Con­tra­he­ge­mo­nía: La “belle­za” agre­so­ra – Willey Peñue­la

La base La hege­mo­nía cul­tu­ral del capi­tal no se ha cons­ti­tui­do en poco tiem­po, muchos de los meca­nis­mos cul­tu­ra­les de domi­na­ción han sido el resul­ta­do de una evo­lu­ción de meca­nis­mos pro­pios de otras épo­cas que resul­ta­ban atrac­ti­vos a la cla­se domi­nan­te de las diver­sas socie­da­des. En Euro­pa es cos­tum­bre anti­gua la elec­ción de reyes y rei­nas fic­ti­cios para la cele­bra­ción de fies­tas. En nues­tras socie­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas, carac­te­ri­za­das por la lucha his­tó­ri­ca entre colo­nia­je e inde­pen­den­cia, las for­mas cul­tu­ra­les “correc­tas” casi siem­pre debían con­tar con la venia de la igle­sia cató­li­ca euro­pea como el ente regu­la­dor con­for­ma­dor de la mora­li­dad. Sin embar­go, en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea la influen­cia de la igle­sia euro­pea ha veni­do dis­mi­nu­yen­do y ha pasa­do a ser fun­da­men­tal la pro­mo­ción esta­dou­ni­den­se de for­mas cul­tu­ra­les, prin­ci­pal­men­te para impul­sar nego­cios.

Los con­cur­sos de belle­za tal como se cono­cen hoy, vie­nen de Esta­dos Uni­dos, no de Euro­pa. Los pri­me­ros inten­tos tuvie­ron for­ma de un nego­cio pla­ye­ro en Dela­wa­re, y comen­za­ron a ser habi­tua­les en las pla­yas, comen­zó a expan­dir­se este nego­cio en for­ma de fran­qui­cia pla­ye­ra. Se hizo ofi­cial por pri­me­ra vez cuan­do se desa­rro­lló el pri­mer Miss Esta­dos Uni­dos, en Atlan­tic City, 1921.

Estra­te­gia de Gue­rra

La idea de los con­cur­sos de belle­za, no tuvo tan­to arrai­go y con­so­li­da­ción sino has­ta que fue impul­sa­do por el poder nor­te­ame­ri­cano. En la segun­da gue­rra mun­dial se reclu­ta­ron a las “rei­nas de belle­za” para entre­te­ner a las tro­pas y ven­der bonos, como una estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal esta­dou­ni­den­se para legi­ti­mar la gue­rra y aso­ciar­la al entre­te­ni­mien­to. A par­tir del impul­so de los órga­nos de poder de los Esta­dos Uni­dos, se con­so­li­dó el mode­lo de con­cur­sos de belle­za como lo cono­ce­mos hoy.

En Vene­zue­la

Vene­zue­la no había cono­ci­do los con­cur­sos de belle­za has­ta 1952 cuan­do Pan­ame­ri­can Air­ways dele­gó a una per­so­na para fun­dar el nego­cio en nues­tro país, con fines de legi­ti­mar el con­cur­so Miss Mun­do con una par­ti­ci­pan­te vene­zo­la­na.

En el país no tuvie­ron sufi­cien­te fuer­za estos con­cur­sos has­ta que en 1962 la tris­te­men­te céle­bre Radio Cara­cas Tele­vi­sión trans­mi­tió por pri­me­ra vez el even­to. En la épo­ca ya los prin­ci­pa­les gru­pos eco­nó­mi­cos abra­za­ban la idea de hacer­se de estas fran­qui­cias pues iden­ti­fi­ca­ron que este tipo de con­cur­sos impul­sa un mode­lo de belle­za que requie­re muchí­si­mas com­pras cos­mé­ti­cas coti­dia­nas y dia­rias. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta enton­ces, reco­no­ció en los con­cur­sos de belle­za, una for­ma cul­tu­ral que le brin­da­ba muchí­si­mos recur­sos a la indus­tria cos­mé­ti­ca, tex­til, entre muchí­si­mas otras. Exal­ta­ba el con­su­mo y ter­mi­na­ba bene­fi­cian­do al gran capi­tal trans­na­cio­nal en pro­por­cio­nes inima­gi­na­bles. El mode­lo esté­ti­co impul­sa­do cada vez se ha hecho más exi­gen­te para aumen­tar el gran con­su­mo y por lo tan­to las gran­des cor­po­ra­cio­nes bus­ca­ron apo­de­rar­se de los con­cur­sos. Así fue como la orga­ni­za­ción Cis­ne­ros en la déca­da de los 80 se apo­de­ró de la fran­qui­cia de los con­cur­sos de belle­za y dele­gó a Osmel Sou­za como el diri­gen­te de la orga­ni­za­ción.

La Agre­sión Per­ma­nen­te

Este mode­lo de con­cur­sos es siem­pre una for­ma cul­tu­ral suma­men­te agre­si­va para millo­nes y millo­nes de muje­res en el mun­do, en espe­cial en nues­tro país. Ya des­de niñas muchí­si­mas de nues­tras muje­res se sien­ten exclui­das y agre­di­das por el sis­te­ma cul­tu­ral con aque­lla vie­ja cos­tum­bre per­sis­ten­te de las rei­nas de car­na­val (tal vez here­da­das de la vie­ja Euro­pa) en la que una niña era real­za­da y mos­tra­da como la más bella de todas delan­te de otras cien­tos de niñas que que­da­ban exclui­das y agre­di­das por una for­ma cul­tu­ral aje­na a la huma­ni­dad mis­ma. Ese tipo de con­cur­sos se rea­li­zan hoy día con abso­lu­ta liber­tad. No debe­ría per­mi­tir­se que se agre­da con tan­ta natu­ra­li­dad a niñas.

No fal­ta quien afir­me con par­si­mo­nia que eso es par­te de nues­tras tra­di­cio­nes, pues, de ser­lo, hay que trans­for­mar­las. No pue­den todas las supues­tas tra­di­cio­nes ser posi­ti­vas; para la for­ma­ción de una cul­tu­ra nues­tra basa­da en la con­vi­ven­cia hay que supe­rar for­mas his­tó­ri­cas como esa.

Ade­más de la eta­pa infan­til don­de millo­nes de niñas sufren la exclu­sión cul­tu­ral de los con­cur­sos loca­les, se han con­ver­ti­do en una per­ma­nen­te y sis­te­má­ti­ca agre­sión los con­cur­sos de belle­zas para muje­res adul­tas. Algu­nos pen­sa­rán: “yo no he vis­to a nin­gu­na Miss ni a Osmel Sou­za meter­se con nin­gu­na mujer, ni agre­dir a nadie. Esos cha­bu­rros si son fas­ti­dio­sos y amar­ga­dos”. La agre­sión de la publi­ci­dad, de estos con­cur­sos, de la tele­vi­sión, de los medios de comu­ni­ca­ción, de la músi­ca, del cine, y de otros apa­ra­tos cul­tu­ra­les, tie­nen esa carac­te­rís­ti­ca: Son suti­les y pare­cen has­ta agra­da­bles a la per­cep­ción huma­na, a veces inclu­so las peo­res agre­sio­nes se pre­sen­tan en for­mas cari­ta­ti­vas. Sin embar­go, sus men­sa­jes de fon­do son siem­pre de una agre­si­vi­dad tan gran­de que mere­ce el aná­li­sis de toda la socie­dad.

Pero hay que expli­car­lo, a veces no bas­ta tener la razón. Un sis­te­ma cul­tu­ral que ha cap­ta­do tan­tas sim­pa­tías no se com­ba­te sino hacien­do ver a quie­nes tie­nen esa sim­pa­tía que se tra­ta de una agre­sión. Tam­po­co se logran los mejo­res resul­ta­dos agre­dien­do a quie­nes sien­ten la sim­pa­tía. Para el des­mon­ta­je hay que ser más hábi­les que los agre­so­res. Aún no he des­cu­bier­to la mejor mane­ra, pero hay que cons­truir­la.

Con­cur­sos y Mode­lo Capi­ta­lis­ta

Muchí­si­mas empre­sas se bene­fi­cian de los con­cur­sos de belle­zas. Pero este nego­cio es mucho más impac­tan­te y pro­fun­do que cual­quier otro. Basa­do en una agre­sión a las for­mas físi­cas de la gran mayo­ría de las muje­res del país, impul­sa un mode­lo casi inal­can­za­ble de belle­za con el obje­ti­vo de crear muje­res INCONFORMES con­si­go mis­mas y así lograr el gran obje­ti­vo: VENDERLES MUCHOS PRODUCTOS, tan varia­dos como las incon­for­mi­da­des que gene­ra el mode­lo esté­ti­co. Dichas incon­for­mi­da­des gene­ran día tras días des­or­de­nes ali­men­ti­cios gra­ves y des­equi­li­brios psi­co­ló­gi­cos en millo­nes de muje­res. ¿toda­vía se duda de que sean una agre­sión?

Así que cui­da­do a las cama­ra­das muje­res cuan­do afir­man no sea­mos tan amar­ga­dos, que se tra­ta de un “sim­ple con­cur­so”. No se tra­ta sólo de eso, hay que pen­sar­lo a fon­do. Cui­da­do a las cama­ra­das con estar legi­ti­man­do for­mas de agre­sión capi­ta­lis­tas con­tra millo­nes de muje­res.

Cui­da­do tam­bién a las y los revo­lu­cio­na­rios con creer que los enemi­gos son quie­nes sien­ten la sim­pa­tía por los con­cur­sos, o las muje­res mis­mas que par­ti­ci­pan (que en ese caso serían vic­ti­mas úti­les); hay que carac­te­ri­zar y enfren­tar un sis­te­ma cul­tu­ral que no se redu­ce sólo a los con­cur­sos, sino que se repro­du­ce dicho mode­lo esté­ti­co en la publi­ci­dad, en el cine, en la tele­vi­sión y en muchí­si­mas esfe­ras de la socie­dad.

A quie­nes no con­si­de­ren que el víncu­lo entre los con­cur­sos de belle­zas y el capi­ta­lis­mo es tan fuer­te, ima­gí­nen­se una cosa: Si los con­cur­sos pro­mo­vie­ran una belle­za 100% natu­ral, son pro­duc­tos, ni maqui­lla­jes, ni ope­ra­cio­nes, ni nada, segu­ra­men­te no fue­ran trans­mi­ti­dos por TV y Osmel estu­vie­ra metien­do currícu­lo en algu­nas empre­sas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *