Sal­van a los ban­cos para hun­dir a los pue­blos – Ganas de escrbir

Cuan­do la ban­ca pro­vo­có un desas­tre glo­bal los ban­cos cen­tra­les y las auto­ri­da­des de todo el mun­do se vol­ca­ron en su ayu­da y no hubo pro­ble­mas para pro­por­cio­nar­les casi gra­tui­ta­men­te billo­nes de dóla­res para sal­var­los. Ade­más de las inyec­cio­nes de liqui­dez ofi­cia­les, se ha sabi­do que la Reser­va Fede­ral pro­por­cio­nó en secre­to 16 billo­nes de dóla­res a gran­des ban­cos de todo el mun­do.
Cuan­do la cri­sis pro­vo­ca­da por los ban­cos hizo un roto en las finan­zas de los esta­dos, las auto­ri­da­des euro­peas y el Ban­co cen­tral Euro­peo los obli­ga­ron a finan­ciar­se en los mer­ca­dos al inte­rés que impo­nían los espe­cu­la­do­res y la ban­ca. En lugar de dedi­car el dine­ro que reci­bían del Ban­co Cen­tral Euro­peo al 1% para finan­ciar a empre­sas y con­su­mi­do­res, pres­ta­ron a los gobier­nos a tipos mucho más altos, echan­do sobre las espal­das de sus pue­blos una losa que ter­mi­nó sien­do insu­fri­ble. Solo Espa­ña tie­ne pre­vis­to pagar, como poco, 27.000 millo­nes de euros en 2011, si es que la fac­tu­ra no sube en los meses pró­xi­mos.

Así hun­die­ron a paí­ses como Irlan­da, Por­tu­gal o Gre­cia y aho­ra, cuan­do esa deu­da esta­tal se hace tan pesa­da que es posi­ble que algu­nos ban­cos no pue­dan cobrar­la por­que ya están en peli­gro Ita­lia o Espa­ña, los ban­que­ros recla­man de nue­vo ayu­da. Y allí están otra vez sus todo­po­de­ro­sos sal­va­do­res: el Ban­co Cen­tral Euro­peo, la Reser­va Fede­ral de EE UU, el Ban­co de Ingla­te­rra, el Ban­co de Sui­za y el Ban­co de Japón aca­ban de anun­ciar que vol­ve­rán a dar a la ban­ca euro­pea todo el dine­ro que nece­si­te. ^Para que siga extor­sio­nan­do a los gobier­nos y arrui­nan­do a los pue­blos

Una mues­tra más de la infa­me y cri­mi­nal dis­cri­mi­na­ción de los pode­ro­sos que mue­ven los hilos del mun­do a su anto­jo para favo­re­cer siem­pre a los mis­mos.

Lo segui­rán hacien­do mien­tras las gen­tes de todo el pla­ne­ta no sal­gan de una vez a las calles para poner fin a estas injus­ti­cias increí­bles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *