Era­se una vez el impe­ria­lis­mo- Gui­ller­mo Paniagua

En una refle­xión fecha­da al 23 de febre­ro del 2011 y con la cla­ri­vi­den­cia usual que carac­te­ri­za su apor­te a la Bata­lla de las Ideas, prin­ci­pal fren­te en el que vier­te actual­men­te su meticu­losa com­pren­sión de la lógi­ca depre­da­do­ra del impe­ria­lis­mo, el com­pa­ñe­ro Fidel se había ade­lan­ta­do, una vez más, al guión: «Los medios masi­vos del impe­rio han pre­pa­ra­do el terreno para actuar. Nada ten­dría de extra­ño la inter­ven­ción mili­tar en Libia, con lo cual, ade­más, garan­ti­za­ría a Euro­pa los casi dos millo­nes de barri­les dia­rios de petró­leo lige­ro, si antes no ocu­rren suce­sos que pon­gan fin a la jefa­tu­ra o la vida de Gad­da­fi». Un des­en­la­ce cuya anti­ci­pa­ción por par­te del revo­lu­cio­na­rio cubano no des­can­sa en reve­la­ción divi­na algu­na sino a un guión que la his­to­ria del capi­ta­lis­mo no cesa de esce­ni­fi­car y cuyos mim­bres dra­má­ti­cos, la acu­mu­la­ción de plus­va­lía y la com­pe­ten­cia por las ganan­cias, enmar­can el jue­go de los acto­res domi­nan­tes impo­nien­do el cri­te­rio de la ren­ta­bi­li­dad sobre cual­quier otro orden de prioridades.

El capi­ta­lis­mo se plan­tea fun­cio­nal­men­te como un pro­yec­to de carác­ter glo­bal y vio­len­to, com­bi­nan­do rela­cio­nes de domi­na­ción inter­nas de cla­se con rela­cio­nes de domi­na­ción exter­nas entre el cen­tro impe­ria­lis­ta y la peri­fe­ria. Es un modo de pro­duc­ción que nece­si­ta irre­me­dia­ble­men­te de la con­quis­ta de nue­vos terri­to­rios socia­les (mer­can­ti­li­za­ción inten­si­va) y geo­grá­fi­cos (mer­can­ti­li­za­ción exten­si­va), y en el que el apa­ra­to esta­tal cum­ple un papel deci­si­vo como faci­li­ta­dor ideo­ló­gi­co y garan­te polí­ti­co-mili­tar de la repro­duc­ción de dichas rela­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas más aún cuan­do el sis­te­ma atra­vie­sa, como lo hace actual­men­te, una cri­sis estructural.

Este es el mar­co teó­ri­co en el que nos tene­mos que ubi­car jun­to al com­pa­ñe­ro Fidel para no caer en plan­tea­mien­tos inge­nuos y deba­tes esté­ri­les. Más allá de las dudas sobre la exis­ten­cia de los ya famo­sos bom­bar­deos a civi­les efec­tua­dos por el gobierno libio que ni perio­dis­tas acre­di­ta­dos ni rada­res rusos pudie­ron detec­tar, la cues­tión cru­cial es que bajo nin­gún pun­to de vis­ta, ni teó­ri­co ni his­tó­ri­co, las poten­cias capi­ta­lis­tas inter­vie­nen mili­tar­men­te para defen­der algo pare­ci­do al bien­es­tar gene­ral, la demo­cra­cia o los dere­chos huma­nos. Nun­ca lo hicie­ron y nun­ca lo harán por la sim­ple razón de ser los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios de un sis­te­ma que se asien­ta, a pesar de los can­tos de sire­nas de la ideo­lo­gía domi­nan­te, en una lógi­ca de explo­ta­ción y domi­na­ción inhe­ren­te­men­te con­tra­dic­to­ria con los nobles valo­res que dicen defender.

Por eso y por nin­gu­na otra razón, a pesar de que a par­tir del 2003 el gobierno libio acep­tó ali­near par­cial­men­te su agen­da eco­nó­mi­ca y de segu­ri­dad con las doc­tri­nas neo­li­be­ra­les y anti­te­rro­ris­tas del impe­rio, apar­tán­do­se de un lar­go his­to­rial mar­ca­do por una pos­tu­ra anti­im­pe­ria­lis­ta, Muha­mar al Gad­da­fi seguía sien­do una pie­za dema­sia­do indis­ci­pli­na­da, esta­tis­ta y nacio­na­lis­ta pan­afri­cano, para col­mo, en un país con las mayo­res y mejo­res reser­vas de cru­do del con­ti­nen­te afri­cano. Más allá del mal­gas­to de dine­ro que a los ojos del impe­rio sig­ni­fi­ca­ba la apues­ta de su gobierno por finan­ciar poten­tes ser­vi­cios socia­les públi­cos hacien­do de Libia un país que, antes de la inter­ven­ción de la OTAN, osten­ta­ba el pri­mer lugar en el Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de Áfri­ca y la más alta espe­ran­za de vida del con­ti­nen­te, lo que qui­zás más intere­sa a los recien­te­men­te reu­ni­dos en la ver­gon­zo­sa «Con­fe­ren­cia de Apo­yo a la nue­va Libia» son aspec­tos menos liga­dos a un jus­to repar­to tác­ti­co del botín que a las con­se­cuen­cias geo­es­tra­té­gi­cas de la pre­me­di­ta­da caí­da del líder libio.

En efec­to, al dise­ñar un nue­vo gobierno com­pues­to por neo­li­be­ra­les de pura cepa, anti­guos fun­cio­na­rios corrup­tos y per­so­na­jes cíni­ca­men­te reclu­ta­dos en el supues­ta­men­te tan temi­do entorno isla­mis­ta radi­cal, las fuer­zas impe­ria­lis­tas apues­tan por afian­zar sus intere­ses no sola­men­te inme­dia­tos (petró­leo) sino a lar­go pla­zo. Por un lado, des­ac­ti­van­do el papel que seguía tenien­do Libia como impul­sor eco­nó­mi­co y polí­ti­co de la uni­dad afri­ca­na (inver­sio­nes en paí­ses sub­saha­ria­nos, impul­sor de una mone­da úni­ca, del ban­co afri­cano, de un saté­li­te pro­pio, etc.); por otro, con­tro­lan­do e inci­dien­do polí­ti­ca­men­te en el esce­na­rio de cam­bio abier­to en la región tras las revuel­tas popu­la­res que sacu­die­ron los paí­ses veci­nos de Egip­to y Túnez y final­men­te, intro­du­cien­do un encla­ve mili­tar para que el AFRICOM pue­da inter­ve­nir direc­ta­men­te en el con­trol del tan pre­cia­do con­ti­nen­te africano.

Esa es la pelí­cu­la que noso­tros y noso­tras, inter­na­cio­na­lis­tas, anti­im­pe­ria­lis­tas, inde­pen­den­tis­tas esta­mos can­sa­das de pade­cer y que no cesa­rá por el mero hecho de tapar­nos los ojos ni tras el pró­xi­mo cor­te publi­ci­ta­rio. No. Hay que cam­biar de guión y res­cri­bir uno entre todos y todas, úni­ca sali­da a nues­tra de con­di­ción de pue­blos y per­so­nas explo­ta­das, opri­mi­das, ninguneadas.

Por eso, hoy, lunes 19 de sep­tiem­bre cuan­do se cum­plen 6 meses de inter­ven­ción mili­tar en Libia, sal­dre­mos a la calle a denun­ciar este nue­vo atro­pe­llo impe­ria­lis­ta. Escri­bir nues­tra his­to­ria. Es lo que toca. Aquí, allí y ahora.

Gui­ller­mo Pania­gua (Mili­tan­te de Askapena)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.