Eus­kal Herria res­pon­de­rá a la sen­ten­cia «Bate­ra­gu­ne» con una mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción en Bil­bo

EgunHorif01.jpg
ag.jpg
Infor­ma­ción reco­gi­da de Gara. Den­tro de noti­cia entre­vis­ta con Rafa Diez

Repre­sen­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le, EA y Alter­na­ti­ba –Ara­lar no ha podi­do estar por­que cele­bra su con­gre­so – , LAB, STEE-EILAS, ESK, Hiru y EHNE, así como de diver­sos agen­tes socia­les –Loka­rri, Esait, EHBE, EHE, Beha­to­kia, Gaz­te Aber­tza­leak, IA, TAT, Bai Eus­kal Herria­ri– han com­pa­re­ci­do en Donos­tia para dar cuen­ta de la con­vo­ca­to­ria de una mani­fes­ta­ción nacio­nal el pró­xi­mo sába­do en Bil­bo bajo el lema «Epai­ke­ta­rik ez, zigo­rrik ez, esku­bi­de guz­tiak guztiontzat/​No más jui­cios, no más con­de­nas, todos los dere­chos para todos y todas», con el obje­ti­vo de denun­ciar la sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal que con­de­na a Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta y Arkaitz Rodrí­guez a diez y ocho años de pri­sión. Sus com­pa­ñe­ros Mañel Serra, Txe­lui Moreno y Amaia Esnal, absuel­tos en la cau­sa, tam­bién han que­ri­do estar pre­sen­tes en la com­pa­re­cen­cia.

Hai­zea Sola­gu­ren­beas­koa y Josu Bal­ma­se­da, en nom­bre de todos los con­vo­can­tes, han expre­sa­do en pri­mer lugar su «más sen­ti­do apo­yo» a los cin­co con­de­na­dos «úni­ca y exclu­si­va­men­te por desa­rro­llar una labor polí­ti­ca», cuyo tra­ba­jo ha sido, según han des­ta­ca­do, «reco­no­ci­do por un sin­fín de agen­tes vas­cos e inter­na­cio­na­les».

A jui­cio de estos agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les, la sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal supo­ne «un ana­cro­nis­mo en el nue­vo tiem­po polí­ti­co abier­to en Eus­kal Herria» y se sitúa «fue­ra de la reali­dad polí­ti­ca y social».

«Se tra­ta de una deci­sión total­men­te opues­ta a la volun­tad mayo­ri­ta­ria de las y los vas­cos, en direc­ción con­tra­ria a lo que la nue­va fase polí­ti­ca requie­re», sub­ra­yan.

Con­si­de­ran, ade­más, que «líde­res polí­ti­cos como Arnal­do Ote­gi y Rafa Díez, que repre­sen­tan polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te a miles de per­so­nas, y que han juga­do un papel impor­tan­te en el pro­ce­so demo­crá­ti­co abier­to», hayan sido encar­ce­la­dos, juz­ga­dos y con­de­na­dos supo­ne, «ade­más de una injus­ti­cia, una con­de­na para el mis­mo pro­ce­so y para miles y miles de per­so­nas que se sien­ten repre­sen­ta­das en su voz».

Sola­gu­ren­beas­koa y Bal­ma­se­da han hecho hin­ca­pié en que la sen­ten­cia cons­ti­tu­ye «un gra­ví­si­mo ata­que a las míni­mas nor­mas y exi­gen­cias demo­crá­ti­cas», y es «un obs­tácu­lo más con­tra las opor­tu­ni­da­des abier­tas hacia la paz y el pro­ce­so de solu­cio­nes».

En ese sen­ti­do, entien­den que es «un ata­que direc­to a la socie­dad vas­ca y a su volun­tad mayo­ri­ta­ria de desa­rro­llar una nue­va eta­pa que lle­ve a Eus­kal Herria a un esce­na­rio de paz, demo­cra­cia y liber­tad» y que debe desa­rro­llar­se «en igual­dad de con­di­cio­nes para todos los agen­tes, sin exclu­sión ni repre­sión algu­na y basa­da en el res­pe­to abso­lu­to de todos los dere­chos huma­nos, civi­les y demo­crá­ti­cos».

Mani­fes­ta­ción el sába­do y con­cen­tra­cio­nes el jue­ves

Por ello, con­si­de­ran que «es hora de refor­zar nues­tro com­pro­mi­so ante este tipo de ata­ques», con el fin de «impe­dir que se sigan vul­ne­ran­do los dere­chos más ele­men­ta­les y se siga obs­ta­cu­li­zan­do el desa­rro­llo del pro­ce­so en mar­cha».

Con ese fin, hacen un lla­ma­mien­to a acu­dir el pró­xi­mo sába­do a Bil­bo, y tam­bién a secun­dar las con­cen­tra­cio­nes que han con­vo­ca­do dos días antes, el jue­ves 22, en las cua­tro capi­ta­les de Hego Eus­kal Herria. En Donos­tia la cita se ha fija­do a las 19.30 ante el Ayun­ta­mien­to; en Iru­ñea a las 19.00 en la pla­za del Ayun­ta­mien­to; en Gas­teiz a las 20.00 en la Vir­gen Blan­ca y en Bil­bo a las 19.30 ante el Arria­ga.

A estas movi­li­za­cio­nes hay que sumar las que lle­va­rá a cabo el lunes 19 la mayo­ría sin­di­cal a medio­día en las cua­tro capi­ta­les del sur vas­co.

«La socie­dad tie­ne el pro­ta­go­nis­mo y nadie le pue­de robar el futu­ro»

p007_f01.jpg
Rafa Díez Usa­bia­ga­Con­de­na­do a diez años de cár­cel

No era un día fácil para el ex secre­ta­rio gene­ral de LAB, ni en el aspec­to per­so­nal ni en el polí­ti­co, pero a media tar­de aten­día a GARA mien­tras en su móvil no deja­ban de reci­bir­se men­sa­jes de soli­da­ri­dad. El lunes via­ja­rá a Madrid a reco­ger una con­de­na de diez años de pri­sión por con­tri­buir a abrir un camino del que no se arre­pien­te. Al con­tra­rio, ani­ma a «seguir con una con­vic­ción total, pro­fun­di­zan­do con más fuer­za que nun­ca y logran­do que la socie­dad vas­ca sea la pro­ta­go­nis­ta».

Ramón SOLA | DONOSTIA

Sonia Jacin­to reci­bió la noti­fi­ca­ción en la Audien­cia Nacio­nal; Arnal­do Ote­gi, Miren Zaba­le­ta y Arkaitz Rodrí­guez se ente­ra­ron en el camino, en pleno tras­la­do; a Rafa Díez la noti­cia le lle­gó en liber­tad, en Donos­tia, y por eso se con­vir­tió en recep­tor de las mues­tras de apo­yo y en la voz más direc­ta y auto­ri­za­da para valo­rar el fallo y sus efec­tos.

Antes que nada, ¿cómo se asu­me una con­de­na de diez años de cár­cel a nivel per­so­nal?

Está cla­ro que es un fuer­te gol­pe, una sacu­di­da a tu situa­ción más con­cre­ta y cer­ca­na. En el terreno polí­ti­co, la tomo como la prue­ba de que vivi­mos un momen­to his­tó­ri­co, pero a la vez con­vul­so. La izquier­da aber­tza­le está abrien­do un esce­na­rio nue­vo con su ini­cia­ti­va, una fase polí­ti­ca nue­va en la que las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de este país van a ir emer­gien­do con mayor dimen­sión y poten­cia, y se ve que en ese trán­si­to hay muchos sec­to­res que pre­ten­den con­di­cio­nar y fre­nar las cosas. Tene­mos que medir la situa­ción con pacien­cia, con pers­pec­ti­va, sin hacer lec­tu­ras está­ti­cas.

¿Qué men­sa­je cree que quie­re man­dar el Esta­do con esto? ¿Está dicien­do que las vías polí­ti­cas no son posi­bles?

En este momen­to es difí­cil eva­luar inclu­so qué es Esta­do, o qué papel tie­ne tal o cual deci­sión jurí­di­ca. A veces lle­ga­mos a la con­clu­sión de que éste es un con­flic­to de Esta­do pero no hay Esta­do para abor­dar el con­flic­to. Esta­mos ante la gran opor­tu­ni­dad de cons­truir un esce­na­rio de paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas, y pare­ce que la mis­ma solu­ción es un pro­ble­ma. Por eso, más allá de espe­cu­la­cio­nes, creo que lo que tene­mos que tener es la con­vic­ción total de seguir por el camino abier­to, pro­fun­di­zan­do con más fuer­za que nun­ca y hacien­do que el con­jun­to de la socie­dad vas­ca sea pro­ta­go­nis­ta.

La gran mayo­ría de la socie­dad vas­ca no entien­de esta sen­ten­cia. Sabe que ha sido cons­trui­da de mane­ra arbi­tra­ria, con hipó­te­sis que la mayo­ría sabe que son fal­sas. Sabe que nues­tro úni­co pro­ta­go­nis­mo ha sido para un cam­bio de estra­te­gia his­tó­ri­co en la izquier­da aber­tza­le. Por eso, es esa socie­dad vas­ca la que tie­ne que sen­tir­se inter­pe­la­da y mos­trar un máxi­mo nivel de apor­ta­ción y com­pro­mi­so con este camino.

¿Teme que ata­ques así pue­dan pro­vo­car dudas sobre la via­bi­li­dad de su apues­ta polí­ti­ca?

Es cier­to que pue­den gene­rar inte­rro­gan­tes, pero no debe­mos entrar en res­pues­tas clá­si­cas pro­pias de otros momen­tos, sino lograr que sea la socie­dad en su con­jun­to la que res­pon­da, y que lo haga en un sen­ti­do deter­mi­na­do: para con­ver­tir todo esto en irre­ver­si­ble. Hay que lograr ese pro­ta­go­nis­mo de la socie­dad, para que nadie pue­da con­di­cio­nar o negar su futu­ro. Nadie se lo pue­de robar.

¿La bre­cha entre Eus­kal Herria y el Esta­do espa­ñol es hoy mayor que ayer?

La opi­nión del suje­to polí­ti­co vas­co se ha ale­ja­do de la del espa­ñol, en tér­mi­nos socia­les, polí­ti­cos, inclu­so ins­ti­tu­cio­na­les… Ésta es una reali­dad. Cada día apa­re­cen más diver­gen­cias.

¿Y el ámbi­to inter­na­cio­nal? ¿No con­si­de­ra que debe hacer más con­tra­pe­so fren­te a este tipo de ata­ques?

Es un tema que tie­ne que ser obje­to de aná­li­sis, pero evi­den­te­men­te es impres­cin­di­ble que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sea un agen­te acti­vo en ese obje­ti­vo común, tie­ne que impli­car­se para lograr un pro­ce­so de paz con mayús­cu­las.

Brian Currin admi­tía recien­te­men­te que no se pue­de sos­te­ner eter­na­men­te un pro­ce­so así des­de la uni­la­te­ra­li­dad. ¿Esta­mos lle­gan­do al umbral de pasar ya nece­sa­ria­men­te a una fase bila­te­ral o mul­ti­la­te­ral?

Lo que cons­ta­ta­mos con esta sen­ten­cia es que hay sec­to­res que tie­nen mucho mie­do a un esce­na­rio en el que des­apa­rez­ca la vio­len­cia y sólo se uti­li­cen las vías polí­ti­cas. Cada vez apa­re­ce más cla­ro que mien­tras unos rea­li­zan apor­ta­cio­nes y están en dis­po­si­ción de avan­zar, otros tie­nen mie­do de lle­gar a ese pun­to, y por eso espe­cu­lan con la nue­va situa­ción des­de pre­mi­sas que la socie­dad vas­ca no entien­de. De ahí se crea una ten­sión que no per­mi­te avan­zar a más velo­ci­dad. Pero repi­to que esta­mos en un momen­to his­tó­ri­co y que, inde­pen­dien­te­men­te de las deci­sio­nes que ten­ga que adop­tar ETA, se nece­si­ta la apor­ta­ción de todos.

Patxi López afir­ma que entien­de la frus­tra­ción por la con­de­na. ¿Algo que res­pon­der­le?

López sue­le hacer valo­ra­cio­nes en tér­mi­nos de sufi­cien­cia-insu­fi­cien­cia ante otro tipo de situa­cio­nes, así que le diría que su posi­ción des­de lue­go no es sufi­cien­te, y como lehen­da­ka­ri ten­dría que abor­dar pasos con toda su cru­de­za y pers­pec­ti­va. La paz la tene­mos que ganar entre todos. Es hora de que tam­bién se pon­ga el buzo de tra­ba­jo. Des­de lue­go, la izquier­da aber­tza­le va a seguir sien­do un agen­te acti­vo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *