EEUU pre­pa­ra ase­si­na­to de agen­te cubano – Cuba­de­ba­te

Una jue­za fede­ral en Mia­mi dic­ta­mi­nó el vier­nes un fallo absur­do y cruel sobre uno de los Cin­co cuba­nos, quien ter­mi­na su sen­ten­cia car­ce­la­ria este 7 de octu­bre. La Jue­za Joan Lenard decla­ró que René Gon­zá­lez, quien ya ha cum­pli­do tre­ce años en pri­sión por no haber­se ins­cri­to como agen­te del gobierno cubano, esta­rá obli­ga­do a vivir los pró­xi­mos tres años en Mia­mi en lo que lla­man “liber­tad super­vi­sa­da”.

El Sr. Gon­zá­lez había soli­ci­ta­do per­mi­so para regre­sar a Cuba para estar nue­va­men­te con su espo­sa, Olga, y sus hijas, Ivet­te e Irma. Hace varios años, el Depar­ta­men­to de Esta­do decre­tó que jamás le otor­ga­ría una visa a Olga. La ha per­mi­ti­do visi­tar a René sola­men­te una vez duran­te los últi­mos tre­ce años: un cas­ti­go cruel e inusual para cual­quier pre­so.

Aun­que es esta­dou­ni­den­se de naci­mien­to, René Gon­zá­lez se crió en Cuba y tie­ne doble nacio­na­li­dad. A peti­ción del gobierno cubano, regre­só a los Esta­dos Uni­dos para moni­to­rear a los gru­pos extre­mis­tas de Mia­mi, quie­nes des­de sus gua­ri­das en el sur de la Flo­ri­da lle­van a cabo ata­ques terro­ris­tas con­tra la pobla­ción civil cuba­na. Pero como no le infor­mó al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de sus acti­vi­da­des en los Esta­dos Uni­dos, vio­ló la ley. En cam­bio, el FBI nun­ca arres­tó a los terro­ris­tas que René moni­to­rea­ba, y ellos siguen suel­tos, pro­te­gi­dos y gozan­do de la vida en Mia­mi.

¿Qué posi­ble inte­rés tie­ne el gobierno esta­dou­ni­den­se de seguir cas­ti­gan­do a una per­so­na, cuyo úni­co deli­to es luchar con­tra el terro­ris­mo? ¿Por qué for­zar­le a que­dar­se en Mia­mi, un semi­lle­ro de terro­ris­mo anti-cubano, por los pró­xi­mos tres años? ¿No impor­ta que los terro­ris­tas —des­de sus bases en los Esta­dos Uni­dos– hayan ase­si­na­do a 3,478 cuba­nos e inca­pa­ci­ta­do a 2,099 más duran­te las últi­mas cin­co déca­das? Ade­más, ¿cómo quie­re la jue­za que el Señor Gon­zá­lez cum­pla con los tér­mi­nos de su “liber­tad super­vi­sa­da” en Mia­mi?

Las con­di­cio­nes que la cor­te le ha impues­to a René Gon­zá­lez inclu­yen prohi­bir­le que “se aso­cie con indi­vi­duos o gru­pos terro­ris­tas, o con miem­bros de orga­ni­za­cio­nes que pro­mue­ven la vio­len­cia”. Tam­bién le prohí­be “acer­car­se a o visi­tar luga­res espe­cí­fi­cos don­de se sabe que están o fre­cuen­tan indi­vi­duos o gru­pos terro­ris­tas”. ¿Eso no sig­ni­fi­ca que, para cum­plir con la sen­ten­cia judi­cial, Mia­mi es pre­ci­sa­men­te don­de no debe­ría vivir, ya que es el san­tua­rio de los terro­ris­tas en los Esta­dos Uni­dos?

Los terro­ris­tas que René esta­ba encar­ga­do de moni­to­rear siguen vivien­do en Mia­mi. Abier­ta­men­te apo­yan el uso de la vio­len­cia con­tra Cuba. Este abril, Luis Posa­da Carri­les, el autor inte­lec­tual de la vola­du­ra de un avión de pasa­je­ros que mató a las 73 per­so­nas a bor­do y de una cam­pa­ña de terror con­tra La Haba­na que incluía poner bom­bas en los más famo­sos hote­les y res­tau­ran­tes cuba­nos, afir­mó su com­pro­mi­so con la lucha arma­da con­tra el gobierno cubano. Posa­da Carri­les y sus segui­do­res viven en Mia­mi.

¿Por qué poner en peli­gro la vida de René y obli­gar­lo a vivir por los pró­xi­mos tres años lado a lado con los mis­mos terro­ris­tas que moni­to­rea­ba en Mia­mi, cuan­do era agen­te del gobierno cubano?

Terro­ris­tas cuba­no­ame­ri­ca­nos son los que ase­si­na­ron en los Esta­dos Uni­dos a Orlan­do Lete­lier (el ex-Can­ci­ller de Chi­le), Ron­nie Kar­pen Mof­fitt (una ciu­da­da­na esta­dou­ni­den­se), Eula­lio Negrín y Car­los Múñiz Vare­la (cuba­no­ame­ri­ca­nos que apo­ya­ban un diá­lo­go pací­fi­co con el gobierno cubano), y tam­bién a Felix Gar­cía Rodrí­guez (un diplo­má­ti­co cubano en la ONU).

En una encues­ta hecha en vís­pe­ra del jui­cio con­tra los Cin­co cuba­nos, la sicó­lo­ga Dra. Ken­dra Bren­nan con­clu­yó que los cuba­no­ame­ri­ca­nos de Mia­mi man­tie­nen “una acti­tud gue­rre­ris­ta con­tra Cuba.” Ade­más, un estu­dio sobre la comu­ni­dad cuba­no­ame­ri­ca­na de Mia­mi, publi­ca­do por Ame­ri­cas Watch, dijo que “las fuer­zas domi­nan­tes e intran­si­gen­tes de la comu­ni­dad de los exi­lia­dos cuba­nos en Mia­mi” tra­tan de silen­ciar las opi­nio­nes dis­cre­pan­tes sobre Cuba con la vio­len­cia. Por ejem­plo, han bom­bar­dea­do emi­so­ras de radio y ofi­ci­nas de revis­tas. Han ame­na­za­do a muer­te a los que abo­gan por cam­bios en la polí­ti­ca hacia Cuba. “Han pues­to más de una dece­na de bom­bas, enfo­cán­do­se en los que favo­re­cen una aper­tu­ra más mode­ra­da hacia el gobierno de Cas­tro”, con­clu­yó el infor­me.

Es irres­pon­sa­ble y arries­ga­do que Esta­dos Uni­dos fuer­ce a René Gon­zá­lez a que­dar­se en ese ambien­te de vio­len­cia y terro­ris­mo por los pró­xi­mos tres años. Su vida corre peli­gro.

La Jue­za Lenard expli­có que no pue­de ade­cua­da­men­te eva­luar “las cir­cuns­tan­cias del deli­to, o la his­to­ria y las carac­te­rís­ti­cas del con­de­na­do”.

¿En serio, seño­ra jue­za? Pero si las “cir­cuns­tan­cias del deli­to” son que René Gon­zá­lez no vino a los Esta­dos Uni­dos para come­ter espio­na­je con­tra el gobierno de lo Esta­dos Uni­dos o para come­ter crí­me­nes. Su tarea fue sim­ple­men­te moni­to­rear a los terro­ris­tas, quie­nes ope­ra­ban con total impu­ni­dad en los Esta­dos Uni­dos y cuyos blan­cos eran civi­les ino­cen­tes en Cuba. La idea fue sim­ple­men­te com­pi­lar evi­den­cia que Cuba pos­te­rior­men­te le entre­gó al FBI para que Washing­ton pro­ce­sa­ra a los terro­ris­tas.

Los terro­ris­tas cuba­no­ame­ri­ca­nos, por ejem­plo, orques­ta­ron un plan para poner una serie de bom­bas en los más famo­sos hote­les y res­tau­ran­tes de La Haba­na, inclu­yen­do el emble­má­ti­co Hotel Nacio­nal y el legen­da­rio res­tau­ran­te que pre­fe­ría Heming­way: La Bode­gui­ta del Medio. El pro­pó­si­to de la cam­pa­ña terro­ris­ta era des­truir a la indus­tria turís­ti­ca en Cuba, y de esa mane­ra gol­pear a la eco­no­mía del país que ya esta­ba debi­li­ta­da des­pués del derrum­be del blo­que socia­lis­ta de la URRS y Euro­pa Orien­tal.

Espe­cial­men­te des­pués del 11 – 9, los Esta­dos Uni­dos han sos­te­ni­do que tie­nen como prio­ri­dad cas­ti­gar a los terro­ris­tas y pre­miar a los que com­ba­ten el terro­ris­mo. Si es así, enton­ces debie­sen per­mi­tir que René Gon­zá­lez regre­se a su fami­lia en Cuba, en vez de obli­gar­lo a que se que­de en Mia­mi rodea­do de los terro­ris­tas que le quie­ren pasar la cuen­ta.

La Jue­za Lenard tam­bién ale­ga en su deci­sión que, si per­mi­te que René regre­se a Cuba el 7 de octu­bre, no podrá eva­luar si el “pue­blo esta­dou­ni­den­se esta­ría pro­te­gi­do de futu­ros crí­me­nes que pue­da come­ter el con­de­na­do”. Pero el úni­co cri­men que come­tió René fue no haber­se ins­cri­to como agen­te extran­je­ro. ¿Cómo pudie­ra él ser un peli­gro para el pue­blo esta­dou­ni­den­se si regre­sa a su país? ¿Cuán­to tiem­po nece­si­ta la Jue­za Lenard para eva­luar ade­cua­da­men­te algo tan cla­ro como el agua de un manan­tial?

La jue­za tam­bién ale­ga que nece­si­ta más tiem­po para que Esta­dos Uni­dos le pue­da dar a René “entre­na­mien­to, edu­ca­ción y ser­vi­cios médi­cos de la mane­ra más efec­ti­va”. ¡¿Qué?! René ya ha dicho que no tie­ne inten­ción algu­na de que­dar­se a vivir en los Esta­dos Uni­dos. Su abo­ga­do expre­só cla­ra­men­te que René ha ofre­ci­do renun­ciar a su ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se con tal de poder regre­sar a su casa en Cuba. No nece­si­ta de la edu­ca­ción o el entre­na­mien­to de los Esta­dos Uni­dos, cuyo pro­pó­si­to sería ayu­dar­lo a rein­te­grar­se a la socie­dad esta­dou­ni­den­se. El sim­ple­men­te quie­re regrar­sar a Cuba para reu­nir­se nue­va­men­te con su fami­lia, y no reci­bir ins­truc­cio­nes sobre cómo vivir en este país y pasar­se tres años ale­ja­do del nido fami­liar. Final­men­te, en Cuba ten­drá a su dis­po­si­ción la mejor aten­ción médi­ca, sin cos­to alguno para los Esta­dos Uni­dos o para él mis­mo.

Sin sor­pre­sa algu­na, la fis­cal encar­ga­da del caso, Caro­li­ne Heck-Miller, se opu­so a la soli­ci­tud de René de poder regre­sar a Cuba al cum­plir con su con­de­na car­ce­la­ria. Esta es la mis­ma fis­cal que deci­dió no pro­ce­sar a Luis Posa­da Carri­les por terro­ris­mo, a pesar de que la abo­ga­da del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad se lo pidió.

La úni­ca sal­va­ción que tie­ne la inex­pli­ca­ble y rara deci­sión de la Jue­za Lenard es que le deja la puer­ta abier­ta a René para que vuel­va a hacer el pedi­do de regre­sar a Cuba, “si las cir­cuns­tan­cias ame­ri­tan una modi­fi­ca­ción de su sen­ten­cia”.

¿Cuá­les cir­cuns­tan­cias son las que espe­ra la jue­za? ¿Qué algún terro­ris­ta en Mia­mi le dis­pa­re un tiro a René?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *