Rebel­des (libios) sin cau­sa- Manuel M. Navarrete

1. Por más que algu­nos se empe­ñen, los dis­tin­tos posi­cio­na­mien­tos fren­te a los acon­te­ci­mien­tos en Libia no son otro capí­tu­lo más de la eter­na tri­ful­ca entre “trots­kis­tas y esta­li­nis­tas”. Cier­tas orga­ni­za­cio­nes de férrea línea mar­xis­ta-leni­nis­ta, como el PCE (m‑l), el PCOT o el FPLP, apo­yan a los “rebel­des” libios. Y exis­te como míni­mo un colec­ti­vo trots­kis­ta, Cla­se con­tra cla­se, que se nie­ga a hacerlo.

2. Des­gra­cia­da­men­te, la revo­lu­ción libia (al igual que los «soviets» libios que algu­nos qui­sie­ron ver) no exis­te. Exis­tie­ron pri­me­ra­men­te mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res (pro y anti-guber­na­men­ta­les), más tar­de un gol­pe de Esta­do falli­do de un sec­tor de la oli­gar­quía y, final­men­te, una inva­sión impe­ria­lis­ta en apo­yo de dicho sec­tor, que garan­ti­za mejo­res con­di­cio­nes para las mul­ti­na­cio­na­les petroleras.

3. Las mani­fes­ta­cio­nes ini­cia­les en Libia, bajo la ban­de­ra del rey Idris I, no pue­den ser sin más asi­mi­la­das al pos­te­rior gol­pe de Esta­do del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción. El CNT apro­ve­chó la coyun­tu­ra de las pro­tes­tas para des­en­ca­de­nar su putsch. La tenen­cia de armas por par­te de los “rebel­des” libios (apar­te de aque­llas asal­ta­das en los cuar­te­les), así como las carac­te­rís­ti­cas y el cali­bre de dicho arma­men­to, des­mien­ten el supues­to carác­ter “popu­lar” y “espon­tá­neo” del gol­pe, dife­ren­cian­do de mane­ra radi­cal este pro­ce­so del vivi­do en otros luga­res como Túnez y Egipto.

4. Los “rebel­des”, con cuya ayu­da el impe­ria­lis­mo pre­ten­de bajar el pre­cio del barril de Brent has­ta los 100 dóla­res (apar­te de obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos, yaci­mien­tos acuí­fe­ros, etc.), no pue­den ser jus­ti­fi­ca­dos de nin­gún modo des­de una pers­pec­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta. Su direc­ción, el CNT, es pro­fun­da­men­te reac­cio­na­ria y títe­re del impe­ria­lis­mo (por no hablar de otras lacras como su racis­mo o su uti­li­za­ción de niños sol­da­dos en el fren­te). Evi­den­te­men­te, el carác­ter polí­ti­co y el sen­ti­do his­tó­ri­co de un movi­mien­to polí­ti­co no es deter­mi­na­do por la extrac­ción social de sus bases, sino por los obje­ti­vos, méto­dos, finan­cia­ción y alian­zas de su direc­ción política.

5. El len­gua­je, base del pen­sa­mien­to, nos per­mi­te per­fec­ta­men­te defen­der el dere­cho a la resis­ten­cia, el acto de resis­ten­cia en sí mis­mo, por ejem­plo con­tra el inva­sor en Afga­nis­tán, sin nece­si­dad de ser par­ti­da­rios polí­ti­cos de los tali­ba­nes. Es decir, se pue­de cola­bo­rar con ellos en tan­to que resis­ten­tes, no en tan­to que tali­ba­nes. Las dife­ren­tes accio­nes que rea­li­zan un sec­tor polí­ti­co pue­den seg­men­tar­se sin el menor pro­ble­ma teó­ri­co o prác­ti­co, apo­yan­do sólo aque­llo en lo que este­mos de acuer­do. Lo deter­mi­nan­te será el sen­ti­do his­tó­ri­co de cada acción en la fase actual del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta e imperialista.

6. El anti­im­pe­ria­lis­mo (requi­si­to sine qua non para ser revo­lu­cio­na­rio) impli­ca la opo­si­ción a la ocu­pa­ción de (neo)colonias y, en con­se­cuen­cia, el más fir­me apo­yo de los dife­ren­tes actos de resis­ten­cia, como la resis­ten­cia pales­ti­na (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con Hamás), la resis­ten­cia ira­quí (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con el anti­guo par­ti­do Baaz de Sadam Hus­sein), la resis­ten­cia afga­na (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con los tali­ba­nes) y la resis­ten­cia libia (pese a las dife­ren­cias polí­ti­cas con la Jamahi­ri­ya de Gadafi).

7. Si por apo­yar las resis­ten­cias pales­ti­na, afga­na, ira­quí y libia somos infan­til­men­te acu­sa­dos de “apo­yar dic­ta­do­res”, enton­ces, siguien­do la mis­ma lógi­ca, aque­llos “ni-nis” que ensal­zan a los “rebel­des” libios podrían ser til­da­dos de apo­yar a la OTAN. En ambos casos, nos habre­mos deja­do el rigor y la serie­dad por el camino.

8. Las pro­tes­tas pro-occi­den­ta­les ini­cia­les (que jamás inclu­ye­ron a la pobla­ción negra inmi­gran­te, base de la exigua cla­se tra­ba­ja­do­ra del país), así como la exis­ten­cia de mino­ri­ta­rios pero dig­nos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios en el país, son ele­men­tos que no guar­dan una rela­ción de equi­va­len­cia con el gol­pe de Esta­do de estos lla­ma­dos “rebel­des”, a los que no tie­nen bajo su con­trol ideo­ló­gi­co o polí­ti­co. Habla­mos de unos “rebel­des” lide­ra­dos por fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos y exmi­nis­tros de Gada­fi, direc­ta y abier­ta­men­te alia­dos a la OTAN (cuyos inmi­se­ri­cor­des bom­bar­deos jus­ti­fi­can), finan­cia­dos por ella, reco­no­ci­dos por “occi­den­te” y cuyo papel y sen­ti­do his­tó­ri­co de mer­ce­na­rios al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo cada día va que­dan­do más claro.

9. Tam­po­co la resis­ten­cia con­tra el inva­sor pue­de ser redu­ci­da de mane­ra sim­plis­ta a mero gada­fis­mo, ya que abar­ca, por el con­tra­rio, a todos los sec­to­res del país que aspi­ran a con­quis­tar la sobe­ra­nía nacio­nal expul­san­do al inva­sor, y es (al igual que en Pales­ti­na, Afga­nis­tán, Iraq o cual­quier otro país ocu­pa­do por tro­pas extran­je­ras con pro­pó­si­tos neo­co­lo­nia­les) el lugar o el movi­mien­to his­tó­ri­co en el que los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios han de vol­car sus esfuer­zos para no rom­per el fren­te común.

10. El día en el que la OTAN sea expul­sa­da y sus agen­tes y mer­ce­na­rios derro­ta­dos será el día en el que, al menos, esta­rán sen­ta­das las con­di­cio­nes para que una ver­da­de­ra revo­lu­ción libia, nacio­nal y popu­lar, derro­que a Gada­fi y supere la mayor de las dic­ta­du­ras: la del capital.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.