Anti­te­rro­ris­tas cuba­nos cum­plen 13 años pre­sos en Esta­dos Unidos

Cinco héroes cubanos presos injustamente en Estados UnidosLos Cin­co cuba­nos anti­te­rro­ris­tas pre­sos en Esta­dos Uni­dos cum­plen hoy 13 años de encie­rro en cár­ce­les de ese país por aler­tar acti­vi­da­des de orga­ni­za­cio­nes vio­len­tas con­tra Cuba.

Gerar­do Her­nán­dez, Ramón Laba­ñino, Fer­nan­do Gon­zá­lez, Anto­nio Gue­rre­ro y René Gon­zá­lez fue­ron arres­ta­dos en sep­tiem­bre de 1998 por las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas y de inme­dia­to los ais­la­ron en cel­das de cas­ti­go duran­te 17 meses antes del juicio.

Acu­sa­dos del car­go de cons­pi­ra­ción con­tra Esta­dos Uni­dos, a Gerar­do, Ramón y Anto­nio, se les adi­cio­nó la acu­sa­ción de cons­pi­ra­ción para come­ter espio­na­je, aun­que no le ocu­pa­ron nin­gún docu­men­to clasificado.

El caso de los Cin­co ‑como son cono­ci­dos los lucha­do­res en la cam­pa­ña inter­na­cio­nal por su libe­ra­ción- se lle­vó a jui­cio en Mia­mi, entorno que una cor­te fede­ral de ape­la­cio­nes des­cri­bi­ría como una “tor­men­ta per­fec­ta” de prejuicios.

Ese pro­ce­so duró más de seis meses, el más lar­go en Esta­dos Uni­dos has­ta ese momen­to, y se pre­sen­ta­ron tes­ti­mo­nios de tres gene­ra­les reti­ra­dos del ejér­ci­to, los cua­les coin­ci­die­ron en que no exis­tía evi­den­cia de espionaje.

Sie­te meses des­pués de la acu­sa­ción ini­cial se adi­cio­nó un nue­vo car­go a Gerar­do Her­nán­dez: cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to, como resul­ta­do de una cam­pa­ña públi­ca con la inten­ción de ven­gar el derri­bo por par­te de la Fuer­za Aérea Cuba­na de dos avio­ne­tas de un gru­po extre­mis­ta en 1996.

Las avio­ne­tas per­te­ne­cían a una orga­ni­za­ción que en los 20 meses ante­rio­res al derri­bo había pene­tra­do el espa­cio aéreo cubano 25 veces, obje­to de pro­tes­tas reite­ra­das de Cuba.

Al final del jui­cio, el gobierno nor­te­ame­ri­cano reco­no­ció por escri­to que había fra­ca­sa­do en pro­bar el car­go de cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to impues­to a Hernández.

Sin embar­go, el jura­do encon­tró cul­pa­bles, tan­to a Gerar­do como a sus com­pa­ñe­ros, de todos los car­gos des­pués de haber sido pues­tos bajo una inten­sa pre­sión por par­te de los medios de pren­sa locales.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Latina)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.