Duro recor­te social de la mano de un nue­vo pac­to entre PP y los inqui­li­nos de Lakua- LAB Sindikatua

Pare­ce que esta éli­te polí­ti­ca le haya cogi­do el gus­to a esto de ela­bo­rar pac­tos que recor­tan el ámbi­to social y en ello siguen. Tras el pac­to de esta­do adop­ta­do entre PP-PSOE para refor­mar la cons­ti­tu­ción ‑posi­bi­li­tan­do así con­tro­lar el gas­to públi­co des­de Madrid, dejan­do vacías de con­te­ni­do a las CCAA y las Dipu­tacio­nes, y prio­ri­zar los intere­ses ban­ca­rios ante todo- aho­ra les toca a las ayu­das socia­les de la CAPV.

Ni cor­ta ni pere­zo­sa, la Con­se­je­ra de Empleo y Asun­tos Socia­les del Gobierno Vas­co nos anun­cia­ba que sí, que efec­ti­va­men­te, que se ha lle­ga­do a un pac­to de pro­gre­so con el PP para endu­re­cer los requi­si­tos de acce­so a las ayu­das socia­les más impor­tan­tes de la CAPV, como son la ren­ta de garan­tía de ingre­sos, y uno de los moti­vos fun­da­men­ta­les para ello es aca­bar con el frau­de exis­ten­te en este tipo de ayu­das. Ade­más, se ale­ga­ba en la mis­ma rue­da de pren­sa que esto hará que el sis­te­ma sea más solidario.

Tan­ta cara no se pue­de tener. Si de ver­dad están preo­cu­pa­dos con la situa­ción, que empie­cen a ela­bo­rar polí­ti­cas en el sen­ti­do con­tra­rio, y sí efec­ti­va­men­te, que impul­sen la soli­da­ri­dad, median­te un repar­to jus­to de la rique­za gene­ra­da, de la mano de unos pre­su­pues­tos cuya prio­ri­dad sea el gas­to social y no los intere­ses ban­ca­rios. Y efec­ti­va­men­te, esta­mos de acuer­do tam­bién, que se aca­be con el frau­de, pero el frau­de fis­cal que supo­ne miles y miles de millo­nes de euros, y no cuan­tías irri­so­rias, como en el caso de las ayu­das socia­les que son bas­tan­te insuficientes.

Una vez más, lamen­ta­mos las polí­ti­cas ela­bo­ra­das por la con­se­je­ra Gem­ma Zaba­le­ta. En una situa­ción como la actual, el Depar­ta­men­to de Empleo y Asun­tos Socia­les es cla­ve para ela­bo­rar polí­ti­cas reales y efi­ca­ces que ata­jen la situa­ción de la pobla­ción. En vez de ello, se han empe­ña­do en rea­li­zar polí­ti­cas de recor­tes, que limi­tan y exclu­yen a un sec­tor de la pobla­ción cada vez más amplio. Las duras medi­das adop­ta­das no bus­can resol­ver el posi­ble frau­de, y es absur­do creer que haya gen­te que pre­fie­ra vivir con estas ayu­das insu­fi­cien­tes. Por­que el pro­ble­ma, por si toda­vía no les ha que­da­do cla­ro, es que no hay empleo de cali­dad; y no lo hay, por­que no han pues­to ni una sola medi­da enci­ma de la mesa con este objetivo.

No pode­mos sino tachar de mise­ra­ble la medi­da anun­cia­ba. Jus­ti­fi­car este recor­te, que empeo­ra­rá la ya difí­cil situa­ción de miles de per­so­nas, para ata­jar el frau­de y que el sis­te­ma sea más soli­da­rio, es reír­se de la pobla­ción en gene­ral. Ante una situa­ción de emer­gen­cia social como la actual, don­de más de 50.000 fami­lias per­ci­ben este tipo de ayu­das, refor­zar la pro­tec­ción social debie­ra ser un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de la con­se­je­ra. Segui­mos sin enten­der, por qué no se alcan­zan pac­tos, ni se toman medi­das rela­ti­vas a aca­bar con el frau­de fis­cal, o por qué no se ela­bo­ran pre­su­pues­tos más socia­les. Aun­que cla­ro, tras cono­cer estos días, los bie­nes de sus cole­gas de par­ti­do en el Con­gre­so y Sena­do, cam­biar el sis­te­ma actual pare­ce ser que no les con­vie­ne. ¿Por qué siem­pre paga­mos las y los mismos?

Des­de el sin­di­ca­to LAB segui­mos deman­dan­do una alter­na­ti­va a lo actual. Una alter­na­ti­va polí­ti­ca y social, cuyo eje sea defen­der los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de la pobla­ción en gene­ral y no de una éli­te polí­ti­co-eco­nó­mi­ca. El momen­to actual que vive Eus­kal Herria posi­bi­li­ta que este cam­bio pue­da dar­se; fase que requie­re de apues­tas de cala­do y de una corre­la­ción de fuer­zas sufi­cien­te para poder lle­var­la adelante.

Eus­kal Herria, 13 de sep­tiem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.