Cuba y Vene­zue­la no son el Medio Orien­te- Javier Sala­do

Los recien­tes acon­te­ci­mien­tos en el Medio Orien­te, carac­te­ri­za­dos por las revuel­tas popu­la­res ocu­rri­das en Túnez, Egip­to, Yemen, Libia y Siria, con una mayor o menor par­ti­ci­pa­ción de los Ser­vi­cios Espe­cia­les del mun­do occi­den­tal infil­tran­do pro­vo­ca­do­res, armas, medios y dine­ro, mucho dine­ro, en cada país, han alen­ta­do las espe­ran­zas de los pla­ni­fi­ca­do­res de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos hacia Vene­zue­la y Cuba.

La caí­da de los gobier­nos de Yemen y Egip­to, los des­pia­da­dos ata­ques de la OTAN con­tra Libia, ampa­ra­dos en una reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das que no tar­da­ron en vio­lar, los cua­les han cos­ta­do dece­nas de miles de vidas ino­cen­tes –las mis­mas que enar­bo­la­ron pro­te­ge­rían- con la con­se­cuen­te des­apa­ri­ción del gobierno liba­nés, han des­per­ta­do la codi­cia para emplear tác­ti­cas seme­jan­tes en las cáli­das aguas del Cari­be.

Han sido una pri­ma­ve­ra y un verano espe­cial­men­te calien­tes en el esce­na­rio mun­dial. No solo en los paí­ses men­cio­na­dos, sino en otros, esos otros don­de según la pren­sa occi­den­tal los dis­tur­bios no son tan dis­tur­bios, a pesar de que los mani­fes­tan­tes sean cien­tos de miles y la poli­cía ten­ga que emplear gran­des con­tin­gen­tes anti­dis­tur­bios uni­for­ma­dos como extra­te­rres­tres, acom­pa­ña­dos de vehícu­los anti­mo­ti­nes, agua, gases, porras y balas. Lon­dres, Madrid, Ate­nas, San­tia­go de Chi­le y otras capi­ta­les del mun­do occi­den­tal han esta­do o están con­vul­sas; se les lla­ma “indig­na­dos”, estu­dian­tes, y otras deno­mi­na­cio­nes, pero todos tie­nen un común deno­mi­na­dor: pro­tes­tan con­tra medi­das guber­na­men­ta­les y el sta­tu quo a que son some­ti­dos y enfren­tan una vio­len­cia terri­ble que ya cobra su cuo­ta de muer­tes. Inclu­so en Israel, cata­lo­ga­do por un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano como “el úni­co alia­do dura­de­ro y con­fia­ble que tie­ne el mun­do occi­den­tal en el Medio Orien­te”, hubo gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta.

Pero para los gran­des medios, los úni­cos dis­tur­bios acon­te­ci­dos y los úni­cos gobier­nos que ejer­cie­ron la vio­len­cia son los men­cio­na­dos arri­ba. Bom­bar­dear a Libia, des­apa­re­cer de la faz de la tie­rra a miles de ino­cen­tes, es una misión demo­crá­ti­ca. Des­es­ta­bi­li­zar a Siria, apli­car la mis­ma fór­mu­la que en Libia, inten­tar derro­car a su gobierno, en momen­tos en que la opi­nión inter­na­cio­nal se acos­tum­bró a lo ocu­rri­do en la región, es otra misión demo­crá­ti­ca.

Seme­jan­te situa­ción, les hace pen­sar a algu­nos hal­co­nes en Esta­dos Uni­dos, que este es el momen­to de des­ha­cer­se de la Revo­lu­ción Cuba­na crean­do con­di­cio­nes para orga­ni­zar dis­tur­bios y pro­tes­tas que jus­ti­fi­quen accio­nes con­tra la “repre­sión cas­tris­ta”.

Recien­te­men­te fue col­ga­do en Inter­net una pági­na lla­man­do a rea­li­zar pro­tes­tas, soli­ci­tan­do una actua­ción y reso­lu­ción de las Nacio­nes Uni­das con­tra Cuba seme­jan­te a la de Libia, por la “sal­va­je repre­sión y vio­len­cia que sufren los acti­vis­tas disi­den­tes”.

Por otra par­te, las deno­mi­na­das Damas de Blan­co –a las que se les entre­gó el des­lus­tra­do pre­mio Saja­rov en 2005– un gru­púscu­lo sur­gi­do entre las espo­sas y fami­lia­res de pre­sos en cár­ce­les cuba­nas por acti­vi­da­des con­tra la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad del país, ante la reali­dad de la libe­ra­ción de la inmen­sa mayo­ría de sus fami­lia­res, gra­cias a la inter­me­dia­ción rea­li­za­da por la igle­sia cató­li­ca y care­cer de moti­vos para con­ti­nuar con sus accio­nes, aumen­ta­ron sus filas atra­yen­do median­te dine­ro a un redu­ci­do núme­ro de muje­res de pési­mos ante­ce­den­tes, algu­nas de las cua­les tie­nen fami­lia­res pre­sos por acti­vi­da­des cri­mi­na­les comu­nes, sumán­do­las a las “damas de apo­yo”. Con­si­de­ra­ron enton­ces las Damas de Blan­co, era la opor­tu­ni­dad para rea­li­zar des­or­de­nes públi­cos en loca­li­da­des de las pro­vin­cias de San­tia­go de Cuba y La Haba­na y acu­sar a las auto­ri­da­des de ini­ciar en su con­tra una “ola de repre­sión polí­ti­ca”.

Los medios de pren­sa occi­den­ta­les lle­na­ron sus espa­cios con esta noti­cia, des­ta­can­do la repre­sión poli­cial con­tra inde­fen­sas y pací­fi­cas muje­res que luchan por sus dere­chos y la liber­tad de sus fami­lia­res. El que ape­nas lle­ga­ran a una dece­na las mani­fes­tan­tes, que las auto­ri­da­des lejos de repri­mir­las las pro­te­gie­ran ante la indig­na­ción popu­lar, que nadie les puso un dedo enci­ma, y que tales accio­nes eran resul­ta­do del finan­cia­mien­to reci­bi­do des­de Esta­dos Uni­dos, no se refle­jó en esos medios. Tam­po­co ha sido rebo­ta­da la infor­ma­ción brin­da­da por el gobierno de Cuba, para al menos dar una visión de impar­cial y obje­ti­va. El silen­cio de los cóm­pli­ces.

Es enten­di­ble que unas seño­ras abo­guen y actúen por obte­ner la liber­tad de sus espo­sos en pri­sión, aún si estos fue­ron legal­men­te juz­ga­dos y con­de­na­dos. Es una reac­ción natu­ral y un dere­cho de cada mujer defen­der a su mari­do.

Lo que es impo­si­ble com­par­tir es ver como con­vier­ten su dolor –que es humano y que tam­bién acom­pa­ña a las madres de los cri­mi­na­les que la socie­dad tra­ta de refor­mar en la pri­sión- en un nego­cio, en un comer­cio bara­to de com­pra-ven­ta: “me pagas tan­to y yo hago tan­tas mar­chas, o tan­tas pro­tes­tas, ó tan­tas decla­ra­cio­nes…”. Es mer­can­ti­li­zar su dolor, ven­der­se a un pos­tor. Máxi­me cuan­do ya no exis­te la cau­sa moti­va­cio­nal.

Otras micro-inten­to­nas de dis­tur­bios han tra­ta­do de orga­ni­zar­se en las pasa­das sema­nas en Cuba con la par­ti­ci­pa­ción de los lla­ma­dos “disi­den­tes”; varios diplo­má­ti­cos de paí­ses del extin­to cam­po socia­lis­ta de Euro­pa del este se esfuer­zan por lograr al menos que alguien-en buen cubano- “le tire un holle­jo a un chino”. Lo impor­tan­te es for­mar la alha­ra­ca con los medios extran­je­ros.

Todo con­flu­ye en la línea de tra­tar de con­vul­sio­nar una socie­dad esta­ble y que lucha por ir hacia delan­te y mejo­rar cada día.

Otro tan­to- con sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas- encon­tra­mos en Vene­zue­la, don­de el esfuer­zo por des­es­ta­bi­li­zar al país emplean­do diver­sos y múl­ti­ples vías no pier­de de vis­ta los recur­sos petro­le­ros del her­mano país. Tam­bién allí son emplea­das un gru­po de muje­res, que se auto­de­no­mi­nan, a ima­gen y seme­jan­za de las cuba­nas, Damas de Negro (Si, es ver­dad, son poco ima­gi­na­ti­vos), quie­nes man­tie­nen una micro-pro­tes­ta en el opu­len­to este de Cara­cas des­de hace dos sema­nas. Los medios de comu­ni­ca­ción de la opo­si­ción arre­cian su cam­pa­ña, son ata­ca­dos los mili­ta­res boli­va­ria­nos, deni­gra­das las muje­res que osten­tan res­pon­sa­bi­li­da­des como diri­gen­tes en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, se rea­li­zan lla­ma­dos coti­dia­na­men­te a mon­tar “gua­rim­bas” (pro­tes­tas) por las razo­nes más disí­mi­les en cual­quier par­te del país, se cul­pa del índi­ce de vio­len­cia y cri­mi­na­li­dad a una Revo­lu­ción a la cual no dejan tra­ba­jar y des­arrai­gar las des­igual­da­des y exclu­sio­nes socia­les resul­ta­do del capi­ta­lis­mo sal­va­je y del neo­li­be­ra­lis­mo a que fue some­ti­da la socie­dad vene­zo­la­na por dece­nios. Tan lejos lle­gan, que apues­tan por una supues­ta ingo­ber­na­bi­li­dad ante la enfer­me­dad del pre­si­den­te Chá­vez.

Asu­men los hal­co­nes del impe­rio, y sus cóm­pli­ces loca­les, que es posi­ble lograr el fin de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na a tra­vés de lograr la con­vul­sión social. De pér­fi­da for­ma, crean­do “evi­den­cias” del carác­ter “sinies­tro” del gobierno popu­lar en Vene­zue­la, se le seña­la como par­ti­ci­pe en el nar­co­trá­fi­co para lo cual recien­te­men­te el Depar­ta­men­to del Teso­ro esta­dou­ni­den­se acu­só a cua­tro fun­cio­na­rios cha­vis­tas de man­te­ner víncu­los con el terro­ris­mo y con el nar­co­trá­fi­co. (Otro “rema­ke” ya emplea­do con­tra Cuba)

El libre­to esta dic­ta­do, la pues­ta en esce­na tra­ta de lograr el derrum­be de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios de Cuba y Vene­zue­la. El lunes 12 de sep­tiem­bre, el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, en una reu­nión desa­rro­lla­da en la Casa Blan­ca con un gru­po de perio­dis­tas de habla his­pa­na com­pa­ró la situa­ción de Cuba con lo que ocu­rre actual­men­te en el Medio Orien­te, don­de, expre­só, triun­fó la aspi­ra­ción de los ciu­da­da­nos a la demo­cra­cia, con el resul­ta­do de la caí­da de los regí­me­nes auto­ri­ta­rios.

Detrás de estas accio­nes y lue­go de las decla­ra­cio­nes de Barak Oba­ma, no nos que­da más alter­na­ti­va que con­fir­mar que el impe­ria­lis­mo siem­pre nos ha des­pre­cia­do, nun­ca nos ha enten­di­do y demues­tra su igno­ran­cia al que­rer eva­luar a los pue­blos a tra­vés del color del cris­tal con el que se mira a sí mis­mo.

No cono­cen a los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos; no cono­cen el mate­rial del que está hecho el pue­blo cubano, olvi­dan que en Vene­zue­la está enrai­za­da la estir­pe de Bolí­var.

Es lamen­ta­ble. Una vez más seño­res hal­co­nes, que­da­rán con el amar­go sabor de lo que pudo haber sido y no fue.

Javier Sala­do

Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal, corres­pon­sal de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, La Haba­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *