La colo­ni­za­ción de Libia y la izquier­da occi­den­tal: entre el ota­nis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo- Albert Escusa

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta –de la que for­man par­te tan­to frag­men­tos mayo­ri­ta­rios de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal euro­pea como corrien­tes de la extre­ma izquier­da anti­sis­te­ma– va des­cu­brien­do suce­si­va­men­te la exis­ten­cia de regí­me­nes “delin­cuen­tes”, sus corres­pon­dien­tes dic­ta­do­res y las rece­tas para eli­mi­nar­los a medi­da que la pro­pa­gan­da de gue­rra de los medios de pren­sa impe­ria­lis­tas foca­li­za su aten­ción sobre un deter­mi­na­do país no occi­den­tal como cober­tu­ra para sus pla­nes colonialistas.

El occi­den­te impe­ria­lis­ta ha pla­ni­fi­ca­do una reco­lo­ni­za­ción des­ca­ra­da, por vía mili­tar, del con­ti­nen­te afri­cano, repi­tien­do el mode­lo de la Con­fe­ren­cia de Ber­lín de 1885, don­de las poten­cias euro­peas occi­den­ta­les se repar­tie­ron Áfri­ca casi al com­ple­to y per­mi­tie­ron que úni­ca­men­te Etio­pía exis­tie­ra como país inde­pen­dien­te. En aque­lla épo­ca, la mayo­ría de par­ti­dos socia­lis­tas (“mar­xis­tas”) occi­den­ta­les aca­ba­ron sucum­bien­do a la pro­pa­gan­da colo­nia­lis­ta y jus­ti­fi­ca­ron las polí­ti­cas de con­quis­ta y escla­vi­tud colo­nial con unas argu­men­ta­cio­nes pre­ten­di­da­men­te de izquier­das. Hoy, la izquier­da occi­den­ta­lis­ta se adhie­re a la mis­ma posi­ción y jus­ti­fi­ca por acción o por omi­sión las polí­ti­cas colo­nia­lis­tas, los crí­me­nes y las inva­sio­nes mili­ta­res de occidente.

Afor­tu­na­da­men­te, la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Libia está hacien­do resur­gir a una izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta, soli­da­ria y com­pro­me­ti­da que pare­cía prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­da en occi­den­te y que, por fin, emer­ge fren­te a las abe­rran­tes com­pli­ci­da­des de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta con el colo­nia­lis­mo y los crí­me­nes de las poten­cias diri­gen­tes de la OTAN. La izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta se con­so­li­da pro­gre­si­va­men­te a tra­vés de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con la resis­ten­cia patrió­ti­ca y anti­co­lo­nia­lis­ta en Libia diri­gi­da por el coro­nel Gad­da­fi –inde­pen­dien­te­men­te de la opi­nión que se pue­da tener de su tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca, de sus erro­res y sus acier­tos – , la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal de los paí­ses obje­ti­vos del colo­nia­lis­mo y la denun­cia del impe­ria­lis­mo y sus innu­me­ra­bles crímenes.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta cóm­pli­ce del colo­nia­lis­mo otánico

El ota­nis­mo y el atlan­tis­mo son las for­mas pro­pias del colo­nia­lis­mo en el siglo XXI, varian­tes de un euro­cen­tris­mo expan­sio­nis­ta que pro­mue­ve la expor­ta­ción de los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia en ver­sión occi­den­tal –el lla­ma­do impe­ria­lis­mo “huma­ni­ta­rio”– como coar­ta­da para la devas­ta­ción y la colo­ni­za­ción de un deter­mi­na­do país en el que hay en jue­go intere­ses impor­tan­tes. Una par­te sus­tan­cial de la izquier­da occi­den­tal –y tam­bién la izquier­da de otras lati­tu­des, que com­par­te simi­la­res pun­tos de vis­ta– cola­bo­ra direc­ta o indi­rec­ta­men­te con estos fines apor­tan­do jus­ti­fi­ca­cio­nes cose­cha­das entre su patri­mo­nio ideo­ló­gi­co. Se tra­ta de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta-ota­nis­ta, cuyos men­sa­jes han sido amplia­men­te domi­nan­tes en los con­flic­tos neo­co­lo­nia­les de los últi­mos años, prin­ci­pal­men­te Yugos­la­via, Irak y aho­ra Libia, aho­gan­do en muchas oca­sio­nes a una izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta occi­den­tal que se encon­tra­ba toda­vía muy débil y dis­per­sa, al estar some­ti­da a los ata­ques con­jun­tos de los medios impe­ria­lis­tas y la izquier­da otanista.

Los medios impe­ria­lis­tas uti­li­zan para sus fines téc­ni­cas publi­ci­ta­rias clá­si­cas basa­das en con­sig­nas sen­ci­llas y men­sa­jes esque­má­ti­cos, repe­ti­ti­vos y cla­ros. Para jus­ti­fi­car la nece­si­dad de ata­car un país deter­mi­na­do se sim­pli­fi­ca la natu­ra­le­za de su régi­men per­so­ni­fi­cán­do­lo en la figu­ra de su diri­gen­te, que es con­ver­ti­do en una mez­cla de demo­nio san­gui­na­rio y sinies­tro per­so­na­je de pelí­cu­las de wes­tern ame­ri­cano. El régi­men o el diri­gen­te a des­truir pier­de así toda con­no­ta­ción polí­ti­ca para con­ver­tir­se en una figu­ra semi-reli­gio­sa: la per­so­ni­fi­ca­ción del Mal abso­lu­to. De esta mane­ra se le ofre­ce a la opi­nión públi­ca occi­den­tal un sen­ci­llo pack que le per­mi­ta com­pren­der fácil­men­te los moti­vos de la cam­pa­ña con­tra el nue­vo enemi­go de la liber­tad, sin tener que entrar en espi­no­sas con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, his­tó­ri­cas o polí­ti­cas que podrían crear dudas peli­gro­sas sobre los ver­da­de­ros intere­ses en jue­go. La cues­tión cen­tral es ocul­tar la agre­sión real de las poten­cias impe­ria­lis­tas con­tra un país inde­pen­dien­te fabri­can­do una ima­gen mito­ló­gi­ca, la lucha del Bien –la OTAN y/​o los rebel­des– con­tra el Mal –el demo­nio de turno – . Esta ima­gen es per­fec­ta­men­te ase­qui­ble a una pobla­ción satu­ra­da coti­dia­na­men­te con pro­duc­tos de la indus­tria del entre­te­ni­mien­to nor­te­ame­ri­ca­na y afín –como los innu­me­ra­bles pro­duc­tos cine­ma­to­grá­fi­cos de pro­pa­gan­da occi­den­ta­lis­ta – , don­de las cul­tu­ras no occi­den­ta­les son pre­sen­ta­das como infe­rio­res que deben ser “edu­ca­das” por occi­den­te, o bien como entes poten­cial­men­te terro­ris­tas cuya úni­ca razón de exis­tir es un odio obse­si­vo con­tra los valo­res de la demo­cra­cia y la liber­tad encar­na­dos en Esta­dos Uni­dos y sus ami­gos europeos.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta se mue­ve a sus anchas en este esce­na­rio de cri­mi­na­li­za­ción de otras cul­tu­ras y de demo­ni­za­ción semi-reli­gio­sa e irra­cio­nal de cada nue­vo enemi­go de la liber­tad, ya que eso le per­mi­te no tener que jus­ti­fi­car su pos­tu­ra abier­ta­men­te pro-colo­nia­lis­ta, escu­dán­do­se en las imá­ge­nes poten­tes crea­das por la pro­pa­gan­da de gue­rra ota­nis­ta. Para ello ela­bo­ra sus pro­pios packs ideo­ló­gi­cos basa­dos en un pro­duc­tos simi­la­res a la ideo­lo­gía neo­co­lo­nia­lis­ta otá­ni­ca, pero con un envol­to­rio y una cam­pa­ña publi­ci­ta­ria espe­cia­li­za­da que, bene­fi­cián­do­se de los men­sa­jes domi­nan­tes de los medios impe­ria­lis­tas sobre el pró­xi­mo demo­nio a des­truir, se diri­ge a un seg­men­to con­cre­to de “con­su­mi­do­res”: sus pro­pios segui­do­res o per­so­nas poten­cial­men­te soli­da­rias con la lucha anti­co­lo­nia­lis­ta de los pue­blos oprimidos.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta pro­mue­ve los valo­res mora­les y polí­ti­cos sur­gi­dos del mun­do occi­den­tal impe­ria­lis­ta, a los que con­si­de­ra en últi­ma ins­tan­cia supe­rio­res a cual­quie­ra del res­to del mun­do, aun­que para expre­sar la adhe­sión a estos valo­res emplee un voca­bu­la­rio radi­cal y de extre­ma izquier­da. La izquier­da occi­den­ta­lis­ta se trans­for­ma en izquier­da ota­nis­ta por el hecho de coin­ci­dir con la OTAN en la nece­si­dad de des­truc­ción de los gobier­nos y Esta­dos eti­que­ta­dos como “delin­cuen­tes” por el imperialismo.

En el caso de Libia, la izquier­da ota­nis­ta es favo­ra­ble a la eli­mi­na­ción de Gad­da­fi y la des­truc­ción del régi­men que repre­sen­ta, bien sea apo­yan­do abier­ta­men­te la inter­ven­ción de la OTAN como jus­ti­fi­ca­ción del impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio, bien sea recu­rrien­do a la acción de unos supues­tos “revo­lu­cio­na­rios” libios que luchan por la demo­cra­cia y la liber­tad fren­te a la tira­nía y que, como se ha demos­tra­do, es una coa­li­ción for­ma­da por ex fun­cio­na­rios occi­den­ta­lis­tas y corrup­tos del régi­men de Gad­da­fi alia­dos a los inte­gris­tas islá­mi­cos y mer­ce­na­rios de Qatar, Pakis­tán, Egip­to y de Al Qae­da, tele­di­ri­gi­dos por la OTAN.

La izquier­da ota­nis­ta está cons­ti­tui­da por una mayo­ría sig­ni­fi­ca­ti­va de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal euro­pea, par­ti­dos eco­so­cia­lis­tas, renom­bra­dos inte­lec­tua­les de izquier­da, algu­nos lla­ma­dos anti­ca­pi­ta­lis­tas, trots­kis­tas y tam­bién algu­nos segui­do­res de Lenin –que curio­sa­men­te han roto con la polí­ti­ca leni­nis­ta de apo­yar los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal – . Ade­más encuen­tra eco en otras par­tes del mun­do: entre otros, la mayo­ría de par­ti­dos trots­kis­tas y tam­bién has­ta algún par­ti­do comu­nis­ta ára­be que coin­ci­den en con­ver­tir en héroes del pue­blo a las hor­das cri­mi­na­les de inte­gris­tas tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos, y ni siquie­ra se moles­tan en con­de­nar las matan­zas de la OTAN.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta hun­de sus raí­ces en un euro­cen­tris­mo arrai­ga­do en siglos de un sal­va­je colo­nia­lis­mo occi­den­tal sobre los pue­blos opri­mi­dos, que encon­tró apo­yos entu­sias­tas en las capas más pro­gre­sis­tas de la socie­dad del siglo XIX. Es intere­san­te recor­dar al res­pec­to la pro­fun­da refle­xión que el escri­tor pales­tino Edward W. Said plas­mó en Cul­tu­ra e imperialismo:

«Duran­te muchas déca­das de expan­sión impe­rial, en el cora­zón de la cul­tu­ra euro­pea latía un inocul­ta­ble y laten­te euro­cen­tris­mo. Artis­tas y escri­to­res de van­guar­dia, la cla­se obre­ra, las muje­res, mos­tra­ban un fer­vor impe­ria­lis­ta que aumen­ta­ba en inten­si­dad y febril entu­sias­mo al rit­mo en que cre­cía la bru­ta­li­dad y el insen­sa­to con­trol de las poten­cias euro­peas y nor­te­ame­ri­ca­na sobre los pue­blos some­ti­dos. El euro­cen­tris­mo pene­tró la médu­la mis­ma del movi­mien­to obre­ro, de las muje­res y de la van­guar­dia artís­ti­ca: nadie sig­ni­fi­ca­ti­vo que­dó fue­ra de su alcance».

Este euro­cen­tris­mo fre­cuen­te­men­te ha gene­ra­do un gro­tes­co com­ple­jo de supe­rio­ri­dad sobre otros ensa­yos y expe­rien­cias polí­ti­cas alter­na­ti­vas ale­ja­das de los mol­des occi­den­ta­les, nor­mal­men­te des­pre­cia­dos o poco com­pren­di­das debi­do a que han sido obser­va­das des­de el micros­co­pio occi­den­ta­lis­ta. Ade­más com­por­ta la defen­sa de un occi­den­ta­lis­mo mesiá­ni­co “de izquier­das”, que se acen­túa al tiem­po que la influen­cia social y la base de una bue­na par­te de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta –espe­cial­men­te los gru­pos más radi­ca­les– se redu­ce alar­man­te­men­te por el hecho de estar cir­cu­lan­do, con velo­ci­dad cre­cien­te, por los raí­les de la diná­mi­ca gru­pus­cu­lar, endo­gá­mi­ca y ato­mi­za­do­ra que sue­le pre­ce­der a las fases de desintegración.

Libia y la doble moral de una par­te de la izquierda

La acti­tud fren­te a los acon­te­ci­mien­tos de Libia ha con­sa­gra­do una doble moral impu­ne entre una par­te de la izquier­da, y des­gra­cia­da­men­te no sólo entre la occidental.

Pro­si­guen con impla­ca­ble deter­mi­na­ción ase­si­na las ope­ra­cio­nes mili­ta­res impe­ria­lis­tas en Libia y se suce­den con «nor­ma­li­dad» los cri­mi­na­les bom­bar­deos otá­ni­cos con­tra la pobla­ción. Las matan­zas, las muti­la­cio­nes y las tor­tu­ras sal­va­jes per­pe­tra­das por los mer­ce­na­rios del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción, de Al Qae­da y del ejér­ci­to de Qatar han pro­du­ci­do miles de víc­ti­mas, la inmen­sa mayo­ría muje­res, niños y otros civi­les ino­cen­tes. Al mis­mo tiem­po, en Libia, los medios de comu­ni­ca­ción impe­ria­lis­tas han alcan­za­do un gra­do de mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción que ha supe­ra­do con cre­ces inclu­so las ante­rio­res gue­rras pre­ce­den­tes, don­de las «fosas comu­nes de Milo­se­vic» o las «armas de des­truc­ción masi­va de Sad­dam» fue­ron las coar­ta­das fabri­ca­das para el impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio en Yugos­la­via e Irak.

Ante esta bar­ba­rie mons­truo­sa, ¿cuál es la acti­tud de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta y de otras corrien­tes de la extre­ma izquier­da que han defen­di­do encen­di­da­men­te otras cau­sas polí­ti­cas? Pues ni más ni menos, una acti­tud que osci­la entre la hipo­cre­sía y la com­pli­ci­dad de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, y una incom­pren­si­ble fal­ta de soli­da­ri­dad entre par­te de otra izquier­da a la que se le supo­ne de natu­ra­le­za diferente.

Hemos vis­to a orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, artis­tas e inte­lec­tua­les pre­ten­di­da­men­te de izquier­das ras­gar­se las ves­ti­du­ras ante los «bom­bar­deos del dic­ta­dor Gad­da­fi con­tra su pro­pia pobla­ción» –otra men­ti­ra fabri­ca­da por el impe­ria­lis­mo – , fir­man­do lla­ma­mien­tos gran­di­lo­cuen­tes y comu­ni­ca­dos incen­dia­rios con­tra la «tira­nía», y movi­li­zán­do­se en apo­yo de la «revo­lu­ción libia». En cam­bio, tras varios meses de bom­bar­deos de la OTAN todos estos hoo­li­gans de los «revo­lu­cio­na­rios libios» que esta­ban emo­cio­nal­men­te des­tro­za­dos por «la «repre­sión de la tira­nía de Gad­da­fi con­tra su pro­pio pue­blo», aho­ra ni siquie­ra mue­ven un dedo o inclu­so apo­yan medi­das que per­mi­ten las matan­zas y muti­la­cio­nes de miles de libios, la mayo­ría civi­les ino­cen­tes, a manos de los ejér­ci­to otá­ni­cos y las ban­das de faná­ti­cos ase­si­nos integristas.

Hemos vis­to a una izquier­da que defien­de el lai­cis­mo o el ateís­mo radi­cal en su casa, pero en Libia apo­ya a los mer­ce­na­rios islá­mi­cos extre­mis­tas que quie­ren des­truir el régi­men lai­co de Gad­da­fi. Una izquier­da ultra­fe­mi­nis­ta en occi­den­te, pero defien­de a fuer­zas polí­ti­cas tan “revo­lu­cio­na­rias” que pre­ten­den devol­ver a la mujer a la edad media, al tiem­po que ata­ca al gobierno libio gobierno que pro­mo­vía la igual­dad de géne­ro. Una izquier­da que en Espa­ña es ultra repu­bli­ca­na y se pelea por demos­trar quién odia más a la monar­quía espa­ño­la, y en cam­bio en Libia apo­ya a los «revo­lu­cio­na­rios» segui­do­res de la monar­quía corrup­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta supri­mi­da por Gad­da­fi, alia­dos tam­bién a las sinies­tras monar­quías feu­da­les ára­bes. Una izquier­da que en occi­den­te defien­de la expro­pia­ción de las rique­zas y las nacio­na­li­za­cio­nes, pero se opo­ne radi­cal­men­te a un gobierno libio que nacio­na­li­zó el petró­leo y otros recur­sos en la prác­ti­ca, no sólo en pala­bras. Una izquier­da que se estre­me­ce de emo­ción ante las fies­tas de la “diver­si­dad cul­tu­ral y étni­ca” de colec­ti­vos de emi­gran­tes típi­cas de occi­den­te, pero en cam­bio con­de­na al régi­men de Gad­da­fi que pro­mo­cio­nó las diver­sas etnias de Libia ponien­do fin a la supre­ma­cía de la tri­bu de Ben­ga­si. Una izquier­da que dice estar a favor de la edu­ca­ción y la salud gra­tui­tas y uni­ver­sa­les, y en cam­bio arre­me­te con­tra un gobierno que tra­ta­ba de garan­ti­zar tales dere­chos a su población.

Hemos vis­to una izquier­da que en occi­den­te tie­ne el anti­rra­cis­mo como reli­gión, pero en cam­bio tole­ra que los mer­ce­na­rios otá­ni­cos rei­vin­di­quen Libia «sólo para los blan­cos» y per­si­gan, que­men vivos y ase­si­nen a los tra­ba­ja­do­res negros extran­je­ros por el color de su piel. Una izquier­da que defien­de los «pape­les para todos» y ata­ca a un régi­men que dio la nacio­na­li­dad a dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res afri­ca­nos. Una izquier­da que dice estar a favor de la “autén­ti­ca demo­cra­cia” y de la demo­cra­cia direc­ta, pero se horro­ri­za ante la pers­pec­ti­va de que en Libia exis­tie­ran for­mas de par­ti­ci­pa­ción direc­ta. Una izquier­da que dice estar con­tra la OTAN y ata­ca a uno de los pocos diri­gen­tes que se opu­so al esta­ble­ci­mien­to del Afri­com, la OTAN afri­ca­na diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos. Una izquier­da que defien­de el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, pero sólo si es en su pro­pio país o en luga­res don­de las poten­cias otá­ni­cas tie­nen intere­ses cla­ves. Una izquier­da que defien­de la “jus­ti­cia” como un prin­ci­pio uni­ver­sal, pero que tole­ra los inten­tos de ase­si­na­to de Gad­da­fi sin nin­gún tipo de jui­cio y el ase­si­na­to de varios de sus fami­lia­res por las bom­bas de la OTAN. En fin, una izquier­da que defien­de que los dere­chos huma­nos tal y como se entien­den en occi­den­te son prin­ci­pios uni­ver­sa­les invio­la­bles y sagra­dos, pero no mue­ve un dedo cuan­do cono­ce que los mer­ce­na­rios otá­ni­cos tor­tu­ran y ase­si­nan en masa, como jau­rías de bes­tias sal­va­jes, no sólo a par­ti­da­rios de Gad­da­fi sino tam­bién a ciu­da­da­nos libios ino­cen­tes y a los tra­ba­ja­do­res negros.

Hemos vis­to tam­bién recien­te­men­te a bue­na par­te de la izquier­da mun­dial –en este caso espe­cial­men­te a la izquier­da no occi­den­tal– ras­gán­do­se las ves­ti­du­ras con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez al que se le acu­sa­ba de «vio­lar el dere­cho inter­na­cio­nal» acer­ca de la polí­ti­ca segui­da por el gobierno boli­va­riano res­pec­to a supues­tos miem­bros de las gue­rri­llas de las FARC y algún acti­vis­ta colom­biano de izquier­das. Se han derro­chan­do ríos de tin­ta, se han con­vo­can­do movi­li­za­cio­nes, se han lle­nan­do miles de pági­nas de encen­di­das pro­tes­tas aira­das y lis­tas de nota­bles inte­lec­tua­les izquier­dis­tas y pre­mios Nobel, y se han cons­ti­tui­do aso­cia­cio­nes para pro­tes­tar aira­da­men­te con­tra las deci­sio­nes del gobierno vene­zo­lano; en cam­bio una par­te de esta izquier­da que casi que­ría que­mar en la hogue­ra a Chá­vez y a su gobierno –por for­tu­na, otra par­te sí que está acti­va­men­te pro­nun­cián­do­se a favor del pue­blo libio– per­ma­ne­ce aho­ra en el más abso­lu­to silen­cio res­pec­to un suce­so que afec­ta a la vida de millo­nes de per­so­nas y a la sobe­ra­nía nacio­nal de un país agre­di­do por la OTAN, suce­so que a todas luces es miles de veces más gra­ve que la supues­ta injus­ti­cia come­ti­da con­tra algu­nas per­so­nas con­cre­tas por más que sean lucha­do­res revo­lu­cio­na­rios. ¿Aca­so en Libia no se está piso­tean­do miles de veces más el «dere­cho inter­na­cio­nal» que se con­si­de­ra sagra­do para un gru­po de ciu­da­da­nos colom­bia­nos, con el resul­ta­do de miles de muer­tos y la devas­ta­ción del país? ¿Dón­de están aho­ra los defen­so­res heroi­cos del «dere­cho inter­na­cio­nal vio­la­do», espe­cial­men­te los inte­lec­tua­les de renombre?

¿Tie­ne dere­cho a defen­der­se un país agredido?

¿Tie­ne dere­cho a defen­der­se un país y un gobierno que es ata­ca­do bár­ba­ra­men­te por fuer­zas extran­je­ras, sin decla­ra­ción pre­via de gue­rra y tras una cam­pa­ña de men­ti­ras y difa­ma­cio­nes? Según la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, no tie­ne nin­gún dere­cho a defenderse.

Si pusié­ra­mos como mode­lo de derro­ca­mien­to por fuer­zas inva­so­ras, en coor­di­na­ción con ele­men­tos inter­nos, de un gobierno y un régi­men legí­ti­mo sur­gi­do de la volun­tad popu­lar que pro­mue­ve refor­mas socia­les, reco­no­ci­do por las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y pro­te­gi­do por el dere­cho inter­na­cio­nal, la inmen­sa mayo­ría de la izquier­da occi­den­tal evo­ca­ría ins­tan­tá­nea­men­te la rebe­lión de sec­to­res civi­les y mili­ta­res de extre­ma dere­cha con­tra la Repú­bli­ca espa­ño­la y el gobierno del Fren­te Popu­lar en julio de 1936, segui­da de la inme­dia­ta inva­sión de los ejér­ci­tos fas­cis­tas de Hitler y Mussolini.

Pues bien, una situa­ción pro­ba­ble­men­te mucho peor está suce­dien­do en Libia en estos momen­tos: un gobierno legí­ti­mo, miem­bro de la o­nU, pro­te­gi­do por este dere­cho inter­na­cio­nal y reco­no­ci­do por la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, un gobierno que ade­más había rea­li­za­do una polí­ti­ca de refor­mas socia­les, está sien­do derro­ca­do y su pobla­ción civil ani­qui­la­da impu­ne­men­te por unas fuer­zas mili­ta­res extran­je­ras en coor­di­na­ción con ele­men­tos loca­les insu­rrec­tos extre­mis­tas, ampa­rán­do­se en la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das. Esta reso­lu­ción –ya de por sí un aten­ta­do a la sobe­ra­nía nacio­nal y total­men­te uni­la­te­ral, pues­to que se basa­ba en infor­ma­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les que se han demos­tra­do com­ple­ta­men­te mani­pu­la­das– ni per­mi­tía armar a los lla­ma­dos “rebel­des”, ni el derro­ca­mien­to del gobierno libio, ni el ase­si­na­to de Gad­da­fi y sus fami­lia­res, ni tam­po­co el bom­bar­deo indis­cri­mi­na­do de la pobla­ción civil, tan sólo esta­ble­cía la crea­ción de una zona de exclu­sión aérea y un blo­queo de armas a Libia.

Nadie en su sano jui­cio entre la izquier­da occi­den­tal en 1936 le nega­ría el dere­cho la Repú­bli­ca espa­ño­la –que, a dife­ren­cia de Libia, era una metró­po­li colo­nial que poseía el Marrue­cos espa­ñol, el Sáha­ra y la Gui­nea espa­ño­la– la lucha arma­da con­tra la inva­sión fas­cis­ta. Y al igual que en 1936 la gran pren­sa bur­gue­sa mun­dial acu­sa­ba a los repu­bli­ca­nos de come­ter mul­ti­tud de atro­ces crí­me­nes mani­pu­lan­do la infor­ma­ción y min­tien­do, se uti­li­za hoy la mis­ma téc­ni­ca con­tra el régi­men de Gad­da­fi. Las dife­ren­tes corrien­tes de la izquier­da occi­den­tal que en 1936 se movi­li­za­ron para ayu­dar a la Repú­bli­ca espa­ño­la y con­de­na­ron la par­ti­ci­pa­ción de Hitler y Mus­so­li­ni, hoy en gran par­te per­ma­ne­cen sor­das y mudas, impá­vi­das ante las matan­zas de los nue­vos cau­di­llos nazi-ota­nis­tas. Si en 1936 las bom­bas incen­dia­rias de la Legión Cón­dor ale­ma­na con­tra Madrid y Ger­ni­ka levan­ta­ban a una opi­nión públi­ca mun­dial indig­na­da y a los par­ti­dos de izquier­das, hoy ni siquie­ra hay inte­rés en con­de­nar los mucho más mor­ta­les bom­bar­deos de la Legión Cón­dor otá­ni­ca con­tra los Ger­ni­kas libios.

¿Por qué hoy la inmen­sa mayo­ría de la izquier­da occi­den­tal no sólo se nie­ga a apo­yar, sino que inclu­so soca­va la lucha patrió­ti­ca anti­co­lo­nial del pue­blo libio y ni siquie­ra mue­ve un dedo por las víc­ti­mas de las matan­zas nazi-otá­ni­cas? Sen­ci­lla­men­te, por­que la izquier­da ota­nis­ta con­si­de­ra a estas víc­ti­mas como los “daños cola­te­ra­les” nece­sa­rios para implan­tar en Libia los valo­res que defien­de; por­que para esta izquier­da son más tole­ra­bles los crí­me­nes de los polí­ti­cos atlan­tis­tas y los regí­me­nes impe­ria­lis­tas here­de­ros de aque­llos que come­tie­ron geno­ci­dios con­tra dece­nas de millo­nes de indí­ge­nas y escla­vos negros; por­que es una pos­tu­ra polí­ti­ca­men­te correc­ta silen­ciar los millo­nes de crí­me­nes del impe­ria­lis­mo y los de Sar­kozy, de Oba­ma, Came­ron y otros aso­cia­dos meno­res, y cebar­se en los crí­me­nes –reales o supues­tos– que se le atri­bu­yen al demo­nio de turno, en este caso Gaddafi.

¿Era Gad­da­fi un agen­te del impe­ria­lis­mo en Libia?

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta pro­mue­ve el derro­ca­mien­to de Gad­da­fi con el argu­men­to de que era un agen­te del impe­ria­lis­mo en Libia.

Has­ta hace pocos años Libia fue dura­men­te ais­la­da y blo­quea­da por los regí­me­nes impe­ria­lis­tas, sufrien­do un estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y el aumen­to de pro­ble­mas socia­les. Para rom­per el ais­la­mien­to, des­apa­re­ci­do el anti­guo blo­que sovié­ti­co con el que tenía bue­nas rela­cio­nes, se optó por una reti­ra­da polí­ti­ca median­te con­ce­sio­nes y refor­mas libe­ra­les que pusie­ron a par­te de la eco­no­mía y el petró­leo en manos occi­den­ta­les y se desa­rro­lló la corrup­ción entre sec­to­res del régi­men. La coope­ra­ción pare­ce que alcan­zó inclu­so a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, que habrían tra­ba­ja­do –según algu­nas infor­ma­cio­nes de la pren­sa impe­ria­lis­ta, muy poco fia­ble– con la CIA y el MI6 en la per­se­cu­ción del terro­ris­mo islá­mi­co. Gad­da­fi fue reci­bi­do con hono­res por todos los jefes de Esta­do occi­den­ta­les, inclu­yen­do Sar­kozy, Ber­lus­co­ni y Oba­ma entre otros.

Pero Gad­da­fi no fue un agen­te del impe­ria­lis­mo como afir­ma la izquier­da ota­nis­ta. Hay evi­den­cias de peso que mues­tran que varias corrien­tes polí­ti­cas se desa­rro­lla­ron en el inte­rior del régi­men de la cono­ci­da como Jamahi­ri­ya Ára­be Popu­lar Socia­lis­ta. Estas corrien­tes desa­rro­lla­ron intere­ses con­tra­pues­tos y sus pro­pios calen­da­rios polí­ti­cos: des­de los más afi­nes a posi­cio­nes “socia­lis­tas” o, para enten­der­nos, defen­so­res de la igual­dad y los dere­chos socia­les –entre ellos el pro­pio Gad­da­fi– así como de inde­pen­den­cia nacio­nal y pan­afri­ca­nis­mo, has­ta los sec­to­res más libe­ra­les y pro-occi­den­ta­les, muchos de los cua­les se des­mar­ca­ron del régi­men y for­ma­ron par­te de la con­ju­ra que pre­pa­ró Fran­cia para des­en­ca­de­nar la rebe­lión al ser­vi­cio de la OTAN. El régi­men libio, ade­más, se esta­ble­ció sobre una socie­dad tri­bal rela­ti­va­men­te frá­gil debi­do a las pos­tu­ras tra­di­cio­nal­men­te pro-colo­nia­lis­tas y monár­qui­cas de la tri­bu de Ben­ga­si y la poten­cial influen­cia des­es­ta­bi­li­za­do­ra del isla­mis­mo radi­cal, cons­tan­te­men­te repri­mi­do. Esta socie­dad tri­bal, ade­más, tenía sus cana­les de poder polí­ti­co y de par­ti­ci­pa­ción direc­ta en el régi­men libio, resul­tan­do de todo ello una com­ple­ja inter­ac­ción con las dife­ren­tes corrien­tes polí­ti­cas del régi­men y con el pro­pio Gad­da­fi, que al pare­cer en deter­mi­na­dos momen­tos que­dó en mino­ría fren­te a algu­nas deci­sio­nes polí­ti­cas impor­tan­tes, como la de disol­ver minis­te­rios corruptos.

No obs­tan­te, a ojos de gran par­te del pue­blo libio, la figu­ra de Gad­da­fi seguía man­te­nien­do un ele­va­do valor sim­bó­li­co como refe­ren­te vivo de la inde­pen­den­cia del país. Ade­más, como sue­le suce­der en otras expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias –sobre todo cuan­do las revo­lu­cio­nes atra­vie­san difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas– es muy posi­ble que la juven­tud de las ciu­da­des fue­ra tam­bién mucho más recep­ti­va a los valo­res, ideas y mode­los cul­tu­ra­les occi­den­ta­les, pro­ce­den­tes de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta. De todo ello resul­ta un régi­men y una socie­dad libia mucho más com­ple­ja de lo que la ridí­cu­la qaes­que­ma­ti­za­ción occi­den­tal pre­ten­de. La deser­ción de los sec­to­res más libe­ra­les y pro-occi­den­ta­les del régi­men libio –según pare­ce tras la deci­sión de Gad­da­fi de rever­tir algu­nas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les– y las difi­cul­ta­des socia­les pro­vo­ca­das por el blo­queo impe­ria­lis­ta y las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, fue apro­ve­cha­da por el impe­ria­lis­mo – en el con­tex­to de la con­tro­ver­ti­da “pri­ma­ve­ra ára­be” que sacu­dió algu­nos regí­me­nes del nor­te de Áfri­ca– para pre­pa­rar la insu­rrec­ción de Ben­ga­si, que ya había sido deci­di­da por Sar­kozy des­de mucho antes, tras com­prar a deser­to­res de Gad­da­fi y a las hor­das ase­si­nas de inte­gris­tas islá­mi­cos. Sar­kozy reci­bió rápi­da­men­te el apo­yo cóm­pli­ce de Oba­ma, Ber­lus­co­ni, Zapa­te­ro y Came­ron –que no que­rían per­der su par­te del botín– entre la incom­pren­si­ble inhi­bi­ción de Rusia y de Chi­na, que per­dían una posi­ción estra­té­gi­ca en el mediterráneo.

Es curio­so ver con qué faci­li­dad la extre­ma izquier­da eti­que­ta de «agen­te del impe­ria­lis­mo» a cual­quie­ra que se le anto­je, según el capri­cho ideo­ló­gi­co de cada uno. Para algu­nos, Fidel Cas­tro sería un agen­te del Par­ti­do Demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se por algu­nas decla­ra­cio­nes posi­ti­vas que hizo sobre Ken­nedy, Car­ter o sobre Oba­ma al prin­ci­pio de su man­da­to, o un agen­te del “impe­ria­lis­mo chino” por el comer­cio que tie­ne Cuba con este país. Para otros, Lenin y los bol­che­vi­ques eran agen­tes del impe­ria­lis­mo ale­mán ya que fue­ron los ale­ma­nes quie­nes pusie­ron un tren a dis­po­si­ción de Lenin para que éste entra­ra secre­ta­men­te en Rusia con la espe­ran­za de que los bol­che­vi­ques crea­ran difi­cul­ta­des al gobierno ruso. Más ade­lan­te, Lenin y Trotsky de nue­vo fue­ron acu­sa­dos de agen­tes del impe­ria­lis­mo ale­mán por nego­ciar sepa­ra­da­men­te la paz con Ale­ma­nia en 1918 cedién­do­les una ter­ce­ra par­te del terri­to­rio ruso como indem­ni­za­cio­nes de gue­rra. Vol­vie­ron los bol­che­vi­ques y Lenin a ser agen­tes del impe­ria­lis­mo ale­mán cuan­do nego­cia­ron secre­ta­men­te el Tra­ta­do de Rapa­llo en 1922 que, entre otros acuer­dos, esti­pu­la­ba la posi­bi­li­dad de que el ejér­ci­to ale­mán se entre­na­ra secre­ta­men­te en terri­to­rio soviético.

La lis­ta de «trai­cio­nes» para la izquier­da ota­nis­ta sería inter­mi­na­ble, tan­to como el inte­rés que exis­ta en impe­dir los movi­mien­tos de soli­da­ri­dad con pue­blos con­cre­tos, pero eso no res­pon­de las pre­gun­tas nece­sa­rias: ¿era Gad­da­fi un agen­te del impe­ria­lis­mo? ¿Aca­so el impe­ria­lis­mo derro­có a Fran­co, Sala­zar, Sukarno, Pol Pot, Pino­chet, el Sha de Per­sia, las dic­ta­du­ras argen­ti­nas, las monar­quías des­pó­ti­cas y san­gui­na­rias de Qatar, Bah­rein, Ara­bia Sau­dí, los tira­nos Batis­ta, Somo­za y tan­tos otros seme­jan­tes? ¿Por qué en Libia y en Siria se pro­du­ce la inje­ren­cia occi­den­tal, y no en las monar­quías ára­bes o en Yemen don­de ha habi­do fuer­tes insu­rrec­cio­nes popu­la­res con dece­nas o cien­tos de muer­tos? ¿Tie­ne la izquier­da ota­nis­ta algu­na res­pues­ta creíble?

Con­clu­sión

La inva­sión ota­nis­ta de Libia for­ma par­te de la lar­ga cade­na de agre­sio­nes y geno­ci­dios que el impe­ria­lis­mo vie­ne per­pe­tran­do a dies­tro y sinies­tro des­de que la Unión Sovié­ti­ca –cuya sola exis­ten­cia hacía impo­si­ble que se come­tie­ran estas mons­truo­sas bar­ba­ri­da­des– comen­zó su decli­ve y dejó de exis­tir. Así, la pri­me­ra gue­rra del gol­fo con­tra Irak, las gue­rras de Yugos­la­via, la inva­sión de Afga­nis­tán, el geno­ci­dio del Con­go, la segun­da gue­rra con­tra Irak, la colo­ni­za­ción fran­ce­sa de Cos­ta de Mar­fil y final­men­te la gue­rra con­tra Libia –sin con­tar un buen núme­ro de con­flic­tos meno­res, como los suce­sos del Tíbet o la inter­ven­ción silen­cio­sa en muchos paí­ses de Áfri­ca – , mues­tran la sen­da por la que ha deci­di­do avan­zar el impe­ria­lis­mo moderno. Algu­nos han deno­mi­na­do a esta polí­ti­ca la “gue­rra infi­ni­ta” y otros la “bal­ca­ni­za­ción” del pla­ne­ta. Son con­cep­tos que defi­nen muy bien las for­mas que adop­ta el impe­ria­lis­mo moderno para con­quis­tar un país. Pero su esen­cia real es que se tra­ta pura y sim­ple­men­te de una polí­ti­ca de con­quis­ta colonial.

Mien­tras Libia se con­vier­te en un inmen­so cemen­te­rio colec­ti­vo y sus pue­blos y ciu­da­des son redu­ci­dos a escom­bros, la izquier­da occi­den­ta­lis­ta se mues­tra impa­si­ble ante las matan­zas de la OTAN o inclu­so apo­ya los desig­nios del impe­ria­lis­mo para Libia y el res­to del con­ti­nen­te afri­cano con sus irra­cio­na­les y fan­tás­ti­cas argu­men­ta­cio­nes pseu­do-izquier­dis­tas. Los regí­me­nes que el impe­ria­lis­mo ins­tau­ra en los paí­ses que con­quis­ta gene­ran un gra­ve dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida, pri­va­ti­za­cio­nes sal­va­jes, empo­bre­ci­mien­to masi­vo, retro­ce­so bru­tal de los dere­chos socia­les y de la igual­dad de géne­ro, odios inter­ét­ni­cos y, ade­más, con­vier­ten el país en pro­tec­to­ra­dos del atlan­tis­mo diri­gi­dos por las emba­ja­das occi­den­ta­les que ins­ta­lan bases mili­ta­res de la OTAN. Pero eso, para la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, no tie­ne nin­gu­na importancia.

Por for­tu­na, fren­te a las repul­si­vas mani­fes­ta­cio­nes de fer­vor neo­co­lo­nial de la izquier­da ota­nis­ta, comien­za a emer­ger la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta y soli­da­ria en occi­den­te, sumán­do­se a los posi­cio­na­mien­tos ine­quí­vo­ca­men­te anti­co­lo­nia­lis­tas de los gobier­nos de Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y Ecua­dor así como el de Zim­bab­we, Sudá­fri­ca y la Unión Afri­ca­na –por aho­ra – , ade­más de un gran núme­ro de inte­lec­tua­les afri­ca­nos anti­co­lo­nia­lis­tas. Esta ten­den­cia se refuer­za por las voces valien­tes de inte­lec­tua­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da occi­den­tal que se opo­nen a la bar­ba­rie ota­nis­ta. Esta izquier­da defien­de que el futu­ro de Libia debe deci­dir­lo el pue­blo libio sin que inter­ven­ga la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta. No sólo eso: tam­bién ha toma­do con­cien­cia de que Libia, como preám­bu­lo pro­ba­ble de Siria, de toda Áfri­ca y de Orien­te Medio, está sien­do inva­di­da por el neo­co­lo­nia­lis­mo ota­nis­ta y que Gad­da­fi –inde­pen­dien­te­men­te de la opi­nión que merez­ca o de sus acier­tos y erro­res pasa­dos– aho­ra mis­mo está lide­ran­do la lucha patrió­ti­ca de libe­ra­ción nacio­nal y por ello mere­ce la soli­da­ri­dad internacionalista.

Si la defen­sa que hizo la Segun­da Inter­na­cio­nal social­de­mó­cra­ta de la par­ti­ci­pa­ción en la I Gue­rra Mun­dial y su pasi­vi­dad o jus­ti­fi­ca­ción de la escla­vi­za­ción de los pue­blos colo­ni­za­dos pro­vo­có la rup­tu­ra de Lenin y los inter­na­cio­na­lis­tas, hoy la acti­tud ante el neo­co­lo­nia­lis­mo y la opre­sión de los pue­blos opri­mi­dos debe­ría mos­trar la dife­ren­te natu­ra­le­za de los par­ti­da­rios del ota­nis­mo y los par­ti­da­rios del inter­na­cio­na­lis­mo, de la pseu­do-izquier­da occi­den­ta­lis­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta, y de la izquier­da com­pro­me­ti­da y soli­da­ria. Para ello, la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta debe­ría recha­zar entrar en oscu­ras tran­sac­cio­nes con la izquier­da ota­nis­ta basán­do­se en estre­chos cálcu­los elec­to­ra­lis­tas, y en un prag­ma­tis­mo que daña la soli­da­ri­dad con los pue­blos opri­mi­dos a cam­bio de mez­qui­nas pers­pec­ti­vas de vida en las entra­ñas ins­ti­tu­cio­na­lis­tas del pro­pio país.

La izquier­da crí­ti­ca y valien­te, que no tie­ne mie­do a desa­fiar las men­ti­ras impe­ria­lis­tas y lo polí­ti­ca­men­te correc­to, pue­de ser la base de la recons­truc­ción del inter­na­cio­na­lis­mo, el anti­co­lo­nia­lis­mo y la soli­da­ri­dad. Estos son los ele­men­tos sin los cua­les es impo­si­ble que la izquier­da occi­den­tal resu­ci­te como alter­na­ti­va creí­ble ante unos tra­ba­ja­do­res occi­den­ta­les influen­cia­dos por déca­das de un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta y un euro­cen­tris­mo bru­tal­men­te alie­nan­te con­tra los pue­blos opri­mi­dos, hechos his­tó­ri­cos que per­mi­ten enten­der el apo­yo que encuen­tran las for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha y racis­tas entre amplios sec­to­res obre­ros y popu­la­res de occi­den­te: el colo­nia­lis­mo en el exte­rior con su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta retro­ali­men­ta las ten­den­cias racis­tas, reac­cio­na­rias y fas­cis­tas en el inte­rior, y pro­vo­ca la divi­sión de la cla­se obre­ra. La izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta, si quie­re con­ver­tir­se en alter­na­ti­va para los tra­ba­ja­do­res occi­den­ta­les, debe­rá en pri­mer lugar rom­per este círcu­lo vicioso.

http://​ciu​ta​dans​per​la​re​pu​bli​ca​.blogs​pot​.com /​La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.