Cami­la: una voz juve­nil espe­ran­za­do­ra – Nar­ci­so Isa Conde

En estos días leí el dis­cur­so de asun­ción a la pre­si­den­cia de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de Chi­le (FECH), de Cami­la Valle­jos Dow­ling, joven de 21 años de edad, actual­men­te ame­na­za­da a muer­te por la dere­cha chi­le­na en el poder.

Cami­la ha esta­do en las pri­me­ras filas de la indig­na­ción de la juven­tud y del pue­blo chi­leno fren­te a los resul­ta­dos de casi cua­tro déca­das de mode­lo neo­li­be­ral. Al fren­te de sus expre­sio­nes de rebel­día cada vez más con­cien­tes y cada vez más organizadas.

El lla­ma­do “Jaguar de Amé­ri­ca” está mos­tran­do sus podri­das entra­ñas, des­pués que el bis­tu­rí del des­con­ten­to acu­mu­la­do des­ga­rra­ra su recia y enca­lle­ci­da piel.

Me impac­tó sobre­ma­ne­ra la sen­ci­lla pro­fun­di­dad de su pen­sa­mien­to y he que­ri­do incluir en esta entre­ga una par­te de sus expre­sio­nes; a ple­na con­cien­cia de que lo que en Chi­le ‑des­pués de lar­gos años de oscu­ri­dad- se está tor­nan­do mul­ti­tu­di­na­rio, bien podría estar­se ges­tan­do poco a poco en nues­tra socie­dad y en otras pare­ci­das (ya comien­zan a apa­re­cer bro­tes juve­ni­les con esa tóni­ca anti­sis­té­mi­ca), lo que esta­mos en el deber de esti­mu­lar y potenciar.

Pala­bras impac­tan­tes de Camila

Aquí las pala­bras impac­tan­tes y alen­ta­do­ras de Cami­la, con su agu­do cie­rre feminista:

• “Cree­mos que la cla­ve del éxi­to para el movi­mien­to estu­dian­til esta en vol­ver a situar a la fede­ra­ción en una posi­ción de van­guar­dia a nivel nacio­nal, en vol­ver a entre­te­jer redes socia­les con los pobla­do­res, los tra­ba­ja­do­res, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, y gre­mia­les, los jóve­nes que se que­da­ron fue­ra de la uni­ver­si­dad patian­do pie­dras, en otra pala­bras habla­mos de vol­ver nues­tra mira­da al con­jun­to de los pro­ble­mas socia­les que hoy rodean las uni­ver­si­dad y con los cua­les esta­mos ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos y comprometidos”.

• “Debe­mos rom­per con aque­lla bur­bu­ja uni­ver­si­ta­ria que ins­ta­la el indi­vi­dua­lis­mo, la com­pe­ten­cia y el exitis­mo per­so­nal como patrón de con­duc­ta para los estu­dian­tes por sobre ideas y con­cep­tos fun­da­men­ta­les como lo son la soli­da­ri­dad la comu­ni­dad y la cola­bo­ra­ción entre noso­tros. “Somos con­tra­rios a la visión de que la Uni­ver­si­dad es solo venir, sacar­se bue­nas notas, y aban­do­nar cuan­to antes sus aulas para salir pron­to a ganar dine­ro en el mer­ca­do labo­ral, tene­mos los ojos lo sufi­cien­te­men­te abier­tos como para dar­nos cuen­ta que afue­ra hay un mun­do ente­ro por con­quis­tar, que este mun­do requie­re de nues­tra entre­ga, de nues­tro esfuer­zo y de nues­tro sacri­fi­cio y que para quie­nes ya hemos abier­to los ojos a las inequi­da­des socia­les que aso­man por todos los rin­co­nes de nues­tra ciu­dad, se nos vuel­ve impo­si­ble vol­ver a cerrar la puer­ta y hacer como que nada hemos vis­to o como que nada ha pasa­do. Nues­tro com­pro­mi­so por la trans­for­ma­ción social es irre­nun­cia­ble. Por­que nece­si­ta­mos hoy, más que nun­ca, una pro­fun­da dis­cu­sión res­pec­to del país que que­re­mos cons­truir y a par­tir de aque­llo cuál es el tipo de Uni­ver­si­dad que se pon­drá al cen­tro de dicha cons­truc­ción. Por­que no cree­mos en la Uni­ver­si­dad como un espa­cio neu­tro den­tro de la socie­dad, la uni­ver­si­dad es un agen­te vivo en su cons­truc­ción y en el desa­rro­llo del pro­yec­to país que como ciu­da­da­nos levan­ta­mos día a día. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad está en gene­rar orga­ni­za­ción al inte­rior de aque­lla, lo cual nos per­mi­ta trans­for­mar la uni­ver­si­dad, para así poder trans­for­mar la sociedad.”

• “Nues­tro con­cep­to de Uni­ver­si­dad nos habla de un espa­cio abier­to, par­ti­ci­pa­ti­vo y demo­crá­ti­co, con una comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria acti­va, dia­lo­gan­te, una comu­ni­dad que se invo­lu­cra en el dise­ño y con­duc­ción de su casa de estu­dios. Nues­tra visión es la de una Uni­ver­si­dad que se ubi­que ya no en los pri­me­ros ran­kings de la com­pe­ten­cia o el mar­ke­ting uni­ver­si­ta­rio, de los cua­les hoy en día mucho se habla, sino que se ubi­que en el pri­mer lugar de apor­te al desa­rro­llo social del país, el pri­mer lugar en el fomen­to de la equi­dad en cuan­to a la com­po­si­ción social de sus estu­dian­tes, que ocu­pe el pri­mer lugar en el desa­rro­llo de la cien­cia y tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de los intere­ses de Chi­le y su pue­blo. Cree­mos en una Uni­ver­si­dad per­ma­nen­te­men­te vin­cu­la­da con los pro­ble­mas que nues­tro pue­blo le pre­sen­ta, acti­va en la bús­que­da de solu­cio­nes y en la entre­ga de apor­tes por medio del conocimiento”.

• “Sin embar­go, nues­tra reali­dad actual dis­ta mucho de estos con­cep­tos bre­ve­men­te aquí esbo­za­dos, hoy la Uni­ver­si­dad es cada vez más un pro­yec­to sin otro nor­te que no sea el que le seña­la el mer­ca­do, a la edu­ca­ción supe­rior se le ha pues­to pre­cio y nues­tras Uni­ver­si­da­des son medi­das por cri­te­rios indus­tria­les de pro­duc­ción como si fue­ran una empre­sa más den­tro del esque­ma pro­duc­ti­vo de la nación, una empre­sa espe­cial con muchas como­di­da­des en su pro­ce­so pro­duc­ti­vo, pero empre­sa al fin y al cabo. En este esque­ma, un rol fun­da­men­tal lo jugó el des­fi­nan­cia­mien­to sis­te­má­ti­co que vivió la Uni­ver­si­dad Públi­ca al momen­to de imple­men­tar­se las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. El auto­fi­nan­cia­mien­to, esta­ble­ci­do como doc­tri­na, fue un gol­pe seco que dio en la esen­cia mis­ma de lo que cons­ti­tuía el queha­cer uni­ver­si­ta­rio has­ta ese momen­to, con­di­cio­nan­do y some­tien­do a la Uni­ver­si­dad a lógi­cas y esque­mas mer­can­ti­les que le eran des­co­no­ci­dos. La Uni­ver­si­dad Públi­ca tuvo que ver­se obli­ga­da a com­pe­tir en situa­cio­nes des­fa­vo­ra­bles en lo que se lla­mó «el nue­vo mer­ca­do de la edu­ca­ción superior»…

• “Esta será una bata­lla impor­tan­te que enfren­ta­rá nues­tro sec­tor el pró­xi­mo año, para dar res­pues­ta a este desa­fío debe­mos des­ple­gar un movi­mien­to que esca­pe a tan solo los estu­dian­tes, nece­si­ta­re­mos de los aca­dé­mi­cos, los tra­ba­ja­do­res, las auto­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias, todos jun­tos en las calles exi­gien­do que el Esta­do cum­pla con sus Uni­ver­si­da­des, que el Esta­do cum­pla con la edu­ca­ción supe­rior públi­ca de nues­tro país. Pero el pro­ble­ma no pasa tan solo por exi­gir­le al Esta­do lo que a nues­tras Uni­ver­si­da­des le debe, sino que tam­bién debe­mos mirar­nos con visión auto­crí­ti­ca y pre­gun­tar­nos qué es lo que como Uni­ver­si­dad le esta­mos entre­gan­do a nues­tro pue­blo. Nece­si­ta­mos un nue­vo tra­to del Esta­do para con la edu­ca­ción supe­rior públi­ca de nues­tro país y, a la vez, nece­si­ta­mos un nue­vo com­pro­mi­so de las Uni­ver­si­da­des Públi­cas para con el pue­blo de Chi­le y sus intere­ses, esta Uni­ver­si­dad tie­ne que ser la Uni­ver­si­dad de todos los chi­le­nos y no solo la de unos pocos.

• Por más que quie­ran hacer­nos creer lo con­tra­rio, para noso­tros la Uni­ver­si­dad no pue­de ser un nego­cio ni mucho menos la edu­ca­ción pue­de ser una mercancía.
La pelea será dura, pero está el futu­ro de la Uni­ver­si­dad en jue­go y en esta bata­lla noso­tros no baja­re­mos los brazos.”

• “No quie­ro ter­mi­nar mis pala­bras sin antes alu­dir a un hecho que para mí revis­te gran noto­rie­dad, algo seña­la­ba más arri­ba pero qui­sie­ra aho­ra poder exten­der­me un poco más en aque­llo, me refie­ro a mi con­di­ción de mujer.
Como mujer pue­do ver y viven­ciar en car­ne pro­pia las actua­les for­mas de opre­sión de la que somos víc­ti­mas en la actual con­fi­gu­ra­ción machis­ta de la socie­dad. En Chi­le nos deci­mos un país desa­rro­lla­do y nos lle­na­mos de orgu­llo por nues­tro recien­te ingre­so a la OCDE, no obs­tan­te, detrás de la cor­ti­na del pro­gre­so eco­nó­mi­co y del opti­mis­mo del jaguar lati­no­ame­ri­cano se escon­de una his­to­ria de opre­sión y sexis­mo que aún per­du­ra has­ta nues­tros días. Las muje­res segui­mos sufrien­do hoy día todo tipo de dis­cri­mi­na­cio­nes, a la hora de bus­car tra­ba­jo, en los pla­nes de cober­tu­ra para nues­tra salud, en la esca­la de suel­dos, inclu­so a la hora de par­ti­ci­par en política.

Tan solo ayer leía unas ideas que qui­sie­ra poder tras­la­dar­les en este momen­to ya que me pare­cen escla­re­ce­do­ras res­pec­to de lo que les quie­ro decir, abro comi­llas «res­pec­to de las muje­res, cuan­do bus­can tra­ba­jo, ade­más de cali­fi­ca­ción se le pide pre­sen­cia y no bas­ta con que sean ama­bles y gene­ro­sas, sino que deben ade­más ser gra­cio­sas, sim­pá­ti­cas y coque­tas, pero no mucho. Se les exi­ge estar pre­sen­ta­bles y cuan­do juz­gan que se ha pasa­do un milí­me­tro, se les cri­ti­ca por pre­sun­tuo­sas. Se les elo­gia por ser madres y se les exclu­ye por tener hijos.

De la mujer se sos­pe­cha cuan­do es joven por­que des­es­ta­bi­li­za a la mana­da y se le recha­za cuan­do los años pasan por­que ha per­di­do com­pe­ti­ti­vi­dad. Es exco­mul­ga­da por fea y tam­bién cuan­do es bella. En el pri­mer caso se dice que es repul­si­va, en el segun­do pro­vo­ca­do­ra. Cuan­do no es lo uno ni lo otro la til­dan de medio­cre», cie­rre de comillas.”

“Estas son las con­di­cio­nes en las cua­les las muje­res nos desa­rro­lla­mos actual­men­te, estas son las con­di­cio­nes que des­de mi Pre­si­den­cia tam­bién bus­ca­ré transformar.”
Una “siem­bra” que rebro­ta enriquecida

Estas pala­bras y el “colec­ti­vo polí­ti­co” que las ins­pi­ran (cons­trui­do en Chi­le bajo la deno­mi­na­ción “ESTUDIANTES DE IZQUIERDA” des­de una “diver­si­dad revo­lu­cio­na­ria” con “par­ti­ci­pa­ción y demo­cra­cia”) deben escri­bir­se en el espe­jo domi­ni­cano para valo­rar su con­te­ni­do ejem­plar y pon­de­rar sus lecciones.

Estas son las cosas que indi­can que la “siem­bra” no ha podi­do ser aplas­ta­da y que, por el con­tra­rio, ha teni­do capa­ci­dad de “ger­mi­nar” en grande.

A mi memo­ria lle­ga el enton­ces inno­va­dor pen­sa­mien­to sobre uni­ver­si­dad, edu­ca­ción, revo­lu­ción y socie­dad del joven Julio Anto­nio Mella (nie­to de nues­tro patri­cio) des­ple­ga­do en el mar­co de la Cuba pre-revo­lu­cio­na­ria y de la fun­da­ción de su pri­mer par­ti­do comu­nis­ta con fuer­te impron­ta juve­nil, cuyas ideas cen­tra­les sobre el tema pre­ce­den y nutren cua­si tele­pá­ti­ca­men­te las de la Cami­la, sin redu­cir­se al calco.

Lle­ga igual el gri­to del Mani­fies­to de Cór­do­ba: ¡refor­ma uni­ver­si­ta­ria y revo­lu­ción nacio­nal! Y el recuer­do de Asdrú­bal Domín­guez hacien­do cons­tan­tes refe­ren­cias a esa mane­ra de pen­sar el movi­mien­to estu­dian­til en el con­tex­to de la nacien­te auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria y de su inser­ción en la socie­dad domi­ni­ca­na de entonces.

Recuer­do a Amín Abel abra­za­do a ese doble compromiso.

Recuer­do el movi­mien­to reno­va­dor uni­ver­si­ta­rio de la post-gue­rra de abril y las ideas que lo inspiraron.

Pien­so con dolor en el des­vío, la media­ti­za­ción, la medio­cri­za­ción, el retroceso…seguido del impac­to degra­dan­te de la con­tra­rre­for­ma neo­li­be­ral en la socie­dad domi­ni­ca­na y en su sis­te­ma educativo.

Fenó­meno no solo domi­ni­cano, si no con­ti­nen­tal, mun­dial, pro­duc­to de las reve­ses cua­li­ta­ti­vos y cuan­ti­ta­ti­vos sufri­dos por las izquier­das y las fuer­zas trans­for­ma­do­ras, de los des­víos y con­ta­mi­na­cio­nes, y de la funes­ta entro­ni­za­ción sin con­tra­par­ti­da –aun­que con heroi­cas resis­ten­cias- de la era neo­li­be­ral del capitalismo.

Pien­so aho­ra, con espe­cial ale­gría, en el rebro­te ‑jun­to al auge de las rebel­días- de la semi­lla sem­bra­da, esplén­di­da­men­te actua­li­za­da y enriquecida…

Pien­so que las Cami­la de esa estir­pe y los Cami­lo pare­ci­dos habrán de repro­du­cir­se allá, aquí y acu­llá… si nos pro­po­ne­mos que así sea.

Por­que es una nece­si­dad impe­rio­sa. Y la nece­si­dad es madre y padre de la posi­bi­li­dad… siem­pre que sea ali­men­ta­da, esti­mu­la­da, irri­ga­da…. siem­pre que ideas así la abo­nen; siem­pre que pen­sa­mien­to y acción se fun­dan con­tra las injusticias.

Lo de Cami­la y del movi­mien­to que repre­sen­ta, indi­ca que ya esa mane­ra de ser y pro­ce­der debi­da­men­te reno­va­da, no es solo refe­ren­cia his­tó­ri­ca y pasa­do heroi­co y esplen­do­ro­so. Es pre­sen­te y –más aun – podría ser futu­ro promisorio.

Por eso hay que insis­tir en lo de estu­diar mucho más para luchar más y mejor. Diag­nos­ti­car des­de la cien­cia el fenó­meno per­ver­so en sus nue­vas moda­li­da­des y efec­tos, y dis­po­ner­se a arran­car de raíz sus cau­sas. Pro­tes­tar, luchar, com­ba­tir.., pro­po­nien­do solu­cio­nes sesu­das, auda­ces y armo­nio­sas res­pec­to a los intere­ses colectivos.

Esa voz juve­nil espe­ran­za­do­ra debe­ría mul­ti­pli­car­se en nues­tra Amé­ri­ca y en el mun­do, lo que tam­bién vale como desa­fío para la juven­tud domi­ni­ca­na con voca­ción revo­lu­cio­na­ria; a la que la expe­rien­cia his­tó­ri­ca inclau­di­ca­ble está en el deber de acom­pa­ñar has­ta la vic­to­ria, fun­dien­do capa­ci­da­des y ener­gías diversas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.