal­men­te ha habi­do dema­sia­dos ros­tros tris­tes y mucho énfa­sis retó­ri­co. (El actual alcal­de de Donos­tia mere­ce sin duda nues­tro ren­di­do bene­plá­ci­to a este res­pec­to).

Tam­bién hemos de traer con noso­tros las belle­zas de nues­tros len­gua­jes y la pre­ci­sión ‑que ya es tam­bién belle­za- de sus sig­ni­fi­ca­dos. Por ejem­plo, no acep­ta­re­mos que alguien nos pida que les «ven­da­mos Eus­ka­di» aun­que sea un turis­ta con la bue­na inten­ción de pedir­nos que le pon­de­re­mos los encan­tos y vir­tua­li­da­des de este país. Esta­mos per­di­dos si deja­mos a los mer­ca­de­res las pala­bras. Ensal­ce­mos, pues, la poe­sía y pon­gá­mos­la a gran altu­ra. Siem­pre es tiem­po para la poe­sía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *