Nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co – Iña­ki Ega­ña

Hay un con­cep­to en boga que no me aca­ba de con­ven­cer. Y un sen­ti­mien­to de pro­pie­dad que no com­par­to en abso­lu­to. Des­de diver­sos foros y colum­nas mediá­ti­cas se lan­za el men­sa­je de los mili­tan­tes del «nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co» para desig­nar a hom­bres y muje­res del PNV. Del res­to de gru­pos aber­tza­les se diver­si­fi­can las opi­nio­nes, con pro­cla­mas en gene­ral des­pec­ti­vas. Otras veces pater­na­lis­tas. Inclu­so tachan­do al res­to de usur­pa­do­res.

Es evi­den­te que las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les de mayo de este año pusie­ron patas arri­ba la esce­ni­fi­ca­ción de fuer­zas de cada sec­tor de nues­tro país. Fue­ron elec­cio­nes, es cier­to, y como tal suje­tas a deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias coyun­tu­ra­les. Pero deja­ron en evi­den­cia que el mapa polí­ti­co dibu­ja­do en los últi­mos años esta­ba tru­ca­do. No eral real, ni siquie­ra por pro­xi­mi­dad.

Entre las nume­ro­sas lec­tu­ras elec­to­ra­les, una de ellas está mar­can­do la agen­da en el mun­do aber­tza­le: la hege­mo­nía polí­ti­ca, es decir, la refe­ren­cia. La esca­sa dife­ren­cia de votos entre el PNV y Bil­du, al igual que ocu­rrie­ra hace 25 años entre el PNV y Herri Bata­su­na, nos pro­me­te un esce­na­rio enco­na­do. Las situa­cio­nes no son las mis­mas, los pro­ta­go­nis­tas, en cam­bio, simi­la­res.

El PNV, hege­mó­ni­co elec­to­ral­men­te en el mun­do aber­tza­le, ha sen­ti­do el alien­to en el cogo­te y, al mar­gen de una línea de aco­so hacia sus con­trin­can­tes polí­ti­cos, ha rei­vin­di­ca­do el con­cep­to de «nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co» para recla­mar, como lo ha hecho recien­te­men­te José Manuel Bujan­da, que «veni­mos de antes». Una pro­pie­dad. El mis­mo autor seña­la que «lle­ga­dos has­ta aquí es bueno que mar­que­mos terri­to­rio», des­pués de seña­lar la pre­sen­cia de Bil­du en las ins­ti­tu­cio­nes como «gra­cio­sa». Un poco de humil­dad.

Lo que podía resul­tar una ocu­rren­te refle­xión de un asi­duo comen­ta­ris­ta polí­ti­co jel­tza­le se trans­for­ma en corrien­te de opi­nión tras la lec­tu­ra de dece­nas de men­sa­jes simi­la­res. La con­ver­sión del par­ti­do H1! en corrien­te de pen­sa­mien­to gene­ró un flu­jo pare­jo: el nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co está en cues­tión, en peli­gro casi, por la emer­gen­cia de la izquier­da aber­tza­le («auto­de­no­mi­na­da» en la mayo­ría de las ano­ta­cio­nes jel­ki­des, «mun­do» en otras, con cla­ra inten­ción peyo­ra­ti­va).

Me resul­ta infan­til el argu­men­to de «yo lo vi antes», «yo lle­gué antes», «nadie me va a ense­ñar de patrio­tis­mo», etc. El pasa­do es patri­mo­nio de todos, si el pro­yec­to es colec­ti­vo. Sien­to la bio­gra­fía del lehen­da­ka­ri Agi­rre como par­te de mi baga­je, al igual que el exi­lio de Manuel Iru­jo, jel­tza­les de pro, como es sabi­do, pero tam­bién la plu­ma del socia­lis­ta Tomás Mea­be o las refle­xio­nes del anar­quis­ta Isaac Puen­te.

Es suma­men­te peli­gro­so recla­mar pro­pie­da­des inte­lec­tua­les. Per­te­ne­ce­mos a todos y a nadie. Lo exclu­si­vo, por defi­ni­ción, es un dis­tin­ti­vo atí­pi­co. Ajeno. Quie­nes hablen de gue­to qui­zás podrán rei­vin­di­car geno­ma pro­pio, a lo más heren­cia. Pero cui­da­do, la heren­cia nota­rial com­par­te la asun­ción de bene­fi­cios y tam­bién de deu­das. Habría que recor­dar, en esta línea, que fra­ca­sos jel­tza­les, y de otros sec­to­res, están en el ori­gen del naci­mien­to de nue­vas corrien­tes. Entre ellas la de la izquier­da aber­tza­le de 1930 o de 1960.

El «nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co» de Sabino Ara­na pri­me­ro y Kiz­kitza des­pués es un pro­yec­to de reac­ción. Legí­ti­mo como cual­quie­ra, pero siem­pre con el paso cam­bia­do. Según sus pri­me­ros pro­ta­go­nis­tas, la cau­sa pri­me­ra del naci­mien­to del alder­di fue una reac­ción natu­ral al sur­gi­mien­to del socia­lis­mo en Biz­kaia. Igual razón fue la de SOV, hoy ELA, ante el empu­je de UGT.

La izquier­da aber­tza­le, en cam­bio, nació con un pro­yec­to muy defi­ni­do. A veces hiper­ideo­lo­gi­za­do, dema­sia­do ela­bo­ra­do, pero en su inte­rior, suma­men­te sen­ci­llo. Nada que ver con la ges­tión jel­tza­le, con la admi­nis­tra­ción de resi­duos. Un pro­yec­to níti­do de cons­truc­ción nacio­nal. El PNV lo cono­ce des­de su ini­cio y, por ello, acha­ca pre­ci­sa­men­te a la exis­ten­cia de ETA su fal­ta de con­cre­ción, su fal­ta de deci­sión sobe­ra­nis­ta. ETA sería la razón pri­me­ra de su tibie­za rei­vin­di­ca­ti­va.

Des­de el naci­mien­to de ETA y de la moder­na izquier­da aber­tza­le, la fun­ción del PNV ha teni­do una línea deter­mi­na­da de con­ten­ción. Ya Aju­ria­ge­rra, máxi­mo diri­gen­te jel­tza­le, ofre­ció una de las per­las más des­afor­tu­na­das para seña­lar su incon­ve­nien­cia: «en la clan­des­ti­ni­dad la des­leal­tad se paga con la cune­ta», como si la izquier­da aber­tza­le fue­ra un hijo ile­gí­ti­mo del PNV. La deser­ción en masa hacia ETA de EGI, las juven­tu­des del PNV, a comien­zos de los 70, fue sólo la expre­sión de las pro­lon­ga­das «vaca­cio­nes» jel­tza­les. Recuer­do con cari­ño a Jose­ba Elo­se­gi, el úni­co pre­so del PNV en el fran­quis­mo tar­dío, guda­ri en el 36, quien por cier­to lue­go reca­ló en EA.

En tiem­pos más recien­tes, la impron­ta de Urku­llu había sido pre­ce­di­da de la de su cole­ga Josu Jon Imaz: «la tarea his­tó­ri­ca del nacio­na­lis­mo vas­co (PNV) es la de ser el aban­de­ra­do en la des­le­gi­ti­ma­ción de ETA, de Bata­su­na y de su mun­do. Ten­go que decir con fuer­za, que sus fines no son los nues­tros y que eso que ellos lla­man su patria no es la nues­tra». Más cla­ro el agua.

Sería casi espon­tá­neo hacer una lis­ta con el con­te­ni­do del sig­ni­fi­ca­do de la patria jel­tza­le. Sen­ci­llo con un sim­ple repa­so a la heme­ro­te­ca de las últi­mas déca­das. Miem­bro fun­da­dor de la demo­cra­cia cris­tia­na inter­na­cio­nal, no cabría otra refle­xión que la que están adi­vi­nan­do. Por enci­ma del sabor de la tie­rra, por enci­ma de la len­gua y el colo­ri­do de las escue­las, por enci­ma de todos los sím­bo­los está la pas­ta. Nada nue­vo bajo el sol.

Por eso, el con­jun­to de las esci­sio­nes rese­ña­bles del PNV lo han sido por su izquier­da. En la dere­cha ocu­pan dema­sia­do espa­cio como para ani­mar a la deser­ción. Estos días se cum­plen 25 años de la de EA, cuan­do para fre­nar su empu­je y el de la izquier­da aber­tza­le la direc­ción jel­tza­le se alió en Gas­teiz con el PSOE. Un soplo de vida a la legi­ti­ma­ción del Esta­do ante una incon­tro­la­da aven­tu­ra sobe­ra­nis­ta.

Más pro­fun­da que la de EA, des­de mi modes­to pun­to de vis­ta, ha sido la mar­cha de ELA. El sin­di­ca­to aber­tza­le ha esta­do pega­do a la his­to­ria del PNV como si hubie­ran sido dos aman­tes incom­bus­ti­bles. Des­de su naci­mien­to, la direc­ción de ELA y la del PNV eran dos ramas de un mis­mo tron­co. Has­ta los años 90 y los tiem­pos de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca. La rup­tu­ra de ELA con el PNV ha sido his­tó­ri­ca. La apues­ta de la direc­ción jel­tza­le por el dine­ro y sus ten­tácu­los, por las con­tra­rre­for­mas labo­ra­les, por los mar­cos his­pa­nos de rela­cio­nes, etc. die­ron a ELA tan­tos argu­men­tos que la mar­cha de la casa ori­gi­na­ria se pro­du­jo sin estri­den­cias. Toda­vía hoy me pre­gun­to cuán­do fue.

¿Pode­mos afir­mar que ELA, EA o inclu­so la izquier­da aber­tza­le no son par­te del nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co? No me atre­ve­ría con tan­to. Es noto­rio que las fuen­tes de la izquier­da aber­tza­le no pro­vie­nen de Sabino Ara­na, ni de los batzo­kis. O no en exclu­si­va. Que el mag­ma del que bebie­ron fue bas­tan­te más amplio que el ofre­ci­do por los segui­do­res de Kiz­kitza. Y ése, pre­ci­sa­men­te, es el pro­ble­ma, el gra­ve pro­ble­ma del PNV. Su crecimiento/​decrecimiento lo es a cuen­ta de ese que deno­mi­na «gra­cio­so mun­do» de Bil­du.

Sin embar­go, los cre­ci­mien­tos natu­ra­les de ese «mun­do aber­tza­le» no exclu­yen­te, por cier­to, lo son por varias esqui­nas. Sus nichos más amplios. No así los del PNV que sólo tie­ne un río para pes­car. Y así lo hará has­ta las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas. Todos los hue­vos en una mis­ma ces­ta. Como si el con­trin­can­te polí­ti­co estu­vie­ra en casa y no en el patio.

Josu Jon, al que hay que agra­de­cer­le su sin­ce­ri­dad, seña­la­ba que la izquier­da aber­tza­le se disol­ve­ría como un azu­ca­ri­llo. Antes de las elec­cio­nes de mayo. Kol­do San Sebas­tián aña­día, des­pués de las mis­mas, que se iba a sen­tar con una copa de pacha­rán para obser­var esa diso­lu­ción quí­mi­ca. Dema­sia­da pre­po­ten­cia, como si no cono­cie­ran el país, ese mis­mo país que con­si­de­ran en pro­pie­dad.

Excep­to en la eta­pa inde­pen­den­tis­ta de Sabino Ara­na, la labor del PNV ha esta­do mar­ca­da por el res­col­do fue­ris­ta: el pac­to con la Coro­na. Inclu­so Iba­rretxe, disi­den­te de la línea ofi­cial, alu­dió en su Plan a un refren­do del Bor­bón. Este pac­to con la Coro­na no ha sido otro que el de la vali­da­ción del Esta­do en Eus­kal Herria, la per­ma­nen­te legi­ti­ma­ción de los lími­tes, leyes, decre­tos y demás que Madrid ha impues­to a los vas­cos.

Hoy, pre­ci­sa­men­te, está en jue­go el fin de un pro­ce­so his­tó­ri­co, no de un «nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co». Un pro­ce­so cen­te­na­rio. El fin del pac­to con la Coro­na. Y ese es el quid de la cues­tión. No son las siglas lo que cuen­tan, sino los con­te­ni­dos de cada pro­pues­ta. Y la cuen­ta atrás ha comen­za­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *