Ardan­za se suma al pim­pam­pum – Iña­ki Iriondo

El entre­te­ni­mien­to del verano para algu­nos polí­ti­cos, perio­dis­tas y vemos que has­ta jue­ces está sien­do el pim­pam­pum con­tra Bil­du. Han sido dia­nas el dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa, el alcal­de de Donos­tia y tam­bién el de Leitza. Que sona­ban cam­pa­nas des­de Cata­lun­ya… pelo­ta­zo a Gari­tano. Que se enre­da­ba la ban­de­ra espa­ño­la por el vien­to… duro a la cabe­za de Iza­gi­rre. Que las fies­tas esta­ban sien­do tran­qui­las… a bus­car don­de no hay y el gol­pe le ha caí­do a Eiz­men­di. El res­pe­to a la ver­dad se ha per­di­do para que no decai­ga el espectáculo.

Al jue­go se sumó ayer José Anto­nio Ardan­za. Lo entre­vis­ta­ban en Radio Eus­ka­di y habló de su ata­que al cora­zón (del que feliz­men­te está recu­pe­ra­do), de Eus­kal­tel, de la Vuel­ta, de fis­ca­li­dad y de la LTH. Y en la últi­ma pre­gun­ta, ya fue­ra de tiem­po, un «toda­vía no hemos men­cio­na­do a ETA». La men­ción de Ardan­za fue sol­tar a los cua­tro vien­tos que «aquí alguien ha man­da­do callar» a quie­nes des­de la izquier­da aber­tza­le se habían mani­fes­ta­do en con­tra de la vio­len­cia. Y la ocu­rren­cia ‑como la posi­bi­li­dad de esci­sión que pre­go­nó Urku­llu- fue rebo­tan­do y ampli­fi­cán­do­se por agen­cias y webs.

Suce­de, sin embar­go, que la acu­sa­ción de Ardan­za es tan infun­da­da como las pre­mi­sas que invo­có para expo­ner­la. Dice el ex lehen­da­ka­ri que quie­nes pusie­ron «ojos y cara» al pro­yec­to Sor­tu en su pre­sen­ta­ción en Bil­bo y Madrid mani­fes­tan­do su recha­zo a la vio­len­cia «han des­apa­re­ci­do del esce­na­rio». ¿No será que el Tri­bu­nal Supre­mo los expul­só y echó el telón? Ase­gu­ra que tam­po­co se escu­cha a Arnal­do Ote­gi, «ni sabe­mos lo que pien­sa», des­pués de que en el jui­cio se mos­tra­ra «cla­ro y rotun­do», «hace tres o cua­tro meses», «antes de las elec­cio­nes». Hay que pre­ci­sar que habló des­pués de las elec­cio­nes, por si quie­re hacer ver que era una manio­bra. Y no está calla­do, sino encar­ce­la­do. Por con­tra, Ardan­za sí ase­gu­ra haber oído lo que los «nue­vos per­so­na­jes», como Mar­tin Gari­tano, no dije­ron. A par­tir de ahí fabu­la, juz­ga y condena.

Y la feria no cie­rra. Tres pelo­tas, un eurito.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.