Sal­van a los ban­cos para hun­dir a los pue­blos – Ganas de escrbir

Cuan­do la ban­ca pro­vo­có un desas­tre glo­bal los ban­cos cen­tra­les y las auto­ri­da­des de todo el mun­do se vol­ca­ron en su ayu­da y no hubo pro­ble­mas para pro­por­cio­nar­les casi gra­tui­ta­men­te billo­nes de dóla­res para sal­var­los. Ade­más de las inyec­cio­nes de liqui­dez ofi­cia­les, se ha sabi­do que la Reser­va Fede­ral pro­por­cio­nó en secre­to 16 billo­nes de dóla­res a gran­des ban­cos de todo el mundo.
Cuan­do la cri­sis pro­vo­ca­da por los ban­cos hizo un roto en las finan­zas de los esta­dos, las auto­ri­da­des euro­peas y el Ban­co cen­tral Euro­peo los obli­ga­ron a finan­ciar­se en los mer­ca­dos al inte­rés que impo­nían los espe­cu­la­do­res y la ban­ca. En lugar de dedi­car el dine­ro que reci­bían del Ban­co Cen­tral Euro­peo al 1% para finan­ciar a empre­sas y con­su­mi­do­res, pres­ta­ron a los gobier­nos a tipos mucho más altos, echan­do sobre las espal­das de sus pue­blos una losa que ter­mi­nó sien­do insu­fri­ble. Solo Espa­ña tie­ne pre­vis­to pagar, como poco, 27.000 millo­nes de euros en 2011, si es que la fac­tu­ra no sube en los meses próximos.

Así hun­die­ron a paí­ses como Irlan­da, Por­tu­gal o Gre­cia y aho­ra, cuan­do esa deu­da esta­tal se hace tan pesa­da que es posi­ble que algu­nos ban­cos no pue­dan cobrar­la por­que ya están en peli­gro Ita­lia o Espa­ña, los ban­que­ros recla­man de nue­vo ayu­da. Y allí están otra vez sus todo­po­de­ro­sos sal­va­do­res: el Ban­co Cen­tral Euro­peo, la Reser­va Fede­ral de EE UU, el Ban­co de Ingla­te­rra, el Ban­co de Sui­za y el Ban­co de Japón aca­ban de anun­ciar que vol­ve­rán a dar a la ban­ca euro­pea todo el dine­ro que nece­si­te. ^Para que siga extor­sio­nan­do a los gobier­nos y arrui­nan­do a los pueblos

Una mues­tra más de la infa­me y cri­mi­nal dis­cri­mi­na­ción de los pode­ro­sos que mue­ven los hilos del mun­do a su anto­jo para favo­re­cer siem­pre a los mismos.

Lo segui­rán hacien­do mien­tras las gen­tes de todo el pla­ne­ta no sal­gan de una vez a las calles para poner fin a estas injus­ti­cias increíbles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.