Diez años y el mun­do sigue su rum­bo- Txen­te Rekon­do

Se cum­ple aho­ra el déci­mo ani­ver­sa­rio del fatí­di­co 11‑s, que dio pie a múl­ti­ples inter­pre­ta­cio­nes sobre el rum­bo que podía tomar el mun­do a par­tir de los bru­ta­les aten­ta­dos en sue­lo nor­te­ame­ri­cano, alguno lle­ga­ron a hablar de la “ter­ce­ra gue­rra mun­dial”.

Des­de enton­ces han acon­te­ci­do muchas cosas y evi­den­te­men­te la reali­dad mun­dial ha varia­do osten­si­ble­men­te, aun­que tal vez no lo haya hecho en el sen­ti­do que alguno ago­re­ros lo habían rea­li­za­do. La gue­rra que enfren­ta­ba a una orga­ni­za­ción como al Qae­da con EEUU y sus alia­dos occi­den­ta­les ha mos­tra­do duran­te todo este tiem­po un sin fin de con­se­cuen­cias que han aca­ba­do afec­tan­do a la mayor par­te del pla­ne­ta.

Los gober­nan­tes occi­den­ta­les apro­ve­cha­ron la coyun­tu­ra para desa­rro­llar una agen­da “pro­te­gi­da” bajo el para­guas de la lla­ma­da “gue­rra con­tra el terror” que ha sig­ni­fi­ca­do un impor­tan­te retro­ce­so en las liber­ta­des y dere­chos de la pobla­ción que supues­ta­men­te debía “ser defen­di­da”.

En estos diez años, hemos asis­ti­do a un sin­fín núme­ro de ata­ques rei­vin­di­ca­dos por al Qae­da o por algu­na de sus fran­qui­cias, pero al mis­mo tiem­po des­de Occi­den­te se han pues­to en mar­cha todo un aba­ni­co de medi­das que difí­cil­men­te pue­den cata­lo­gar­se como medi­das demo­crá­ti­cas. En el cora­zón del lla­ma­do “mun­do libre”hemos asis­ti­do a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de una espe­cie de esta­do de excep­ción, don­de las deten­cio­nes pre­ven­ti­vas, pri­sio­nes de exter­mi­nio como Guan­ta­na­mo (que Oba­ma pro­me­tió cerrar y que a pun­to de aca­bar su man­da­to sigue vigen­te), las deten­cio­nes pre­ven­ti­vas y no comu­ni­ca­das o la apro­ba­ción del uso de la tor­tu­ra “como polí­ti­ca ofi­cial para inte­rro­gar sos­pe­cho­sos tras el 11‑s” se han con­ver­ti­do en las señas de iden­ti­dad de esa nue­va polí­ti­ca.

Para­le­la­men­te hemos vis­to la repe­ti­ción de tér­mi­nos como “víc­ti­mas cola­te­ra­les, ata­ques pre­ven­ti­vos, perio­dis­tas empo­tra­dos, lis­tas negras”, al mis­mo tiem­po que la mayor par­te de los gobier­nos occi­den­ta­les hacían suya esta polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, como los hacían tam­bién los alia­dos en otras par­tes del mun­do. En pala­bras de un ana­lis­ta occi­den­tal esta­mos asis­tien­do al “esta­do de excep­ción como para­dig­ma de gobierno”, don­de la lla­ma­da “gue­rra con­tra el terror, con­ver­ti­da en un nego­cio, es al mis­mo tiem­po uti­li­za­do como para­guas ideo­ló­gi­co por otros acto­res.

Pero estos diez años han vis­to otra serie de acon­te­ci­mien­tos que tam­bién han con­di­cio­na­do el rum­bo mun­dial. Las ocu­pa­cio­nes e inva­sio­nes de Iraq y Afga­nis­tán (y más recien­te­men­te la de Libia); el pul­so en Asia entre los gigan­tes chino e indio que anti­ci­pa un nue­vo balan­ce de fuer­zas en la región; la cri­sis finan­cie­ra mun­dial que des­de EEUU se pro­pa­gó por Occi­den­te, y que a día de hoy no tie­ne visos de resol­ver­se; la revo­lu­ción de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y las lla­ma­das redes socia­les, que están influ­yen­do en cual­quier pun­to del pla­ne­ta, o el impa­ra­ble auge de las lla­ma­das poten­cias emer­gen­tes, sobre todo BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na, Sudá­fri­ca) que mues­tran un nue­vo dise­ño del futu­ro orden mun­dial, y estos últi­mos meses la lla­ma­da “pri­ma­ve­ra ára­be”, cuyo des­en­la­ce final nadie es capaz de anti­ci­par.

Duran­te estos años el pro­ta­go­nis­mo de al Qae­da ha que­da­do paten­te a tra­vés de múl­ti­ples aten­ta­dos (Madrid, Lon­dres, Bali, Mum­bay…), sin embar­go, aque­llos que augu­ra­ron un ata­que nuclear, enve­ne­na­mien­tos de depó­si­tos de agua, de momen­to no han acer­ta­do. En cam­bio hemos asis­ti­do a una impor­tan­te trans­for­ma­ción de esa orga­ni­za­ción, que ha debi­do supe­rar la per­di­da de impor­tan­tes cua­dros diri­gen­tes y más recien­te­men­te la de Osa­ma bin Laden. Muchos ana­lis­tas se han veni­do pre­gun­tan­do si habrá otro 11‑s (inclu­so seña­lan este déci­mo ani­ver­sa­rio como una fecha refe­ren­cial), pero lo que pare­ce evi­den­te es que los ope­ra­ti­vos de al Qae­da difí­cil­men­te pue­den lle­var­se a cabo en las mis­mas con­di­cio­nes que hace diez años.

Evi­den­te­men­te inten­tar­lo entra den­tro de su agen­da, pero otra cosa bien dis­tin­ta es la capa­ci­dad de lle­var a cabo accio­nes de esa enver­ga­du­ra. el mayor con­trol a los movi­mien­tos de per­so­nas y de capi­tal finan­cie­ro difi­cul­tan una coyun­tu­ra como la de hace diez años, aun­que no hay que olvi­dar la posi­bi­li­dad de que se acti­ven algu­nas “célu­las dor­mi­das” o que mili­tan­tes soli­ta­rios o “nue­vos con­ver­sos” lle­ven a cabo un bru­tal aten­ta­do.

Tam­po­co hay que per­der de vis­ta el pró­xi­mo año, ya que en el 2012 ten­drán lugar las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, y Oba­ma, que aspi­ra a ser reele­gi­do está dis­pues­to a redu­cir la pre4sencia mili­tar en Iraq y Afga­nis­tán.

No obs­tan­te, la aten­ción tal vez la ten­ga­mos que diri­gir hacia las lla­ma­das “fran­qui­cias de al Qae­da”, todo ese aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes, muchas de ellas con agen­das pro­pias, pero que se adhie­ren a la ideo­lo­gía cen­tral que pro­mue­ven los diri­gen­tes de al Qae­da. En este sen­ti­do los recien­tes ata­ques sec­ta­rios y coor­di­na­dos en Iraq, en Arge­lia con­tra mili­ta­res, en Egip­to, Nige­ria o más recien­te­men­te en India, mues­tran una nue­va reali­dad de ese mun­do jiha­dis­ta trans­na­cio­nal.

Las alian­zas de dife­ren­tes gru­pos regio­na­les en la Penín­su­la Ará­bi­ga o en Nor­te de Áfri­ca, o la cada vez mayor expan­sión e influen­cia de la orga­ni­za­ción soma­lí Al-Sabah indi­can que la ines­ta­bi­li­dad pue­de adue­ñar­se de otros esce­na­rios, sin olvi­dar tam­po­co las con­se­cuen­cias que pue­den tener la inter­ven­ción en Libia o un futu­ro ata­que sobre Siria.

Tal vez dos de los focos regio­na­les más impor­tan­tes ‚Soma­lia y Nige­ria pue­den aca­pa­rar la aten­ción por las con­se­cuen­cias futu­ras más allá del con­ti­nen­te afri­cano, sin olvi­dar la acti­vi­dad arma­da de gru­pos jiha­dis­tas del sub­con­ti­nen­te indio que aumen­ta­rán la deli­ca­da situa­ción regio­nal.

En Nige­ria los recien­tes ata­ques de Boko Haram han mos­tra­do indi­cios de un aumen­to del reclu­ta­mien­to y una exten­sión de su área de ope­ra­cio­nes (des­de el nor­te del país has­ta la mis­ma capi­tal), La res­pues­ta guber­na­men­tal, como en pasa­do, pasa por el uso de la vio­len­cia, lo que a su vez gene­ra un mayor recha­zo a la polí­ti­ca cen­tra­lis­ta de los gober­nan­tes nige­ria­nos, inca­pa­ces de afron­tar las ver­da­de­ras raí­ces del pro­ble­ma. Un peli­gro­so cóc­tel de pobre­za, des­em­pleo, gobierno falli­do en algu­nas zonas, corrup­ción e injus­ti­cia social son las bases que pro­mue­ven este tipo de movi­mien­tos, que a su vez son capa­ces de util­ziar las nue­vas tec­no­lo­gías y lograr una mayor coor­di­na­ción, sobre todo ideo­ló­gi­ca, con otros gru­pos aje­nos a la reali­dad nige­ria­na.

Otro foco de aten­ción se situa­rá en torno a al-Sha­baad, que des­de Soma­lia ha comen­za­do a coor­di­nar se con otros gru­pos, has­ta el momen­to en cla­ve ideo­ló­gi­ca, pero no pue­de des­car­tar­se que en el futu­ro lo haga de for­ma mili­tar tam­bién. Los lazos de esta orga­ni­za­ción con al Qae­da aña­den un plus de incer­ti­dum­bre al desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. de momen­to ha logra­do crear redes de segui­do­res en la capi­tal de Ken­ya (Nai­ro­bi), y tam­bién parece4 con­tra con segui­do­res entre la diás­po­ra de EEUU y Euro­pa.

El con­trol de fac­to que tie­ne sobre bue­na par­te de Soma­lia, su capa­ci­dad para desa­rro­llar un gobierno y unas infra­es­truc­tu­ras de poder ace­le­ran el pro­ta­go­nis­mo de dicha orga­ni­za­ción más allá de la región del Cuerno de Áfri­ca.

El table­ro mun­dial ha esta­do suje­to en estos diez últi­mos años a un pul­so deter­mi­na­do, acom­pa­ña­do ade­más de un sin­fín de cam­bios y nue­vos pro­ta­go­nis­tas. La capa­ci­dad de orga­ni­za­cio­nes como al Qae­da de con­di­cio­nar la agen­da mun­dial sigue pla­nean­do, y como seña­ló en 2005 el enton­ces secre­ta­rio de Segu­ri­dad Nacio­nal de EEUU, Tom Rid­ge, “cada día debe­mos ope­rar sabien­do que nues­tros enemi­gos están cam­bian­do en base a cómo cam­bia­mos noso­tros”, una afir­ma­ción nada opti­mis­ta des­de el cora­zón de Washing­ton, que pre­fie­re seguir desa­rro­llan­do la gue­rra con­tra el terror, con inva­sio­nes, ata­ques no tri­pu­la­dos, y sobre todo con el aumen­to de víc­ti­mas civi­les, o como cíni­ca­men­te defi­nen algu­nos, “víc­ti­mas cola­te­ra­les”.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *