EEUU, uste­des son los nar­co­te­rro­ris­tas- Dax Tos­cano

No es nue­va la estra­te­gia uti­li­za­da por EEUU de acu­sar de nar­co­tra­fi­can­tes y terro­ris­tas a gobier­nos pro­gre­sis­tas, a orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, a lucha­do­res socia­les, a revo­lu­cio­na­rios. Esas acu­sa­cio­nes mali­cio­sas y calum­nio­sas, las han hecho con­tra los gobier­nos de Cuba, de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y de Boli­via. Mucho más con­tra las gue­rri­llas colom­bia­nas, prin­ci­pal­men­te las de las FARC-EP.

Cuan­do fue diri­gen­te sin­di­cal, Evo Mora­les fue acu­sa­do de estar vin­cu­la­do al nar­co­trá­fi­co. Hoy, el gobierno de EEUU, resen­ti­do por­que en un acto de defen­sa de la sobe­ra­nía de Boli­via Evo expul­só a la corrup­ta DEA de su país, toda­vía tie­ne en la mira al pre­si­den­te boli­viano.

Todo esto for­ma par­te de la polí­ti­ca yan­qui, de sus ofi­ci­nas, de sus apa­ra­tos de inte­li­gen­cia, de pro­pa­gan­da y de gue­rra psi­co­ló­gi­ca para cri­mi­na­li­zar a quie­nes se opon­gan a sus prác­ti­cas cri­mi­na­les, esas si de carác­ter terro­ris­ta. El gobierno grin­go se cree el due­ño del mun­do. Están tan con­ven­ci­dos de ello, que hacen todo para aca­bar con la resis­ten­cia y la rebel­día de los pue­blos, con sus orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, con sus líde­res socia­les. Bom­bar­dean ciu­da­des, secues­tran per­so­nas, ase­si­nan gen­te, con­ta­mi­nan el mun­do, tra­fi­can con dro­ga, eje­cu­tan actos terro­ris­tas, chan­ta­jean eco­nó­mi­ca­men­te, mani­pu­lan con­cien­cias, roban recur­sos, etc. Todo for­ma par­te de su esen­cia cri­mi­nal, corrup­ta.

Aho­ra la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros (OFAC por sus siglas en inglés), ads­cri­ta al depar­ta­men­to del Teso­ro de EEUU, ha seña­la­do a cua­tro fun­cio­na­rios vene­zo­la­nos, entre los que se encuen­tra Amíl­car Figue­roa, como nar­co­tra­fi­can­tes por su supues­ta cola­bo­ra­ción con las FARC-EP en el trá­fi­co de dro­gas y armas.

His­to­ria vie­ja es la de acu­sar a las FARC-EP de tener víncu­los con el nar­co­trá­fi­co. Es par­te de la pro­pa­gan­da. Des­pres­ti­giar a esta orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria para jus­ti­fi­car su cri­mi­nal inter­ven­ción en Colom­bia y sus ata­ques con­tra la insur­gen­cia arma­da en ese her­mano país. En el jui­cio segui­do a Simón Tri­ni­dad en EEUU, nada se le pudo com­pro­bar sobre estos supues­tos víncu­los y se les fue aba­jo sus men­ti­ras.

Esta acu­sa­ción tie­ne ade­más otros obje­ti­vos.

Eufó­ri­cos por su cri­mi­nal aven­tu­ra gue­rre­ris­ta en Libia, EEUU quie­re fabri­car una vez más la ima­gen de que Vene­zue­la es un nar­co­es­ta­do y que el gobierno de ese país está ínti­ma­men­te liga­do a esta acti­vi­dad, todo con el pro­pó­si­to de lan­zar nue­vos ata­ques con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

No es raro esto. El pró­xi­mo año hay elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Vene­zue­la y la opo­si­ción no tie­ne posi­bi­li­dad real de ganar. Por lo tan­to, hay que cal­dear el esce­na­rio tan­to a nivel inter­na­cio­nal como nacio­nal con patra­ñas a tra­vés de las cua­les haya voces cri­mi­na­les que pro­pi­cien san­cio­nes eco­nó­mi­cas y has­ta inter­ven­cio­nes mili­ta­res.

De segu­ro, las y los mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de fal­si­me­dia, como Mary Anas­ta­sia O’Grady, que en ante­rior oca­sión ya lan­zó sus dia­tri­bas y emba­dur­nó cuar­ti­llas con un sin­nú­me­ro de men­ti­ras sobre la supues­ta rela­ción del gobierno de Hugo Chá­vez con el nar­co­trá­fi­co, empe­za­rá nue­va­men­te su ejer­ci­cio de fal­si­fi­car la reali­dad en base a los datos que la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros de EEUU le pro­por­cio­na­rá. Y, como es lógi­co, los titu­la­res de pren­sa, los noti­cie­ros y cade­nas inter­na­cio­na­les de noti­cias espec­ta­cu­li­za­rán sobre estas fal­se­da­des.

Hay algo más en todo esto. La hipo­cre­sía, el cinis­mo de los gobier­nos de EEUU que his­tó­ri­ca­men­te han acu­sa­do a otros de lo que ellos han hecho y siguen hacien­do. Bas­ta recor­dar la his­to­ria del finan­cia­mien­to eco­nó­mi­co y el apo­yo mili­tar que se dio a gru­pos terro­ris­tas como los mer­ce­na­rios de la Con­tra nica­ra­güen­se, con dine­ros pro­ve­nien­tes del nar­co­trá­fi­co. ¿Quié­nes estu­vie­ron detrás de todo esto? El Tenien­te Coro­nel Oli­ver North, el emba­ja­dor grin­go en Hon­du­ras John Negro­pon­te, el terro­ris­ta y cri­mi­nal con­fe­so, agen­te de la CIA, Luis Posa­da Carri­les, entre otros. El perio­dis­ta e inves­ti­ga­dor Her­nan­do Cal­vo Ospi­na ha denun­cia­do como la CIA rea­li­za sus ope­ra­cio­nes con dine­ros pro­ve­nien­tes del nar­co­trá­fi­co. Otro perio­dis­ta, al que le “sui­ci­da­ron”, Gary Webb, tam­bién puso en evi­den­cia estas rela­cio­nes entra la CIA y el nego­cio de la dro­ga.

Un poco más atrás, para no per­der la memo­ria, hay que recor­dar las rela­cio­nes estre­chas entre el FBI, la CIA y la mafia a quien soli­ci­ta­ron el ase­si­na­to de Fidel Cas­tro.

Hoy, está demos­tra­do que la pre­sen­cia grin­ga en Afga­nis­tán ha pro­pi­cia­do un aumen­to con­si­de­ra­ble en el trá­fi­co de dro­gas.

De igual mane­ra, en Colom­bia, mien­tras por un lado se acu­sa a las FARC-EP de estar meti­da en este nego­cio, silen­cian las estre­chas rela­cio­nes del ejér­ci­to colom­biano, de polí­ti­cos, entre ellos Álva­ro Uri­be, con los nar­cos. Y los gru­pos para­mi­li­ta­res, al ser­vi­cio de la oli­gar­quía de ese país, son quie­nes se nutren del nego­cio de las dro­gas. Esas son las fuer­zas que con el apo­yo de EEUU y el pro­pio Esta­do colom­biano, com­ba­ten a la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria.

Amíl­car Figue­roa es un lucha­dor revo­lu­cio­na­rio, un hom­bre con­se­cuen­te. Cuen­ta con el apo­yo de su pue­blo. Su ima­gen no podrá ser ensu­cia­da por los cri­mi­na­les yan­quis. Sin embar­go, hay que redo­blar la vigi­lan­cia. Como decía el Che, al impe­ria­lis­mo no hay que dar­le ni un tan­ti­to así de opor­tu­ni­dad.

Hay que denun­ciar cual­quier inten­to de ata­que, secues­tro o ase­si­na­to con­tra el cama­ra­da Amíl­car. Su vida debe ser pro­te­gi­da. Hay que empren­der, de inme­dia­to, una cam­pa­ña de soli­da­ri­dad y, ade­más, decir al mun­do las inten­cio­nes que están detrás de todo esto.

Como a los fas­cis­tas de ayer, a los yan­quis cri­mi­na­les les deci­mos: ¡No pasa­rán!

Patria Gran­de, 8 de sep­tiem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *