Alex Schae­fer, el pin­tor anti­sis­te­ma que ven­de cua­dros de ban­cos ardien­do

Has­ta el pasa­do mes de julio Alex Schae­fer no era más que un pin­tor anó­ni­mo. Uno de los miles de aspi­ran­tes a artis­ta de éxi­to que tra­tan de abrir­se camino en Esta­dos Uni­dos. Le cos­ta­ba encon­trar gale­rías que qui­sie­ran expo­ner su obra, nun­ca había ven­di­do un cua­dro por más de 1.000 dóla­res y se veía obli­ga­do a com­pa­gi­nar su pasión con las cla­ses depin­tu­ra en el Art Cen­ter Colle­ge of Design de Pasa­de­na (Cali­for­nia).

Hoy Schae­fer, de 41 años, va camino de con­ver­tir­se en estre­lla del pin­cel, el pre­cio de sus obras se ha mul­ti­pli­ca­do por 20 y las aulas en las que impar­te sus lec­cio­nes se han que­da­do peque­ñas. Y todo por tras­mi­tir su frus­tra­ción con la situa­ción eco­nó­mi­ca a su obra.

A prin­ci­pios de verano, mien­tras obser­va­ba el cua­dro de la gaso­li­ne­ra ardien­do que el acla­ma­do Ed Rus­cha pin­tó en 1966, se le ocu­rrió una bri­llan­te idea: retra­tar a los cul­pa­bles de la cri­sis, los ban­cos, con­su­mi­dos por las lla­mas.

“Empe­cé retra­tan­do edi­fi­cios de todo tipo incen­dia­dos pero, a medi­da que cre­cía mi frus­tra­ción con­tra las enti­da­des finan­cie­ras, el dine­ro y la eco­no­mía, mi pin­tu­ra evo­lu­cio­nó de mane­ra natu­ral hacia los ban­cos ardien­do”, ha expli­ca­do Schae­fer alain​for​ma​cion​.com des­de su estu­dio, mien­tras daba las pri­me­ras pin­ce­la­das a su últi­mo tra­ba­jo: una ofi­ci­na del Cha­se Bank ardien­do en el cen­tro de Pasa­de­na.

Su idea se ha con­ver­ti­do en un bom­ba­zo artís­ti­co, pero tam­bién un ines­pe­ra­do y lucra­ti­vo nego­cio para el artis­ta. Sólo duran­te la últi­ma sema­na, Schae­fer ha subas­ta­do con éxi­to dos de sus obras en Inter­net a tra­vés de eBay.

Un com­pra­dor anó­ni­mo de Ale­ma­nia pagó 25.200 dóla­res por uno de sus fla­mí­ge­ros óleos sobre lien­zo en una puja en la que par­ti­ci­pa­ron has­ta 70 intere­sa­dos. El pin­tor cali­for­niano toda­vía se sor­pren­de con la can­ti­dad paga­da.

“No es un mal pre­cio, sobre todo tenien­do en cuen­ta que, en 1873, Vin­cent Van Goghven­dió Viñe­do Rojo en Arles, la úni­ca pin­tu­ra que ven­dió en vida, por el equi­va­len­te a 1.835 dóla­res”, apun­ta Schae­fer con cier­ta iro­nía.

Y no ha sido algo úni­co. Ape­nas unos días des­pués, un com­pra­dor esta­dou­ni­den­se pagó 3.601 dóla­res por un cua­dro de una sucur­sal de Bank of Ame­ri­ca incen­dia­da de ape­nas 20 por 15 cen­tí­me­tros de tama­ño en una puja en la que hubo has­ta 40 ofer­tas.

El artis­ta ¿terro­ris­ta?

Sin embar­go, todo no han sido bue­nas noti­cias para Schae­fer. La polé­mi­ca temá­ti­ca de sus obras le ha traí­do com­pa­ñías poco ins­pi­ra­do­ras para un artis­ta. La poli­cía de Los Ánge­les le ha inte­rro­ga­do has­ta en dos oca­sio­nes, “una en la calle mien­tras tra­ba­ja­ba y la otra en mi pro­pia casa”, pun­tua­li­za.

“Me expli­ca­ron que alguien les había lla­ma­do comen­tán­do­les que se sen­tía ame­na­za­do por mis pin­tu­ras”, expli­ca el pin­tor anti­sis­te­ma. “Me pre­gun­ta­ron cuá­les eran mis inten­cio­nes, si era un terro­ris­ta y si tenía pen­sa­do poner en prác­ti­ca lo que esta­ba dibu­jan­do”, recuer­da Schae­fer con tono bur­lón.

El artis­ta les expli­có que sólo era “una metá­fo­ra de la situa­ción actual” y que “un ver­da­de­ro terro­ris­ta no se pasa varias horas en la calle pin­tan­do su posi­ble obje­ti­vo”. Sin embar­go, no debió ser dema­sia­do con­vin­cen­te: los ofi­cia­les toma­ron su nom­bre, ape­lli­dos, direc­ción, telé­fono y has­ta su núme­ro de la segu­ri­dad social.

Qui­zá la visi­ta de la poli­cía estu­vo moti­va­da por la lla­ma­da de los emplea­dos de algu­na de las sucur­sa­les ardien­tes de Schae­fer. De hecho, un por­ta­voz de Cha­se Bank, Gary Kish­ner, ha ase­gu­ra­do que la enti­dad a la que repre­sen­ta tie­ne dudas sobre los cua­dros.

“No nos toma­mos la situa­ción a la lige­ra”, ha ase­gu­ra­do Kish­ner en un comu­ni­ca­do, en el que recal­ca que “des­co­no­ce­mos las inten­cio­nes del artis­ta” y que “nues­tra prio­ri­dad es la segu­ri­dad de nues­tros tra­ba­ja­do­res y clien­tes”.

Reco­no­ci­mien­to públi­co

Pese a las crí­ti­cas, la popu­la­ri­dad de Schae­fer se ha dis­pa­ra­do. “La gen­te ya has­ta me reco­no­ce por la calle”, admi­te. Hace un par de días se le acer­có un emplea­do de ban­ca “que se auto­des­cri­bió como “un cer­do capi­ta­lis­ta” y le dio un abra­zo.

Su pro­gra­ma de radio a tra­vés de inter­net, que hace ape­nas dos meses sólo escu­cha­ban sus estu­dian­tes, su fami­lia y ami­gos, es aho­ra un refe­ren­te en el mun­do artís­ti­co ange­lino. Pecu­liar como Schae­fer, el pro­gra­ma con­sis­te en un diá­lo­go del artis­ta con sus oyen­tes en el que, mien­tras pin­ta, les expli­ca sus tru­cos.

“Inclu­so hay gen­te que me lla­ma para pedir­me que pin­te ardien­do las sucur­sa­les ban­ca­rias de sus loca­li­da­des”, ase­gu­ra el pin­tor, que se mos­tra­ría encan­ta­do de hacer­lo “si no se olvi­da­ran decir­me cuál es la ciu­dad”.

Las pin­tu­ras de ban­cos en lla­mas de Schae­fer serán la estre­lla de la exhi­bi­ción ‘El desas­tre del Capi­ta­lis­mo’, que se abri­rá el pró­xi­mo mes de febre­ro en la gale­ría Bea­con Art’s Buil­ding del barrio ange­lino de Ingle­wood.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *