Anti­te­rro­ris­tas cuba­nos cum­plen 13 años pre­sos en Esta­dos Uni­dos

Cinco héroes cubanos presos injustamente en Estados UnidosLos Cin­co cuba­nos anti­te­rro­ris­tas pre­sos en Esta­dos Uni­dos cum­plen hoy 13 años de encie­rro en cár­ce­les de ese país por aler­tar acti­vi­da­des de orga­ni­za­cio­nes vio­len­tas con­tra Cuba.

Gerar­do Her­nán­dez, Ramón Laba­ñino, Fer­nan­do Gon­zá­lez, Anto­nio Gue­rre­ro y René Gon­zá­lez fue­ron arres­ta­dos en sep­tiem­bre de 1998 por las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas y de inme­dia­to los ais­la­ron en cel­das de cas­ti­go duran­te 17 meses antes del jui­cio.

Acu­sa­dos del car­go de cons­pi­ra­ción con­tra Esta­dos Uni­dos, a Gerar­do, Ramón y Anto­nio, se les adi­cio­nó la acu­sa­ción de cons­pi­ra­ción para come­ter espio­na­je, aun­que no le ocu­pa­ron nin­gún docu­men­to cla­si­fi­ca­do.

El caso de los Cin­co ‑como son cono­ci­dos los lucha­do­res en la cam­pa­ña inter­na­cio­nal por su libe­ra­ción- se lle­vó a jui­cio en Mia­mi, entorno que una cor­te fede­ral de ape­la­cio­nes des­cri­bi­ría como una “tor­men­ta per­fec­ta” de pre­jui­cios.

Ese pro­ce­so duró más de seis meses, el más lar­go en Esta­dos Uni­dos has­ta ese momen­to, y se pre­sen­ta­ron tes­ti­mo­nios de tres gene­ra­les reti­ra­dos del ejér­ci­to, los cua­les coin­ci­die­ron en que no exis­tía evi­den­cia de espio­na­je.

Sie­te meses des­pués de la acu­sa­ción ini­cial se adi­cio­nó un nue­vo car­go a Gerar­do Her­nán­dez: cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to, como resul­ta­do de una cam­pa­ña públi­ca con la inten­ción de ven­gar el derri­bo por par­te de la Fuer­za Aérea Cuba­na de dos avio­ne­tas de un gru­po extre­mis­ta en 1996.

Las avio­ne­tas per­te­ne­cían a una orga­ni­za­ción que en los 20 meses ante­rio­res al derri­bo había pene­tra­do el espa­cio aéreo cubano 25 veces, obje­to de pro­tes­tas reite­ra­das de Cuba.

Al final del jui­cio, el gobierno nor­te­ame­ri­cano reco­no­ció por escri­to que había fra­ca­sa­do en pro­bar el car­go de cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to impues­to a Her­nán­dez.

Sin embar­go, el jura­do encon­tró cul­pa­bles, tan­to a Gerar­do como a sus com­pa­ñe­ros, de todos los car­gos des­pués de haber sido pues­tos bajo una inten­sa pre­sión por par­te de los medios de pren­sa loca­les.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Lati­na)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *