Rebel­des (libios) sin cau­sa- Manuel M. Nava­rre­te

1. Por más que algu­nos se empe­ñen, los dis­tin­tos posi­cio­na­mien­tos fren­te a los acon­te­ci­mien­tos en Libia no son otro capí­tu­lo más de la eter­na tri­ful­ca entre “trots­kis­tas y esta­li­nis­tas”. Cier­tas orga­ni­za­cio­nes de férrea línea mar­xis­ta-leni­nis­ta, como el PCE (m‑l), el PCOT o el FPLP, apo­yan a los “rebel­des” libios. Y exis­te como míni­mo un colec­ti­vo trots­kis­ta, Cla­se con­tra cla­se, que se nie­ga a hacer­lo.

2. Des­gra­cia­da­men­te, la revo­lu­ción libia (al igual que los «soviets» libios que algu­nos qui­sie­ron ver) no exis­te. Exis­tie­ron pri­me­ra­men­te mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res (pro y anti-guber­na­men­ta­les), más tar­de un gol­pe de Esta­do falli­do de un sec­tor de la oli­gar­quía y, final­men­te, una inva­sión impe­ria­lis­ta en apo­yo de dicho sec­tor, que garan­ti­za mejo­res con­di­cio­nes para las mul­ti­na­cio­na­les petro­le­ras.

3. Las mani­fes­ta­cio­nes ini­cia­les en Libia, bajo la ban­de­ra del rey Idris I, no pue­den ser sin más asi­mi­la­das al pos­te­rior gol­pe de Esta­do del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción. El CNT apro­ve­chó la coyun­tu­ra de las pro­tes­tas para des­en­ca­de­nar su putsch. La tenen­cia de armas por par­te de los “rebel­des” libios (apar­te de aque­llas asal­ta­das en los cuar­te­les), así como las carac­te­rís­ti­cas y el cali­bre de dicho arma­men­to, des­mien­ten el supues­to carác­ter “popu­lar” y “espon­tá­neo” del gol­pe, dife­ren­cian­do de mane­ra radi­cal este pro­ce­so del vivi­do en otros luga­res como Túnez y Egip­to.

4. Los “rebel­des”, con cuya ayu­da el impe­ria­lis­mo pre­ten­de bajar el pre­cio del barril de Brent has­ta los 100 dóla­res (apar­te de obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos, yaci­mien­tos acuí­fe­ros, etc.), no pue­den ser jus­ti­fi­ca­dos de nin­gún modo des­de una pers­pec­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta. Su direc­ción, el CNT, es pro­fun­da­men­te reac­cio­na­ria y títe­re del impe­ria­lis­mo (por no hablar de otras lacras como su racis­mo o su uti­li­za­ción de niños sol­da­dos en el fren­te). Evi­den­te­men­te, el carác­ter polí­ti­co y el sen­ti­do his­tó­ri­co de un movi­mien­to polí­ti­co no es deter­mi­na­do por la extrac­ción social de sus bases, sino por los obje­ti­vos, méto­dos, finan­cia­ción y alian­zas de su direc­ción polí­ti­ca.

5. El len­gua­je, base del pen­sa­mien­to, nos per­mi­te per­fec­ta­men­te defen­der el dere­cho a la resis­ten­cia, el acto de resis­ten­cia en sí mis­mo, por ejem­plo con­tra el inva­sor en Afga­nis­tán, sin nece­si­dad de ser par­ti­da­rios polí­ti­cos de los tali­ba­nes. Es decir, se pue­de cola­bo­rar con ellos en tan­to que resis­ten­tes, no en tan­to que tali­ba­nes. Las dife­ren­tes accio­nes que rea­li­zan un sec­tor polí­ti­co pue­den seg­men­tar­se sin el menor pro­ble­ma teó­ri­co o prác­ti­co, apo­yan­do sólo aque­llo en lo que este­mos de acuer­do. Lo deter­mi­nan­te será el sen­ti­do his­tó­ri­co de cada acción en la fase actual del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta e impe­ria­lis­ta.

6. El anti­im­pe­ria­lis­mo (requi­si­to sine qua non para ser revo­lu­cio­na­rio) impli­ca la opo­si­ción a la ocu­pa­ción de (neo)colonias y, en con­se­cuen­cia, el más fir­me apo­yo de los dife­ren­tes actos de resis­ten­cia, como la resis­ten­cia pales­ti­na (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con Hamás), la resis­ten­cia ira­quí (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con el anti­guo par­ti­do Baaz de Sadam Hus­sein), la resis­ten­cia afga­na (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con los tali­ba­nes) y la resis­ten­cia libia (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con la Jamahi­ri­ya de Gada­fi).

7. Si por apo­yar las resis­ten­cias pales­ti­na, afga­na, ira­quí y libia somos infan­til­men­te acu­sa­dos de “apo­yar dic­ta­do­res”, enton­ces, siguien­do la mis­ma lógi­ca, aque­llos “ni-nis” que ensal­zan a los “rebel­des” libios podrían ser til­da­dos de apo­yar a la OTAN. En ambos casos, nos habre­mos deja­do el rigor y la serie­dad por el camino.

8. Las pro­tes­tas pro-occi­den­ta­les ini­cia­les (que jamás inclu­ye­ron a la pobla­ción negra inmi­gran­te, base de la exigua cla­se tra­ba­ja­do­ra del país), así como la exis­ten­cia de mino­ri­ta­rios pero dig­nos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios en el país, son ele­men­tos que no guar­dan una rela­ción de equi­va­len­cia con el gol­pe de Esta­do de estos lla­ma­dos “rebel­des”, a los que no tie­nen bajo su con­trol ideo­ló­gi­co o polí­ti­co. Habla­mos de unos “rebel­des” lide­ra­dos por fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos y exmi­nis­tros de Gada­fi, direc­ta y abier­ta­men­te alia­dos a la OTAN (cuyos inmi­se­ri­cor­des bom­bar­deos jus­ti­fi­can), finan­cia­dos por ella, reco­no­ci­dos por “occi­den­te” y cuyo papel y sen­ti­do his­tó­ri­co de mer­ce­na­rios al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo cada día va que­dan­do más cla­ro.

9. Tam­po­co la resis­ten­cia con­tra el inva­sor pue­de ser redu­ci­da de mane­ra sim­plis­ta a mero gada­fis­mo, ya que abar­ca, por el con­tra­rio, a todos los sec­to­res del país que aspi­ran a con­quis­tar la sobe­ra­nía nacio­nal expul­san­do al inva­sor, y es (al igual que en Pales­ti­na, Afga­nis­tán, Iraq o cual­quier otro país ocu­pa­do por tro­pas extran­je­ras con pro­pó­si­tos neo­co­lo­nia­les) el lugar o el movi­mien­to his­tó­ri­co en el que los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios han de vol­car sus esfuer­zos para no rom­per el fren­te común.

10. El día en el que la OTAN sea expul­sa­da y sus agen­tes y mer­ce­na­rios derro­ta­dos será el día en el que, al menos, esta­rán sen­ta­das las con­di­cio­nes para que una ver­da­de­ra revo­lu­ción libia, nacio­nal y popu­lar, derro­que a Gada­fi y supere la mayor de las dic­ta­du­ras: la del capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *