El ata­que mili­tar con­tra el cli­ma glo­bal

Des­de todo pun­to de vis­ta, el Pen­tá­gono es el mayor usua­rio ins­ti­tu­cio­nal de pro­duc­tos de petró­leo y ener­gía… Sin embar­go, el Pen­tá­gono tie­ne una excep­ción gene­ral en todos los acuer­dos cli­má­ti­cos inter­na­cio­nal… Cual­quier dis­cu­sión de cam­bio cli­má­ti­co que no inclu­ya a los mili­ta­res no es más que pala­bre­ría, según Sara Floun​ders​.Es un agu­je­ro [en la Con­ven­ción de Kio­to sobre Cam­bio Cli­má­ti­co] bas­tan­te gran­de como pasar por él con un tan­que, según el infor­me “Un cli­ma de gue­rra”.

En 1940, los mili­ta­res de EE.UU. con­su­mie­ron un 1% del uso total de ener­gía del país; al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la par­te de los mili­ta­res aumen­tó a un 29%. [1] El petró­leo es indis­pen­sa­ble para la gue­rra.

En la mis­ma medi­da, el mili­ta­ris­mo es la acti­vi­dad más con­su­mi­do­ra de petró­leo en el pla­ne­ta, y cre­ce más rápi­do con avio­nes más gran­des, más con­su­mi­do­res de car­bu­ran­te, tan­ques y navíos emplea­dos en gue­rras aéreas y terres­tres más inten­si­vas. Al comen­zar la gue­rra de Iraq en mar­zo de 2003, el Ejér­ci­to cal­cu­ló que nece­si­ta­ría más de 151 millo­nes de litros de gaso­li­na para tres sema­nas de com­ba­te, exce­dien­do la can­ti­dad total uti­li­za­da por todas las fuer­zas Alia­das en los cua­tro años de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Como par­te del arma­men­to del Ejér­ci­to para la gue­rra pusie­ron en mar­cha 2.000 pesa­dos tan­ques M‑1 Abrams que que­ma­ban 1000 litros de car­bu­ran­te por hora. [2]

La Fuer­za Aérea de EE.UU. (USAF, por sus siglas en inglés) es el mayor con­su­mi­dor de car­bu­ran­te jet en el mun­do. Ima­gi­nad, si podéis, el astro­nó­mi­co con­su­mo de los avio­nes de gue­rra de la USAF: El caza F‑4 Phan­tom que­ma más de 6.000 litros de car­bu­ran­te jet por hora y un máxi­mo de 54.500 litros por hora a velo­ci­da­des super­só­ni­cas. El B‑52 Stra­to­crui­ser con ocho moto­res a reac­ción, se tra­ga 1.900 litros por minu­to; ¡diez minu­tos de vue­lo usan tan­to com­bus­ti­ble como el con­duc­tor pro­me­dio usa con­du­cien­do en un año! Un cuar­to del car­bu­ran­te jet del mun­do ali­men­ta la flo­ta de máqui­nas volan­tes ase­si­nas de la USAF; en 2006, con­su­mie­ron tan­to car­bu­ran­te como los avio­nes de EE.UU. usa­ron duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial (1941−1945) – sor­pren­den­tes 6.000 millo­nes de galo­nes. (3)

Barry San­ders seña­la con una car­ga de iro­nía trá­gi­ca que, mien­tras muchos de noso­tros redu­ci­mos asi­dua­men­te nues­tra hue­lla de car­bono a tra­vés de una vida más sim­ple, comien­do local­men­te, reci­clan­do y reuti­li­zan­do, con­ser­van­do ener­gía, usan­do trans­por­te públi­co, ins­ta­lan­do pane­les sola­res, etc., el mayor con­ta­mi­na­dor ins­ti­tu­cio­nal y con­tri­bui­dor al calen­ta­mien­to glo­bal –los mili­ta­res de EE.UU. – son inmu­nes a las preo­cu­pa­cio­nes por el cam­bio cli­má­ti­co. Los mili­ta­res no infor­man sobre emi­sio­nes de cam­bio cli­má­ti­co a nin­gún orga­nis­mo nacio­nal o inter­na­cio­nal gra­cias a pre­sión esta­dou­ni­den­se duran­te las nego­cia­cio­nes de 1997 del pri­mer acuer­do inter­na­cio­nal para limi­tar las emi­sio­nes de calen­ta­mien­to glo­bal: el Pro­to­co­lo de Kio­to sobre Cam­bio Cli­má­ti­co. Para pro­te­ger a los mili­ta­res de toda limi­ta­ción de sus acti­vi­da­des, EE.UU. exi­gió y obtu­vo la exen­ción de lími­tes de emi­sión a com­bus­ti­bles “bún­ker” (com­bus­ti­bles pesa­dos para bar­cos de gue­rra) y todas las emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro de ope­ra­cio­nes mili­ta­res en todo el mun­do, inclui­das las gue­rras. Por si fue­ra poco, Geor­ge W. Bush extra­jo a EE.UU. del Pro­to­co­lo de Kio­to, en uno de los pri­me­ros actos de su pre­si­den­cia, afir­man­do que pon­dría una cami­sa de fuer­za a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se con con­tro­les dema­sia­do cos­to­sos de emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro. Lo siguien­te fue que la Casa Blan­ca ini­ció una cam­pa­ña neo­lu­di­ta con­tra la cien­cia del cam­bio cli­má­ti­co. Al inves­ti­gar para The Green Zone: The Envi­ron­men­tal Costs of Mili­ta­rism [La zona ver­de: los cos­tos medioam­bien­ta­les del mili­ta­ris­mo] San­ders esta­ble­ció que obte­ner esta­dís­ti­cas sobre las bajas en la gue­rra del Depar­ta­men­to de Defen­sa (DoD) es más fácil que obte­ner datos sobre el uso de car­bu­ran­te.

Solo hace poco ha sali­do a pri­mer plano el tras­cen­den­tal tema del uso de com­bus­ti­ble mili­tar y su masi­vo, pero ocul­to, papel en el cam­bio cli­má­ti­co, gra­cias a un puña­do de pers­pi­ca­ces inves­ti­ga­do­res. Lis­ka y Perrin ase­ve­ran que, apar­te de emi­sio­nes de los tubos de esca­pe, nues­tro uso de gaso­li­na pro­vo­ca una inmen­sa con­ta­mi­na­ción por gases inver­na­de­ro “ocul­tos”. Este impac­to en el cam­bio cli­má­ti­co debe­ría ser cal­cu­la­do sobre el aná­li­sis del ciclo vital com­ple­to de la gaso­li­na. Cuan­do la Agen­cia de Pro­tec­ción del Medioam­bien­te (EPA) com­pa­ra la gaso­li­na y los bio­com­bus­ti­bles por su res­pec­ti­va con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca, las emi­sio­nes de gas inver­na­de­ro cal­cu­la­das para la gaso­li­na debe­rían incluir acti­vi­da­des mili­ta­res rela­cio­na­das con la obten­ción de petró­leo cru­do extran­je­ro, del cual se deri­va la gaso­li­na. (Pero no es así, gra­cias a la exen­ción mili­tar a los Acuer­dos de Kio­to). La segu­ri­dad petro­le­ra com­pren­de tan­to la pro­tec­ción mili­tar con­tra el sabo­ta­je a oleo­duc­tos y buques cis­ter­na y tam­bién gue­rras diri­gi­das por EE.UU. en regio­nes ricas en petró­leo para ase­gu­rar el acce­so a lar­go pla­zo. Cer­ca de 1.000 bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses tra­zan un arco des­de los Andes al Nor­te de Áfri­ca a tra­vés de Medio Orien­te has­ta Indo­ne­sia, las Fili­pi­nas y Corea del Nor­te, que se extien­de sobre todos los prin­ci­pa­les recur­sos petro­lí­fe­ros – todo rela­cio­na­do, en par­te, con la pro­yec­ción de fuer­za a favor de la segu­ri­dad ener­gé­ti­ca. Ade­más, las emi­sio­nes pro­pias de pro­ce­sos cola­te­ra­les al del ciclo de vida de los pro­duc­tos (“ups­tream emis­sions”) de gases inver­na­de­ro de la fabri­ca­ción de equi­pa­mien­to mili­tar, infra­es­truc­tu­ra, vehícu­los y muni­cio­nes uti­li­za­dos en la pro­tec­ción del sumi­nis­tro del petró­leo y gue­rras impul­sa­das por el petró­leo tam­bién debe­rían ser inclui­das en el impac­to medioam­bien­tal gene­ral del uso de gaso­li­na. Agre­gan­do estos fac­to­res a sus cálcu­los, los auto­res con­clu­yen que cer­ca “de un 20% del pre­su­pues­to con­ven­cio­nal del DoD… es atri­bui­ble a los obje­ti­vos de segu­ri­dad petro­le­ra”.

Un aná­li­sis corres­pon­dien­te de inves­ti­ga­do­res en Oil Chan­ge Inter­na­tio­nal cuan­ti­fi­ca las emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro de la gue­rra de Iraq y los cos­tes alter­na­ti­vos invo­lu­cra­dos en esa gue­rra, en lugar de inver­tir­los en tec­no­lo­gía lim­pia, duran­te los años 2003 – 2007. Sus resul­ta­dos cru­cia­les son ine­quí­vo­cos sobre la vas­ta con­ta­mi­na­ción del cli­ma por la gue­rra y la infle­xi­ble polí­ti­ca bipar­ti­dis­ta de renun­ciar a la futu­ra salud glo­bal a favor del mili­ta­ris­mo de nues­tros días.

  1. Los cos­tes tota­les pro­yec­ta­dos de la gue­rra de Iraq (cal­cu­la­dos en 3 billo­nes [millo­nes de millo­nes] de dóla­res) cubri­rían “todas las inver­sio­nes glo­ba­les en gene­ra­ción de ener­gía reno­va­ble” nece­si­ta­das entre aho­ra y 2030 para rever­tir las ten­den­cias al calen­ta­mien­to glo­bal.
  2. Entre 2003 y 2007, la gue­rra gene­ró por lo menos 141 millo­nes de tone­la­das métri­cas de equi­va­len­te de dió­xi­do de car­bono (CO2e) (4), más cada año de gue­rra que lo que 139 paí­ses del mun­do libe­ran anual­men­te. (5) La recons­truc­ción de escue­las, casas, nego­cios, puen­tes, carre­te­ras y hos­pi­ta­les de Iraq pul­ve­ri­za­dos por la gue­rra, y nue­vos muros y barre­ras de segu­ri­dad reque­ri­rán millo­nes de tone­la­das de cemen­to, una de las mayo­res fuen­tes indus­tria­les de emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro.
  3. En 2006, EE.UU. gas­tó más en la gue­rra en Iraq que lo que gas­tó todo el mun­do en inver­sión para ener­gías reno­va­bles.
  4. En 2008, el gobierno de Bush gas­tó 97 veces más en las fuer­zas arma­das que en el cam­bio cli­má­ti­co. Como can­di­da­to pre­si­den­cial, el pre­si­den­te Oba­ma había pro­me­ti­do gas­tar 150.000 millo­nes de dóla­res duran­te diez años en tec­no­lo­gía e infra­es­truc­tu­ra de ener­gía ver­de – menos que lo que EE.UU. esta­ba gas­tan­do en un año de la gue­rra de Iraq.

Uno de los secre­tos mejor guar­da­dos por el gobierno es cuán­to petró­leo con­su­me el Pen­tá­gono. Lo más pro­ba­ble, seña­la Barry San­ders, es que nadie en el DoD lo sepa con exac­ti­tud. Su esfuer­zo incan­sa­ble por ave­ri­guar las cifras es uno de los más exhaus­ti­vos has­ta la fecha. San­ders comien­za con cifras para obten­ción anual de petró­leo para todas las ramas de las fuer­zas arma­das sumi­nis­tra­das por el Cen­tro de Apo­yo Ener­gé­ti­co de la Defen­sa. Lue­go com­bi­na otros tres fac­to­res de con­su­mo mili­tar de petró­leo sobre los que no se infor­ma: un cálcu­lo de “petró­leo gra­tui­to” sumi­nis­tra­do en el extran­je­ro (del cual Kuwait fue el mayor pro­vee­dor para la gue­rra de Iraq en 2003), un cálcu­lo del petró­leo uti­li­za­do por con­tra­tis­tas mili­ta­res pri­va­dos y vehícu­los alqui­la­dos por los mili­ta­res y un cálcu­lo del com­bus­ti­ble bún­ker uti­li­za­do por bar­cos de gue­rra. Según su cálcu­lo, los mili­ta­res de EE.UU. con­su­men has­ta un millón de barri­les de petró­leo por día y cau­san un 5% de las actua­les emi­sio­nes de calen­ta­mien­to glo­bal. Hay que con­si­de­rar que los mili­ta­res tie­nen a 1,4 millo­nes de per­so­nas en ser­vi­cio acti­vo, o sea un 0,0002% de la pobla­ción, que gene­ran un 5% de la con­ta­mi­na­ción cli­má­ti­ca.

Sin embar­go, inclu­so esta com­pa­ra­ción sub­es­ti­ma el extre­mo impac­to mili­tar en el cam­bio cli­má­ti­co. El com­bus­ti­ble mili­tar es más con­ta­mi­nan­te por el tipo de com­bus­ti­ble uti­li­za­do por la avia­ción. Las emi­sio­nes de CO2 por el car­bu­ran­te jet son mayo­res –posi­ble­men­te el tri­ple– por litro que las del die­sel y del petró­leo. Ade­más, los gases del tubo de esca­pe de avio­nes tie­nen efec­tos con­ta­mi­nan­tes sin­gu­la­res que lle­van a un mayor efec­to de calen­ta­mien­to por uni­dad de car­bu­ran­te uti­li­za­do. Los efec­tos radio­ac­ti­vos de los gases del tubo de esca­pe de jets, inclui­dos el óxi­do nítri­co, el dió­xi­do de azu­fre, hollín y vapor de agua exa­cer­ban el efec­to calen­ta­dor de las emi­sio­nes de CO2 de los gases de tubo de esca­pe. (6) De un modo per­ver­so, por lo tan­to, los mili­ta­res de EE.UU. con­su­men com­bus­ti­bles fósi­les en can­ti­da­des incom­pa­ra­bles con cual­quier otro con­su­mo ins­ti­tu­cio­nal y per cápi­ta a fin de pre­ser­var el acce­so estra­té­gi­co al petró­leo – una locu­ra ins­ti­ga­da por una serie de deci­sio­nes del eje­cu­ti­vo.

Bre­ve his­to­ria de la mili­ta­ri­za­ción de la ener­gía

Diez de 11 rece­sio­nes de EE.UU. des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial han sido pre­ce­di­das por aumen­tos repen­ti­nos del pre­cio del petró­leo… Man­te­ner pre­cios bajos y esta­bles del petró­leo es un impe­ra­ti­vo polí­ti­co aso­cia­do con las eco­no­mías moder­nas basa­das en el petró­leo. En 1945, EE.UU. cons­tru­ye­ron una base aérea en Dhah­ran, Ara­bia Sau­dí, el comien­zo de la garan­tía de acce­so per­ma­nen­te de EE.UU. a petró­leo de Medio Orien­te recien­te­men­te des­cu­bier­to. El pre­si­den­te Roo­se­velt había nego­cia­do un quid pro quo con la fami­lia real sau­dí: pro­tec­ción mili­tar a cam­bio de petró­leo bara­to para los mer­ca­dos y mili­ta­res de EE.UU. Eisenho­wer poseía gran pres­cien­cia sobre el cre­ci­mien­to en la pos­gue­rra des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial por el dic­ta­do de polí­ti­ca nacio­nal por una indus­tria per­ma­nen­te basa­da en la gue­rra y la nece­si­dad de vigi­lan­cia y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na para con­tro­lar el com­ple­jo “mili­tar indus­trial”. Sin embar­go, tomó una deci­sión des­afor­tu­na­da sobre la polí­ti­ca ener­gé­ti­ca, que colo­có a EE.UU. y al mun­do en un camino del cual tene­mos que encon­trar la mane­ra de salir.

El exce­len­te infor­me de la Comi­sión Paley de 1952 pro­pu­so que EE.UU. basa­ra su eco­no­mía sobre fuen­tes de ener­gía solar. El infor­me tam­bién pre­sen­tó una fuer­te eva­lua­ción nega­ti­va de la ener­gía nuclear y lla­mó a rea­li­zar “inves­ti­ga­ción agre­si­va en todo el terreno de la ener­gía solar” así como inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de ener­gía eóli­ca y de bio­ma­sa. En 1953, el nue­vo pre­si­den­te Eisenho­wer hizo caso omi­so de la reco­men­da­ción del infor­me e inau­gu­ró “Áto­mos por la Paz”, pre­go­nan­do la ener­gía nuclear como el nue­vo mila­gro ener­gé­ti­co del mun­do que será “dema­sia­do bara­ta como para ser medi­da”. Esta deci­sión no solo lan­zó al país (y al mun­do) por un camino acia­go de ener­gía nuclear, sino tam­bién ancló la cen­tra­li­dad de petró­leo, gas y car­bón den­tro de la eco­no­mía de EE.UU.

A fines de los años seten­ta, la inva­sión sovié­ti­ca de Afga­nis­tán y la Revo­lu­ción Ira­ní ame­na­za­ron el acce­so de EE.UU. al petró­leo de Medio Orien­te, lo que lle­vó a la doc­tri­na beli­cis­ta del pre­si­den­te Car­ter en su men­sa­je sobre el Esta­do de la Unión de 1980. La Doc­tri­na Car­ter sos­tie­ne que cual­quier ame­na­za al acce­so de EE.UU. al petró­leo de Medio Orien­te enfren­ta­rá resis­ten­cia “por cua­les­quie­ra medios nece­sa­rios, inclui­da la fuer­za mili­tar”.

Car­ter refor­zó su doc­tri­na al crear la Fuer­za Con­jun­ta de Tareas de Rápi­do Des­plie­gue, cuyo pro­pó­si­to era empren­der ope­ra­cio­nes de com­ba­te en el área del Gol­fo Pér­si­co cuan­do fue­ra nece­sa­rio. Ronald Reagan inten­si­fi­có la mili­ta­ri­za­ción del petró­leo con la for­ma­ción del Coman­do Cen­tral de EE.UU. (CENTCOM), cuya razón de ser era ase­gu­rar el acce­so al petró­leo, dis­mi­nuir la influen­cia de la Unión Sovié­ti­ca en la región, y con­tro­lar a regí­me­nes en la región en fun­ción de los intere­ses de segu­ri­dad nacio­nal de EE.UU. Con la cre­cien­te depen­den­cia del petró­leo de Áfri­ca y de la región del Mar Cas­pio, EE.UU. ha aumen­ta­do des­de enton­ces su capa­ci­dad mili­tar en esas regio­nes.

En 2003, la doc­tri­na de uso de fuer­za cuan­do fue­ra nece­sa­ria de Car­ter fue rea­li­za­da con “con­mo­ción y pavor”, en lo que fue el uso más inten­si­vo y derro­cha­dor uso de com­bus­ti­ble fósil que el mun­do haya pre­sen­cia­do. Hay que recor­dar, tam­bién, que cuan­do cayó Bag­dad, las tro­pas inva­so­ras de EE.UU. hicie­ron caso omi­so del saqueo de escue­las, hos­pi­ta­les y de una ins­ta­la­ción de ener­gía nuclear, así como de museos nacio­na­les y el incen­dio de la Biblio­te­ca y Archi­vos Nacio­na­les don­de había una docu­men­ta­ción sin par, irrem­pla­za­ble, de la “cuna de la civi­li­za­ción”. Los mili­ta­res de EE.UU., sin embar­go, se apo­de­ra­ron y pro­te­gie­ron de inme­dia­to la sede del Minis­te­rio del Petró­leo ira­quí y colo­ca­ron a 2.000 sol­da­dos para sal­va­guar­dar los cam­pos petro­lí­fe­ros. (7) Pri­me­ro lo más impor­tan­te.

Muchos fac­to­res han con­ver­gi­do y se han acla­ra­do con el pasar del tiem­po, que apo­yan la afir­ma­ción de que, esen­cial­men­te, la gue­rra de Iraq fue una gue­rra por petró­leo. La eli­mi­na­ción de armas de des­truc­ción masi­va, el derro­ca­mien­to de un dic­ta­dor tirá­ni­co, la eli­mi­na­ción de terro­ris­mo vin­cu­la­do al 11‑S, el empleo de la diplo­ma­cia de caño­ne­ra para ins­ta­lar la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos – fue­ron en gran par­te pre­tex­tos para el petró­leo. Alan Greens­pan lo dijo sin­ce­ra­men­te: “Me entris­te­ce que sea polí­ti­ca­men­te incon­ve­nien­te reco­no­cer lo que todos saben: la gue­rra de Iraq tie­ne que ver en gran par­te con petró­leo”. (8)

A medi­da que nos acer­ca­mos al pico en la pro­duc­ción de petró­leo, es decir, el pun­to de dis­mi­nu­ción de los resul­ta­dos de la explo­ra­ción y pro­duc­ción de petró­leo y de mayo­res pre­cios del petró­leo, la par­te de la pro­duc­ción glo­bal de los paí­ses de la OPEC “aumen­ta­rá de 46% en 2007 a un 56% en 2030. “Iraq tie­ne las ter­ce­ras reser­vas por su tama­ño de petró­leo; Iraq y Kazajs­tán son “dos de los cua­tro prin­ci­pa­les paí­ses con los mayo­res aumen­tos de pro­duc­ción [de petró­leo] pro­nos­ti­ca­dos de 2000 a 2030. Medio Orien­te y Asia Cen­tral son, pre­vi­si­ble­men­te, epi­cen­tros de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res y gue­rras de EE.UU. Un infor­me de 2006 sobre segu­ri­dad nacio­nal y depen­den­cia del petró­leo de EE.UU. publi­ca­do por el Con­se­jo de Rela­cio­nes Exte­rio­res con­clu­yó que EE.UU. debe man­te­ner “una fuer­te pos­tu­ra mili­tar que per­mi­ta des­plie­gues de una rapi­dez ade­cua­da a la región [del Gol­fo Pér­si­co]” duran­te por lo menos 20 años. Los mili­ta­res pro­fe­sio­na­les de EE.UU. están de acuer­do y se pre­pa­ran para la pers­pec­ti­va de una “lucha arma­da en gran esca­la” por el acce­so a recur­sos ener­gé­ti­cos.

Dón­de esta­mos

La segu­ri­dad nacio­nal de EE.UU. ha sido redu­ci­da en gran par­te a segu­ri­dad ener­gé­ti­ca, lo que nos ha lle­va­do a mili­ta­ri­zar nues­tro acce­so al petró­leo median­te el esta­ble­ci­mien­to de una pre­sen­cia mili­tar en las regio­nes posee­do­ras de petró­leo del mun­do y la ins­ti­ga­ción del con­flic­to arma­do en Iraq, sos­te­nién­do­lo en Afga­nis­tán y pro­vo­cán­do­lo en Libia. La gue­rra aérea en Libia ha otor­ga­do algu­na aten­ción y fuer­za al nue­vo Coman­do Áfri­ca (AFRICOM) de EE.UU. –en sí otra exten­sión de la Doc­tri­na Car­ter – . Unos pocos comen­ta­ris­tas han con­clui­do que la gue­rra de la OTAN en Libia es una inter­ven­ción mili­tar huma­ni­ta­ria jus­ti­fi­ca­ble. El jui­cio más pene­tran­te, con­si­de­ro, es que la gue­rra aérea vio­ló la Reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, la Cons­ti­tu­ción de EE.UU., y la Ley de Pode­res de Gue­rra; y que esta­ble­ce un pre­ce­den­te y “mode­lo para cómo EE.UU. uti­li­za la fuer­za en otros paí­ses don­de sus intere­ses son ame­na­za­dos”, para citar a fun­cio­na­rios del gobierno. La gue­rra aérea en Libia es otro revés para la diplo­ma­cia no mili­ta­ri­za­da; mar­gi­nó a la Unión Afri­ca­na y esta­ble­ció un camino para más inter­ven­ción mili­tar en Áfri­ca cuan­do estén en jue­go intere­ses de EE.UU. ¿Es un mode­lo para futu­ras gue­rras la gue­rra aérea? Si es así, sería un gol­pe mor­tal para el pla­ne­ta. Este insa­cia­ble mili­ta­ris­mo es el mayor con­tri­bui­dor ins­ti­tu­cio­nal a los cre­cien­tes desas­tres natu­ra­les inten­si­fi­ca­dos por el cam­bio cli­má­ti­co glo­bal.

Post­da­ta

En agos­to de 2010, mien­tras con­ce­bía esta serie “La gue­rra y la ver­da­de­ra tra­ge­dia de los eji­dos”, fue­gos incon­tro­la­dos cau­sa­dos por la sequía y olas de calor con­su­mían amplias áreas de Rusia y asfi­xia­ban a Mos­có con con­ta­mi­na­ción del aire. Un miem­bro de la Aca­de­mia Rusa de Cien­cias advir­tió que los vien­tos indu­ci­dos por el fue­go podrían trans­por­tar par­tí­cu­las radio­ac­ti­vas a cien­tos de kiló­me­tros del bos­que en fue­go alre­de­dor de Cher­nó­bil, lle­gan­do a ciu­da­des en Rusia e inclu­so en Euro­pa Orien­tal. El mis­mo ries­go exis­te en regio­nes en otros sitios con­ta­mi­na­das con dese­chos radio­ac­ti­vos y pues­tas en peli­gro por incen­dios incon­tro­la­dos. Mien­tras ocu­rrían los incen­dios rusos, más de uno de cada diez paquis­ta­níes fue­ron des­arrai­ga­dos, con­ver­ti­dos en depen­dien­tes de ayu­da ali­men­ta­ria y pues­tos en peli­gro por enfer­me­da­des por las peo­res inun­da­cio­nes en la his­to­ria escri­ta, inun­da­cio­nes que afec­ta­ron a un quin­to del país, des­de la región noroes­te al sur. Pakis­tán –una poten­cia nuclear alta­men­te mili­ta­ri­za­da con ten­sas rela­cio­nes con su vecino nuclear, India, cuya área fron­te­ri­za con Afga­nis­tán es una zona de gue­rra, y den­tro de cuyas fron­te­ras la CIA rea­li­za una gue­rra de dro­nes – da prio­ri­dad al mili­ta­ris­mo por sobre el desa­rro­llo. Se encuen­tra en el sitio 15 en fuer­za mili­tar glo­bal y 141 de 182 paí­ses en el Índi­ce Glo­bal de Desa­rro­llo Humano.

En el verano de 2011, mien­tras com­ple­ta­ba la serie, incen­dios fores­ta­les que­ma­ron casi 21.230 hec­tá­reas en, y alre­de­dor de, las ins­ta­la­cio­nes de pro­duc­ción de armas nuclea­res y de alma­ce­na­mien­to de dese­chos en el Labo­ra­to­rio Nacio­nal Los Ála­mos. Entre los mate­ria­les radio­ac­ti­vos y dese­chos en peli­gro había has­ta 30.000 tam­bo­res de 208 litros de dese­chos con­ta­mi­na­dos con plu­to­nio alma­ce­na­dos en car­pas de tela, espe­ran­do su trans­por­te a un ver­te­de­ro de baja radia­ción en el sur de Nue­vo Méxi­co. Dos meses des­pués, Ver­mont sufrió sus peo­res inun­da­cio­nes y los daños resul­tan­tes de todos los tiem­pos, sin que nin­gu­na par­te del Esta­do deja­ra de ser afec­ta­da por la Tor­men­ta Tro­pi­cal Ire­ne – con­si­de­ra­da una de los diez más cos­to­sas en la his­to­ria de EE.UU.

En coin­ci­den­cia con estas tra­ge­dias eco­ló­gi­cas inten­si­fi­ca­das por el calen­ta­mien­to glo­bal, se encuen­tra el con­ti­nuo true­que en el pre­su­pues­to fede­ral de EE.UU. entre la defen­sa mili­ta­ri­za­da y la autén­ti­ca segu­ri­dad huma­na y medioam­bien­tal. EE.UU. con­tri­bu­ye más de un 30% de los gases de calen­ta­mien­to glo­bal a la atmós­fe­ra, gene­ra­dos por un 5% de la pobla­ción del mun­do y el mili­ta­ris­mo de EE.UU. Los tro­zos de la tor­ta pre­su­pues­ta­ria fede­ral de EE.UU. que finan­cian edu­ca­ción, ener­gía, medioam­bien­te, ser­vi­cios socia­les, vivien­da y crea­ción de más empleo, reci­ben en con­jun­to menos finan­cia­mien­to que el pre­su­pues­to mili­tar, de defen­sa. El ex secre­ta­rio del Tra­ba­jo, Robert Reich, ha cali­fi­ca­do el pre­su­pues­to mili­tar de pro­gra­ma de empleo apo­ya­do por el con­tri­bu­yen­te y argu­men­ta a favor de vol­ver a prio­ri­zar los gas­tos fede­ra­les en empleos en la ener­gía ver­de, la edu­ca­ción y la infra­es­truc­tu­ra – la ver­da­de­ra segu­ri­dad nacio­nal.

EE.UU. tie­ne la rique­za (que relle­na actual­men­te el pre­su­pues­to de defen­sa) y la capa­ci­dad téc­ni­ca para revo­lu­cio­nar su eco­no­mía ener­gé­ti­ca y con­ver­tir­la en unas pocas déca­das en una eco­no­mía basa­da en la efi­cien­cia y en fuen­tes reno­va­bles de ener­gía, eli­mi­nan­do así un fac­tor crí­ti­co de deman­da de nues­tro Goliat mili­tar. ¿Has­ta qué pun­to sería cos­to­so eli­mi­nar cau­sas sub­ya­cen­tes de gue­rra e injus­ti­cia, como ser la pobre­za y la des­igual­dad de géne­ro, y res­tau­rar el entorno natu­ral? En su libro más recien­te: Plan B 4.0: Mobi­li­zing to Save Civi­li­za­tion, Les­ter Brown esti­ma que la erra­di­ca­ción de la pobre­za, la edu­ca­ción de muje­res, el sumi­nis­tro de recur­sos repro­duc­ti­vos y la res­tau­ra­ción de bos­ques en todo el mun­do cos­ta­ría un ter­cio del pre­su­pues­to de defen­sa de 2008 de EE.UU. El pro­ble­ma no son los dine­ros públi­cos.

Otro feroz fac­tor de deman­da es el pul­po de las com­pa­ñías de la indus­tria de la defen­sa que extien­de sus ten­tácu­los a casi todos los Esta­dos y que con­tro­la a la mayo­ría de los con­gre­sis­tas. Por lo tan­to, otro recur­so vital esca­so –algún mine­ral en un lecho marino en dispu­ta, por ejem­plo– podría reem­pla­zar al petró­leo y con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pun­to álgi­do para más for­ta­le­ci­mien­to y reac­ción mili­tar, a menos que se cape al com­ple­jo mili­tar-indus­trial.

Tal vez el fac­tor más escu­rri­di­zo de la gue­rra son los valo­res que sub­ya­cen a la tra­di­ción y a la cos­tum­bre de solu­cio­nes mili­ta­ri­za­das. La gue­rra refle­ja la cul­tu­ra de un país. El mili­ta­ris­mo de EE.UU. –des­de su entre­na­mien­to, tác­ti­cas y logís­ti­ca a sus moti­vos para ir a la gue­rra y sus armas de gue­rra– está cla­ra­men­te con­for­ma­do por ele­men­tos cla­ve de la iden­ti­dad esta­dou­ni­den­se. Esas fuer­zas cul­tu­ra­les deter­mi­nan­tes son, según el his­to­ria­dor mili­tar Vic­tor Davis Han­son: des­tino mani­fies­to; men­ta­li­dad de vaque­ros del lejano oes­te; indi­vi­dua­lis­mo extre­mo y lo que lla­ma “inde­pen­den­cia agre­si­va”; capi­ta­lis­mo de mer­ca­do des­con­tro­la­do; el ideal de meri­to­cra­cia (no impor­ta de qué cla­se se sea, uno pue­de ascen­der a la cús­pi­de de las fuer­zas arma­das de EE.UU.); y una fas­ci­na­ción por las máqui­nas, la moder­ni­dad y la movi­li­dad. Todo con­ver­ge para gene­rar una tec­no­lo­gía béli­ca mayor, mejor y más des­truc­to­ra. Agre­ga que la inte­gra­ción de los mili­ta­res a la socie­dad es faci­li­ta­da por el dere­cho a por­tar armas según la Segun­da Enmien­da.

Esta com­pe­ten­cia cul­tu­ral por la gue­rra de alta tec­no­lo­gía, con sus orí­ge­nes en nues­tra pasa­da ani­qui­la­ción de los ame­ri­ca­nos nati­vos, pue­de ser el néme­sis de nues­tra socie­dad a menos que reali­ce­mos una intros­pec­ción crí­ti­ca sobre nues­tros valo­res cul­tu­ra­les y per­so­na­les y nos com­pro­me­ta­mos acti­va­men­te con su trans­for­ma­ción. Hay una mul­ti­tud de con­tra­co­rrien­tes en nues­tra socie­dad que han cues­tio­na­do pro­fun­da­men­te el per­fil cul­tu­ral domi­nan­te pin­ta­do en pala­bras por el mili­ta­ris­ta Han­son: los movi­mien­tos femi­nis­tas y por los dere­chos civi­les, los movi­mien­tos con­tra la gue­rra y por la paz, los medios públi­cos inte­lec­tua­les y pro­gre­sis­tas, los estu­dios de jus­ti­cia y paz, los tra­ba­ja­do­res pro­gre­sis­tas sin­di­ca­les y de la salud, los movi­mien­tos coope­ra­ti­vos y de las comu­ni­da­des de tran­si­ción y el puña­do de polí­ti­cos pro­gre­sis­tas, entre otros. El desa­fío es aho­ra cons­truir influen­cia vocal, de cohe­sión social e influen­cia públi­ca para nues­tros valo­res com­par­ti­dos de un sen­ti­do de comu­ni­dad, cone­xión con la natu­ra­le­za, preo­cu­pa­ción por los explo­ta­dos y sed de equi­dad y jus­ti­cia con­tra los men­sa­jes domi­nan­tes del mer­ca­do de rique­za, pres­ti­gio social, ima­gen, poder a tra­vés de la domi­na­ción y el enfren­ta­mien­to de con­flic­tos con la fuer­za.

“Una nación que sigue, año tras año, gas­tan­do más dine­ro en defen­sa mili­tar que en pro­gra­mas de pro­gre­so social se acer­ca a la muer­te espi­ri­tual”. – Mar­tin Luther King

Notas:

1. Barry San­ders (2009), «The Green Zone: The Envi­ron­men­tal Costs of Mili­ta­rism,» Oakland, Cali­for­nia: AK Press, p.39.

2. Barry San­ders (2009), «The Green Zone: The Envi­ron­men­tal Costs of Mili­ta­rism,» Oakland, Cali­for­nia: AK Press, p.51.

3. Barry San­ders (2009), «The Green Zone: The Envi­ron­men­tal Costs of Mili­ta­rism,» Oakland, Cali­for­nia: AK Press, pps.50, 61 para datos en esta sec­ción.

4. Uni­da­des de dió­xi­do de car­bono equi­va­len­tes a las emi­sio­nes de gas inver­na­de­ro en su con­jun­to.

5. Esta cifra es con­ser­va­do­ra por­que no exis­ten cifras creí­bles del con­su­mo mili­tar de com­bus­ti­bles bún­ker nava­les para el trans­por­te de com­bus­ti­ble y sol­da­dos. Tam­po­co hubo datos sobre el uso o libe­ra­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos de gases inver­na­de­ros inten­si­vos en la gue­rra, inclui­dos halón, un quí­mi­co extin­gui­dor de incen­dios ago­ta­dor de ozono prohi­bi­do en EE.UU. des­de 1992 para pro­duc­ción y uso civil, pero per­mi­ti­do para uso en “misión crí­ti­ca” por el DoD.

6. Geor­ge Mon­biot (2006), «Heat: How to Stop the Pla­net from Bur­ning,» cita­do en San­ders, p.72.

7. Chal­mers John­son (2010), «Dis­mantling the Empi­re: Ame­ri­ca’s Last Best Hope,» New York: Metro­po­li­tan Books. pp.40 – 51.

8. Cita­do en Lis­ka and Perrin, p.9.

…………

H. Patri­cia Hynes es pro­fe­sor de salud medioam­bien­tal en reti­ro en la Escue­la de Salud Públi­ca de la Uni­ver­si­dad y Pre­si­den­ta del con­se­jo de Tra­prock Cen­ter for Pea­ce and Jus­ti­ce en Mas­sa­chu­setts occi­den­tal.

http://​www​.truth​-out​.org/​w​a​r​-​a​n​d​-​t​r​a​g​e​d​y​-​c​o​m​m​o​n​s​-​p​a​r​t​-​7​-​m​i​l​i​t​a​r​y​-​a​s​s​a​u​l​t​-​g​l​o​b​a​l​-​c​l​i​m​a​t​e​/​1​3​1​5​4​1​8​406

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *