Alex Schae­fer, el pin­tor anti­sis­te­ma que ven­de cua­dros de ban­cos ardiendo

Has­ta el pasa­do mes de julio Alex Schae­fer no era más que un pin­tor anó­ni­mo. Uno de los miles de aspi­ran­tes a artis­ta de éxi­to que tra­tan de abrir­se camino en Esta­dos Uni­dos. Le cos­ta­ba encon­trar gale­rías que qui­sie­ran expo­ner su obra, nun­ca había ven­di­do un cua­dro por más de 1.000 dóla­res y se veía obli­ga­do a com­pa­gi­nar su pasión con las cla­ses depin­tu­ra en el Art Cen­ter Colle­ge of Design de Pasa­de­na (Cali­for­nia).

Hoy Schae­fer, de 41 años, va camino de con­ver­tir­se en estre­lla del pin­cel, el pre­cio de sus obras se ha mul­ti­pli­ca­do por 20 y las aulas en las que impar­te sus lec­cio­nes se han que­da­do peque­ñas. Y todo por tras­mi­tir su frus­tra­ción con la situa­ción eco­nó­mi­ca a su obra.

A prin­ci­pios de verano, mien­tras obser­va­ba el cua­dro de la gaso­li­ne­ra ardien­do que el acla­ma­do Ed Rus­cha pin­tó en 1966, se le ocu­rrió una bri­llan­te idea: retra­tar a los cul­pa­bles de la cri­sis, los ban­cos, con­su­mi­dos por las llamas.

“Empe­cé retra­tan­do edi­fi­cios de todo tipo incen­dia­dos pero, a medi­da que cre­cía mi frus­tra­ción con­tra las enti­da­des finan­cie­ras, el dine­ro y la eco­no­mía, mi pin­tu­ra evo­lu­cio­nó de mane­ra natu­ral hacia los ban­cos ardien­do”, ha expli­ca­do Schae­fer alain​for​ma​cion​.com des­de su estu­dio, mien­tras daba las pri­me­ras pin­ce­la­das a su últi­mo tra­ba­jo: una ofi­ci­na del Cha­se Bank ardien­do en el cen­tro de Pasadena.

Su idea se ha con­ver­ti­do en un bom­ba­zo artís­ti­co, pero tam­bién un ines­pe­ra­do y lucra­ti­vo nego­cio para el artis­ta. Sólo duran­te la últi­ma sema­na, Schae­fer ha subas­ta­do con éxi­to dos de sus obras en Inter­net a tra­vés de eBay.

Un com­pra­dor anó­ni­mo de Ale­ma­nia pagó 25.200 dóla­res por uno de sus fla­mí­ge­ros óleos sobre lien­zo en una puja en la que par­ti­ci­pa­ron has­ta 70 intere­sa­dos. El pin­tor cali­for­niano toda­vía se sor­pren­de con la can­ti­dad pagada.

“No es un mal pre­cio, sobre todo tenien­do en cuen­ta que, en 1873, Vin­cent Van Goghven­dió Viñe­do Rojo en Arles, la úni­ca pin­tu­ra que ven­dió en vida, por el equi­va­len­te a 1.835 dóla­res”, apun­ta Schae­fer con cier­ta ironía.

Y no ha sido algo úni­co. Ape­nas unos días des­pués, un com­pra­dor esta­dou­ni­den­se pagó 3.601 dóla­res por un cua­dro de una sucur­sal de Bank of Ame­ri­ca incen­dia­da de ape­nas 20 por 15 cen­tí­me­tros de tama­ño en una puja en la que hubo has­ta 40 ofertas.

El artis­ta ¿terro­ris­ta?

Sin embar­go, todo no han sido bue­nas noti­cias para Schae­fer. La polé­mi­ca temá­ti­ca de sus obras le ha traí­do com­pa­ñías poco ins­pi­ra­do­ras para un artis­ta. La poli­cía de Los Ánge­les le ha inte­rro­ga­do has­ta en dos oca­sio­nes, “una en la calle mien­tras tra­ba­ja­ba y la otra en mi pro­pia casa”, puntualiza.

“Me expli­ca­ron que alguien les había lla­ma­do comen­tán­do­les que se sen­tía ame­na­za­do por mis pin­tu­ras”, expli­ca el pin­tor anti­sis­te­ma. “Me pre­gun­ta­ron cuá­les eran mis inten­cio­nes, si era un terro­ris­ta y si tenía pen­sa­do poner en prác­ti­ca lo que esta­ba dibu­jan­do”, recuer­da Schae­fer con tono burlón.

El artis­ta les expli­có que sólo era “una metá­fo­ra de la situa­ción actual” y que “un ver­da­de­ro terro­ris­ta no se pasa varias horas en la calle pin­tan­do su posi­ble obje­ti­vo”. Sin embar­go, no debió ser dema­sia­do con­vin­cen­te: los ofi­cia­les toma­ron su nom­bre, ape­lli­dos, direc­ción, telé­fono y has­ta su núme­ro de la segu­ri­dad social.

Qui­zá la visi­ta de la poli­cía estu­vo moti­va­da por la lla­ma­da de los emplea­dos de algu­na de las sucur­sa­les ardien­tes de Schae­fer. De hecho, un por­ta­voz de Cha­se Bank, Gary Kish­ner, ha ase­gu­ra­do que la enti­dad a la que repre­sen­ta tie­ne dudas sobre los cuadros.

“No nos toma­mos la situa­ción a la lige­ra”, ha ase­gu­ra­do Kish­ner en un comu­ni­ca­do, en el que recal­ca que “des­co­no­ce­mos las inten­cio­nes del artis­ta” y que “nues­tra prio­ri­dad es la segu­ri­dad de nues­tros tra­ba­ja­do­res y clientes”.

Reco­no­ci­mien­to público

Pese a las crí­ti­cas, la popu­la­ri­dad de Schae­fer se ha dis­pa­ra­do. “La gen­te ya has­ta me reco­no­ce por la calle”, admi­te. Hace un par de días se le acer­có un emplea­do de ban­ca “que se auto­des­cri­bió como “un cer­do capi­ta­lis­ta” y le dio un abrazo.

Su pro­gra­ma de radio a tra­vés de inter­net, que hace ape­nas dos meses sólo escu­cha­ban sus estu­dian­tes, su fami­lia y ami­gos, es aho­ra un refe­ren­te en el mun­do artís­ti­co ange­lino. Pecu­liar como Schae­fer, el pro­gra­ma con­sis­te en un diá­lo­go del artis­ta con sus oyen­tes en el que, mien­tras pin­ta, les expli­ca sus trucos.

“Inclu­so hay gen­te que me lla­ma para pedir­me que pin­te ardien­do las sucur­sa­les ban­ca­rias de sus loca­li­da­des”, ase­gu­ra el pin­tor, que se mos­tra­ría encan­ta­do de hacer­lo “si no se olvi­da­ran decir­me cuál es la ciudad”.

Las pin­tu­ras de ban­cos en lla­mas de Schae­fer serán la estre­lla de la exhi­bi­ción ‘El desas­tre del Capi­ta­lis­mo’, que se abri­rá el pró­xi­mo mes de febre­ro en la gale­ría Bea­con Art’s Buil­ding del barrio ange­lino de Inglewood.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.