Ulti­ma Hora: Ase­si­nan a Emmo, his­tó­ri­co sím­bo­lo de la resis­ten­cia hon­du­re­ña – Defen­so­res en línea

Maha­deo Roop­chand Sad­loo Sad­loo, (Emmo), uno de los sím­bo­los del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar, FNRP, fue ase­si­na­do pasa­das las dos de la tar­de de este día 07 de sep­tiem­bre cuan­do des­co­no­ci­dos lle­ga­ron a su nego­cio de llan­tas y le infi­rie­ron varios bala­zos en su cuer­po, aún con vida fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal Escue­la pero fue decla­ra­do muer­to por los médi­cos. El hecho ocu­rrió a esca­sas horas de haber par­ti­ci­pa­do en un plan­tón fren­te a la Cor­te de Ape­la­cio­nes, exi­gien­do la liber­tad de Enri­que Flo­res Lan­za y alto al sica­ria­to judi­cial.

Este nue­vo hecho cri­mi­nal ha sido cali­fi­ca­do por dife­ren­tes sec­to­res como un cri­men polí­ti­co que enlu­ta al FNRP y man­da un men­sa­je de muer­te a sus miem­bros. 
Emmo, como se le cono­cía, par­ti­ci­pa­ba en todas las movi­li­za­cio­nes des­de el gol­pe de Esta­do y era muy fir­me en sus posi­cio­nes con­tra los eje­cu­to­res mate­ria­les e inte­lec­tua­les del gol­pe de Esta­do y su gri­to de bata­lla siem­pre fue “el pue­blo uni­do, jamás será ven­ci­do”. Siem­pre por­ta­ba un pañue­lo del FNRP, una cami­se­ta roja y una ban­de­ra roji­ne­gro.
Sus par­ti­ci­pa­cio­nes en los dife­ren­tes pro­gra­mas inde­pen­dien­tes y de noti­cias de Radio Glo­bo eran cons­tan­tes recla­man­do el fin de la impu­ni­dad.
El ex pre­si­den­te Manuel Zela­ya Rosa­les quien dio decla­ra­cio­nes en el pro­gra­ma TELEVISIVO DE Glo­bo TV “Inter­pre­tan­do la noti­cia”, dijo que se tra­ta de un cri­men paga­do de una per­so­na que lle­gó expre­sa­men­te a matar­lo por­que se baja­ron de una moto. Mien­tras de Xio­ma­ra Cas­tro lamen­tó tam­bién este ase­si­na­to.
Era un hom­bre que siem­pre me acom­pa­ña­ba los fines de sema­na en las con­cen­tra­cio­nes, esto es un aten­ta­do con­tra noso­tros, dijo el man­da­ta­rio hon­du­re­ño.
Des­de la lle­ga­da del pre­si­den­te del actual régi­men los ase­si­na­tos polí­ti­cos están a la orden del día, nin­guno de estos crí­me­nes está escla­re­ci­do y ni siquie­ra se han ini­cia­do inves­ti­ga­cio­nes.
Dife­ren­tes sec­to­res han con­de­na­do este hecho san­grien­to y se des­pla­za­ron a la mor­gue del Hos­pi­tal Escue­la para dar­le el pésa­me a sus fami­lia­res, entre ellos uno de sus hijos que seña­ló que su padre no tenía enemi­gos y que era injus­ta su muer­te.
Bertha Oli­va: El se fue pero nos dejó un lega­do de valen­tía y soli­da­ri­dad

Esta­mos per­ple­jas, hacía ape­nas unas horas nos había­mos sepa­ra­do de él.

Un fuer­te abra­zo fue el últi­mo adiós que horas antes de su ase­si­na­to le dio Hemo a la Coor­di­na­do­ra del COFADEH, Bertha Oli­va, quien lle­gó a la Cor­te de Ape­la­cio­nes a inter­po­ner un recur­so para que se per­mi­ta a su orga­ni­za­ción asu­mir ins­ti­tu­cio­nal­men­te la liber­tad vigi­la­da de Enri­que Flo­res Lan­za, el cual fue pre­sen­ta­da a eso de las once y minu­tos de la maña­na de este 07 de sep­tiem­bre.
Nos suma­mos a las voces de con­de­na e indig­na­ción, pero con­fe­sa­mos que nos hemos que­da­do per­ple­jas, más cuan­do hace unas horas nos había­mos sepa­ra­do de él des­pués de ir a la Cor­te de Ape­la­cio­nes, dijo Oli­va, mien­tras envía accio­nes urgen­tes por esta muer­te a orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les fue­ra de Hon­du­ras.
Toda­vía escu­cho cuan­do él gri­ta­ba liber­tad y jus­ti­cia para Flo­res Lan­za, dijo la defen­so­ra de dere­chos huma­nos y Pre­mio Tuli­pán de los Dere­chos Huma­nos 2010, «esa son­ri­sa nos dejó mar­ca­das con un acto de soli­da­ri­dad per­ma­nen­te.
La coor­di­na­do­ra del COFADEH des­ta­có que en estos dos años cono­ci­mos a Hemo como un fiel defen­sor de la liber­tad y la jus­ti­cia en nues­tro país, «se fue pero nos ha deja­do un lega­do de valen­tía y ense­ñan­za por la soli­da­ri­dad».

“Emmo” denun­ció agre­sión físi­ca y hos­ti­ga­mien­to ante el CODEH (El Liber­ta­dor)YO, MAHADEO ROOPCHAND SADLOO SADLOO, mayor de edad, hon­du­re­ño por natu­ra­li­za­ción con nume­ro de iden­ti­dad…, unión libre, comer­cian­te, con domi­ci­lio…, telé­fono…, quien libre y espon­tá­nea­men­te com­pa­rez­co ante el Comi­té para la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Hon­du­ras (CODEH), a inter­po­ner la pre­sen­te denun­cia.

Narra­ción:
A raíz de que for­mo par­te del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar, soy un ami­go cer­cano del ex Pre­si­den­te Manuel Zela­ya Rosa­les, des­de el 28 de mayo del 2011 cuan­do la lle­ga­da del Pre­si­den­te los guar­da­es­pal­das de él, Hugo Sua­zo, su hijo Rubén Sua­zo, Geo­vany, Peña, José Enri­que Navas y Eddy, estas per­so­nas me repri­mie­ron y me gol­pea­ron. El día que Mel se fue para Radio Glo­bo en el pro­gra­ma de Julio Ernes­to Alva­ra­do, yo entre a la a la radio estas per­so­nas me agre­die­ron, cuan­do Mel salió de la radio, inten­te subir­me al carro de él y casi me matan, Rubén el hijo de Hugo Sua­zo me empu­jó tirán­do­me hacia la calle, si no me aga­rro de la pai­la del carro me mato. De allí sali­mos para canal 36, allí ellos gol­pea­ron unas muje­res y unos hom­bres, deci­dí no acom­pa­ñar­lo a la casa de el o para don­de fue­ra y me fui para mi casa. Lo mis­mo paso en el Ins­ti­tu­to Cen­tral mien­tras se desa­rro­lla­ba la Asam­blea los mis­mo insul­tos y los empu­jo­nes, en esta opor­tu­ni­dad no solo con­tra mi sino con­tra la demás gen­te. En Olan­cho ellos me tira­ron del esce­na­rio, hacen unos gol­pes que la gen­te no lo mira le da un gol­pe en el esto­ma­go y de allí le dan en la qui­ja­da de mane­ra de dejar­me sin habla.
En San Pedro Sula fue peor, ellos ale­gan que yo no ando en el comi­té de Mel que no soy nadie que soy un pin­che vago, que soy el que arma los ver­gueos y los rela­jo en el fren­te para que haya escán­da­lo, este Navas me empu­jo me tiro al sue­lo y me pego una pata­da, Mel lo miro y me pre­gun­tó ver­dad que te empu­jo, le con­tes­te entre noso­tros mis­mo lo hace, tam­bién le mani­fes­té que Mora­zán murió por su pue­blo. En Colon lo mis­mo me hicie­ron.
En San­ta Bár­ba­ra fue terri­ble, el señor Hugo Sua­zo me pegó dos gol­pes en el esto­ma­go y me aga­rró la gar­gan­ta ahor­cán­do­me, yo reac­cio­ne y me metí a la habi­ta­ción don­de esta­ba Mel, en el par­que don­de estu­vo la con­cen­tra­ción esos mis­mos gol­pea­ron a unas muje­res y unos hom­bres y los tiro en el sue­lo por­que ellos que­rían salu­dar a MEL.
En la Espe­ran­za Inti­bu­cá estas guar­da­es­pal­das de Mel esta­ban orde­nan­do a la gen­te que no deja­ran entrar a HEMO y pre­gun­té por­qué no me dejan entrar, han mani­fes­ta­do que yo no soy nadie que soy un vago y que no estoy en la comi­sión de gira de Mel, como a las ocho de la noche en el cen­tro de capa­ci­ta­ción Molino yo y otros dos ami­gos estu­vi­mos allí espe­ran­do al padre Cel­so, lle­go un carro de Mel un Ford 750, color café oscu­ro y negro se baja­ron tres per­so­nas Navas, Rubén y Ever, sin medir pala­bras Navas me empie­za a patear y gol­peán­do­me en la cabe­za y esto­ma­go, des­pués cuan­do el mira que estoy levan­tán­do­me se metió aden­tro, salí para afue­ra y el hijo de Hugo Sua­zo sacó la pis­to­la para pegar­me un par de tiros por­que yo anda­ba un palo en la mano y al ver la pis­to­la tuve que escon­der­me por­que ellos me iban a matar.
El domin­go en un cen­tro de Capa­ci­ta­ción Red Comal le comen­te a Rafael Ale­gría y no me dijo nada, le come­te a Ras­sel Tome y no me dijo Nada, le come­te a Mel y me mani­fes­tó HEMO es que nadie te pue­de tocar y me salí para afue­ra espe­ran­do reac­ción de ellos.
Leí­do que me fue el pre­sen­te tes­ti­mo­nio, lo fir­mo en la ciu­dad de Tegu­ci­gal­pa a los 21 días del mes de Julio del 2011, Otor­gán­do­le Poder de Repre­sen­ta­ción al Comi­té para la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Hon­du­ras (CODEH), para que me repre­sen­te en las dili­gen­cias que sur­jan del caso ya sea a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal o ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *