De Gar­cia Lor­ca a Arnal­do Ote­gi, el esper­pen­to fac­cio­so español

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la 

Quie­re la casua­li­dad que coin­ci­da el Tri­bu­nal Inqui­si­to­rial espa­ñol que ha con­de­na­do a los mili­tan­tes de la Izquier­da Aber­tza­le encau­sa­dos en el caso Bate­ra­gu­ne con la emi­sión en la 2 de TVE de la deten­ción, humi­lla­ción y ase­si­na­to del insig­ne Gar­cia Lor­ca. Con aquel cri­men tra­ta­ron de lle­var­se a toda la inte­lec­tua­li­dad anti fas­cis­ta. Gar­cia Lor­ca, Com­panys, Blas Infan­te, Arnal­do Ote­gi y Rafa Díez tie­nen en común más de lo que cree­mos y de lo que ellos mis­mos pue­den pen­sar. A favor de los mili­tan­tes aho­ra con­de­na­dos ha corri­do el tiem­po his­tó­ri­co en que vivi­mos, que aun­que carac­te­ri­za­do por la eter­na repre­sión al nacio­na­lis­mo, prin­ci­pal­men­te al de izquier­das, no per­mi­te a la Espa­ña negra la más terri­ble de sus prác­ti­cas: el cri­men político.

Espa­ña es un esper­pen­to con todas las de la ley y esto no lo maqui­lla ni el pan y cir­co depor­ti­vo del que usan cons­tan­te­men­te. La ver­dad espa­ño­la es la intran­si­gen­cia, la chu­le­ría y la repre­sión. En los últi­mos tiem­pos la Izquier­da Aber­tza­le ha sabi­do salir­se del bucle repre­si­vo espa­ñol con maes­tria, igual que lo hicie­ra Lenin en la I Gue­rra Mun­dial. Las guerrras, los con­flic­tos, tan solo son inevi­ta­bles cuan­do no hay otro camino pero el gue­rre­ris­mo es un nego­cio y una psi­co­pa­tía de los pode­ro­sos, de los mer­ca­de­res de la muer­te. De ahí que a la orga­ni­za­ción Arma­da E.T.A. no le ha cos­ta­do nada parar sus accio­nes ante el aná­li­sis polí­ti­co e inclu­so, la gran deman­da popu­lar que así se lo ha solicitado.

ETA ha dado la pala­bra a la socie­dad vas­ca para que esta se expre­se libre y direc­ta­men­te, pero aque­llo que E.T.A. asu­me con natu­ra­li­dad es inasu­mi­ble para los pará­si­tos que viven de la vio­len­cia y el enfren­ta­mien­to. Estos son la dere­cha fran­quis­ta, el cle­ro nacio­nal ‑cató­li­co de Muni­lla y otros paya­sos como él, los segu­ró­cra­tas como la fami­lia Ore­ja y el clan de Negu­ri o los miles de pis­to­le­ros que pulu­lan por nues­tras calles cotidianamente.

Ote­gi, Rafa y sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ra están vivos tan solo por­que Espa­ña no ha podi­do ir has­ta el final, como si hicie­ron con Txi­ki, Otae­gi, Bae­na, San­chez Bra­vo y Gar­cia Sanz. Salen de esta como el res­to de pri­so­ne­ros polí­ti­cos vas­cos, anti­fas­cis­tas, revo­lu­cio­na­rios, liber­ta­rios de casualidad.

Qué tiem­pos los de las par­ti­das falan­gis­tas subien­do a los camio­nes a los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras, con la Guar­dia Civil y sus reque­tés, con los curas ben­di­cien­do aque­llos ase­si­na­tos y robos hoy des­gra­cia­da­men­te, impu­nes. El fas­cis­mo espa­ñol ansía abrir su No – Do con la noti­ca de que «des­ar­ma­da y cau­ti­va, la Izquier­da Aber­tza­le, se ha entre­ga­do, la Gue­rra del Nor­te, ha ter­mi­na­do! ¡Arri­ba España!.

Este es el sue­ño húme­do de Rubal­ca­ba, Rajoy, Pedro Jota, Vocen­to, Anson, Ussia y de toda la caver­na mediá­ti­ca espa­ño­la. Ante el esper­pen­to fac­cio­so espa­ñol, la Resis­ten­cia Nacio­nal Vas­ca y quie­nes la apo­yan en cual­quier lugar tie­ne una sola tarea: la Cons­truc­ción Demo­crá­ti­ca de Eus­kal Herria, la denun­cia anti fas­cis­ta, la movilización.

En bre­ves días, Eus­kal Herria res­pon­de­rá en Bil­bo a los inten­tos de geno­ci­dio polí­ti­co del fas­cis­mo espa­ñol con con­tun­den­cia, que nadie lo pon­ga en duda. En sus calles, a buen segu­ro, esta­rán miles de per­so­nas soli­da­rias que podrán hacer bueno el ¡Ven y Cuen­ta­ló! en sus paí­ses de origen. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.