Soma­li­lan­dia: la excep­ción del cuerno de Áfri­ca- Txen­te Rekon­do

El 18 de mayo de 1991 Soma­li­lan­dia decla­ró su inde­pen­den­cia, hace aho­ra algo más de vein­te años. Des­de enton­ces su lucha por encau­zar un pro­yec­to sobe­rano y lograr el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal ha teni­do su cara y su cruz. Y a pesar de que algu­nos la cali­fi­can como el oasis del Cuerno de Áfri­ca, la mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal no ha reco­no­ci­do su situa­ción.

Aque­lla decla­ra­ción de inde­pen­den­cia ha per­mi­ti­do que el pue­blo de este país pusie­ra en mar­cha un pro­yec­to que ha traí­do con­si­go la for­ma­ción de gobier­nos esta­bles en una región aso­la­da por la ines­ta­bi­li­dad y un sis­te­ma de legi­ti­mi­dad muy impor­tan­te, en cla­ro con­tras­te sobre todo con la situa­ción que se vive en la veci­na Soma­lia. Muchos ana­lis­tas han seña­la­do que la reali­dad de Soma­li­lan­dia, con sus defec­tos y acier­tos, pue­de con­ver­tir­se en un ejem­plo de cara a los colap­sos esta­ta­les o los lla­ma­dos esta­dos-falli­dos en otros luga­res del mun­do, y a día de hoy es una reali­dad sobe­ra­na, a pesar de su no reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal.

Esta reali­dad cono­ce dife­ren­tes tér­mi­nos: “cua­si esta­dos no reco­no­ci­dos”, “esta­do den­tro de esta­dos”, “esta­dos de facto”…y la mayo­ría de los casos com­par­te algu­nos ele­men­tos bási­cos. Una direc­ción polí­ti­ca con apo­yo popu­lar; una capa­ci­dad de gober­nar a una pobla­ción deter­mi­na­da; con­tro­lar el terri­to­rio; tener la capa­ci­dad de enta­blar rela­cio­nes con otros esta­dos; logra­ra un amplio reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal de su sobe­ra­nía…

Trans­nis­tria, Ose­tia del Sur, Abja­sia, Nagorno-Kara­baj o Soma­li­lan­dia entre otros cum­ple todas las con­di­cio­nes excep­to la últi­ma. La comu­ni­dad inter­na­cio­nal en su mayor par­te recha­zan el reco­no­ci­mien­to de esas reali­da­des sobe­ra­nas. La hipo­cre­sía o doble rase­ro se pone ade­más de mani­fies­to cuan­do sí son reco­no­ci­dos esta­dos que no con­tro­lan su terri­to­rio, que no logran dotar de los ser­vi­cios bási­cos a su pobla­ción ni de man­te­ner una gober­na­bi­li­dad esta­ble.

Los argu­men­tos que defien­den los detrac­to­res del reco­no­ci­mien­to de Soma­li­lan­dia se vuel­ven con­tra ellos cuan­do se les recuer­da los casos de Eri­trea (alte­ra­ción de fron­te­ras en el con­ti­nen­te afri­cano) o de Eslo­ve­nia y Croa­cia (en Euro­pa) por poner algún ejem­plo. Algu­nos esta­dos se afe­rran ade­más al deba­te en torno al suje­to de deci­sión, y pre­ten­den que en el caso de Soma­li­lan­dia la pobla­ción de Soma­lia tam­bién par­ti­ci­pe en la deci­sión final. Algo que no tuvie­ron en cuen­ta cuan­do se des­mem­bró la anti­guo Yugos­la­via.

Soma­li­lan­dia lle­va tiem­po desa­rro­llan­do las lla­ma­das “cua­tro R”. Por un lado la recon­ci­lia­ción, don­de ha veni­do jugan­do un papel cla­ve el sis­te­ma de los con­se­jos de ancia­nos (Guur­ti), que ha sabi­do com­pa­gi­nar una espe­cie de alian­za entre “tra­di­ción y moder­ni­dad”. Por otro lado está la recons­truc­ción, don­de una con­ju­ga­ción de segu­ri­dad, des­cen­tra­li­za­ción, apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de la diás­po­ra han per­mi­ti­do un cam­bio sus­tan­cial en estos vein­te años. Tam­bién es cla­ve la reli­gión, en un país mayo­ri­ta­ria­men­te musul­mán, y don­de las cofra­días sufíes han desem­pe­ña­do un papel muy impor­tan­te, y que ha impe­di­do que se desa­rro­llen al mis­mo tiem­po ten­den­cias jiha­dis­tas o de un isla­mis­mo más radi­cal, y don­de se mira tam­bién con aten­ción al mode­lo tur­co. Y final­men­te el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal, la gran cruz que per­si­gue al país, y que a pesar de con­tra con las sim­pa­tías de algu­nos esta­dos afri­ca­nos (Sudá­fri­ca, Ruan­da o Kenia), son más los que se opo­nen (Egip­to, Sudán, Ara­bia Sau­di­ta…).

Soma­li­lan­dia reúne los cri­te­rios obje­ti­vos para ser reco­no­ci­do como un esta­do sobe­rano: tie­ne una pobla­ción per­ma­nen­te (asen­ta­da ade­más con la vuel­ta de des­pla­za­dos y refu­gia­dos; un terri­to­rio defi­ni­do (con cla­ra refe­ren­cia a l pro­tec­to­ra­do bri­tá­ni­co de Soma­li­lan­dia); un gobierno con una auto­ri­dad polí­ti­ca orga­ni­za­da y que es capaz de dotar de segu­ri­dad al país y hacer fren­te a los pro­ble­mas de la pira­te­ría o del jiha­dis­mo trans­na­cio­nal; capa­ci­dad de enta­blar rela­cio­nes con otros esta­dos, y a pesar de los obs­tácu­los que debe supe­rar, el país man­tie­ne misio­nes diplo­má­ti­cas ene dife­ren­tes pun­tos del mun­do.

Todo un aba­ni­co de excu­sas se expo­ne para fre­nar el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal. Des­de los que “pre­fie­ren una Soma­lia uni­da, has­ta los que con­di­cio­nan cual­quier acuer­do “al pro­ce­so de paz soma­lí”, pasan­do por aque­llos que sos­tie­ne que “debe ser la Unión Afri­ca­na la que deter­mi­ne si es o no un esta­do inde­pen­dien­te”. Como se pue­de obser­var todas ellas son razo­nes polí­ti­cas y no basa­das en cues­tio­nes de lega­li­dad. El temor de muchos esta­dos a que se abra una espe­cia de caja de Pan­do­ra que rede­fi­na y arti­cu­le una reali­dad inter­na­cio­nal más acor­de con las volun­ta­des de los pue­blos y nacio­nes del mun­do sir­ve de freno para el reco­no­ci­mien­to de nue­vos esta­dos.

Soma­li­lan­dia, en un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co ha apro­ba­do en dos oca­sio­nes su inde­pen­den­cia de mane­ra for­mal. Tras la decla­ra­ción de 1991, en 1993 el sis­te­ma tra­di­cio­nal basa­do en la estruc­tu­ra de cla­nes apro­bó la inde­pen­den­cia, y pos­te­rior­men­te en 2001 el 97% de la pobla­ción hizo lo pro­pio en un refe­rén­dum. En la últi­ma déca­da ha ela­bo­ra­do ade­más una cons­ti­tu­ción, ha cele­bra­do elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, muni­ci­pa­les y pre­si­den­cia­les.

Los cam­bios sus­tan­cia­les tam­bién se han suce­di­do en este país y han abar­ca­do dife­ren­tes sec­to­res: la acti­vi­dad comer­cial, la res­tau­ra­ción de las infra­es­truc­tu­ras, sis­te­mas de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, el sec­tor ser­vi­cios o el de las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras han dota­do a la nue­va reali­dad un empu­je des­co­no­ci­do en la región.

El resur­gir eco­nó­mi­co no ha sido sen­ci­llo, pero el país sigue basan­do buen apar­te d el mis­mo en la impor­tan­cia que ha teni­do el pas­to­reo y el comer­cio de gana­do, a pesar de las tra­bas y boi­cots de Ara­bia Sau­di­ta en oca­sio­nes, o de la ausen­cia de inver­sio­nes direc­tas extran­je­ras. Sin duda las impor­tan­tes reme­sas eco­nó­mi­cas envia­das por la diás­po­ra tam­bién han con­tri­bui­do a esos cam­bios, como lo ha hecho el comer­cio de sus puer­tos y el desa­rro­llo inci­pien­te del sec­tor ser­vi­cios y de la manu­fac­tu­ra.

Para­le­la­men­te, esa esta­bi­li­dad y auge eco­nó­mi­co han pro­pi­cia­do un desa­rro­llo social des­co­no­ci­do en la zona. La vuel­ta de des­pla­za­dos y refu­gia­dos, el auge de las ciu­da­des y del seden­ta­ris­mo, una red de ser­vi­cios socia­les (edu­ca­ción y salud) que toda­vía tie­ne mucho por desa­rro­llar y obs­tácu­los que supe­rar (peso del sec­tor pri­va­do en mate­ria sani­ta­ria y, cos­tes, menor pre­sen­cia de muje­res o des­equi­li­brio cam­po-ciu­dad en el edu­ca­ti­vo).

Entre los obs­tácu­los que afron­ta ade­más está el del con­su­mo del qaad (tam­bién cono­ci­do como khat, qaat o chat) y que con­di­cio­na la eco­no­mía de muchas fami­lias y en cier­ta medi­da difi­cul­ta el desa­rro­llo social. Pero sin duda uno de lo mayo­res pro­ble­mas resi­de en el no reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal (que tie­ne con­se­cuen­cias nega­ti­vas de cala­do, pues fre­na el desa­rro­llo de impor­tan­tes sec­to­res, como el petue­lo o gas, así como el acce­so a fon­dos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les).

Soma­li­lan­dia ha mos­tra­do al mun­do que su mode­lo es la antí­te­sis del colap­so de Soma­lia, que recha­za por dife­ren­tes razo­nes una fór­mu­la uni­ta­ria con el país vecino y a pesar de todo la mal lla­mad comu­ni­dad inter­na­cio­nal sigue negan­do su reco­no­ci­mien­to (algo en lo que coin­ci­den con los isla­mis­tas soma­líes de Al-Sha­baad). Este país a pesar de todo, sigue repre­sen­tan­do un mode­lo atí­pi­co en el Cuerno de Áfri­ca, y con su pro­ce­so de demo­cra­ti­za­ción, desa­rro­llo eco­nó­mi­co y esta­bi­li­dad podría ser un mode­lo a seguir en esa com­ple­ja región.

Como dice un pres­ti­gio­so ana­lis­ta local, “en los últi­mos años hemos logra­do lle­var ade­lan­te un pro­ce­so de recon­ci­lia­ción, des­mo­vi­li­za­ción y res­tau­ra­ción de la ley y el orden. Nues­tra capi­tal es un cen­tro comer­cial de carác­ter inter­na­cio­nal y hemos sabi­do fre­nar ame­na­zas laten­tes como la pira­te­ría y el jiha­dis­mo trans­na­cio­nal”. Y a pesar de todo la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pre­fie­re mirar para otro lado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *