Lla­man Audien­cia a lo que es sor­de­ra – Fede de los Ríos

Decía el bueno de Mon­tes­quieu, y de eso hace ya algún tiem­po, que la peor de todas las tira­nías es la ejer­ci­da a la som­bra de las leyes y con apa­rien­cia de jus­ti­cia. Exis­ten afir­ma­cio­nes que pare­cie­sen, muy a nues­tro pesar, atem­po­ra­les. Mucha agua ha corri­do bajo los puen­tes des­de la Ilus­tra­ción y Espa­ña per­ma­ne­ció impermea­ble y refrac­ta­ria a sus influen­cias. ¿Sepa­ra­ción de pode­res? ¡Mari­co­na­das de afran­ce­sa­dos! En la piel de toro, patria de Fer­nan­do VII, la con­ti­nua nar­co­lep­sia de la razón, como ya anun­cia­ra Goya, no ha pro­du­ci­do otra cosa que mons­truos.

¿Prue­bas de car­go con­tra el acu­sa­do? Una pér­di­da de tiem­po, algo a todas luces inne­ce­sa­rio ¡Al enemi­go se le ani­qui­la de una mane­ra u otra! Nues­tra demo­cra­cia, lo más carac­te­rís­ti­co de ella, lo per­mi­te. La apli­ca­ción de la jus­ti­cia ha pasa­do a ser la apli­ca­ción de la ven­gan­za.

Lo denun­cia­ba Fran­cis­co de Que­ve­do, que lo expe­ri­men­tó: «don­de hay poca jus­ti­cia es un peli­gro tener razón». En el país de cie­gos en que han con­ver­ti­do a Espa­ña, al tuer­to ya no lo hacen rey, sino que lo lle­van pre­so.

Leyen­do y rele­yen­do la últi­ma sen­ten­cia con­tra Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Miren Zaba­le­ta, Arkaitz Rodrí­guez y Sonia Jacin­to, cómo no evo­car la lúci­da afir­ma­ción de Ber­told Brech: «Muchos jue­ces son abso­lu­ta­men­te inco­rrup­ti­bles; nadie pue­de indu­cir­les a hacer jus­ti­cia», y eso que no cono­ció a los here­de­ros del Tri­bu­nal de Orden Públi­co.

La expe­rien­cia resul­ta bue­na maes­tra con la que dese­char ilu­sio­nes. Es cier­to, pero lo que ocu­rre en los con­fi­nes esta­ble­ci­dos por «Isa­bel y Fer­nan­do el espí­ri­tu impe­ra» ya cla­ma al cie­lo. No es el no dar la talla ante los cam­bios de esce­na­rio polí­ti­co por­que sus seño­rías son obtu­sas, es decir, len­tas en el dis­cu­rrir. Inca­pa­ces de ela­bo­ra­ción de estra­te­gias como for­ma de solu­cio­nar los pro­ble­mas, que es como algu­nos defi­nen la inte­li­gen­cia. Es que se han con­ver­ti­do, si algu­na vez no lo fue­ron, en el pro­ble­ma en sí. Resul­ta­do tar­dío de la no depu­ra­ción de los cuer­pos judi­cial y poli­cial en la lla­ma­da tran­si­ción demo­crá­ti­ca y, como no podía ser de otra mane­ra, de tales mim­bres salen tales ces­tos. Lo más reac­cio­na­rio de Euro­pa y has­ta del Áfri­ca tro­pi­cal que can­ta­ba el Cola-cao luce toga y puñe­tas, hace un alar­de de gro­se­ría y malas for­mas con quien con­si­de­ra su enemi­go ganan­do, así, el aplau­so de la caver­na mediá­ti­ca. Cuan­to más gro­tes­cos se mues­tren sus seño­rías con los enemi­gos públi­cos, más para­bie­nes serán alcan­za­dos y más víto­res reci­bi­rán de los sin­di­ca­tos poli­cia­les y aso­cia­cio­nes remu­ne­ra­das.

La Audien­cia Nacio­nal fue crea­da para la disi­den­cia y los enemi­gos del Esta­do. En su fron­tis­pi­cio no debie­ra apa­re­cer dama con balan­za algu­na, sino la idén­ti­ca ins­crip­ción que figu­ra en la puer­ta del Infierno de Dan­te: «Aban­do­ne toda espe­ran­za, aquel que entre aquí», pues el que tras­pa­sa la puer­ta es ya un con­de­na­do. Lo era ya inclu­so antes de la deten­ción.

Nun­ca fue muy dado el Esta­do espa­ñol a la nego­cia­ción. Sus anti­guas colo­nias dan fe de ello. Una pena. A Ote­gi y a los otros será la movi­li­za­ción quien los libe­re. Así pues, arrean­do, que es gerun­dio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *