Ardan­za se suma al pim­pam­pum – Iña­ki Irion­do

El entre­te­ni­mien­to del verano para algu­nos polí­ti­cos, perio­dis­tas y vemos que has­ta jue­ces está sien­do el pim­pam­pum con­tra Bil­du. Han sido dia­nas el dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa, el alcal­de de Donos­tia y tam­bién el de Leitza. Que sona­ban cam­pa­nas des­de Cata­lun­ya… pelo­ta­zo a Gari­tano. Que se enre­da­ba la ban­de­ra espa­ño­la por el vien­to… duro a la cabe­za de Iza­gi­rre. Que las fies­tas esta­ban sien­do tran­qui­las… a bus­car don­de no hay y el gol­pe le ha caí­do a Eiz­men­di. El res­pe­to a la ver­dad se ha per­di­do para que no decai­ga el espec­tácu­lo.

Al jue­go se sumó ayer José Anto­nio Ardan­za. Lo entre­vis­ta­ban en Radio Eus­ka­di y habló de su ata­que al cora­zón (del que feliz­men­te está recu­pe­ra­do), de Eus­kal­tel, de la Vuel­ta, de fis­ca­li­dad y de la LTH. Y en la últi­ma pre­gun­ta, ya fue­ra de tiem­po, un «toda­vía no hemos men­cio­na­do a ETA». La men­ción de Ardan­za fue sol­tar a los cua­tro vien­tos que «aquí alguien ha man­da­do callar» a quie­nes des­de la izquier­da aber­tza­le se habían mani­fes­ta­do en con­tra de la vio­len­cia. Y la ocu­rren­cia ‑como la posi­bi­li­dad de esci­sión que pre­go­nó Urku­llu- fue rebo­tan­do y ampli­fi­cán­do­se por agen­cias y webs.

Suce­de, sin embar­go, que la acu­sa­ción de Ardan­za es tan infun­da­da como las pre­mi­sas que invo­có para expo­ner­la. Dice el ex lehen­da­ka­ri que quie­nes pusie­ron «ojos y cara» al pro­yec­to Sor­tu en su pre­sen­ta­ción en Bil­bo y Madrid mani­fes­tan­do su recha­zo a la vio­len­cia «han des­apa­re­ci­do del esce­na­rio». ¿No será que el Tri­bu­nal Supre­mo los expul­só y echó el telón? Ase­gu­ra que tam­po­co se escu­cha a Arnal­do Ote­gi, «ni sabe­mos lo que pien­sa», des­pués de que en el jui­cio se mos­tra­ra «cla­ro y rotun­do», «hace tres o cua­tro meses», «antes de las elec­cio­nes». Hay que pre­ci­sar que habló des­pués de las elec­cio­nes, por si quie­re hacer ver que era una manio­bra. Y no está calla­do, sino encar­ce­la­do. Por con­tra, Ardan­za sí ase­gu­ra haber oído lo que los «nue­vos per­so­na­jes», como Mar­tin Gari­tano, no dije­ron. A par­tir de ahí fabu­la, juz­ga y con­de­na.

Y la feria no cie­rra. Tres pelo­tas, un euri­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *