Anda­na­das Fun­da­men­ta­lis­tas- Patxi Zamo­ra y J.Angel Saiz

Hay que reco­no­cer que la deno­mi­na­ción de Nafa­rroa Bai reco­ge muchas adhe­sio­nes y que su pasa­do recien­te de dispu­tas ha, de momen­to, malo­gra­do una herra­mien­ta cuyos obje­ti­vos siguen en pie, gra­cias a la volun­tad de unir fuer­zas pro­gre­sis­tas y defen­so­ras del dere­cho a deci­dir, cuyo mejor expo­nen­te es Bil­du, (EA, IA, Alter­na­ti­ba), más la desea­da suma de Ara­lar y los que ven­gan. No debe­mos olvi­dar que NaBai nace y cre­ce en ple­na épo­ca de ile­ga­li­za­cio­nes y que par­te del éxi­to de la coa­li­ción fue con­se­cuen­cia de éstas. Ni se pue­de ocul­tar que el gran bene­fi­cia­do de la ope­ra­ción fue el PNV quien, de tener una pre­sen­cia tes­ti­mo­nial en Nava­rra, pasó a con­tar con par­la­men­ta­rios, con­ce­ja­les e influen­cia en la segun­da fuer­za del terri­to­rio. El hecho es que el com­po­nen­te pro­gre­sis­ta de NaBai, fun­da­men­tal en el esfuer­zo por echar a UPN del poder, pier­de ente­ros por la pre­sen­cia de unos jel­ki­des que pac­tan con el PP o el PSOE por cohe­ren­cia con el esta­do (el suyo), mien­tras se ponen el dis­fraz aber­tza­le antes de las elec­cio­nes.

Los pasos dados por dife­ren­tes acto­res polí­ti­cos han posi­bi­li­ta­do que esa unión de fuer­zas de izquier­das se sitúe en Nava­rra como alter­na­ti­va natu­ral a la dere­cha unio­nis­ta, obje­ti­vo fac­ti­ble a cor­to-medio pla­zo. No es soñar, des­de lue­go no lo es en com­pa­ra­ción a quie­nes sí visua­li­za­ban una situa­ción pare­ci­da con Nafa­rroa Bai sin con­tar con una de las patas fun­da­men­ta­les de la opo­si­ción en Nava­rra: la IA “ofi­cial”. Se ven­dió el oso antes de cazar­lo. Y la mejor posi­bi­li­dad para cap­tu­rar­lo es la unión de dife­ren­tes, exten­dien­do a la Ribe­ra nava­rra la con­vic­ción de que el repu­bli­ca­nis­mo, la memo­ria his­tó­ri­ca y la izquier­da social están repre­sen­ta­dos por las mis­mas for­ma­cio­nes que defien­den el dere­cho a deci­dir. El capi­tal humano reco­gi­do por NaBai y Bil­du está ahí y habrá que con­ven­cer­lo de que ése es el camino y no el de los vie­jos resen­ti­mien­tos que todos debe­re­mos auto­cri­ti­car, pues resul­ta difí­cil negar que el esce­na­rio polí­ti­co es nue­vo, que el ante­rior se está rom­pien­do y que la apues­ta por una lucha exclu­si­va­men­te polí­ti­ca faci­li­ta esa uni­dad de acción.

El úni­co argu­men­to que enten­de­mos con esta pre­dis­po­si­ción a nin­gu­near a inevi­ta­bles com­pa­ñe­ros de via­je es el que ya avan­zó, hace no tan­to tiem­po, un cono­ci­do “inde­pen­dien­te” de NaBai, cuan­do afir­ma­ba que con la gen­te de la IA, “ni a tomar cañas”.

Escri­be alguno de esos repre­sen­tan­tes que NaBai ha resis­ti­do el emba­te de Bil­du. No ha exis­ti­do tal por­que, para Bil­du, el adver­sa­rio a batir no era Nabai y sus votan­tes se con­gra­tu­lan por los estu­pen­dos resul­ta­dos de ambas for­ma­cio­nes jun­tas y con ese espí­ri­tu se está tra­ba­jan­do en la mayo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes. Más bien al con­tra­rio, Bil­du, con miles de posi­bles can­di­da­tos y mili­tan­tes ile­ga­li­za­dos, ha teni­do que sobre­vi­vir al tsu­na­mi de Nafa­rroa Bai, del que ha sali­do muy bien para­do, sobre todo si tene­mos en cuen­ta las pre­vi­sio­nes que los diri­gen­tes de esta coa­li­ción habían anun­cia­do, en las que, como míni­mo, tri­pli­ca­ban a Bil­du. Esta­mos con­ven­ci­dos de que la actual Nafa­rroa Bai jun­to a Bil­du pue­de hacer una opo­si­ción mucho más con­tun­den­te que la de la pasa­da legis­la­tu­ra por­que esta for­ma­ción la va a esco­rar hacia la izquier­da y va a com­bi­nar las movi­li­za­cio­nes popu­la­res y el tra­ba­jo con los movi­mien­tos socia­les, con la apor­ta­ción de una poten­te y brea­da mili­tan­cia de la que los demás care­cen. De ahí que aho­ra, la uni­dad de acción de Bil­du y Ara­lar inquie­te a todos los pode­res fác­ti­cos del esta­do espa­ñol, no hay más que leer los medios de comu­ni­ca­ción.

Por su par­te, y mal que les pese a los ago­re­ros, la izquier­da aber­tza­le está desean­do que todos los que apues­tan por Nava­rra y Eus­kal Herria unan sus fuer­zas y des­apa­rez­ca la fatal manía de defen­der cada uno su “capi­lli­ta” mien­tras deja­mos la pis­ta libre a la enten­te UPN-PP. Esta posi­ción polí­ti­ca es fru­to de un inten­so deba­te, por cier­to en la clan­des­ti­ni­dad, en el que, des­pués de una seve­ra auto­crí­ti­ca, a la que oja­lá lle­guen tam­bién otras for­ma­cio­nes, tomó la deci­sión de aunar fuer­zas con humil­dad y res­pe­to. Bil­du es el mejor ejem­plo y par­te con ambi­ción y ganas de ges­tio­nar e influir en el futu­ro de nues­tra tie­rra y espe­re­mos que pue­da hacer­lo con el apo­yo mutuo de NaBai. Obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de Bil­du es echar a UPN del poder, tan es así que se ha pro­pues­to a un par­ti­do con­ser­va­dor acu­dir en blo­que a las elec­cio­nes gene­ra­les para con­se­guir en Nava­rra más repre­sen­tan­tes que defien­dan nues­tro terri­to­rio vas­co como una enti­dad real. Lo con­tra­rio, aun­que se pin­te la burra de “cues­tión terri­to­rial”, es más de “nava­rris­mo a lo Gar­ci­la­so (1)” de UPN. Pare­ce men­ti­ra que alguien que cree en Eus­kal Herria, renie­gue de la lucha con­jun­ta de todos los vas­cos por ella. Somos un pue­blo de apues­tas fuer­tes y así hemos sobre­vi­vi­do. Que Nava­rra tie­ne su espe­ci­fi­ci­dad, por supues­to; sus rit­mos, obvio; capa­ci­dad de deci­sión, indis­cu­ti­ble; merin­da­des con volun­ta­des enfren­ta­das, tam­bién y habrá que con­ven­cer, pero escu­dar­se en el nava­rris­mo para ir en con­tra de la unión de todos los aber­tza­les nos pare­ce gra­ví­si­mo.

Los argu­men­tos de algún car­go elec­to de NaBai, que no sus­cri­be esa unión de par­ti­da­rios del repu­bli­cano dere­cho a deci­dir, fla­quean has­ta el has­tío. A estas altu­ras, afir­mar que la IA pre­fie­re que­dar­se en un “rin­con­ci­to con­for­ta­ble” ‑qui­zás se refie­ran a las cel­das de las cár­ce­les don­de se encuen­tran dece­nas de sus mili­tan­tes por sus ideas polí­ti­cas- “des­de el que lan­zar sus anda­na­das fun­da­men­ta­lis­tas”, no deja de ser un con­tra­sen­ti­do cuan­do, en las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, están tra­ba­jan­do y votan­do con­jun­ta­men­te.

Bil­du, la actual repre­sen­ta­ción de dece­nas de miles de vas­cos, nava­rros tam­bién, está con­ven­ci­da de que no es momen­to de órda­gos, sino de poner los pila­res a una izquier­da que inclu­ya dis­tin­tas con­cep­cio­nes ideo­ló­gi­cas pro­gre­sis­tas, repu­bli­ca­nas y defen­so­ras de nues­tra sobe­ra­nía. El nom­bre es lo de menos, a tra­ba­jar y a ganar, por­que el prin­ci­pal pro­ble­ma no es ser esto o lo otro sino ser.

(1)”Garcilaso” fue el pseu­dó­ni­mo de Rai­mun­do Gar­cía, direc­tor de Dia­rio de Nava­rra des­de 1912 has­ta su muer­te en 1962. Fue uno de los teo­ri­za­do­res del “nava­rris­mo” espa­ñol y furi­bun­do anti­vas­quis­ta, pro nazi y uno de los prin­ci­pa­les cons­pi­ra­do­res del gol­pe de esta­do de 1936, ase­sor y enla­ce del gene­ral Mola.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *