Cada épo­ca tie­ne sus fal­si­fi­ca­do­res – Mikel Ari­za­le­ta

En una libre­ría de Ber­lín tro­pe­cé con el pro­fe­sor Gerd Lüde­mann, que me habló de la nove­la «Sakri­leg» de Dan Brown, ver­sa sobre el des­cu­bri­mien­to del mayor des­en­mas­ca­ra­mien­to de la his­to­ria. El obje­to del com­plot es Jesús y la auto­ra la Igle­sia cató­li­ca, que repri­me y escon­de docu­men­tos sobre Jesús y su fami­lia de los que se dedu­ce, entre otras cosas, que ha teni­do una hija con su espo­sa María Mag­da­le­na.

Los per­so­na­jes de la nove­la reve­lan todo tipo de mis­te­rios sobre Jesús y la pri­mi­ge­nia Igle­sia, que con ojos de la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca rigu­ro­sa y el tamiz de una inves­ti­ga­ción teo­lo­gía crí­ti­ca hay que cata­lo­gar­los de «absur­dos cómi­cos». Por citar algu­nos ejem­plos: Jesús habría redac­ta­do una cró­ni­ca de su vida, María Mag­da­le­na habría escri­to un dia­rio per­so­nal, en el siglo IV el empe­ra­dor Cons­tan­tino habría ele­gi­do, entre más de 80, los Evan­ge­lios del Nue­vo Tes­ta­men­to o un des­cen­dien­te de Jesús se habría casa­do en el siglo V con un des­cen­dien­te de la casa real fran­ce­sa, de la que pro­ce­de­ría la dinas­tía mero­vin­gia.

Esta his­to­ria infu­ma­ble pero diver­ti­da pudo ver­se tam­bién en los cines ale­ma­nes. Un repar­to impor­tan­te ‑con Tom Hanks hacien­do de Robert Lang­don, pro­fe­sor de Har­vard, quien a su pesar des­cu­bre la ver­da­de­ra pis­ta de Jesús- hizo que la pelí­cu­la arro­ja­ra bue­nos divi­den­dos.

Lo curio­so es que muchos teó­lo­gos de las dos gran­des Igle­sias se han intere­sa­do en dema­sía y pug­na­do por hacer ver la incon­gruen­cia en sus pági­nas, tra­tan­do de ami­no­rar y paliar posi­bles daños entre cre­yen­tes, pre­vi­nién­do­les ante la «defor­ma­ción del men­sa­je bíbli­co», del «osa­do embus­te» y el «gran enga­ño», del que res­pon­sa­bi­li­zan a Dan Brown.

Pero resul­ta más sor­pren­den­te que estos jue­ces de la fe orto­do­xa no sean capa­ces de dis­tin­guir entre la his­to­ria fic­ti­cia ‑narra­da por Brown, y cuyos héroes lan­zan dis­pa­ra­tes y des­ati­nos- y un libro de docu­men­ta­ción enga­ño­so. Da bas­tan­te más qué pen­sar que pre­ci­sa­men­te los maes­tros y pro­fe­so­res cris­tia­nos, que acu­san e incri­mi­nan a Dan Brown de con­du­cir al error o inclu­so de inten­tar enga­ñar, sean quie­nes le arro­jen pie­dras des­de su teja­do de cris­tal. Brown (con razón o sin ella) rei­vin­di­ca como autor que todas las obras de arte y arqui­tec­tu­ra, men­cio­na­das en su obra, exis­ten real­men­te y que los docu­men­tos son repro­du­ci­dos fiel­men­te, pero en nin­gu­na par­te sos­tie­ne que las reve­la­cio­nes de los per­so­na­jes, inven­ta­dos por él, se refie­ran a hechos fia­bles his­tó­ri­ca­men­te. Si teó­lo­gos orto­do­xos acu­san a Brown de pro­pa­gar erro­res y des­pro­pó­si­tos his­tó­ri­cos, debie­ran recor­dar que de esto mis­mo, sólo que con más razón, se pue­de acu­sar a los Evan­ge­lios neo­tes­ta­men­ta­rios, pues­to que sus auto­res recla­man y rei­vin­di­can ‑y no como Brown– dar un retra­to autén­ti­co de Jesús.

Los 250 años de inves­ti­ga­ción crí­ti­ca de la Biblia han mos­tra­do que la tarea de fal­sear al hom­bre Jesús, de ter­gi­ver­sar y reto­car sus pala­bras y sus obras, comen­zó en al ini­cio del cris­tia­nis­mo, refle­ján­do­se ya en un gra­do avan­za­do en los escri­tos del Nue­vo Tes­ta­men­to. Las tra­di­cio­nes de Jesús, con­te­ni­das en el Nue­vo Tes­ta­men­to, están en gran medi­da y en gran par­te en cla­ra con­tra­dic­ción con lo que real­men­te dijo e hizo Jesús[1].

Des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co los pri­me­ros cris­tia­nos mol­dea­ron a Jesús a su con­ve­nien­cia, adap­ta­ron la figu­ra y pen­sa­mien­to a sus gus­tos e intere­ses, dan­do de él el per­fil que más les con­ve­nía en su lucha con­tra aque­llos otros, a los que se les til­da­ba de hete­ro­do­xos o disi­den­tes. Y en sus manos y en sus escri­tos pan­fle­ta­rios el caris­má­ti­co exor­cis­ta Jesús se con­vir­tió en un eje­cu­tor de pro­di­gios mons­truo­sos, el narra­dor judío de pará­bo­las pasó a ser un anti­se­mi­ta envi­dio­so, el pre­di­ca­dor erran­te y vaga­bun­do se con­vir­tió por arte de fal­si­fi­ca­do­res en el domi­na­dor de mun­dos, que un día juz­ga­ría a vivos y muer­tos.

Los fun­cio­na­rios ecle­siás­ti­cos, que cri­ti­can a Dan Brown, cono­cen sin duda algu­na los resul­ta­dos cier­tos de la inves­ti­ga­ción bíbli­ca, sin embar­go, y a pesar de ello, estos faná­ti­cos siguen impo­nien­do un duro cas­ti­go y com­por­tán­do­se de mane­ra inmi­se­ri­cor­de con quie­nes en púl­pi­tos parro­quia­les o en facul­ta­des y cáte­dras de teo­lo­gía expo­nen los resul­ta­dos de sus inves­ti­ga­cio­nes y sacan las con­se­cuen­cias debi­das. Ya al ini­cio del cris­tia­nis­mo judíos no cris­tia­nos cata­lo­ga­ron como enga­ño la fal­si­fi­ca­ción pia­do­sa y sin escrú­pu­lo alguno de las pala­bras y obras de Jesús por par­te de los auto­res neo­tes­ta­men­ta­rios y su gen­te.

2000 años des­pués siguen pro­pa­gan­do su men­sa­je fal­si­fi­ca­do. Si su fal­si­fi­ca­ción es denun­cia­ble tam­bién lo es el talan­te de quie­nes lo creen.

Anto­nio Álva­rez Solís comen­ta en Gara (8.9) que “escu­chó a Su San­ti­dad decir en la gran asam­blea evan­gé­li­ca de Madrid que no se pue­de seguir a Jesu­cris­to fue­ra de la Igle­sia”. Ni fue­ra ni den­tro. El pro­ble­ma de la Igle­sia cató­li­ca no es sólo que sea car­ca y que sus diri­gen­tes sean unos impre­sen­ta­bles, res­tos de Edad Media, el pro­ble­ma fun­da­men­tal es que el Jesús, que pre­di­can, es inven­to y mito. Pura fal­si­fi­ca­ción.


[1] A este res­pec­to véa­se Gerd Lüde­mann, Der gros­se Betrug. Und was Jesus wiklich sag­te und tat (El gran frau­de. Y lo que real­men­te dijo e hizo Jesús), ed. zu Klam­pen, Lüne­burg 2002.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *