[Fotos y Audio] Fidel Cas­tro: “Mien­tras más tiem­po pase, más fuer­za ten­drán las ideas que he defen­di­do”

Con­ver­sa­ción del Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro Ruz, con Mario Sil­va, con­duc­tor de La Hoji­lla, de Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión, el 6 de sep­tiem­bre de 2011, “Año 53 de la Revo­lu­ción”.

Mario Sil­va. Bueno, ire­mos salien­do den­tro de una hora.

Cmd­te.- Sí. ¿Y vas para la loma aque­lla?

Mario Sil­va. Exac­to, para arri­ba, para El Jun­qui­to, allá don­de dicen… Y sobre todo, está­ba­mos hablan­do de esas noti­cias don­de a usted prác­ti­ca­men­te lo ponían como con un derra­me cere­bral.

Cmd­te.- ¡No me digas!

Mario Sil­va.- Sí señor.

Cmd­te.- Ah, pues no me han dicho nada (Risas).

Mario Sil­va.- De eso esta­ban hablan­do, supues­ta­men­te, de que usted tenía un derra­me cere­bral. Yo les dije que tenía­mos…

¿Qué pla­nes tie­ne aho­ri­ta, Coman­dan­te?

Cmd­te.- ¿Pero tú creís­te eso?

Mario Sil­va.- No, no, en abso­lu­to, usted sabe muy bien… Más bien les dije que había una sor­pre­sa, que había una sor­pre­sa, pre­ci­sa­men­te.

Cmd­te.- ¿Y por qué lo sabías tú?

Mario Sil­va.- Ah, para que usted vea, como están los mia­me­ros…

Cmd­te.- Bueno, ¿y si a uno le pasa algo? Que­da­rías tú muy mal.

Mario Sil­va.- Que­do yo mal, ¡pero vea usted aho­ra! (Risas.)

Cmd­te.- Pero no ave­ri­guas­te nada.

Mario Sil­va.- No, no, en abso­lu­to, lo que pasa es eso, es la gue­rra que vie­nen dan­do con rela­ción a las noti­cias.

Cmd­te.- Sí. Cuén­ta­me, sigue.

Mario Sil­va.- Ah, bueno, entre otras cosas, lo que se vie­ne hablan­do con rela­ción al Coman­dan­te Chá­vez, que está más gra­ve de lo que, según ellos, de lo que noso­tros deci­mos en la calle; que usted está con un derra­me. Es decir, hay una espe­cie de noti­cias necro­ló­gi­cas que vie­nen dan­do, no sola­men­te en Mia­mi, sino tam­bién en Vene­zue­la, run­ru­nes de Nue­vo País, Teo­do­ro Pet­koff y com­pa­ñía.

Cmd­te.- ¿Pero yo me he vuel­to, aca­so, alguien tan impor­tan­te, com­pa­dre?

Mario Sil­va.- Pare­ce que es pesa­di­lla de ellos.

Cmd­te.- Me dan dema­sia­da impor­tan­cia.

Mario Sil­va.- Pare­ce que es pesa­di­lla de ellos usted y el Coman­dan­te Chá­vez y todo lo que se está hacien­do en Lati­noa­mé­ri­ca.

Cmd­te.- Bueno, pero es un pue­blo que apren­dió a leer y a escri­bir, ¡no te olvi­des!

Mario Sil­va.- ¡Ajá!

Cmd­te.- No te olvi­des de los millo­nes de vene­zo­la­nos que están estu­dian­do. No te olvi­des de que en unos años ese pue­blo ha cam­bia­do.

Mario Sil­va.- Sí señor. Lo que era antes el pue­blo anal­fa­be­ta, inclu­so, que podía ser domi­na­do has­ta por los medios de comu­ni­ca­ción.

Cmd­te.- Bueno, yo creo que Vene­zue­la es uno de los mejo­res luga­res del mun­do, más que Esta­dos Uni­dos, en cuan­to a cono­ci­mien­tos de la gen­te y cul­tu­ra gene­ral de la gen­te; más que Euro­pa. Tú no te encuen­tras a la gen­te esa que no sabe leer y escri­bir; encon­trar un anal­fa­be­to allí es muy difí­cil, y no es lo mis­mo un pue­blo anal­fa­be­to que un pue­blo que sabe leer y escri­bir.

Mario Sil­va.- Un pue­blo que estu­dia.

Cmd­te.- Ellos están acos­tum­bra­dos a tra­tar con pue­blos que no saben leer ni escri­bir, ¿y algu­na vez tuvie­ron un pue­blo como ese, o como este mis­mo? Oye, noso­tros lle­va­mos ya más de medio siglo aquí. Yo he esta­do con­ver­san­do con­ti­go, con­tán­do­te cosas de hace casi 50 años y des­de antes de 50 años.

Mario Sil­va.- La Cri­sis de Octu­bre que aho­ra mis­mo cum­ple un nue­vo ani­ver­sa­rio.

Cmd­te.- Sí, yo te dije que habían pasa­do 500 años.

Mario Sil­va.- Qui­nien­tos años.

Cmd­te.- Por­que, oye, los cam­bios no se miden por el tiem­po, hay años que valen por 100.

Mario Sil­va.- ¿De allá has­ta acá, Coman­dan­te, qué encon­tra­ron, sobre todo, en el pue­blo lati­no­ame­ri­cano?, por­que vemos que hay una baja, inclu­so, inte­lec­tual en rela­ción al pue­blo nor­te­ame­ri­cano, por­que les con­vie­ne a las mis­mas trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción man­te­ner a ese pue­blo igno­ran­te de todo lo que está pasan­do en Lati­noa­mé­ri­ca.

Cmd­te.- Mira, va a lle­gar el momen­to en que Esta­dos Uni­dos se que­da­rá en el últi­mo, en cuan­to a nive­les de cul­tu­ra y de cono­ci­mien­tos, sin que ten­ga cul­pa el pue­blo nor­te­ame­ri­cano; por­que tú no vas a cul­par al hijo de una fami­lia pobre, de una fami­lia del sur de Esta­dos Uni­dos o de cual­quier par­te de Esta­dos Uni­dos, o a un esqui­mal en Alas­ka que no sepa leer ni escri­bir, sen­ci­lla­men­te por­que es pobre.

¿Cuál es la situa­ción, por ejem­plo, de la pobla­ción negra en Esta­dos Uni­dos?

Mario Sil­va.- Ajá, y de la lati­na.

Cmd­te.- ¿Cuál es el nivel de empleo de la pobla­ción negra? ¿Cuál es el nivel de acce­so a las carre­ras cien­tí­fi­cas, a las de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, a las de inves­ti­ga­do­res? Ellos no tie­nen la cul­pa; sin embar­go, fíja­te, tú ana­li­zas: tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos en la indus­tria muy pro­duc­ti­vos, y te encuen­tras la pobla­ción, dos pobla­cio­nes: la pobla­ción negra y la pobla­ción lati­na. No te olvi­des de que hay dece­nas de millo­nes de lati­no­ame­ri­ca­nos que la pobre­za obli­gó a emi­grar a Esta­dos Uni­dos, y allí los selec­cio­nan, hacen una selec­ción a la inver­sa, sepa­ran a los padres de los hijos, el hijo nor­te­ame­ri­cano para allá; sepa­ran a las fami­lias.

Mario Sil­va.- Están ocu­pan­do has­ta los pues­tos de tra­ba­jo que antes eran des­ti­na­dos a negros y a lati­nos.

Cmd­te.- Pero selec­cio­nan a los que delin­quen y los man­dan… yo me opon­go, por­que hace muchos años veni­mos lidian­do con estos pro­ble­mas. Ellos, por ejem­plo, son los res­pon­sa­bles del núme­ro de armas…, son armas nor­te­ame­ri­ca­nas.

Tú ana­li­zas casos como el de Méxi­co, cuya his­to­ria cono­ce­mos, his­to­ria que admi­ra­mos, una his­to­ria tan bella como la de Méxi­co: la Revo­lu­ción mexi­ca­na, los per­so­na­jes de aque­lla his­to­ria, des­de la con­quis­ta espa­ño­la; por­que en Méxi­co había una cul­tu­ra que esta­ba muy enci­ma de la que tenían en Esta­dos Uni­dos.

Mario Sil­va.- Exac­to.

Cmd­te.- Bueno, cuan­do la con­quis­ta, des­gra­cia­da­men­te, la pobla­ción indí­ge­na de Méxi­co tenía una cul­tu­ra ele­va­dí­si­ma, sus cono­ci­mien­tos agrí­co­las com­pe­tían con los cono­ci­mien­tos agrí­co­las de aho­ra, ¿qué que­da de aque­llo? Xochi­mil­co. ¿Dón­de se pro­du­ce el maíz que se con­su­me en Méxi­co? En Esta­dos Uni­dos. ¿Dón­de se pro­du­ce el tri­go? En Esta­dos Uni­dos. ¿Dón­de se pro­du­cen los ali­men­tos fun­da­men­ta­les? Allí en Esta­dos Uni­dos.

Yo a veces he leí­do, Méxi­co tie­ne casi 3 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos y tie­ne más de 100 millo­nes de habi­tan­tes; pero, últi­ma­men­te… A mí me gus­ta­ba leer mucho de Méxi­co, des­de la épo­ca de la con­quis­ta, y hemos leí­do libros extra­or­di­na­rios sobre la con­quis­ta de Méxi­co. De Méxi­co me han man­da­do esos libros, la pro­pia direc­to­ra de La Jor­na­da ‑es una exce­len­te lec­tu­ra- ella me ha obse­quia­do algu­nos de los libros.

Dalia Soto del Valle.- Car­men Lira.

Cmd­te.- Y en uno de esos libros, La con­quis­ta de Méxi­co, algo de eso, es uno de los títu­los que me envió, y ahí está toda la his­to­ria de Her­nán Cor­tés, de la Con­quis­ta, de las gue­rras con­tra la pobla­ción indí­ge­na; de la zona de Gua­te­ma­la, que era una cul­tu­ra…

Mario Sil­va.- Lue­go, la mis­ma inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na.

Cmd­te.- Des­pués, Méxi­co, una his­to­ria lle­na de inte­rés.

Mario Sil­va.- Y aho­ra con la dro­ga. Con el nar­co­trá­fi­co prác­ti­ca­men­te hay un Esta­do den­tro de un Esta­do.

Cmd­te.- Fíja­te, Mario…

Mario Sil­va.- y son mer­ca­dos del Nor­te.

Cmd­te.- En Méxi­co están murien­do ‑algo que no exis­tió nun­ca en toda la his­to­ria de México‑, en Méxi­co están murien­do más de 10 000 per­so­nas anual­men­te ya como con­se­cuen­cia del trá­fi­co de dro­gas y el cri­men orga­ni­za­do. Adquie­re la for­ma más horri­ble que no adqui­rie­ron nun­ca.

Noso­tros estu­vi­mos en Méxi­co, allí nos orga­ni­za­mos antes de regre­sar a Cuba des­pués del ata­que al Mon­ca­da; de allí salió el Gran­ma, que noso­tros tra­ba­ja­mos allí con la mayor dis­cre­ción posi­ble, tuvi­mos difi­cul­ta­des, pero esos pro­ble­mas no exis­tían. En aque­lla épo­ca exis­tía el pro­ble­ma del con­tra­ban­do, no de las dro­gas. La poli­cía era muy acti­va tra­tan­do de evi­tar el con­tra­ban­do en la fron­te­ra. Yo te lo digo, por­que una vez cru­cé la fron­te­ra aque­lla ‑casi fui “espal­da moja­da” (Risas)-, cru­cé el río, me ayu­da­ron para entre­vis­tar­me con unos cuba­nos del lado de allá; tenía que tener esa reu­nión, que era un gru­po de un par­ti­do que era opues­to a noso­tros, eran del par­ti­do que esta­ba en el gobierno derro­ca­do por Batis­ta, y noso­tros bus­can­do la uni­dad de todas las fuer­zas, y sobre todo des­pués que tuvi­mos pro­ble­mas con la ley mexi­ca­na, no por­que estu­vié­ra­mos come­tien­do deli­tos. Bueno, téc­ni­ca­men­te eran deli­tos, pero no eran deli­tos des­hon­ro­sos, está­ba­mos orga­ni­zán­do­nos para luchar con­tra Batis­ta, está­ba­mos entre­nán­do­nos, íba­mos a los cam­pos de tiro; apren­di­mos algu­nas cosas allí muy intere­san­tes. Allí cono­ci­mos bue­nos ami­gos mexi­ca­nos y en un momen­to dado tuvi­mos pro­ble­mas serios; y yo era muy crí­ti­co de algu­nos de los adver­sa­rios, la gen­te derro­ca­da por el pro­pio régi­men de Batis­ta, pero esta­ban en la opo­si­ción; no era lo que más desea­ba, pero no nos que­dó más reme­dio que dis­cu­tir, por­que sen­ci­lla­men­te corría­mos el ries­go de que­dar­nos más de 100 hom­bres allí, alre­de­dor de 100, sin recur­sos y sin nada, por­que las difi­cul­ta­des que tuvi­mos con las auto­ri­da­des mexi­ca­nas como con­se­cuen­cia de nues­tra orga­ni­za­ción y nues­tro entre­na­mien­to, nos con­du­je­ron inclu­so a la pri­sión en Méxi­co.

El Che y yo estu­vi­mos pre­sos, Miguel Schultz creo que se lla­ma­ba aquel.

Mario Sil­va.- ¿Obli­gó tam­bién a ade­lan­tar la expe­di­ción del Gran­ma?

Cmd­te.- No. Esa expe­di­ción se dio el día más o menos que tenía­mos pla­nea­do, lo que la hizo muy com­pli­ca­da y muy peli­gro­sa.

Enton­ces, tenía­mos un bar­co que lo com­pra­mos con hipo­te­ca por­que ya no nos alcan­za­ba el dine­ro. Un mexi­cano se hizo res­pon­sa­ble, “El Cua­te”, como le lla­ma­ban, ami­go nues­tro. Ven­die­ron el yate y una casa que esta­ba en la ori­lla del río.

Noso­tros sali­mos por el Tux­pan, pero cuan­do sali­mos esta­ba prohi­bi­do por­que había una tor­men­ta, un nor­te. Esa es una his­to­ria lar­ga, no la voy a hacer aho­ra; pero solo te digo que tuvi­mos difi­cul­ta­des, y des­pués de aque­llo tuve que cru­zar el río como “espal­da moja­do”.

Con­se­guir un fusil era muy difí­cil, fusi­les de cace­ría, fusi­les depor­ti­vos, no eran fusi­les auto­má­ti­cos, ni los… super armas esas que tie­nen aho­ra que dis­pa­ran en unos segun­dos 30 tiros. Hay que ver las fotos de los fusi­les que Esta­dos Uni­dos ha meti­do allí, sin decir­les nada a los mexi­ca­nos; hay que ver los arse­na­les esos.

Mario Sil­va.- ¡Lo que se ha ven­di­do en arma­men­to a todas estas mafias!

Cmd­te.- ¡Tre­men­do!

Enton­ces noso­tros, con­se­guir un fusil era muy difí­cil. La poli­cía anda­ba detrás del con­tra­ban­do, no de la dro­ga, por­que no había el pro­ble­ma de la dro­ga en ese tiem­po allí.

Enton­ces, lle­gué, hablé, regre­sé por la carre­te­ra. Ir para Méxi­co era fácil, ir para Esta­dos Uni­dos era muy difí­cil. Cru­cé ile­gal, a lo mejor me hacen jui­cio por eso, por la ile­ga­li­dad de haber cru­za­do como “espal­da moja­da” y me expul­san. Enton­ces regre­sé muy bien y seguí, ya había con­se­gui­do. Pero déja­me decir­te que la mis­ma sema­na que íba­mos a par­tir se pro­du­ce una trai­ción, por un tipo que nos hace una trai­ción, un tipo que había esta­do en Esta­dos Uni­dos, había esta­do creo que en el ejér­ci­to, pero no era ni buen sol­da­do, ni valien­te, lo úni­co que sim­pa­ti­za­ba. Aho­ra, ¿qué que­ría? Mane­jar. “Pero, bueno, tie­nes que entre­nar­te.” “No.” “Tie­nes que entre­nar­te. No pue­de ir nadie si no se entre­na.” Enton­ces lo que hace es que deser­ta; pero era muy ami­go y mucha gen­te pen­sa­ba que no, que él no trai­cio­na­ría. Yo, por si aca­so, tomé todas las medi­das de pre­cau­ción con rela­ción a lo que él sabía; pero había una cosa muy difí­cil, él sabía dón­de esta­ba el Gran­ma, por­que mane­jó muchas veces, y yo tenía dos o tres com­pa­ñe­ros que mane­ja­ban, y uno bue­ní­si­mo, Cán­di­do, Chu­chú Reyes; pero este se mar­chó y yo tra­té de que rec­ti­fi­ca­ra, de que regre­sa­ra; pero no regre­só, lo que hizo fue ven­der la infor­ma­ción, lo que sabía.

¿Sabes cómo fue el nego­cio? Él por 5 000 dóla­res daba unas infor­ma­cio­nes, enton­ces la poli­cía actua­ba y com­pro­ba­ba de que eran verí­di­cas las infor­ma­cio­nes de él y ocu­pa­ban un núme­ro de armas.

Aho­ra, fíja­te, des­pués el nego­cio era: la poli­cía le entre­ga­ba 25 000 dóla­res y él decía las otras cosas que sabía, pero, sobre todo, el bar­co que íba­mos a uti­li­zar, y en ese ínte­rin…, fíja­te.

Mario Sil­va.- Es cuan­do arran­ca el bar­co.

Cmd­te.- No te voy a con­tar cómo lo supi­mos, por­que había gen­te hono­ra­ble y hubo gen­te que era de la Fede­ral, ¿y sabes que reac­cio­na­ron?, eran sim­pa­ti­zan­tes de Cár­de­nas ‑Cár­de­nas esta­ba vivo. Yo no quie­ro men­cio­nar nom­bres aho­ra, por­que ten­dría que men­cio­nar muchos nom­bres; pero eran car­de­nis­tas y eran poli­cías y cum­plie­ron. Esta­ban admi­ra­dos de la pre­ci­sión que tenía la poli­cía de Batis­ta ‑cla­ro, si se la ven­dió un traidor‑, enton­ces tal cosa y me dicen: “El bar­co no lo sabe­mos has­ta tal fecha.” Cuan­do zar­pa­mos la poli­cía había obte­ni­do algu­na infor­ma­ción, por­que la poli­cía aque­lla seguía todas las pis­tas y la Fede­ral era efi­cien­te. No sé cómo será aho­ra, pero era efi­cien­te.

Mario Sil­va.- ¿Ellos son los que le avi­san a Batis­ta?

Cmd­te.- ¿Quié­nes?

Mario Sil­va.- Los de la poli­cía Fede­ral.

Cmd­te.- No, Batis­ta es el que les avi­sa a ellos dón­de están las armas, por­que el trai­dor les dio la infor­ma­ción.

Mario Sil­va.- ¿Pero la sali­da hacia Cuba…?

Cmd­te.- No, bueno, la sali­da hacia Cuba cuan­do noso­tros des­apa­re­ce­mos de todos los luga­res don­de tene­mos que estar es por­que hemos des­apa­re­ci­do, esta­mos en el gol­fo, 82 hom­bres. Sabía­mos tan poco de nave­ga­ción, a pesar de que lle­vá­ba­mos un coman­dan­te que había sido de la mari­na, gra­dua­do de aca­de­mia, ¡Ave María!; tenía paren­tes­co con una fami­lia de allí que se había por­ta­do bien, pero el hom­bre des­pués se por­tó muy flo­jo. Tenía­mos otro que había sido marino, que era sub­te­nien­te o tenien­te; uno que había sido coman­dan­te, y Pichi­ri­lo, un domi­ni­cano que cono­cí en Cayo Con­fi­tes, que des­pués murió luchan­do con­tra la inva­sión yan­ki allí.

Mario Sil­va.- En Pla­ya Girón.

Cmd­te.- No, esos vinie­ron, yo los había cono­ci­do allí; los invi­té y vinie­ron, vino Pichi­ri­lo, vino el otro, y vino el coman­dan­te, bueno, el que era coman­dan­te de la Mari­na. Era un bar­co para 20 o qué sé yo, 10 o 12 gen­te, y había 82 hom­bres, más las armas. Lo que menos había era comi­da, por­que noso­tros creía­mos que eran cin­co días, cal­cu­lan­do la velo­ci­dad, has­ta Orien­te, y enton­ces el bar­co, que era como de 11 o 12, bajó la velo­ci­dad como tres millas. Esta­ba hun­dién­do­se. ¿Tú sabes por qué se esta­ba hun­dien­do?, por­que al calar más, entre las pare­des fil­tra­ba el agua, y yo veía que aque­llo no tenía reme­dio. Era de madru­ga­da y noso­tros, que can­ta­mos el Himno cuan­do sali­mos de Méxi­co, no obe­de­ci­mos la orden de que no se podía salir por­que había nor­te; sali­mos, ama­ne­ció, y segui­mos nave­gan­do, y el bar­co empie­za a coger agua. Yo lle­go y me sien­to allí, al lado de la… La comi­da esta­ba deba­jo de las armas. Bueno, esa es una his­to­ria para con­tar apar­te, no la voy a con­tar aho­ra. El bar­co empie­za a coger agua, y yo dije: “Bueno, a sacar.” Era una lucha, yo esta­ba vien­do, mien­tras en un cuar­to allí saca­ban el agua en una par­te que tenía acce­so al fon­do, a ver quién gana­ba, si el agua que noso­tros sacá­ba­mos o el agua que esta­ba entran­do, y yo dije: bueno, si esto… Está­ba­mos a 70 millas de la cos­ta.

Pasa un bar­co de gue­rra que no sabía­mos de quién era, cer­ca, si era ame­ri­cano, si era mexi­cano, no sabía­mos. Pusi­mos una línea de fusi­le­ros, que no había bar­co que nos aga­rra­ra, está­ba­mos lis­tos. Enton­ces, pasó como a 1 000 metros, nada, no hubo nada extre­mo. Está­ba­mos a 70 millas de la cos­ta, y como des­pués de dos horas obser­vé que el agua que sacá­ba­mos era más. Aho­ra, ¿tú sabes por qué se sal­va el bar­co? Por­que al empe­zar a mojar­se las tablas empe­zó a inflar­se, y yo dije: “¿Quién resis­te esto?” Pero empe­zó y ya no entró más agua. Con sus 82 tri­pu­lan­tes en el bar­co, enton­ces era, bueno, bus­car la comi­da, a vomi­tar todo el mun­do. Por suer­te, no me entró vómi­to a mí, que nada más fal­ta­ba eso.

El Che no había lle­va­do sus medi­ca­men­tos, y eso le pasó como tres veces aquí, era casi como un des­tino, se le olvi­da­ban o no los lle­va­ba, no se preo­cu­pa­ba y des­pués venían los ata­ques de asma, que eran muy fuer­tes.

La comi­da esta­ba aba­jo, no dura­ba para 82 hom­bres, no había comi­da ni para dos días, con ham­bre. Como la gaso­li­na no alcan­za­ba, tenía un mon­tón de bido­nes con com­bus­ti­ble, ¿y sabes con cuán­to com­bus­ti­ble lle­ga­mos a Cuba?, con dos pul­ga­das de com­bus­ti­ble en los tan­ques. Fíja­te cuán­tas cosas cuan­do van a ocu­rrir.

Bueno, enton­ces lle­ga­mos des­pués de sie­te días. En Orien­te se pro­du­ce el levan­ta­mien­to; no cum­plie­ron la orden, esa es la ver­dad, exce­len­te gen­te, de ver­dad. Fue la úni­ca vez en que avi­sa­mos cuan­do íba­mos a salir. Decía: “Obra pedi­da, edi­ción ago­ta­da.” Eso sig­ni­fi­ca­ba qué día y hora exac­tos había­mos sali­do. Cal­cu­la­ron cin­co días y a los cin­co días, se levan­ta­ron en armas; se levan­ta­ron en armas, el ejér­ci­to fue para allá ‑de Batis­ta- y noso­tros no había­mos des­em­bar­ca­do, lle­ga­mos 48 horas des­pués y esta­ban movi­li­za­dos los per­ver­sos esos. Nos bus­ca­ron por todo aque­llo, pero noso­tros está­ba­mos bien lejos de la cos­ta sur. Pasa­mos por Cai­mán, se nos cae un hom­bre al agua y lle­ga­mos al ama­ne­cer. Como decía Juan Manuel Már­quez, aque­llo no fue un des­em­bar­co, fue un nau­fra­gio.

Des­pués vino lo de Ale­gría de Pío, la dis­per­sión, y des­pués el res­to de la his­to­ria.

Mario Sil­va.- Y enci­ma un man­glar.

Cmd­te.- Pero, bien, el hecho es que ocu­rrie­ron todas estas cosas y lle­ga­mos. Des­pués aque­lla gen­te se unió toda, inclu­so aque­llos que…, pero noso­tros diji­mos: Bueno, vamos a unir toda la fuer­za; ya era for­mal, por­que había­mos derro­ta­do al ejér­ci­to de Batis­ta, y había­mos cons­ti­tui­do una fuer­za y está­ba­mos inva­dien­do el país, enton­ces todo el mun­do ya reco­no­cía aquel ejér­ci­to, y hubo un espí­ri­tu amplio con todas las orga­ni­za­cio­nes, con todo el mun­do, los que esta­ban con­tra Batis­ta. Fue así que se pro­du­jo el Pri­me­ro de Enero.

Pero en Méxi­co era así, no había dro­gas, y aho­ra mue­ren 10 000 y de qué for­ma, de for­ma horri­ble, son per­so­nas que des­apa­re­cen en masa, gen­te pobre, humil­de que va y los des­apa­re­cen; matan­zas en gru­pos; jóve­nes de 14 y 15 años con­ver­ti­dos en ase­si­nos.

Mario Sil­va.- Una cosa, Coman­dan­te, la gen­te, los lati­nos que están emi­gran­do aho­ri­ta a Esta­dos Uni­dos, que lle­van san­gre del latino, ¿eso no se con­vier­te, diga­mos, en un caba­llo de Tro­ya den­tro?

Cmd­te.- Figú­ra­te, tie­nen que esco­ger entre el ham­bre que ha pro­mo­vi­do el impe­rio en este hemis­fe­rio, el sub­de­sa­rro­llo y el empleo en Esta­dos Uni­dos a favor de las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les, y des­pués los selec­cio­nan, sepa­ran las fami­lias, hacen cosas horri­bles.

El pue­blo de Vene­zue­la lo cono­ce, por­que ha vis­to todo eso en muchas pelí­cu­las. Yo veo Tele­sur y veo Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión, y pelí­cu­las de aque­lla épo­ca, y pelí­cu­las de Amé­ri­ca Lati­na. Te advier­to que la mejor tele­vi­sión, la más seria son las que tie­nen TVes y Tele­sur, sin anun­cios comer­cia­les, sin nada de eso, todo es polí­ti­co y de ver­dad; depor­tes, polí­ti­cos, ins­truc­ti­vas de ver­dad. Esas vis­tas que uste­des toman de Amé­ri­ca Lati­na, de pai­sa­jes pre­cio­sos, las cosas que la gen­te ha hecho, las cosas his­tó­ri­cas, las noti­cias inter­na­cio­na­les, Libia, Siria; don­de­quie­ra que hay un pro­ble­ma están uste­des con los mejo­res docu­men­ta­les, mien­tras las tele­vi­sio­nes son hoy gran­des empre­sas al ser­vi­cio de las gran­des empre­sas. Antes era una impren­ti­ta, hoy es una cade­na que vale cien­tos de millo­nes de dóla­res y no están al ser­vi­cio del pue­blo.

¿Dón­de está la liber­tad de pren­sa en todo eso? Y yo cono­cí a Ted Tur­ner, fun­da­dor de la CNN, era ami­go nues­tro, y un tipo serio, depor­tis­ta. Él mis­mo no debe haber­se ima­gi­na­do lo que es hoy las esta­cio­nes. Hay algu­nas esta­cio­nes que dedi­can pro­gra­mas cien­tí­fi­cos, son úti­les, nor­te­ame­ri­ca­nas, pero los medios masi­vos son colo­sa­les empre­sas.

Mario Sil­va.- Por­que es más fácil ense­ñar la diver­sión que ense­ñar el estu­dio. En el caso, por ejem­plo de Vene­zue­la, hoy tene­mos la tele­ba­su­ra de la tele­vi­sión que está más liga­da a lo que es el mun­do del espec­tácu­lo, cha­ba­ca­na, que no tie­ne nin­gún tipo de men­sa­je social, nove­las, que son alie­nan­tes, muchas jus­ti­fi­ca­do­ras del mis­mo cla­sis­mo; la otra es la de los con­cur­sos, que rayan no solo en la cha­ba­ca­ne­ría, sino en la defor­ma­ción del indi­vi­duo. No hay, real­men­te, tele­vi­so­ras, inclu­so Vene­vi­sión, que se man­tie­ne, supues­ta­men­te neu­tral y lo que está hacien­do es alie­nan­te.

Cmd­te.- Y uste­des con los saté­li­tes estos… Pero, cla­ro, para poder tras­mi­tir hace fal­ta una esta­ción que les tras­mi­ta. Hay muchas que les tras­mi­ten, pero es una lás­ti­ma. Noso­tros retras­mi­ti­mos pro­gra­mas de uste­des que lle­gan a Chi­na, pue­den lle­gar al Sudes­te Asiá­ti­co, pue­den lle­gar a Rusia, a muchos luga­res. Des­de lue­go, es un bene­fi­cio para noso­tros cuan­do toma­mos un mate­rial de uste­des, pero lo divul­ga­mos; sin embar­go, ¿cuán­tas esta­cio­nes divul­gan esos men­sa­jes?

Pero yo con­fío en la cul­tu­ra de la gen­te, yo con­fío en la edu­ca­ción mucho, es el arma con­tra la per­ver­sión, con­tra esa ape­la­ción a los ins­tin­tos, que es la publi­ci­dad que hoy se usa en el mun­do.

Aho­ra, mira dón­de están meti­dos, Euro­pa, los pro­ble­mas que tie­nen con Gre­cia, con Esco­cia, bueno, con Ingla­te­rra, per­si­guien­do a los maes­tros; has­ta en Escan­di­na­via.

Mario Sil­va.- Se habla­ba del mila­gro eco­nó­mi­co irlan­dés, ¿dón­de está?

Cmd­te.- Ahí lo tie­nes. Pro­ble­mas en Espa­ña, pro­ble­mas en Por­tu­gal, pro­ble­mas en Fran­cia, pro­ble­mas en Irlan­da, pro­ble­mas en don­de­quie­ra. ¿Dón­de no hay pro­ble­mas? ¿Y cómo los van a resol­ver?

Mario Sil­va.- La mis­ma Ale­ma­nia, pen­san­do que tie­ne… el las­tre con toda la Unión Euro­pea.

Cmd­te.- No, y que aho­ra ha renun­cia­do a la ener­gía nuclear, se ha com­pro­me­ti­do. Un loco cual­quie­ra… pue­de ser víc­ti­ma el pue­blo ale­mán, de los desas­tres por impre­vi­sión.

Aho­ra, a mí me hacen gra­cia los tipos esos, que se ponen a hacer augu­rios, como si para mí fue­ra una mala noti­cia morir­me, enton­ces…

Mario Sil­va.- Es la per­ver­sión de la noti­cia, como para satis­fa­cer cier­to sec­tor, el man­te­ner la gen­te…, es más o menos, yo lo decía en el pro­gra­ma, cuan­do se dice: “A Fidel le dio un derra­me cere­bral.” ¿A usted lo están matan­do des­de cuán­do?

Cmd­te.- ¡Ah!, bueno, hace más de 50 años, cuan­do des­em­bar­ca­mos en el Gran­ma me mata­ron ya. No, a mí me han mata­do unas cuan­tas veces. Espé­ra­te, no es pro­ble­ma el que me hayan mata­do, han pre­pa­ra­do mi muer­te no se sabe cuán­tas veces. Me voy a con­for­mar con decir dece­nas de veces; pero, ade­más, el fra­ca­so de sus pla­nes es una prue­ba de su inca­pa­ci­dad. No había nada más fácil que liqui­dar­me. Enton­ces, creen que me van a dar una mala noti­cia; cuan­do mue­ra me tocó el des­can­so, será el día del des­can­so, mien­tras tan­to, bueno, me he com­pro­me­ti­do a mí mis­mo… toda la vida lo he dicho.

Mario Sil­va.- Eso es igual, Coman­dan­te, que nos están acu­san­do, Coman­dan­te, de que somos hac­ker, enton­ces hay una expre­sión que ellos uti­li­zan mucho allá, que nos dicen cha­ves­tia, y nos dicen bru­tos, tor­pes.

Cmd­te.- ¿A quién le dicen bru­to?

Mario Sil­va.- A noso­tros nos dicen bru­tos.

Aho­ra, la pre­gun­ta es si noso­tros esta­mos, por ejem­plo, ponien­do los bom­bi­llos cuba­nos, por don­de usted per­so­nal­men­te vea 16 o 17 millo­nes de per­so­nas en sus casas o, por ejem­plo, noso­tros supues­ta­men­te aca­ba­mos de inter­ve­nir la web y esta­mos jaquean­do, supues­ta­men­te, a todo un equi­po de opo­si­to­res, enton­ces no pode­mos ser tan bes­tias ni tan tor­pes.

Cmd­te.- Yo me río.

Con­vie­ne que hagan eso, con­vie­ne que hagan eso, por­que es estú­pi­do hacer­lo, como cuan­do se ponen a insul­tar a los mili­ta­res; es estú­pi­do, por­que no es lo mis­mo un hom­bre dis­gus­ta­do, un hom­bre irri­ta­do o que lo estén insul­tan­do todos los días…, y eso es lo que hacen aque­llos. ¿A quién per­ju­di­ca eso? A ellos; hacen el ridícu­lo más gran­de del mun­do, y enton­ces no van a cam­biar las ideas. Por­que yo digo, por mí ya, des­can­so, pero las ideas que uno ha defen­di­do mien­tras más tiem­po pase más fuer­za van a tener, sin que uno esté pen­san­do en nin­gún sitial, en nin­gún san­tua­rio, ¿para qué?

Mario Sil­va.- El mis­mo hecho, Coman­dan­te, que hayan ata­ca­do al Coman­dan­te Chá­vez, decir que supues­ta­men­te el Coman­dan­te Chá­vez está fin­gien­do la enfer­me­dad, que todo fue un plan orques­ta­do por el Coman­dan­te Fidel des­de Cuba, todo eso de estar­se bur­lan­do y lle­gar, inclu­so, a hacer un artícu­lo de pren­sa, abier­ta­men­te pro­vo­ca­dor, don­de se pedía que Chá­vez no murie­ra antes de pagar todas sus cul­pas; lo úni­co que hicie­ron fue, den­tro de la mis­ma opo­si­ción, des­atar reac­cio­nes adver­sas a ese tipo de comen­ta­rio; por­que la gen­te no pue­de ser tan mal­va­da.

Cmd­te.- La gen­te no quie­re que per­so­nas tan imbé­ci­les los diri­jan, esos están des­ca­li­fi­ca­dos, real­men­te. Y las ideas que ellos están com­ba­tien­do, ya te digo, no se apa­gan así, te lo digo por expe­rien­cia, hablo en nom­bre de no se sabe cuán­tos años ya, lo que he obser­va­do, y es, real­men­te, que las ideas son muy pode­ro­sas, y que los hom­bres por defen­der sus ideas son capa­ces de gran­des sacri­fi­cios.

Mario Sil­va.- Y que no es fácil, esa era una gue­rra dura, no es fácil; usted lo aler­tó la vez pasa­da con lo de Iraq.

Cmd­te.- Escri­bí bas­tan­te y pien­so vol­ver a escri­bir, pero aho­ra estoy tra­ba­jan­do en cosas que me pare­cen muy impor­tan­tes, en cosas de inte­rés con un bene­fi­cio para las per­so­nas, cosas que sean úti­les, no me gus­ta per­der el tiem­po, no quie­ro hacer publi­ci­dad, es lo úni­co que me pue­de apar­tar un tiem­pi­to de escri­bir, por­que me gus­ta escri­bir, me gus­ta expli­car; pero pien­so que en este momen­to el deber es tra­ba­jar, pro­fun­di­zar en ideas que pue­den ser úti­les a mucha gen­te, pue­den ser úti­les a nues­tro pue­blo y a otros pue­blos, y por eso estoy tran­qui­lo, con­ten­to y feliz de haber podi­do con­ver­sar con­ti­go, haber almor­za­do; creo que te some­ti­mos a la die­ta que tú tie­nes.

Mario Sil­va.- Estric­ta.

Cmd­te.- Fru­tas, vege­ta­les.

Y, como tú vis­te, la pasé muy bien, y hemos con­ver­sa­do de todo.

Mario Sil­va.- Sí señor.

Cmd­te.- Bien, aho­ra te deseo buen via­je. Salú­da­me a Wal­ter y salú­da­me a todos los ami­gos.

Usted pue­de des­car­gar las fotos en alta reso­lu­ción, en nues­tro sitio en Pica­sa. Para ello, pin­che aquí

Fidel Castro (D) y Mario Silva, de VTV, el domingo 4 de septiembre de 2011. Foto: Estudios RevoluciónFidel Cas­tro (D) y Mario Sil­va, de VTV, el domin­go 4 de sep­tiem­bre de 2011. Foto: Estu­dios Revo­lu­ción
Fidel Castro (D) y Mario Silva, de VTV, el domingo 4 de septiembre de 2011. Foto: Estudios RevoluciónFidel Cas­tro (D) y Mario Sil­va, de VTV, el domin­go 4 de sep­tiem­bre de 2011. Foto: Estu­dios Revo­lu­ción
Fidel Castro (D) y Mario Silva, de VTV, el domingo 4 de septiembre de 2011. Foto: Estudios RevoluciónFidel Cas­tro (D) y Mario Sil­va, de VTV, el domin­go 4 de sep­tiem­bre de 2011. Foto: Estu­dios Revo­lu­ción
Fidel Castro (D) y Mario Silva, de VTV, el domingo 4 de septiembre de 2011. Foto: Estudios RevoluciónFidel Cas­tro (D) y Mario Sil­va, de VTV, el domin­go 4 de sep­tiem­bre de 2011. Foto: Estu­dios Revo­lu­ción

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *