La colo­ni­za­ción de Libia y la izquier­da occi­den­tal: entre el ota­nis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo- Albert Escu­sa

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta –de la que for­man par­te tan­to frag­men­tos mayo­ri­ta­rios de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal euro­pea como corrien­tes de la extre­ma izquier­da anti­sis­te­ma– va des­cu­brien­do suce­si­va­men­te la exis­ten­cia de regí­me­nes “delin­cuen­tes”, sus corres­pon­dien­tes dic­ta­do­res y las rece­tas para eli­mi­nar­los a medi­da que la pro­pa­gan­da de gue­rra de los medios de pren­sa impe­ria­lis­tas foca­li­za su aten­ción sobre un deter­mi­na­do país no occi­den­tal como cober­tu­ra para sus pla­nes colo­nia­lis­tas.

El occi­den­te impe­ria­lis­ta ha pla­ni­fi­ca­do una reco­lo­ni­za­ción des­ca­ra­da, por vía mili­tar, del con­ti­nen­te afri­cano, repi­tien­do el mode­lo de la Con­fe­ren­cia de Ber­lín de 1885, don­de las poten­cias euro­peas occi­den­ta­les se repar­tie­ron Áfri­ca casi al com­ple­to y per­mi­tie­ron que úni­ca­men­te Etio­pía exis­tie­ra como país inde­pen­dien­te. En aque­lla épo­ca, la mayo­ría de par­ti­dos socia­lis­tas (“mar­xis­tas”) occi­den­ta­les aca­ba­ron sucum­bien­do a la pro­pa­gan­da colo­nia­lis­ta y jus­ti­fi­ca­ron las polí­ti­cas de con­quis­ta y escla­vi­tud colo­nial con unas argu­men­ta­cio­nes pre­ten­di­da­men­te de izquier­das. Hoy, la izquier­da occi­den­ta­lis­ta se adhie­re a la mis­ma posi­ción y jus­ti­fi­ca por acción o por omi­sión las polí­ti­cas colo­nia­lis­tas, los crí­me­nes y las inva­sio­nes mili­ta­res de occi­den­te.

Afor­tu­na­da­men­te, la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Libia está hacien­do resur­gir a una izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta, soli­da­ria y com­pro­me­ti­da que pare­cía prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­da en occi­den­te y que, por fin, emer­ge fren­te a las abe­rran­tes com­pli­ci­da­des de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta con el colo­nia­lis­mo y los crí­me­nes de las poten­cias diri­gen­tes de la OTAN. La izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta se con­so­li­da pro­gre­si­va­men­te a tra­vés de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con la resis­ten­cia patrió­ti­ca y anti­co­lo­nia­lis­ta en Libia diri­gi­da por el coro­nel Gad­da­fi –inde­pen­dien­te­men­te de la opi­nión que se pue­da tener de su tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca, de sus erro­res y sus acier­tos – , la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal de los paí­ses obje­ti­vos del colo­nia­lis­mo y la denun­cia del impe­ria­lis­mo y sus innu­me­ra­bles crí­me­nes.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta cóm­pli­ce del colo­nia­lis­mo otá­ni­co

El ota­nis­mo y el atlan­tis­mo son las for­mas pro­pias del colo­nia­lis­mo en el siglo XXI, varian­tes de un euro­cen­tris­mo expan­sio­nis­ta que pro­mue­ve la expor­ta­ción de los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia en ver­sión occi­den­tal –el lla­ma­do impe­ria­lis­mo “huma­ni­ta­rio”– como coar­ta­da para la devas­ta­ción y la colo­ni­za­ción de un deter­mi­na­do país en el que hay en jue­go intere­ses impor­tan­tes. Una par­te sus­tan­cial de la izquier­da occi­den­tal –y tam­bién la izquier­da de otras lati­tu­des, que com­par­te simi­la­res pun­tos de vis­ta– cola­bo­ra direc­ta o indi­rec­ta­men­te con estos fines apor­tan­do jus­ti­fi­ca­cio­nes cose­cha­das entre su patri­mo­nio ideo­ló­gi­co. Se tra­ta de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta-ota­nis­ta, cuyos men­sa­jes han sido amplia­men­te domi­nan­tes en los con­flic­tos neo­co­lo­nia­les de los últi­mos años, prin­ci­pal­men­te Yugos­la­via, Irak y aho­ra Libia, aho­gan­do en muchas oca­sio­nes a una izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta occi­den­tal que se encon­tra­ba toda­vía muy débil y dis­per­sa, al estar some­ti­da a los ata­ques con­jun­tos de los medios impe­ria­lis­tas y la izquier­da ota­nis­ta.

Los medios impe­ria­lis­tas uti­li­zan para sus fines téc­ni­cas publi­ci­ta­rias clá­si­cas basa­das en con­sig­nas sen­ci­llas y men­sa­jes esque­má­ti­cos, repe­ti­ti­vos y cla­ros. Para jus­ti­fi­car la nece­si­dad de ata­car un país deter­mi­na­do se sim­pli­fi­ca la natu­ra­le­za de su régi­men per­so­ni­fi­cán­do­lo en la figu­ra de su diri­gen­te, que es con­ver­ti­do en una mez­cla de demo­nio san­gui­na­rio y sinies­tro per­so­na­je de pelí­cu­las de wes­tern ame­ri­cano. El régi­men o el diri­gen­te a des­truir pier­de así toda con­no­ta­ción polí­ti­ca para con­ver­tir­se en una figu­ra semi-reli­gio­sa: la per­so­ni­fi­ca­ción del Mal abso­lu­to. De esta mane­ra se le ofre­ce a la opi­nión públi­ca occi­den­tal un sen­ci­llo pack que le per­mi­ta com­pren­der fácil­men­te los moti­vos de la cam­pa­ña con­tra el nue­vo enemi­go de la liber­tad, sin tener que entrar en espi­no­sas con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, his­tó­ri­cas o polí­ti­cas que podrían crear dudas peli­gro­sas sobre los ver­da­de­ros intere­ses en jue­go. La cues­tión cen­tral es ocul­tar la agre­sión real de las poten­cias impe­ria­lis­tas con­tra un país inde­pen­dien­te fabri­can­do una ima­gen mito­ló­gi­ca, la lucha del Bien –la OTAN y/​o los rebel­des– con­tra el Mal –el demo­nio de turno – . Esta ima­gen es per­fec­ta­men­te ase­qui­ble a una pobla­ción satu­ra­da coti­dia­na­men­te con pro­duc­tos de la indus­tria del entre­te­ni­mien­to nor­te­ame­ri­ca­na y afín –como los innu­me­ra­bles pro­duc­tos cine­ma­to­grá­fi­cos de pro­pa­gan­da occi­den­ta­lis­ta – , don­de las cul­tu­ras no occi­den­ta­les son pre­sen­ta­das como infe­rio­res que deben ser “edu­ca­das” por occi­den­te, o bien como entes poten­cial­men­te terro­ris­tas cuya úni­ca razón de exis­tir es un odio obse­si­vo con­tra los valo­res de la demo­cra­cia y la liber­tad encar­na­dos en Esta­dos Uni­dos y sus ami­gos euro­peos.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta se mue­ve a sus anchas en este esce­na­rio de cri­mi­na­li­za­ción de otras cul­tu­ras y de demo­ni­za­ción semi-reli­gio­sa e irra­cio­nal de cada nue­vo enemi­go de la liber­tad, ya que eso le per­mi­te no tener que jus­ti­fi­car su pos­tu­ra abier­ta­men­te pro-colo­nia­lis­ta, escu­dán­do­se en las imá­ge­nes poten­tes crea­das por la pro­pa­gan­da de gue­rra ota­nis­ta. Para ello ela­bo­ra sus pro­pios packs ideo­ló­gi­cos basa­dos en un pro­duc­tos simi­la­res a la ideo­lo­gía neo­co­lo­nia­lis­ta otá­ni­ca, pero con un envol­to­rio y una cam­pa­ña publi­ci­ta­ria espe­cia­li­za­da que, bene­fi­cián­do­se de los men­sa­jes domi­nan­tes de los medios impe­ria­lis­tas sobre el pró­xi­mo demo­nio a des­truir, se diri­ge a un seg­men­to con­cre­to de “con­su­mi­do­res”: sus pro­pios segui­do­res o per­so­nas poten­cial­men­te soli­da­rias con la lucha anti­co­lo­nia­lis­ta de los pue­blos opri­mi­dos.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta pro­mue­ve los valo­res mora­les y polí­ti­cos sur­gi­dos del mun­do occi­den­tal impe­ria­lis­ta, a los que con­si­de­ra en últi­ma ins­tan­cia supe­rio­res a cual­quie­ra del res­to del mun­do, aun­que para expre­sar la adhe­sión a estos valo­res emplee un voca­bu­la­rio radi­cal y de extre­ma izquier­da. La izquier­da occi­den­ta­lis­ta se trans­for­ma en izquier­da ota­nis­ta por el hecho de coin­ci­dir con la OTAN en la nece­si­dad de des­truc­ción de los gobier­nos y Esta­dos eti­que­ta­dos como “delin­cuen­tes” por el impe­ria­lis­mo.

En el caso de Libia, la izquier­da ota­nis­ta es favo­ra­ble a la eli­mi­na­ción de Gad­da­fi y la des­truc­ción del régi­men que repre­sen­ta, bien sea apo­yan­do abier­ta­men­te la inter­ven­ción de la OTAN como jus­ti­fi­ca­ción del impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio, bien sea recu­rrien­do a la acción de unos supues­tos “revo­lu­cio­na­rios” libios que luchan por la demo­cra­cia y la liber­tad fren­te a la tira­nía y que, como se ha demos­tra­do, es una coa­li­ción for­ma­da por ex fun­cio­na­rios occi­den­ta­lis­tas y corrup­tos del régi­men de Gad­da­fi alia­dos a los inte­gris­tas islá­mi­cos y mer­ce­na­rios de Qatar, Pakis­tán, Egip­to y de Al Qae­da, tele­di­ri­gi­dos por la OTAN.

La izquier­da ota­nis­ta está cons­ti­tui­da por una mayo­ría sig­ni­fi­ca­ti­va de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal euro­pea, par­ti­dos eco­so­cia­lis­tas, renom­bra­dos inte­lec­tua­les de izquier­da, algu­nos lla­ma­dos anti­ca­pi­ta­lis­tas, trots­kis­tas y tam­bién algu­nos segui­do­res de Lenin –que curio­sa­men­te han roto con la polí­ti­ca leni­nis­ta de apo­yar los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal – . Ade­más encuen­tra eco en otras par­tes del mun­do: entre otros, la mayo­ría de par­ti­dos trots­kis­tas y tam­bién has­ta algún par­ti­do comu­nis­ta ára­be que coin­ci­den en con­ver­tir en héroes del pue­blo a las hor­das cri­mi­na­les de inte­gris­tas tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos, y ni siquie­ra se moles­tan en con­de­nar las matan­zas de la OTAN.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta hun­de sus raí­ces en un euro­cen­tris­mo arrai­ga­do en siglos de un sal­va­je colo­nia­lis­mo occi­den­tal sobre los pue­blos opri­mi­dos, que encon­tró apo­yos entu­sias­tas en las capas más pro­gre­sis­tas de la socie­dad del siglo XIX. Es intere­san­te recor­dar al res­pec­to la pro­fun­da refle­xión que el escri­tor pales­tino Edward W. Said plas­mó en Cul­tu­ra e impe­ria­lis­mo:

«Duran­te muchas déca­das de expan­sión impe­rial, en el cora­zón de la cul­tu­ra euro­pea latía un inocul­ta­ble y laten­te euro­cen­tris­mo. Artis­tas y escri­to­res de van­guar­dia, la cla­se obre­ra, las muje­res, mos­tra­ban un fer­vor impe­ria­lis­ta que aumen­ta­ba en inten­si­dad y febril entu­sias­mo al rit­mo en que cre­cía la bru­ta­li­dad y el insen­sa­to con­trol de las poten­cias euro­peas y nor­te­ame­ri­ca­na sobre los pue­blos some­ti­dos. El euro­cen­tris­mo pene­tró la médu­la mis­ma del movi­mien­to obre­ro, de las muje­res y de la van­guar­dia artís­ti­ca: nadie sig­ni­fi­ca­ti­vo que­dó fue­ra de su alcan­ce».

Este euro­cen­tris­mo fre­cuen­te­men­te ha gene­ra­do un gro­tes­co com­ple­jo de supe­rio­ri­dad sobre otros ensa­yos y expe­rien­cias polí­ti­cas alter­na­ti­vas ale­ja­das de los mol­des occi­den­ta­les, nor­mal­men­te des­pre­cia­dos o poco com­pren­di­das debi­do a que han sido obser­va­das des­de el micros­co­pio occi­den­ta­lis­ta. Ade­más com­por­ta la defen­sa de un occi­den­ta­lis­mo mesiá­ni­co “de izquier­das”, que se acen­túa al tiem­po que la influen­cia social y la base de una bue­na par­te de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta –espe­cial­men­te los gru­pos más radi­ca­les– se redu­ce alar­man­te­men­te por el hecho de estar cir­cu­lan­do, con velo­ci­dad cre­cien­te, por los raí­les de la diná­mi­ca gru­pus­cu­lar, endo­gá­mi­ca y ato­mi­za­do­ra que sue­le pre­ce­der a las fases de desin­te­gra­ción.

Libia y la doble moral de una par­te de la izquier­da

La acti­tud fren­te a los acon­te­ci­mien­tos de Libia ha con­sa­gra­do una doble moral impu­ne entre una par­te de la izquier­da, y des­gra­cia­da­men­te no sólo entre la occi­den­tal.

Pro­si­guen con impla­ca­ble deter­mi­na­ción ase­si­na las ope­ra­cio­nes mili­ta­res impe­ria­lis­tas en Libia y se suce­den con «nor­ma­li­dad» los cri­mi­na­les bom­bar­deos otá­ni­cos con­tra la pobla­ción. Las matan­zas, las muti­la­cio­nes y las tor­tu­ras sal­va­jes per­pe­tra­das por los mer­ce­na­rios del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción, de Al Qae­da y del ejér­ci­to de Qatar han pro­du­ci­do miles de víc­ti­mas, la inmen­sa mayo­ría muje­res, niños y otros civi­les ino­cen­tes. Al mis­mo tiem­po, en Libia, los medios de comu­ni­ca­ción impe­ria­lis­tas han alcan­za­do un gra­do de mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción que ha supe­ra­do con cre­ces inclu­so las ante­rio­res gue­rras pre­ce­den­tes, don­de las «fosas comu­nes de Milo­se­vic» o las «armas de des­truc­ción masi­va de Sad­dam» fue­ron las coar­ta­das fabri­ca­das para el impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio en Yugos­la­via e Irak.

Ante esta bar­ba­rie mons­truo­sa, ¿cuál es la acti­tud de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta y de otras corrien­tes de la extre­ma izquier­da que han defen­di­do encen­di­da­men­te otras cau­sas polí­ti­cas? Pues ni más ni menos, una acti­tud que osci­la entre la hipo­cre­sía y la com­pli­ci­dad de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, y una incom­pren­si­ble fal­ta de soli­da­ri­dad entre par­te de otra izquier­da a la que se le supo­ne de natu­ra­le­za dife­ren­te.

Hemos vis­to a orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, artis­tas e inte­lec­tua­les pre­ten­di­da­men­te de izquier­das ras­gar­se las ves­ti­du­ras ante los «bom­bar­deos del dic­ta­dor Gad­da­fi con­tra su pro­pia pobla­ción» –otra men­ti­ra fabri­ca­da por el impe­ria­lis­mo – , fir­man­do lla­ma­mien­tos gran­di­lo­cuen­tes y comu­ni­ca­dos incen­dia­rios con­tra la «tira­nía», y movi­li­zán­do­se en apo­yo de la «revo­lu­ción libia». En cam­bio, tras varios meses de bom­bar­deos de la OTAN todos estos hoo­li­gans de los «revo­lu­cio­na­rios libios» que esta­ban emo­cio­nal­men­te des­tro­za­dos por «la «repre­sión de la tira­nía de Gad­da­fi con­tra su pro­pio pue­blo», aho­ra ni siquie­ra mue­ven un dedo o inclu­so apo­yan medi­das que per­mi­ten las matan­zas y muti­la­cio­nes de miles de libios, la mayo­ría civi­les ino­cen­tes, a manos de los ejér­ci­to otá­ni­cos y las ban­das de faná­ti­cos ase­si­nos inte­gris­tas.

Hemos vis­to a una izquier­da que defien­de el lai­cis­mo o el ateís­mo radi­cal en su casa, pero en Libia apo­ya a los mer­ce­na­rios islá­mi­cos extre­mis­tas que quie­ren des­truir el régi­men lai­co de Gad­da­fi. Una izquier­da ultra­fe­mi­nis­ta en occi­den­te, pero defien­de a fuer­zas polí­ti­cas tan “revo­lu­cio­na­rias” que pre­ten­den devol­ver a la mujer a la edad media, al tiem­po que ata­ca al gobierno libio gobierno que pro­mo­vía la igual­dad de géne­ro. Una izquier­da que en Espa­ña es ultra repu­bli­ca­na y se pelea por demos­trar quién odia más a la monar­quía espa­ño­la, y en cam­bio en Libia apo­ya a los «revo­lu­cio­na­rios» segui­do­res de la monar­quía corrup­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta supri­mi­da por Gad­da­fi, alia­dos tam­bién a las sinies­tras monar­quías feu­da­les ára­bes. Una izquier­da que en occi­den­te defien­de la expro­pia­ción de las rique­zas y las nacio­na­li­za­cio­nes, pero se opo­ne radi­cal­men­te a un gobierno libio que nacio­na­li­zó el petró­leo y otros recur­sos en la prác­ti­ca, no sólo en pala­bras. Una izquier­da que se estre­me­ce de emo­ción ante las fies­tas de la “diver­si­dad cul­tu­ral y étni­ca” de colec­ti­vos de emi­gran­tes típi­cas de occi­den­te, pero en cam­bio con­de­na al régi­men de Gad­da­fi que pro­mo­cio­nó las diver­sas etnias de Libia ponien­do fin a la supre­ma­cía de la tri­bu de Ben­ga­si. Una izquier­da que dice estar a favor de la edu­ca­ción y la salud gra­tui­tas y uni­ver­sa­les, y en cam­bio arre­me­te con­tra un gobierno que tra­ta­ba de garan­ti­zar tales dere­chos a su pobla­ción.

Hemos vis­to una izquier­da que en occi­den­te tie­ne el anti­rra­cis­mo como reli­gión, pero en cam­bio tole­ra que los mer­ce­na­rios otá­ni­cos rei­vin­di­quen Libia «sólo para los blan­cos» y per­si­gan, que­men vivos y ase­si­nen a los tra­ba­ja­do­res negros extran­je­ros por el color de su piel. Una izquier­da que defien­de los «pape­les para todos» y ata­ca a un régi­men que dio la nacio­na­li­dad a dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res afri­ca­nos. Una izquier­da que dice estar a favor de la “autén­ti­ca demo­cra­cia” y de la demo­cra­cia direc­ta, pero se horro­ri­za ante la pers­pec­ti­va de que en Libia exis­tie­ran for­mas de par­ti­ci­pa­ción direc­ta. Una izquier­da que dice estar con­tra la OTAN y ata­ca a uno de los pocos diri­gen­tes que se opu­so al esta­ble­ci­mien­to del Afri­com, la OTAN afri­ca­na diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos. Una izquier­da que defien­de el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, pero sólo si es en su pro­pio país o en luga­res don­de las poten­cias otá­ni­cas tie­nen intere­ses cla­ves. Una izquier­da que defien­de la “jus­ti­cia” como un prin­ci­pio uni­ver­sal, pero que tole­ra los inten­tos de ase­si­na­to de Gad­da­fi sin nin­gún tipo de jui­cio y el ase­si­na­to de varios de sus fami­lia­res por las bom­bas de la OTAN. En fin, una izquier­da que defien­de que los dere­chos huma­nos tal y como se entien­den en occi­den­te son prin­ci­pios uni­ver­sa­les invio­la­bles y sagra­dos, pero no mue­ve un dedo cuan­do cono­ce que los mer­ce­na­rios otá­ni­cos tor­tu­ran y ase­si­nan en masa, como jau­rías de bes­tias sal­va­jes, no sólo a par­ti­da­rios de Gad­da­fi sino tam­bién a ciu­da­da­nos libios ino­cen­tes y a los tra­ba­ja­do­res negros.

Hemos vis­to tam­bién recien­te­men­te a bue­na par­te de la izquier­da mun­dial –en este caso espe­cial­men­te a la izquier­da no occi­den­tal– ras­gán­do­se las ves­ti­du­ras con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez al que se le acu­sa­ba de «vio­lar el dere­cho inter­na­cio­nal» acer­ca de la polí­ti­ca segui­da por el gobierno boli­va­riano res­pec­to a supues­tos miem­bros de las gue­rri­llas de las FARC y algún acti­vis­ta colom­biano de izquier­das. Se han derro­chan­do ríos de tin­ta, se han con­vo­can­do movi­li­za­cio­nes, se han lle­nan­do miles de pági­nas de encen­di­das pro­tes­tas aira­das y lis­tas de nota­bles inte­lec­tua­les izquier­dis­tas y pre­mios Nobel, y se han cons­ti­tui­do aso­cia­cio­nes para pro­tes­tar aira­da­men­te con­tra las deci­sio­nes del gobierno vene­zo­lano; en cam­bio una par­te de esta izquier­da que casi que­ría que­mar en la hogue­ra a Chá­vez y a su gobierno –por for­tu­na, otra par­te sí que está acti­va­men­te pro­nun­cián­do­se a favor del pue­blo libio– per­ma­ne­ce aho­ra en el más abso­lu­to silen­cio res­pec­to un suce­so que afec­ta a la vida de millo­nes de per­so­nas y a la sobe­ra­nía nacio­nal de un país agre­di­do por la OTAN, suce­so que a todas luces es miles de veces más gra­ve que la supues­ta injus­ti­cia come­ti­da con­tra algu­nas per­so­nas con­cre­tas por más que sean lucha­do­res revo­lu­cio­na­rios. ¿Aca­so en Libia no se está piso­tean­do miles de veces más el «dere­cho inter­na­cio­nal» que se con­si­de­ra sagra­do para un gru­po de ciu­da­da­nos colom­bia­nos, con el resul­ta­do de miles de muer­tos y la devas­ta­ción del país? ¿Dón­de están aho­ra los defen­so­res heroi­cos del «dere­cho inter­na­cio­nal vio­la­do», espe­cial­men­te los inte­lec­tua­les de renom­bre?

¿Tie­ne dere­cho a defen­der­se un país agre­di­do?

¿Tie­ne dere­cho a defen­der­se un país y un gobierno que es ata­ca­do bár­ba­ra­men­te por fuer­zas extran­je­ras, sin decla­ra­ción pre­via de gue­rra y tras una cam­pa­ña de men­ti­ras y difa­ma­cio­nes? Según la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, no tie­ne nin­gún dere­cho a defen­der­se.

Si pusié­ra­mos como mode­lo de derro­ca­mien­to por fuer­zas inva­so­ras, en coor­di­na­ción con ele­men­tos inter­nos, de un gobierno y un régi­men legí­ti­mo sur­gi­do de la volun­tad popu­lar que pro­mue­ve refor­mas socia­les, reco­no­ci­do por las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y pro­te­gi­do por el dere­cho inter­na­cio­nal, la inmen­sa mayo­ría de la izquier­da occi­den­tal evo­ca­ría ins­tan­tá­nea­men­te la rebe­lión de sec­to­res civi­les y mili­ta­res de extre­ma dere­cha con­tra la Repú­bli­ca espa­ño­la y el gobierno del Fren­te Popu­lar en julio de 1936, segui­da de la inme­dia­ta inva­sión de los ejér­ci­tos fas­cis­tas de Hitler y Mus­so­li­ni.

Pues bien, una situa­ción pro­ba­ble­men­te mucho peor está suce­dien­do en Libia en estos momen­tos: un gobierno legí­ti­mo, miem­bro de la o­nU, pro­te­gi­do por este dere­cho inter­na­cio­nal y reco­no­ci­do por la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, un gobierno que ade­más había rea­li­za­do una polí­ti­ca de refor­mas socia­les, está sien­do derro­ca­do y su pobla­ción civil ani­qui­la­da impu­ne­men­te por unas fuer­zas mili­ta­res extran­je­ras en coor­di­na­ción con ele­men­tos loca­les insu­rrec­tos extre­mis­tas, ampa­rán­do­se en la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das. Esta reso­lu­ción –ya de por sí un aten­ta­do a la sobe­ra­nía nacio­nal y total­men­te uni­la­te­ral, pues­to que se basa­ba en infor­ma­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les que se han demos­tra­do com­ple­ta­men­te mani­pu­la­das– ni per­mi­tía armar a los lla­ma­dos “rebel­des”, ni el derro­ca­mien­to del gobierno libio, ni el ase­si­na­to de Gad­da­fi y sus fami­lia­res, ni tam­po­co el bom­bar­deo indis­cri­mi­na­do de la pobla­ción civil, tan sólo esta­ble­cía la crea­ción de una zona de exclu­sión aérea y un blo­queo de armas a Libia.

Nadie en su sano jui­cio entre la izquier­da occi­den­tal en 1936 le nega­ría el dere­cho la Repú­bli­ca espa­ño­la –que, a dife­ren­cia de Libia, era una metró­po­li colo­nial que poseía el Marrue­cos espa­ñol, el Sáha­ra y la Gui­nea espa­ño­la– la lucha arma­da con­tra la inva­sión fas­cis­ta. Y al igual que en 1936 la gran pren­sa bur­gue­sa mun­dial acu­sa­ba a los repu­bli­ca­nos de come­ter mul­ti­tud de atro­ces crí­me­nes mani­pu­lan­do la infor­ma­ción y min­tien­do, se uti­li­za hoy la mis­ma téc­ni­ca con­tra el régi­men de Gad­da­fi. Las dife­ren­tes corrien­tes de la izquier­da occi­den­tal que en 1936 se movi­li­za­ron para ayu­dar a la Repú­bli­ca espa­ño­la y con­de­na­ron la par­ti­ci­pa­ción de Hitler y Mus­so­li­ni, hoy en gran par­te per­ma­ne­cen sor­das y mudas, impá­vi­das ante las matan­zas de los nue­vos cau­di­llos nazi-ota­nis­tas. Si en 1936 las bom­bas incen­dia­rias de la Legión Cón­dor ale­ma­na con­tra Madrid y Ger­ni­ka levan­ta­ban a una opi­nión públi­ca mun­dial indig­na­da y a los par­ti­dos de izquier­das, hoy ni siquie­ra hay inte­rés en con­de­nar los mucho más mor­ta­les bom­bar­deos de la Legión Cón­dor otá­ni­ca con­tra los Ger­ni­kas libios.

¿Por qué hoy la inmen­sa mayo­ría de la izquier­da occi­den­tal no sólo se nie­ga a apo­yar, sino que inclu­so soca­va la lucha patrió­ti­ca anti­co­lo­nial del pue­blo libio y ni siquie­ra mue­ve un dedo por las víc­ti­mas de las matan­zas nazi-otá­ni­cas? Sen­ci­lla­men­te, por­que la izquier­da ota­nis­ta con­si­de­ra a estas víc­ti­mas como los “daños cola­te­ra­les” nece­sa­rios para implan­tar en Libia los valo­res que defien­de; por­que para esta izquier­da son más tole­ra­bles los crí­me­nes de los polí­ti­cos atlan­tis­tas y los regí­me­nes impe­ria­lis­tas here­de­ros de aque­llos que come­tie­ron geno­ci­dios con­tra dece­nas de millo­nes de indí­ge­nas y escla­vos negros; por­que es una pos­tu­ra polí­ti­ca­men­te correc­ta silen­ciar los millo­nes de crí­me­nes del impe­ria­lis­mo y los de Sar­kozy, de Oba­ma, Came­ron y otros aso­cia­dos meno­res, y cebar­se en los crí­me­nes –reales o supues­tos– que se le atri­bu­yen al demo­nio de turno, en este caso Gad­da­fi.

¿Era Gad­da­fi un agen­te del impe­ria­lis­mo en Libia?

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta pro­mue­ve el derro­ca­mien­to de Gad­da­fi con el argu­men­to de que era un agen­te del impe­ria­lis­mo en Libia.

Has­ta hace pocos años Libia fue dura­men­te ais­la­da y blo­quea­da por los regí­me­nes impe­ria­lis­tas, sufrien­do un estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y el aumen­to de pro­ble­mas socia­les. Para rom­per el ais­la­mien­to, des­apa­re­ci­do el anti­guo blo­que sovié­ti­co con el que tenía bue­nas rela­cio­nes, se optó por una reti­ra­da polí­ti­ca median­te con­ce­sio­nes y refor­mas libe­ra­les que pusie­ron a par­te de la eco­no­mía y el petró­leo en manos occi­den­ta­les y se desa­rro­lló la corrup­ción entre sec­to­res del régi­men. La coope­ra­ción pare­ce que alcan­zó inclu­so a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, que habrían tra­ba­ja­do –según algu­nas infor­ma­cio­nes de la pren­sa impe­ria­lis­ta, muy poco fia­ble– con la CIA y el MI6 en la per­se­cu­ción del terro­ris­mo islá­mi­co. Gad­da­fi fue reci­bi­do con hono­res por todos los jefes de Esta­do occi­den­ta­les, inclu­yen­do Sar­kozy, Ber­lus­co­ni y Oba­ma entre otros.

Pero Gad­da­fi no fue un agen­te del impe­ria­lis­mo como afir­ma la izquier­da ota­nis­ta. Hay evi­den­cias de peso que mues­tran que varias corrien­tes polí­ti­cas se desa­rro­lla­ron en el inte­rior del régi­men de la cono­ci­da como Jamahi­ri­ya Ára­be Popu­lar Socia­lis­ta. Estas corrien­tes desa­rro­lla­ron intere­ses con­tra­pues­tos y sus pro­pios calen­da­rios polí­ti­cos: des­de los más afi­nes a posi­cio­nes “socia­lis­tas” o, para enten­der­nos, defen­so­res de la igual­dad y los dere­chos socia­les –entre ellos el pro­pio Gad­da­fi– así como de inde­pen­den­cia nacio­nal y pan­afri­ca­nis­mo, has­ta los sec­to­res más libe­ra­les y pro-occi­den­ta­les, muchos de los cua­les se des­mar­ca­ron del régi­men y for­ma­ron par­te de la con­ju­ra que pre­pa­ró Fran­cia para des­en­ca­de­nar la rebe­lión al ser­vi­cio de la OTAN. El régi­men libio, ade­más, se esta­ble­ció sobre una socie­dad tri­bal rela­ti­va­men­te frá­gil debi­do a las pos­tu­ras tra­di­cio­nal­men­te pro-colo­nia­lis­tas y monár­qui­cas de la tri­bu de Ben­ga­si y la poten­cial influen­cia des­es­ta­bi­li­za­do­ra del isla­mis­mo radi­cal, cons­tan­te­men­te repri­mi­do. Esta socie­dad tri­bal, ade­más, tenía sus cana­les de poder polí­ti­co y de par­ti­ci­pa­ción direc­ta en el régi­men libio, resul­tan­do de todo ello una com­ple­ja inter­ac­ción con las dife­ren­tes corrien­tes polí­ti­cas del régi­men y con el pro­pio Gad­da­fi, que al pare­cer en deter­mi­na­dos momen­tos que­dó en mino­ría fren­te a algu­nas deci­sio­nes polí­ti­cas impor­tan­tes, como la de disol­ver minis­te­rios corrup­tos.

No obs­tan­te, a ojos de gran par­te del pue­blo libio, la figu­ra de Gad­da­fi seguía man­te­nien­do un ele­va­do valor sim­bó­li­co como refe­ren­te vivo de la inde­pen­den­cia del país. Ade­más, como sue­le suce­der en otras expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias –sobre todo cuan­do las revo­lu­cio­nes atra­vie­san difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas– es muy posi­ble que la juven­tud de las ciu­da­des fue­ra tam­bién mucho más recep­ti­va a los valo­res, ideas y mode­los cul­tu­ra­les occi­den­ta­les, pro­ce­den­tes de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta. De todo ello resul­ta un régi­men y una socie­dad libia mucho más com­ple­ja de lo que la ridí­cu­la qaes­que­ma­ti­za­ción occi­den­tal pre­ten­de. La deser­ción de los sec­to­res más libe­ra­les y pro-occi­den­ta­les del régi­men libio –según pare­ce tras la deci­sión de Gad­da­fi de rever­tir algu­nas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les– y las difi­cul­ta­des socia­les pro­vo­ca­das por el blo­queo impe­ria­lis­ta y las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, fue apro­ve­cha­da por el impe­ria­lis­mo – en el con­tex­to de la con­tro­ver­ti­da “pri­ma­ve­ra ára­be” que sacu­dió algu­nos regí­me­nes del nor­te de Áfri­ca– para pre­pa­rar la insu­rrec­ción de Ben­ga­si, que ya había sido deci­di­da por Sar­kozy des­de mucho antes, tras com­prar a deser­to­res de Gad­da­fi y a las hor­das ase­si­nas de inte­gris­tas islá­mi­cos. Sar­kozy reci­bió rápi­da­men­te el apo­yo cóm­pli­ce de Oba­ma, Ber­lus­co­ni, Zapa­te­ro y Came­ron –que no que­rían per­der su par­te del botín– entre la incom­pren­si­ble inhi­bi­ción de Rusia y de Chi­na, que per­dían una posi­ción estra­té­gi­ca en el medi­te­rrá­neo.

Es curio­so ver con qué faci­li­dad la extre­ma izquier­da eti­que­ta de «agen­te del impe­ria­lis­mo» a cual­quie­ra que se le anto­je, según el capri­cho ideo­ló­gi­co de cada uno. Para algu­nos, Fidel Cas­tro sería un agen­te del Par­ti­do Demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se por algu­nas decla­ra­cio­nes posi­ti­vas que hizo sobre Ken­nedy, Car­ter o sobre Oba­ma al prin­ci­pio de su man­da­to, o un agen­te del “impe­ria­lis­mo chino” por el comer­cio que tie­ne Cuba con este país. Para otros, Lenin y los bol­che­vi­ques eran agen­tes del impe­ria­lis­mo ale­mán ya que fue­ron los ale­ma­nes quie­nes pusie­ron un tren a dis­po­si­ción de Lenin para que éste entra­ra secre­ta­men­te en Rusia con la espe­ran­za de que los bol­che­vi­ques crea­ran difi­cul­ta­des al gobierno ruso. Más ade­lan­te, Lenin y Trotsky de nue­vo fue­ron acu­sa­dos de agen­tes del impe­ria­lis­mo ale­mán por nego­ciar sepa­ra­da­men­te la paz con Ale­ma­nia en 1918 cedién­do­les una ter­ce­ra par­te del terri­to­rio ruso como indem­ni­za­cio­nes de gue­rra. Vol­vie­ron los bol­che­vi­ques y Lenin a ser agen­tes del impe­ria­lis­mo ale­mán cuan­do nego­cia­ron secre­ta­men­te el Tra­ta­do de Rapa­llo en 1922 que, entre otros acuer­dos, esti­pu­la­ba la posi­bi­li­dad de que el ejér­ci­to ale­mán se entre­na­ra secre­ta­men­te en terri­to­rio sovié­ti­co.

La lis­ta de «trai­cio­nes» para la izquier­da ota­nis­ta sería inter­mi­na­ble, tan­to como el inte­rés que exis­ta en impe­dir los movi­mien­tos de soli­da­ri­dad con pue­blos con­cre­tos, pero eso no res­pon­de las pre­gun­tas nece­sa­rias: ¿era Gad­da­fi un agen­te del impe­ria­lis­mo? ¿Aca­so el impe­ria­lis­mo derro­có a Fran­co, Sala­zar, Sukarno, Pol Pot, Pino­chet, el Sha de Per­sia, las dic­ta­du­ras argen­ti­nas, las monar­quías des­pó­ti­cas y san­gui­na­rias de Qatar, Bah­rein, Ara­bia Sau­dí, los tira­nos Batis­ta, Somo­za y tan­tos otros seme­jan­tes? ¿Por qué en Libia y en Siria se pro­du­ce la inje­ren­cia occi­den­tal, y no en las monar­quías ára­bes o en Yemen don­de ha habi­do fuer­tes insu­rrec­cio­nes popu­la­res con dece­nas o cien­tos de muer­tos? ¿Tie­ne la izquier­da ota­nis­ta algu­na res­pues­ta creí­ble?

Con­clu­sión

La inva­sión ota­nis­ta de Libia for­ma par­te de la lar­ga cade­na de agre­sio­nes y geno­ci­dios que el impe­ria­lis­mo vie­ne per­pe­tran­do a dies­tro y sinies­tro des­de que la Unión Sovié­ti­ca –cuya sola exis­ten­cia hacía impo­si­ble que se come­tie­ran estas mons­truo­sas bar­ba­ri­da­des– comen­zó su decli­ve y dejó de exis­tir. Así, la pri­me­ra gue­rra del gol­fo con­tra Irak, las gue­rras de Yugos­la­via, la inva­sión de Afga­nis­tán, el geno­ci­dio del Con­go, la segun­da gue­rra con­tra Irak, la colo­ni­za­ción fran­ce­sa de Cos­ta de Mar­fil y final­men­te la gue­rra con­tra Libia –sin con­tar un buen núme­ro de con­flic­tos meno­res, como los suce­sos del Tíbet o la inter­ven­ción silen­cio­sa en muchos paí­ses de Áfri­ca – , mues­tran la sen­da por la que ha deci­di­do avan­zar el impe­ria­lis­mo moderno. Algu­nos han deno­mi­na­do a esta polí­ti­ca la “gue­rra infi­ni­ta” y otros la “bal­ca­ni­za­ción” del pla­ne­ta. Son con­cep­tos que defi­nen muy bien las for­mas que adop­ta el impe­ria­lis­mo moderno para con­quis­tar un país. Pero su esen­cia real es que se tra­ta pura y sim­ple­men­te de una polí­ti­ca de con­quis­ta colo­nial.

Mien­tras Libia se con­vier­te en un inmen­so cemen­te­rio colec­ti­vo y sus pue­blos y ciu­da­des son redu­ci­dos a escom­bros, la izquier­da occi­den­ta­lis­ta se mues­tra impa­si­ble ante las matan­zas de la OTAN o inclu­so apo­ya los desig­nios del impe­ria­lis­mo para Libia y el res­to del con­ti­nen­te afri­cano con sus irra­cio­na­les y fan­tás­ti­cas argu­men­ta­cio­nes pseu­do-izquier­dis­tas. Los regí­me­nes que el impe­ria­lis­mo ins­tau­ra en los paí­ses que con­quis­ta gene­ran un gra­ve dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida, pri­va­ti­za­cio­nes sal­va­jes, empo­bre­ci­mien­to masi­vo, retro­ce­so bru­tal de los dere­chos socia­les y de la igual­dad de géne­ro, odios inter­ét­ni­cos y, ade­más, con­vier­ten el país en pro­tec­to­ra­dos del atlan­tis­mo diri­gi­dos por las emba­ja­das occi­den­ta­les que ins­ta­lan bases mili­ta­res de la OTAN. Pero eso, para la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, no tie­ne nin­gu­na impor­tan­cia.

Por for­tu­na, fren­te a las repul­si­vas mani­fes­ta­cio­nes de fer­vor neo­co­lo­nial de la izquier­da ota­nis­ta, comien­za a emer­ger la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta y soli­da­ria en occi­den­te, sumán­do­se a los posi­cio­na­mien­tos ine­quí­vo­ca­men­te anti­co­lo­nia­lis­tas de los gobier­nos de Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y Ecua­dor así como el de Zim­bab­we, Sudá­fri­ca y la Unión Afri­ca­na –por aho­ra – , ade­más de un gran núme­ro de inte­lec­tua­les afri­ca­nos anti­co­lo­nia­lis­tas. Esta ten­den­cia se refuer­za por las voces valien­tes de inte­lec­tua­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da occi­den­tal que se opo­nen a la bar­ba­rie ota­nis­ta. Esta izquier­da defien­de que el futu­ro de Libia debe deci­dir­lo el pue­blo libio sin que inter­ven­ga la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta. No sólo eso: tam­bién ha toma­do con­cien­cia de que Libia, como preám­bu­lo pro­ba­ble de Siria, de toda Áfri­ca y de Orien­te Medio, está sien­do inva­di­da por el neo­co­lo­nia­lis­mo ota­nis­ta y que Gad­da­fi –inde­pen­dien­te­men­te de la opi­nión que merez­ca o de sus acier­tos y erro­res pasa­dos– aho­ra mis­mo está lide­ran­do la lucha patrió­ti­ca de libe­ra­ción nacio­nal y por ello mere­ce la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta.

Si la defen­sa que hizo la Segun­da Inter­na­cio­nal social­de­mó­cra­ta de la par­ti­ci­pa­ción en la I Gue­rra Mun­dial y su pasi­vi­dad o jus­ti­fi­ca­ción de la escla­vi­za­ción de los pue­blos colo­ni­za­dos pro­vo­có la rup­tu­ra de Lenin y los inter­na­cio­na­lis­tas, hoy la acti­tud ante el neo­co­lo­nia­lis­mo y la opre­sión de los pue­blos opri­mi­dos debe­ría mos­trar la dife­ren­te natu­ra­le­za de los par­ti­da­rios del ota­nis­mo y los par­ti­da­rios del inter­na­cio­na­lis­mo, de la pseu­do-izquier­da occi­den­ta­lis­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta, y de la izquier­da com­pro­me­ti­da y soli­da­ria. Para ello, la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta debe­ría recha­zar entrar en oscu­ras tran­sac­cio­nes con la izquier­da ota­nis­ta basán­do­se en estre­chos cálcu­los elec­to­ra­lis­tas, y en un prag­ma­tis­mo que daña la soli­da­ri­dad con los pue­blos opri­mi­dos a cam­bio de mez­qui­nas pers­pec­ti­vas de vida en las entra­ñas ins­ti­tu­cio­na­lis­tas del pro­pio país.

La izquier­da crí­ti­ca y valien­te, que no tie­ne mie­do a desa­fiar las men­ti­ras impe­ria­lis­tas y lo polí­ti­ca­men­te correc­to, pue­de ser la base de la recons­truc­ción del inter­na­cio­na­lis­mo, el anti­co­lo­nia­lis­mo y la soli­da­ri­dad. Estos son los ele­men­tos sin los cua­les es impo­si­ble que la izquier­da occi­den­tal resu­ci­te como alter­na­ti­va creí­ble ante unos tra­ba­ja­do­res occi­den­ta­les influen­cia­dos por déca­das de un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta y un euro­cen­tris­mo bru­tal­men­te alie­nan­te con­tra los pue­blos opri­mi­dos, hechos his­tó­ri­cos que per­mi­ten enten­der el apo­yo que encuen­tran las for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha y racis­tas entre amplios sec­to­res obre­ros y popu­la­res de occi­den­te: el colo­nia­lis­mo en el exte­rior con su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta retro­ali­men­ta las ten­den­cias racis­tas, reac­cio­na­rias y fas­cis­tas en el inte­rior, y pro­vo­ca la divi­sión de la cla­se obre­ra. La izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta, si quie­re con­ver­tir­se en alter­na­ti­va para los tra­ba­ja­do­res occi­den­ta­les, debe­rá en pri­mer lugar rom­per este círcu­lo vicio­so.

http://​ciu​ta​dans​per​la​re​pu​bli​ca​.blogs​pot​.com /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *