Diez años y el mun­do sigue su rum­bo- Txen­te Rekondo

Se cum­ple aho­ra el déci­mo ani­ver­sa­rio del fatí­di­co 11‑s, que dio pie a múl­ti­ples inter­pre­ta­cio­nes sobre el rum­bo que podía tomar el mun­do a par­tir de los bru­ta­les aten­ta­dos en sue­lo nor­te­ame­ri­cano, alguno lle­ga­ron a hablar de la “ter­ce­ra gue­rra mundial”.

Des­de enton­ces han acon­te­ci­do muchas cosas y evi­den­te­men­te la reali­dad mun­dial ha varia­do osten­si­ble­men­te, aun­que tal vez no lo haya hecho en el sen­ti­do que alguno ago­re­ros lo habían rea­li­za­do. La gue­rra que enfren­ta­ba a una orga­ni­za­ción como al Qae­da con EEUU y sus alia­dos occi­den­ta­les ha mos­tra­do duran­te todo este tiem­po un sin fin de con­se­cuen­cias que han aca­ba­do afec­tan­do a la mayor par­te del planeta.

Los gober­nan­tes occi­den­ta­les apro­ve­cha­ron la coyun­tu­ra para desa­rro­llar una agen­da “pro­te­gi­da” bajo el para­guas de la lla­ma­da “gue­rra con­tra el terror” que ha sig­ni­fi­ca­do un impor­tan­te retro­ce­so en las liber­ta­des y dere­chos de la pobla­ción que supues­ta­men­te debía “ser defendida”.

En estos diez años, hemos asis­ti­do a un sin­fín núme­ro de ata­ques rei­vin­di­ca­dos por al Qae­da o por algu­na de sus fran­qui­cias, pero al mis­mo tiem­po des­de Occi­den­te se han pues­to en mar­cha todo un aba­ni­co de medi­das que difí­cil­men­te pue­den cata­lo­gar­se como medi­das demo­crá­ti­cas. En el cora­zón del lla­ma­do “mun­do libre”hemos asis­ti­do a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de una espe­cie de esta­do de excep­ción, don­de las deten­cio­nes pre­ven­ti­vas, pri­sio­nes de exter­mi­nio como Guan­ta­na­mo (que Oba­ma pro­me­tió cerrar y que a pun­to de aca­bar su man­da­to sigue vigen­te), las deten­cio­nes pre­ven­ti­vas y no comu­ni­ca­das o la apro­ba­ción del uso de la tor­tu­ra “como polí­ti­ca ofi­cial para inte­rro­gar sos­pe­cho­sos tras el 11‑s” se han con­ver­ti­do en las señas de iden­ti­dad de esa nue­va política.

Para­le­la­men­te hemos vis­to la repe­ti­ción de tér­mi­nos como “víc­ti­mas cola­te­ra­les, ata­ques pre­ven­ti­vos, perio­dis­tas empo­tra­dos, lis­tas negras”, al mis­mo tiem­po que la mayor par­te de los gobier­nos occi­den­ta­les hacían suya esta polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, como los hacían tam­bién los alia­dos en otras par­tes del mun­do. En pala­bras de un ana­lis­ta occi­den­tal esta­mos asis­tien­do al “esta­do de excep­ción como para­dig­ma de gobierno”, don­de la lla­ma­da “gue­rra con­tra el terror, con­ver­ti­da en un nego­cio, es al mis­mo tiem­po uti­li­za­do como para­guas ideo­ló­gi­co por otros actores. 

Pero estos diez años han vis­to otra serie de acon­te­ci­mien­tos que tam­bién han con­di­cio­na­do el rum­bo mun­dial. Las ocu­pa­cio­nes e inva­sio­nes de Iraq y Afga­nis­tán (y más recien­te­men­te la de Libia); el pul­so en Asia entre los gigan­tes chino e indio que anti­ci­pa un nue­vo balan­ce de fuer­zas en la región; la cri­sis finan­cie­ra mun­dial que des­de EEUU se pro­pa­gó por Occi­den­te, y que a día de hoy no tie­ne visos de resol­ver­se; la revo­lu­ción de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y las lla­ma­das redes socia­les, que están influ­yen­do en cual­quier pun­to del pla­ne­ta, o el impa­ra­ble auge de las lla­ma­das poten­cias emer­gen­tes, sobre todo BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na, Sudá­fri­ca) que mues­tran un nue­vo dise­ño del futu­ro orden mun­dial, y estos últi­mos meses la lla­ma­da “pri­ma­ve­ra ára­be”, cuyo des­en­la­ce final nadie es capaz de anticipar.

Duran­te estos años el pro­ta­go­nis­mo de al Qae­da ha que­da­do paten­te a tra­vés de múl­ti­ples aten­ta­dos (Madrid, Lon­dres, Bali, Mum­bay…), sin embar­go, aque­llos que augu­ra­ron un ata­que nuclear, enve­ne­na­mien­tos de depó­si­tos de agua, de momen­to no han acer­ta­do. En cam­bio hemos asis­ti­do a una impor­tan­te trans­for­ma­ción de esa orga­ni­za­ción, que ha debi­do supe­rar la per­di­da de impor­tan­tes cua­dros diri­gen­tes y más recien­te­men­te la de Osa­ma bin Laden. Muchos ana­lis­tas se han veni­do pre­gun­tan­do si habrá otro 11‑s (inclu­so seña­lan este déci­mo ani­ver­sa­rio como una fecha refe­ren­cial), pero lo que pare­ce evi­den­te es que los ope­ra­ti­vos de al Qae­da difí­cil­men­te pue­den lle­var­se a cabo en las mis­mas con­di­cio­nes que hace diez años.

Evi­den­te­men­te inten­tar­lo entra den­tro de su agen­da, pero otra cosa bien dis­tin­ta es la capa­ci­dad de lle­var a cabo accio­nes de esa enver­ga­du­ra. el mayor con­trol a los movi­mien­tos de per­so­nas y de capi­tal finan­cie­ro difi­cul­tan una coyun­tu­ra como la de hace diez años, aun­que no hay que olvi­dar la posi­bi­li­dad de que se acti­ven algu­nas “célu­las dor­mi­das” o que mili­tan­tes soli­ta­rios o “nue­vos con­ver­sos” lle­ven a cabo un bru­tal atentado.

Tam­po­co hay que per­der de vis­ta el pró­xi­mo año, ya que en el 2012 ten­drán lugar las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, y Oba­ma, que aspi­ra a ser reele­gi­do está dis­pues­to a redu­cir la pre4sencia mili­tar en Iraq y Afganistán.

No obs­tan­te, la aten­ción tal vez la ten­ga­mos que diri­gir hacia las lla­ma­das “fran­qui­cias de al Qae­da”, todo ese aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes, muchas de ellas con agen­das pro­pias, pero que se adhie­ren a la ideo­lo­gía cen­tral que pro­mue­ven los diri­gen­tes de al Qae­da. En este sen­ti­do los recien­tes ata­ques sec­ta­rios y coor­di­na­dos en Iraq, en Arge­lia con­tra mili­ta­res, en Egip­to, Nige­ria o más recien­te­men­te en India, mues­tran una nue­va reali­dad de ese mun­do jiha­dis­ta transnacional.

Las alian­zas de dife­ren­tes gru­pos regio­na­les en la Penín­su­la Ará­bi­ga o en Nor­te de Áfri­ca, o la cada vez mayor expan­sión e influen­cia de la orga­ni­za­ción soma­lí Al-Sabah indi­can que la ines­ta­bi­li­dad pue­de adue­ñar­se de otros esce­na­rios, sin olvi­dar tam­po­co las con­se­cuen­cias que pue­den tener la inter­ven­ción en Libia o un futu­ro ata­que sobre Siria.

Tal vez dos de los focos regio­na­les más impor­tan­tes ‚Soma­lia y Nige­ria pue­den aca­pa­rar la aten­ción por las con­se­cuen­cias futu­ras más allá del con­ti­nen­te afri­cano, sin olvi­dar la acti­vi­dad arma­da de gru­pos jiha­dis­tas del sub­con­ti­nen­te indio que aumen­ta­rán la deli­ca­da situa­ción regional.

En Nige­ria los recien­tes ata­ques de Boko Haram han mos­tra­do indi­cios de un aumen­to del reclu­ta­mien­to y una exten­sión de su área de ope­ra­cio­nes (des­de el nor­te del país has­ta la mis­ma capi­tal), La res­pues­ta guber­na­men­tal, como en pasa­do, pasa por el uso de la vio­len­cia, lo que a su vez gene­ra un mayor recha­zo a la polí­ti­ca cen­tra­lis­ta de los gober­nan­tes nige­ria­nos, inca­pa­ces de afron­tar las ver­da­de­ras raí­ces del pro­ble­ma. Un peli­gro­so cóc­tel de pobre­za, des­em­pleo, gobierno falli­do en algu­nas zonas, corrup­ción e injus­ti­cia social son las bases que pro­mue­ven este tipo de movi­mien­tos, que a su vez son capa­ces de util­ziar las nue­vas tec­no­lo­gías y lograr una mayor coor­di­na­ción, sobre todo ideo­ló­gi­ca, con otros gru­pos aje­nos a la reali­dad nigeriana.

Otro foco de aten­ción se situa­rá en torno a al-Sha­baad, que des­de Soma­lia ha comen­za­do a coor­di­nar se con otros gru­pos, has­ta el momen­to en cla­ve ideo­ló­gi­ca, pero no pue­de des­car­tar­se que en el futu­ro lo haga de for­ma mili­tar tam­bién. Los lazos de esta orga­ni­za­ción con al Qae­da aña­den un plus de incer­ti­dum­bre al desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. de momen­to ha logra­do crear redes de segui­do­res en la capi­tal de Ken­ya (Nai­ro­bi), y tam­bién parece4 con­tra con segui­do­res entre la diás­po­ra de EEUU y Europa.

El con­trol de fac­to que tie­ne sobre bue­na par­te de Soma­lia, su capa­ci­dad para desa­rro­llar un gobierno y unas infra­es­truc­tu­ras de poder ace­le­ran el pro­ta­go­nis­mo de dicha orga­ni­za­ción más allá de la región del Cuerno de África.

El table­ro mun­dial ha esta­do suje­to en estos diez últi­mos años a un pul­so deter­mi­na­do, acom­pa­ña­do ade­más de un sin­fín de cam­bios y nue­vos pro­ta­go­nis­tas. La capa­ci­dad de orga­ni­za­cio­nes como al Qae­da de con­di­cio­nar la agen­da mun­dial sigue pla­nean­do, y como seña­ló en 2005 el enton­ces secre­ta­rio de Segu­ri­dad Nacio­nal de EEUU, Tom Rid­ge, “cada día debe­mos ope­rar sabien­do que nues­tros enemi­gos están cam­bian­do en base a cómo cam­bia­mos noso­tros”, una afir­ma­ción nada opti­mis­ta des­de el cora­zón de Washing­ton, que pre­fie­re seguir desa­rro­llan­do la gue­rra con­tra el terror, con inva­sio­nes, ata­ques no tri­pu­la­dos, y sobre todo con el aumen­to de víc­ti­mas civi­les, o como cíni­ca­men­te defi­nen algu­nos, “víc­ti­mas colaterales”.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.