EEUU pre­pa­ra ase­si­na­to de agen­te cubano – Cubadebate

Una jue­za fede­ral en Mia­mi dic­ta­mi­nó el vier­nes un fallo absur­do y cruel sobre uno de los Cin­co cuba­nos, quien ter­mi­na su sen­ten­cia car­ce­la­ria este 7 de octu­bre. La Jue­za Joan Lenard decla­ró que René Gon­zá­lez, quien ya ha cum­pli­do tre­ce años en pri­sión por no haber­se ins­cri­to como agen­te del gobierno cubano, esta­rá obli­ga­do a vivir los pró­xi­mos tres años en Mia­mi en lo que lla­man “liber­tad supervisada”.

El Sr. Gon­zá­lez había soli­ci­ta­do per­mi­so para regre­sar a Cuba para estar nue­va­men­te con su espo­sa, Olga, y sus hijas, Ivet­te e Irma. Hace varios años, el Depar­ta­men­to de Esta­do decre­tó que jamás le otor­ga­ría una visa a Olga. La ha per­mi­ti­do visi­tar a René sola­men­te una vez duran­te los últi­mos tre­ce años: un cas­ti­go cruel e inusual para cual­quier preso.

Aun­que es esta­dou­ni­den­se de naci­mien­to, René Gon­zá­lez se crió en Cuba y tie­ne doble nacio­na­li­dad. A peti­ción del gobierno cubano, regre­só a los Esta­dos Uni­dos para moni­to­rear a los gru­pos extre­mis­tas de Mia­mi, quie­nes des­de sus gua­ri­das en el sur de la Flo­ri­da lle­van a cabo ata­ques terro­ris­tas con­tra la pobla­ción civil cuba­na. Pero como no le infor­mó al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de sus acti­vi­da­des en los Esta­dos Uni­dos, vio­ló la ley. En cam­bio, el FBI nun­ca arres­tó a los terro­ris­tas que René moni­to­rea­ba, y ellos siguen suel­tos, pro­te­gi­dos y gozan­do de la vida en Miami.

¿Qué posi­ble inte­rés tie­ne el gobierno esta­dou­ni­den­se de seguir cas­ti­gan­do a una per­so­na, cuyo úni­co deli­to es luchar con­tra el terro­ris­mo? ¿Por qué for­zar­le a que­dar­se en Mia­mi, un semi­lle­ro de terro­ris­mo anti-cubano, por los pró­xi­mos tres años? ¿No impor­ta que los terro­ris­tas —des­de sus bases en los Esta­dos Uni­dos– hayan ase­si­na­do a 3,478 cuba­nos e inca­pa­ci­ta­do a 2,099 más duran­te las últi­mas cin­co déca­das? Ade­más, ¿cómo quie­re la jue­za que el Señor Gon­zá­lez cum­pla con los tér­mi­nos de su “liber­tad super­vi­sa­da” en Miami?

Las con­di­cio­nes que la cor­te le ha impues­to a René Gon­zá­lez inclu­yen prohi­bir­le que “se aso­cie con indi­vi­duos o gru­pos terro­ris­tas, o con miem­bros de orga­ni­za­cio­nes que pro­mue­ven la vio­len­cia”. Tam­bién le prohí­be “acer­car­se a o visi­tar luga­res espe­cí­fi­cos don­de se sabe que están o fre­cuen­tan indi­vi­duos o gru­pos terro­ris­tas”. ¿Eso no sig­ni­fi­ca que, para cum­plir con la sen­ten­cia judi­cial, Mia­mi es pre­ci­sa­men­te don­de no debe­ría vivir, ya que es el san­tua­rio de los terro­ris­tas en los Esta­dos Unidos?

Los terro­ris­tas que René esta­ba encar­ga­do de moni­to­rear siguen vivien­do en Mia­mi. Abier­ta­men­te apo­yan el uso de la vio­len­cia con­tra Cuba. Este abril, Luis Posa­da Carri­les, el autor inte­lec­tual de la vola­du­ra de un avión de pasa­je­ros que mató a las 73 per­so­nas a bor­do y de una cam­pa­ña de terror con­tra La Haba­na que incluía poner bom­bas en los más famo­sos hote­les y res­tau­ran­tes cuba­nos, afir­mó su com­pro­mi­so con la lucha arma­da con­tra el gobierno cubano. Posa­da Carri­les y sus segui­do­res viven en Miami.

¿Por qué poner en peli­gro la vida de René y obli­gar­lo a vivir por los pró­xi­mos tres años lado a lado con los mis­mos terro­ris­tas que moni­to­rea­ba en Mia­mi, cuan­do era agen­te del gobierno cubano?

Terro­ris­tas cuba­no­ame­ri­ca­nos son los que ase­si­na­ron en los Esta­dos Uni­dos a Orlan­do Lete­lier (el ex-Can­ci­ller de Chi­le), Ron­nie Kar­pen Mof­fitt (una ciu­da­da­na esta­dou­ni­den­se), Eula­lio Negrín y Car­los Múñiz Vare­la (cuba­no­ame­ri­ca­nos que apo­ya­ban un diá­lo­go pací­fi­co con el gobierno cubano), y tam­bién a Felix Gar­cía Rodrí­guez (un diplo­má­ti­co cubano en la ONU).

En una encues­ta hecha en vís­pe­ra del jui­cio con­tra los Cin­co cuba­nos, la sicó­lo­ga Dra. Ken­dra Bren­nan con­clu­yó que los cuba­no­ame­ri­ca­nos de Mia­mi man­tie­nen “una acti­tud gue­rre­ris­ta con­tra Cuba.” Ade­más, un estu­dio sobre la comu­ni­dad cuba­no­ame­ri­ca­na de Mia­mi, publi­ca­do por Ame­ri­cas Watch, dijo que “las fuer­zas domi­nan­tes e intran­si­gen­tes de la comu­ni­dad de los exi­lia­dos cuba­nos en Mia­mi” tra­tan de silen­ciar las opi­nio­nes dis­cre­pan­tes sobre Cuba con la vio­len­cia. Por ejem­plo, han bom­bar­dea­do emi­so­ras de radio y ofi­ci­nas de revis­tas. Han ame­na­za­do a muer­te a los que abo­gan por cam­bios en la polí­ti­ca hacia Cuba. “Han pues­to más de una dece­na de bom­bas, enfo­cán­do­se en los que favo­re­cen una aper­tu­ra más mode­ra­da hacia el gobierno de Cas­tro”, con­clu­yó el informe.

Es irres­pon­sa­ble y arries­ga­do que Esta­dos Uni­dos fuer­ce a René Gon­zá­lez a que­dar­se en ese ambien­te de vio­len­cia y terro­ris­mo por los pró­xi­mos tres años. Su vida corre peligro.

La Jue­za Lenard expli­có que no pue­de ade­cua­da­men­te eva­luar “las cir­cuns­tan­cias del deli­to, o la his­to­ria y las carac­te­rís­ti­cas del condenado”.

¿En serio, seño­ra jue­za? Pero si las “cir­cuns­tan­cias del deli­to” son que René Gon­zá­lez no vino a los Esta­dos Uni­dos para come­ter espio­na­je con­tra el gobierno de lo Esta­dos Uni­dos o para come­ter crí­me­nes. Su tarea fue sim­ple­men­te moni­to­rear a los terro­ris­tas, quie­nes ope­ra­ban con total impu­ni­dad en los Esta­dos Uni­dos y cuyos blan­cos eran civi­les ino­cen­tes en Cuba. La idea fue sim­ple­men­te com­pi­lar evi­den­cia que Cuba pos­te­rior­men­te le entre­gó al FBI para que Washing­ton pro­ce­sa­ra a los terroristas.

Los terro­ris­tas cuba­no­ame­ri­ca­nos, por ejem­plo, orques­ta­ron un plan para poner una serie de bom­bas en los más famo­sos hote­les y res­tau­ran­tes de La Haba­na, inclu­yen­do el emble­má­ti­co Hotel Nacio­nal y el legen­da­rio res­tau­ran­te que pre­fe­ría Heming­way: La Bode­gui­ta del Medio. El pro­pó­si­to de la cam­pa­ña terro­ris­ta era des­truir a la indus­tria turís­ti­ca en Cuba, y de esa mane­ra gol­pear a la eco­no­mía del país que ya esta­ba debi­li­ta­da des­pués del derrum­be del blo­que socia­lis­ta de la URRS y Euro­pa Oriental.

Espe­cial­men­te des­pués del 11 – 9, los Esta­dos Uni­dos han sos­te­ni­do que tie­nen como prio­ri­dad cas­ti­gar a los terro­ris­tas y pre­miar a los que com­ba­ten el terro­ris­mo. Si es así, enton­ces debie­sen per­mi­tir que René Gon­zá­lez regre­se a su fami­lia en Cuba, en vez de obli­gar­lo a que se que­de en Mia­mi rodea­do de los terro­ris­tas que le quie­ren pasar la cuenta.

La Jue­za Lenard tam­bién ale­ga en su deci­sión que, si per­mi­te que René regre­se a Cuba el 7 de octu­bre, no podrá eva­luar si el “pue­blo esta­dou­ni­den­se esta­ría pro­te­gi­do de futu­ros crí­me­nes que pue­da come­ter el con­de­na­do”. Pero el úni­co cri­men que come­tió René fue no haber­se ins­cri­to como agen­te extran­je­ro. ¿Cómo pudie­ra él ser un peli­gro para el pue­blo esta­dou­ni­den­se si regre­sa a su país? ¿Cuán­to tiem­po nece­si­ta la Jue­za Lenard para eva­luar ade­cua­da­men­te algo tan cla­ro como el agua de un manantial?

La jue­za tam­bién ale­ga que nece­si­ta más tiem­po para que Esta­dos Uni­dos le pue­da dar a René “entre­na­mien­to, edu­ca­ción y ser­vi­cios médi­cos de la mane­ra más efec­ti­va”. ¡¿Qué?! René ya ha dicho que no tie­ne inten­ción algu­na de que­dar­se a vivir en los Esta­dos Uni­dos. Su abo­ga­do expre­só cla­ra­men­te que René ha ofre­ci­do renun­ciar a su ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se con tal de poder regre­sar a su casa en Cuba. No nece­si­ta de la edu­ca­ción o el entre­na­mien­to de los Esta­dos Uni­dos, cuyo pro­pó­si­to sería ayu­dar­lo a rein­te­grar­se a la socie­dad esta­dou­ni­den­se. El sim­ple­men­te quie­re regrar­sar a Cuba para reu­nir­se nue­va­men­te con su fami­lia, y no reci­bir ins­truc­cio­nes sobre cómo vivir en este país y pasar­se tres años ale­ja­do del nido fami­liar. Final­men­te, en Cuba ten­drá a su dis­po­si­ción la mejor aten­ción médi­ca, sin cos­to alguno para los Esta­dos Uni­dos o para él mismo.

Sin sor­pre­sa algu­na, la fis­cal encar­ga­da del caso, Caro­li­ne Heck-Miller, se opu­so a la soli­ci­tud de René de poder regre­sar a Cuba al cum­plir con su con­de­na car­ce­la­ria. Esta es la mis­ma fis­cal que deci­dió no pro­ce­sar a Luis Posa­da Carri­les por terro­ris­mo, a pesar de que la abo­ga­da del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad se lo pidió.

La úni­ca sal­va­ción que tie­ne la inex­pli­ca­ble y rara deci­sión de la Jue­za Lenard es que le deja la puer­ta abier­ta a René para que vuel­va a hacer el pedi­do de regre­sar a Cuba, “si las cir­cuns­tan­cias ame­ri­tan una modi­fi­ca­ción de su sentencia”.

¿Cuá­les cir­cuns­tan­cias son las que espe­ra la jue­za? ¿Qué algún terro­ris­ta en Mia­mi le dis­pa­re un tiro a René?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.