Pales­ti­na, hacia una gran vic­to­ria moral – Angel Gue­rra Cabre­ra

Se acer­ca la fecha en que Pales­ti­na reci­bi­rá en la Asam­blea Gene­ral (AG) de la ONU el reco­no­ci­mien­to que le corres­pon­de como Esta­do inde­pen­dien­te y sobe­rano miem­bro de la orga­ni­za­ción con más de las dos ter­ce­ras par­tes de los votos nece­sa­rios. No menos de 130 y pro­ba­ble­men­te entre 140 y 150 de los 193 paí­ses que la inte­gran.

Sabien­do que este des­en­la­ce es inevi­ta­ble, Oba­ma y la seño­ra Clin­ton han hecho cuan­to ha esta­do a su alcan­ce para disua­dir a la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na (ANP) de pre­sen­tar la pro­pues­ta, inclu­yen­do la ame­na­za de ejer­cer el veto si el tema se tras­la­da­ra al Con­se­jo de Segu­ri­dad (CS). Pero altos fun­cio­na­rios esta­du­ni­den­ses con­fie­san en pri­va­do que la Casa Blan­ca quie­re “evi­tar hacer cam­pa­ña a favor del veto pues podría dejar solo a Esta­dos Uni­dos en el Inten­to”.

En todo caso, la super­po­ten­cia y su ahi­ja­do sio­nis­ta van a que­dar en una inocul­ta­ble posi­ción de ais­la­mien­to inter­na­cio­nal cuan­do el tema se dis­cu­ta en la AG. Es muy grá­fi­co un cable envia­do a Tel Aviv por Ron Pro­sor, emba­ja­dor de Israel en la ONU: “Lo máxi­mo que pode­mos espe­rar con­se­guir es un gru­po de esta­dos que se abs­ten­drán o que esta­rán ausen­tes duran­te la vota­ción”. “Sólo unos pocos paí­ses vota­rán en con­tra de la ini­cia­ti­va pales­ti­na”, aña­de.

La Auto­ri­dad Nacio­nal Palestina(ANP) se ha vis­to ante la úni­ca alter­na­ti­va de lle­var esta cues­tión a la AG, aun­que ha deja­do muy cla­ro que no aban­do­na las nego­cia­cio­nes patro­ci­na­das por el cuarteto(Estados Uni­dos, Unión Euro­pea, Rusia y la ONU). Y es que 17 años des­pués de los Acuer­dos de Oslo la ANP no ha logra­do con­se­guir una sola con­ce­sión del sio­nis­mo en la mesa de nego­cia­cio­nes.

Por el con­tra­rio, su terri­to­rio con­ti­núa ocu­pa­do por Israel, que incum­ple sis­te­má­ti­ca­men­te las obli­ga­cio­nes de poten­cia ocu­pan­te, con­ti­núa aumen­tan­do cons­tan­te­men­te la ile­gal cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos de colo­nos judíos en Cis­jor­da­nia, al extre­mo que del mer­ma­do terri­to­rio que con­ser­va­ba Pales­ti­na antes de la gue­rra de 1967 ape­nas que­dan jiro­nes.

Israel man­tie­ne a miles de pales­ti­nos, entre ellos niños y muje­res, en sus pri­sio­nes por recla­mar los dere­chos de su pue­blo. Sin con­tar el geno­ci­da blo­queo a Gaza, las ope­ra­cio­nes de cas­ti­go esti­lo nazi como “Plo­mo Fun­di­do” y los ase­si­na­tos, mal­tra­tos y des­po­jos de sus bie­nes de que son obje­to niños, muje­res, ancia­nos –toda la pobla­ción civil pales­ti­na- por las fuer­zas arma­das israe­líes, en un derro­che de la tec­no­lo­gía mili­tar más moder­na pro­por­cio­na­da gra­tui­ta­men­te por Esta­dos Uni­dos para ser usa­da con­tra una pobla­ción inde­fen­sa.

Es una bro­ma de mal gus­to que a estas altu­ras Oba­ma se apre­su­re a cir­cu­lar un pro­yec­to para que por enési­ma vez pales­ti­nos e israe­líes se sien­ten a con­ver­sar con tal de impe­dir que la ANP pre­sen­te a la AG la pro­pues­ta de reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino.

Sólo un ena­je­na­do no se daría cuen­ta que si Israel ha podi­do bur­lar­se has­ta aho­ra de las reso­lu­cio­nes de la AG y el CS sobre Pales­ti­na y simu­lar que nego­cia la paz mien­tras pro­fun­di­za y amplía su polí­ti­ca colo­nial y de agre­sión con­tra los pue­blos ára­bes, es gra­cias al apo­yo incon­di­cio­nal de Washing­ton. Esto inclu­ye, des­de lue­go, el uso del anti­de­mo­crá­ti­co veto en el CS para impe­dir la más leve medi­da con­tra la enti­dad sio­nis­ta.

Nada cam­bia­rá en la amar­ga situa­ción del pue­blo pales­tino la pró­xi­ma vota­ción en la AG, pero sig­ni­fi­ca­rá la rei­vin­di­ca­ción en ese cuer­po del dere­cho pales­tino a la libre deter­mi­na­ción, tam­bién que la ANP ten­drá un mayor acce­so a las ins­tan­cias de la ONU y el dere­cho de pre­sen­tar temas ante el Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de La Haya. Será tam­bién una vic­to­ria y un reco­no­ci­mien­to moral muy mere­ci­da para uno de los pue­blos más ejem­pla­res y tena­ces de la en su lucha de libe­ra­ción nacio­nal.

Pero los vien­tos no soplan a favor de Washing­ton y Tel Aviv en Medio Orien­te, sino de los pue­blos, como demues­tran las rebe­lio­nes ára­bes. Ya Israel no tie­ne un alia­do fiel en Egip­to como en tiem­pos de Muba­rak. Se aca­bó el ami­go con que con­ta­ba en Anka­ra, que pun­to menos que ha roto sus rela­cio­nes con Tel Aviv debi­do, entre otras razo­nes al ase­si­na­to de sus con­na­cio­na­les en la Flo­ti­lla de la Dig­ni­dad y la arro­gan­cia pos­te­rior de Netan­yahu.

Amé­ri­ca Lati­na, por su par­te, demos­tra­rá en la vota­ción de la AG el gra­do de inde­pen­den­cia de la polí­ti­ca exte­rior de Washing­ton a que han lle­ga­do la inmen­sa mayo­ría de sus paí­ses. Solo Colom­bia ha anun­cia­do su voto en con­tra. Se espe­ra por Méxi­co, que no ha reve­la­do su pos­tu­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *