Siria en el hura­cán

Lo pre­sen­ta­do aquí son dos tex­tos resu­mi­dos y com­ple­men­ta­rios: Uno de Enri­que muñoz Gama­rra y otro de Alas­tair Crook. En el pri­me­ro se expli­ca cuá­les son los obje­ti­vos del Impe­ria­lis­mo y en el segun­do cómo el impe­ria­lis­mo apro­ve­cha coyun­tu­ras loca­les allá don­de inten­ta inter­ve­nir. Es el méto­do emplea­do en Libia.

Para que no nos pille de sor­pre­sa.

La OTAN apu­ra ope­ra­ti­vos mili­ta­res en Orien­te Medio para encu­brir ban­ca­rro­ta eco­nó­mi­ca de occi­den­te.

ENRIQUE MUÑOZ GAMARRA

La pug­na inter­im­pe­ria­lis­ta es muy inten­sa. Para las per­so­nas escép­ti­cas que no creen esto reco­mien­do la lec­tu­ra de la siguien­te noti­cia: “Ins­pec­ción chi­na a heli­cóp­te­ro de Esta­dos Uni­dos es ‘infun­da­da y ridí­cu­la”, publi­ca­da el 17 de agos­to de 2011 en: spa​nish​.chi​na​.org​.cn Es una nota que refie­re al heli­cóp­te­ro MH-60 Black Hawk (Stealth) de últi­ma gene­ra­ción (con tec­no­lo­gía incor­po­ra­da de baja detec­ción a rada­res y con equi­pos que redu­cen el rui­do en los moto­res) sinies­tra­do en el ope­ra­ti­vo mili­tar que el Pen­tá­gono des­ple­gó, supues­ta­men­te, para ani­qui­lar a Bin Laden el 02 de mayo de 2011 en Pakis­tán y por la que Chi­na fue acu­sa­da por los EEUU de haber ins­pec­cio­na­do y reco­pi­la­do infor­ma­ción sobre este apa­ra­to. Prue­ba más que sufi­cien­te de la dura con­fron­ta­ción inter­im­pe­ria­lis­ta que hay en el mun­do.

Los tiem­pos, defi­ni­ti­va­men­te, son muy duros. Y, es en este con­tex­to que ocu­rren, pri­me­ro, la deses­pe­ra­da ocu­pa­ción de Trí­po­li (23 de agos­to de 2011) y, lue­go, las pro­vo­ca­cio­nes terro­ris­tas de la OTAN sobre Siria. En sí, ope­ra­ti­vos mili­ta­res de des­co­no­ci­mien­to de acuer­dos estra­té­gi­cos e his­tó­ri­cos fir­ma­dos, de fac­to, entre occi­den­te y orien­te al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Y, todo con el obje­to de mos­trar­se (EEUU) ante el mun­do, que aún es una poten­cia vigen­te, ade­más, para encu­brir la quie­bra colo­sal de su eco­no­mía y, de paso, por supues­to, ate­rro­ri­zar a los pue­blos que luchan por una socie­dad más jus­ta, insi­nuán­do­les, que sus estra­te­gias de poder son imprac­ti­ca­bles.

Pero aho­ra el asun­to es Siria. Este país se ha con­ver­ti­do en el pun­to cla­ve de un con­flic­to mayor al que pue­de desem­bo­car final­men­te el mun­do si con­ti­núa con esta ten­den­cia. Aho­ra mis­mo el mili­ta­ris­mo esta­dou­ni­den­se, jun­to a su eje (EEUU, Gran Bre­ta­ña y OTAN), está apu­ran­do esta situa­ción tra­tan­do de ocu­par total­men­te el Orien­te Medio.

El asun­to es la con­fron­ta­ción EEUU-Chi­na.

En pri­mer lugar es bueno no per­der de vis­ta el Acuer­do Estra­té­gi­co en Eco­no­mía de Chi­na y EEUU esta­ble­ci­da en 1978 has­ta 2010. Fue­ron tres déca­das de “éxi­tos”: el pri­me­ro man­tu­vo la supre­ma­cía sobre el sis­te­ma impe­ria­lis­ta (inclu­so avan­zó sobre Asia Cen­tral tras la caí­da de la ex URSS en 1991) y el segun­do ascen­dió has­ta el segun­do lugar en este mis­mo sis­te­ma. Has­ta aquí fue impres­cin­di­ble el acuer­do estra­té­gi­co para ambos paí­ses.

Pero los tiem­pos cam­bian. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta, inmer­so en su ciclo eco­nó­mi­co lar­go de cri­sis o con­trac­ción des­de 1973, empie­za a hun­dir­se en 2008. Inclu­so des­de ini­cios del pre­sen­te mile­nio (2000) la ero­sión eco­nó­mi­ca del sis­te­ma ya era noto­ria (cri­sis del pun­to com). El Pen­tá­gono enton­ces esta­ba ya muy preo­cu­pa­do. El asun­to era la cri­sis eco­nó­mi­ca que corroía su eco­no­mía y a ello se suma­ba el ascen­so chino.

Impor­tan­cia del XII Plan Quin­que­nal chino. Allí se reorien­ta la eco­no­mía chi­na. Pri­me­ro, obser­va con más cui­da­do el desa­rro­llo de su mer­ca­do interno. Segun­do, empie­za a diver­si­fi­car sus reser­vas inter­na­cio­na­les. Enton­ces impul­sa acuer­dos de comer­cio en su pro­pia mone­da o en una canas­ta de mone­das, pero ya no exclu­si­va­men­te en dóla­res como se venía hacien­do.

Se vuel­ve socio comer­cial de pri­mer nivel y con expan­sión muy fuer­te sobre zonas impor­tan­tes del pla­ne­ta: Euro­pa, Áfri­ca, Amé­ri­ca Lati­na, Asia Cen­tral y el sudes­te asiá­ti­co. Por supues­to esto es una gran preo­cu­pa­ción para los EEUU que en la voz de su Secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, lla­ma a la inver­sión de chi­na en Áfri­ca una polí­ti­ca “neo­co­lo­nia­lis­ta”.

En Siria pue­de ini­ciar­se el con­flic­to mayor.

11 de sep­tiem­bre de 2001 y el ini­cio de la ofen­si­va mili­ta­ris­ta en el mun­do. Advier­to que en ante­rio­res artícu­los sos­tu­ve que no esta­ba cla­ro si con este suce­so se ini­cia­ba la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial. Lo que si esta­ba cla­ro es que a par­tir de esta fecha el mun­do se vio envuel­to en gra­ves con­flic­tos mili­ta­res. Por lo menos hemos vis­to el des­em­bar­co de la for­mi­da­ble maqui­na­ria de gue­rra de los EEUU, pri­me­ro, en Afga­nis­tán y, lue­go, en Irak (segun­do pro­duc­tor mun­dial de petró­leo, antes de la inva­sión pro­du­cía 4 millo­nes de barri­les por día, en tan­to Ara­bia Sau­di­ta aho­ra mis­mo pro­du­ce 10.9 millo­nes de barri­les por día).

La tre­men­da impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca de Siria. Has­ta aho­ra Siria ha sido un pun­to impor­tan­te en el equi­li­brio estra­té­gi­co de Orien­te Medio. Siria tie­ne estre­chos víncu­los de amis­tad y coope­ra­ción (comer­cial y mili­tar) con Irán y las resis­ten­cias pales­ti­nas. Es la par­te más impor­tan­te del jue­go geo­es­tra­té­gi­co entre occi­den­te y orien­te en esta región.

Cier­to, Siria es una región de con­ten­ción. Una fron­te­ra de fac­to entre occi­den­te y orien­te que, inclu­so, tras la caí­da de la ex URSS en 1991, ni el sio­nis­mo israe­li­ta ni Bill Clin­ton ni W. Bush, se atre­vie­ron a rom­per­la. Pues si cae Siria, el tran­si­to naval en el Mar Medi­te­rrá­neo esta­ría prác­ti­ca­men­te res­trin­gi­da para las embar­ca­cio­nes rusas y chi­nas. Enton­ces el Mar Medi­te­rrá­neo habría pasa­do a con­trol total de las fuer­zas de la OTAN. Prác­ti­ca­men­te las acti­vi­da­des de la flo­ta rusa en el Mar Negro habrían que­da­do vara­das en ese mar.

Y, para ocu­par Irán sólo fal­ta­ría avan­zar sobre el Estre­cho de Omuz, esto es, en el Mar Rojo, es decir, en el Gol­fo Pér­si­co. Esa es la ambi­ción supre­ma del Pen­tá­gono. De hecho el petró­leo y la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca de Orien­te Medio han sido muy impor­tan­tes. Y, más aún, en esta coyun­tu­ra tan espe­cial como la que hoy vivi­mos.

Con esto, las resis­ten­cias pales­ti­nas se habrían vis­to en una situa­ción muy com­pli­ca­da y así, el Pen­tá­gono habría logra­do ase­gu­rar la exis­ten­cia del sio­nis­mo israe­li­ta.

Pero, en gene­ral, si cae Siria, Rusia y Chi­na habrían per­di­do una zona geo­es­tra­té­gi­ca muy impor­tan­te. Es decir, habrían ter­mi­na­do arrin­co­na­dos en su pro­pia región: el con­ti­nen­te asiá­ti­co.

EEUU entien­de que su pode­río mili­tar no pue­de man­te­ner­se por mucho tiem­po si su eco­no­mía esta colap­sa­da. Y esto, igual que el ante­rior, no es un asun­to pro­pio o uni­la­te­ral de este país, es la impo­si­ción de las leyes capi­ta­lis­tas que lle­ga­do a su eta­pa impe­ria­lis­tas es esen­cial­men­te gue­rre­ris­ta y cuya base eco­nó­mi­ca esta sus­ten­ta­da en la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, cuan­do sus tasas de ganan­cia han dis­mi­nui­do drás­ti­ca­men­te.

Y, la zona don­de se encu­ba el mayor con­flic­to mun­dial de nues­tro tiem­po está en el sudes­te asiá­ti­co.

La para­do­ja de Siria.

Alas­tair Crook es el fun­da­dor y direc­tor del Foro de Con­flic­tos y ex ase­sor de Javier Sola­na, ex jefe de la polí­ti­ca exte­rior de la UE 1997 – 2003.

Asia Times

Tra­du­ci­do para el CEPRID (www​.nodo50​.org/​c​e​p​rid) por María Val­dés

¿Siria pue­de ser ade­cua­da­men­te con­si­de­ra­da como un ejem­plo de revo­lu­ción popu­lar ára­be «pura», un levan­ta­mien­to vio­len­to, una pro­tes­ta por la liber­tad con­tra la tira­nía y la repre­sión que se ha reu­ni­do? Creo que esta his­to­ria es una lec­tu­ra total­men­te fal­sa uti­li­zan­do deli­be­ra­da­men­te algu­nas ambi­cio­nes dife­ren­tes.

Uno de los pro­ble­mas que reve­lan la para­do­ja es que en Siria hay de hecho una soli­ci­tud de cam­bio real interno. La gran mayo­ría de los sirios quie­ren la refor­ma. Sien­ten la claus­tro­fo­bia del Esta­do auto­ri­ta­rio, iner­te de indi­fe­ren­cia y la arro­gan­cia de la buro­cra­cia en rela­ción con sus difi­cul­ta­des coti­dia­nas. Los sirios están indig­na­dos por la corrup­ción gene­ra­li­za­da y los ten­tácu­los de las auto­ri­da­des de segu­ri­dad en prác­ti­ca­men­te todas las cues­tio­nes. Sin embar­go, ¿la amplia deman­da de refor­ma es la cau­sa de la vio­len­cia en Siria?

No es esta una deman­da masi­va. Para­dó­ji­ca­men­te ‑y en con­tra de la narra­ti­va del «des­per­tar – la mayo­ría de los sirios creen que el pre­si­den­te Bashar Al Assad com­par­te sus opi­nio­nes sobre las refor­mas. Los habi­tan­tes de Damas­co, Ale­po, la cla­se media, la cla­se de los comer­cian­tes y las mino­rías no suníes (corres­pon­dien­te a ¼ de la pobla­ción) creen que no hay una alter­na­ti­va capaz de lle­var a cabo de mane­ra creí­bles estas refor­mas. ¿Qué suce­de enton­ces? ¿Por qué el con­flic­to pola­ri­za y se con­vier­te en amar­go si efec­ti­va­men­te exis­te un amplio con­sen­so?

Creo que las raí­ces de amar­gu­ra están más en Irak que en Siria, de dos mane­ras dis­tin­tas:

En pri­mer lugar se remon­tan a la escue­la de pen­sa­mien­to expre­sa­da por suni­tas yiha­dis­tas Abu Musab al-Zar­qa­wi, que se ha desa­rro­lla­do vio­len­ta­men­te en Irak y en Líbano y ha cogi­do fuer­za con el regre­so de muchos vete­ra­nos sala­fis­tas sirios del con­flic­to en Irak.

En segun­do lugar, y por sepa­ra­do, la amar­gu­ra en Siria tam­bién está rela­cio­na­da con un pro­fun­do sen­ti­mien­to de agra­vio que sien­ten algu­nos paí­ses ára­bes debi­do a la pér­di­da de poder polí­ti­co suní des­pués de la lle­ga­da al poder en Irak del pri­mer minis­tro Nuri al-Mali­ki, de lo que hacen res­pon­sa­bles a Assad.

La mayo­ría de estos sun­ni­tas radi­ca­li­za­dos que vinie­ron a luchar con­tra la ocu­pa­ción de los EE.UU. gira­ba en torno a gru­pos vin­cu­la­dos a Al Zar­qa­wi en gran medi­da. La afi­lia­ción con Al Qae­da no tie­ne un sig­ni­fi­ca­do espe­cial en Siria aho­ra, pero la doc­tri­na de Zar­qa­wi que se ha desa­rro­lla­do en Irak es cru­cial para Siria.

Zar­qa­wi, como otros sala­fis­tas, ha recha­za­do las fron­te­ras arti­fi­cia­les y las divi­sio­nes nacio­na­les here­da­das del colo­nia­lis­mo. En su lugar, insis­tió en lla­mar a la tota­li­dad de Pales­ti­na, Líbano, Siria, Jor­da­nia y par­te de Tur­quía e Irak por su anti­guo nom­bre «a‑Bilad Sham». Zar­qa­wi y sus segui­do­res son feroz­men­te anti-chiíes, mucho más de lo que al prin­ci­pio fue Al Qae­da.

Según su rela­to, el cora­zón suni­ta, Siria, fue usur­pa­do des­de hace 40 años por el chií­ta al-Assad (los ala­wi­tas son una rama del movi­mien­to chií­ta). El sur­gi­mien­to de Hez­bo­lá se debe, en par­te, por­que Assad tam­bién soca­vó aún más carác­ter del Líbano suní. Tam­bién pone el dedo en el lla­ma­mien­to de Assad para debi­li­tar al ex Pri­mer Minis­tro de Irak, Ayad Alla­wi, como un acto la entre­ga de Irak a los chiíes, a saber, Mali­ki.

A par­tir de aquí sur­ge la que­ja pro­fun­da desa­rro­lla­da por Al Zar­qa­wi y su doc­tri­na con­si­de­ra que Líbano y Siria son las pla­ta­for­mas des­de las que lan­zar la yihad tan­to con­tra los shiiés como con­tra los otros. La vuel­ta de los sala­fis­tas sirios, y muchos no sirios, ha sido deci­si­va.

No están intere­sa­dos en las «refor­mas» o la demo­cra­cia, dicen de for­ma cla­ra y públi­ca­men­te que si cues­ta 2 millo­nes de vidas derro­car al chii­ta alauí el sacri­fi­cio vale la pena. Intro­du­cir una legis­la­ción que per­mi­te los nue­vos par­ti­dos polí­ti­cos o ampliar la liber­tad de pren­sa es algo ante lo que son com­ple­ta­men­te indi­fe­ren­tes. El movi­mien­to de Zar­qa­wi recha­za abier­ta­men­te la polí­ti­ca occi­den­tal.

Hay gru­pos en el exi­lio sirio, tam­bién finan­cia­das por el gobierno esta­dou­ni­den­se y de otras fuen­tes extran­je­ras y con enla­ces exter­nos, tan­to en la región como en el Oes­te. Algu­nos des­pa­chos de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Damas­co 2009 mues­tran cómo varios de estos gru­pos y cade­nas de tele­vi­sión aso­cia­das con ellos habían reci­bi­do dece­nas de millo­nes de dóla­res por sus accio­nes del Depar­ta­men­to de Esta­do y las fun­da­cio­nes con sede en EEUU, así como capa­ci­ta­ción y asis­ten­cia téc­ni­ca. Estos movi­mien­tos de exi­lia­dos creen que pue­den uti­li­zar con éxi­to a los rebel­des sala­fis­tas para sus pro­pios intere­ses.

Espe­rá­ba­mos que la insur­gen­cia de exi­lia­dos sala­fis­tas con­tra el Esta­do ‑aun­que limi­ta­da a la peri­fe­ria en el ini­cio- podría cau­sar una reac­ción vio­len­ta por par­te del gobierno sirio, lo que gene­ra­ría una masa de gen­te con hos­ti­li­dad con­tra el Esta­do y, por últi­mo, una inter­ven­ción extran­je­ra sería inevi­ta­ble según el mode­lo ideal de Ben­ga­si en Libia. No es lo que suce­dió. Muchos exi­lia­dos han tra­ta­do de «arre­glar» las his­to­rias de los medios de comu­ni­ca­ción sobre Siria. Estos expa­tria­dos han enmar­ca­do a los sala­fis­tas con las téc­ni­cas de las revo­lu­cio­nes de “color” para des­cri­bir una his­to­ria pura de repre­sión masi­va por par­te de un régi­men que nie­ga las refor­mas, mien­tras que el ejér­ci­to se desin­te­gra ya que se les obli­ga a matar a sus com­pa­ñe­ros. Al-Jazee­ra y Al Ara­bi­ya han cola­bo­ra­do en la pre­sen­ta­ción de esta his­to­ria.

Sin embar­go, los sala­fis­tas han enten­di­do que los exi­lia­dos los están usan­do para pro­vo­car inci­den­tes y demos­trar la narra­ti­va de medios sobre la repre­sión con­tra la opo­si­ción en el exte­rior.

Estos dos com­po­nen­tes pue­den ser rela­ti­va­men­te peque­ños en núme­ro, pero el atrac­ti­vo emo­cio­nal ampli­fi­ca la que­ja suni­ta. Se con­vier­te fácil­men­te en acción, tan­to en Siria como en el con­jun­to de la región.

Ara­bia Sau­di­ta y los paí­ses del Gol­fo depen­den explí­ci­ta­men­te de los temo­res de un «expan­sio­nis­mo» chií­ta para jus­ti­fi­car la repre­sión del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo en Bah­rein y la inter­ven­ción en el Yemen. La voz del sec­ta­ris­mo se ampli­fi­ca en Siria.

Voces cle­ri­ca­les suníes ala­ban el «des­per­tar» ára­be, la «revo­lu­ción suní» en res­pues­ta a la revo­lu­ción chií­ta en Irán. En mar­zo Al Jazee­ra trans­mi­tió un ser­món por el Jeque Yous­sef al-Qara­da­wi, que levan­tó la ban­de­ra de la res­tau­ra­ción de ascen­den­cia suni­ta en Siria. Qara­da­wi, que tie­ne su sede en Qatar, estu­vo acom­pa­ña­do por el líder reli­gio­so sau­dí, Saleh al-Luhai­dan que ins­tó a «matar a 13 de los sirios para que el 23 res­tan­te pue­da vivir.»

Es evi­den­te que una gran can­ti­dad de mani­fes­tan­tes en los cen­tros tra­di­cio­na­les suni­tas como Homs y Hama son sun­níes que bus­can derri­bar a los alaui­tas y el ascen­so suni­ta. Pero los sala­fis­tas no son nor­ma­les, son la mues­tra del irre­den­tis­mo de la ascen­den­cia suni­ta. Es una pers­pec­ti­va ate­rra­do­ra para una cuar­ta par­te de los sirios que no son suni­tas.

Des­de la inva­sión de Irak en 2003 los Esta­dos Uni­dos, de hecho, han ame­na­za­do con­ti­nua­men­te al pre­si­den­te sirio con ulti­má­tums para hacer la paz con Israel, en cola­bo­ra­ción con París. El recha­zo por Assad a la ame­na­za en el año 2003 dio lugar a secuen­cias inter­mi­na­bles de pre­sio­nes y ame­na­zas con­tra el pre­si­den­te sirio, con la acción del Con­se­jo de Segu­ri­dad, el Tri­bu­nal Espe­cial para Líbano en el ase­si­na­to del ex Pri­mer Minis­tro Rafik al-Hari­ri y la acción mili­tar de Israel para debi­li­tar a Hez­bo­lá [se refie­re a la gue­rra de 2006] y cam­biar el equi­li­brio de poder en detri­men­to de los Assad.

Los Esta­dos Uni­dos tam­bién han comen­za­do a finan­ciar gru­pos de la opo­si­ción libre de Siria, al menos des­de 2005, y más recien­te­men­te a entre­nar a acti­vis­tas, entre ellos acti­vis­tas sirios sobre la mane­ra de evi­tar la deten­ción y ase­gu­rar los sis­te­mas de comu­ni­ca­cio­nes a tra­vés de redes tele­fó­ni­cas soft­wa­re sin licen­cia y de Inter­net. Estos son acti­vis­tas con for­ma­ción téc­ni­ca de las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les y redes que han sido uti­li­za­dos por la insur­gen­cia arma­da mili­ta­ri­za­da, así como en las pro­tes­tas pro-demo­cra­cia. Los Esta­dos Uni­dos tam­bién ha par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en la finan­cia­ción direc­ta o indi­rec­ta de los cen­tros de dere­chos huma­nos que han sido muy acti­vos en la pres­ta­ción de las víc­ti­mas. Algu­nos, como el Cen­tro para los Dere­chos Huma­nos en Damas­co decla­ra abier­ta­men­te su alian­za con la Fun­da­ción para la Demo­cra­cia EEUU y otros son finan­cia­dos por el Con­se­jo de la Demo­cra­cia y el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal. La deci­sión del gobierno sirio de prohi­bir la entra­da a los perio­dis­tas extran­je­ros sin duda ha ayu­da­do a dar rien­da suel­ta a las fuen­tes exter­nas de los acti­vis­tas que les per­mi­te domi­nar la narra­ti­va mul­ti­me­dia en Siria.

En 2007, Assad seña­ló con iro­nía en una nota a su dis­cur­so que él no había teni­do tiem­po de lle­var a cabo refor­mas efec­ti­vas, «no hemos teni­do tiem­po para dis­cu­tir la idea de la ley de par­ti­dos polí­ti­cos y otros. En algún momen­to la eco­no­mía era una prio­ri­dad, pero no hemos teni­do tiem­po para hacer fren­te a la situa­ción eco­nó­mi­ca. Está­ba­mos meti­dos en una bata­lla deci­si­va (en el fren­te externo) y que tenía­mos que ganar. No había otra opción… » En la actua­li­dad la «refor­ma» es el fren­te externo exis­ten­cial. Pero si el pro­pó­si­to de todo esto iba a cam­biar el equi­li­brio estra­té­gi­co en Orien­te Medio no fun­cio­nó. Es poco pro­ba­ble que Assad sea más fle­xi­ble ante los occi­den­ta­les de lo que era antes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *