Cada épo­ca tie­ne sus fal­si­fi­ca­do­res – Mikel Arizaleta

En una libre­ría de Ber­lín tro­pe­cé con el pro­fe­sor Gerd Lüde­mann, que me habló de la nove­la «Sakri­leg» de Dan Brown, ver­sa sobre el des­cu­bri­mien­to del mayor des­en­mas­ca­ra­mien­to de la his­to­ria. El obje­to del com­plot es Jesús y la auto­ra la Igle­sia cató­li­ca, que repri­me y escon­de docu­men­tos sobre Jesús y su fami­lia de los que se dedu­ce, entre otras cosas, que ha teni­do una hija con su espo­sa María Magdalena.

Los per­so­na­jes de la nove­la reve­lan todo tipo de mis­te­rios sobre Jesús y la pri­mi­ge­nia Igle­sia, que con ojos de la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca rigu­ro­sa y el tamiz de una inves­ti­ga­ción teo­lo­gía crí­ti­ca hay que cata­lo­gar­los de «absur­dos cómi­cos». Por citar algu­nos ejem­plos: Jesús habría redac­ta­do una cró­ni­ca de su vida, María Mag­da­le­na habría escri­to un dia­rio per­so­nal, en el siglo IV el empe­ra­dor Cons­tan­tino habría ele­gi­do, entre más de 80, los Evan­ge­lios del Nue­vo Tes­ta­men­to o un des­cen­dien­te de Jesús se habría casa­do en el siglo V con un des­cen­dien­te de la casa real fran­ce­sa, de la que pro­ce­de­ría la dinas­tía merovingia.

Esta his­to­ria infu­ma­ble pero diver­ti­da pudo ver­se tam­bién en los cines ale­ma­nes. Un repar­to impor­tan­te ‑con Tom Hanks hacien­do de Robert Lang­don, pro­fe­sor de Har­vard, quien a su pesar des­cu­bre la ver­da­de­ra pis­ta de Jesús- hizo que la pelí­cu­la arro­ja­ra bue­nos dividendos.

Lo curio­so es que muchos teó­lo­gos de las dos gran­des Igle­sias se han intere­sa­do en dema­sía y pug­na­do por hacer ver la incon­gruen­cia en sus pági­nas, tra­tan­do de ami­no­rar y paliar posi­bles daños entre cre­yen­tes, pre­vi­nién­do­les ante la «defor­ma­ción del men­sa­je bíbli­co», del «osa­do embus­te» y el «gran enga­ño», del que res­pon­sa­bi­li­zan a Dan Brown.

Pero resul­ta más sor­pren­den­te que estos jue­ces de la fe orto­do­xa no sean capa­ces de dis­tin­guir entre la his­to­ria fic­ti­cia ‑narra­da por Brown, y cuyos héroes lan­zan dis­pa­ra­tes y des­ati­nos- y un libro de docu­men­ta­ción enga­ño­so. Da bas­tan­te más qué pen­sar que pre­ci­sa­men­te los maes­tros y pro­fe­so­res cris­tia­nos, que acu­san e incri­mi­nan a Dan Brown de con­du­cir al error o inclu­so de inten­tar enga­ñar, sean quie­nes le arro­jen pie­dras des­de su teja­do de cris­tal. Brown (con razón o sin ella) rei­vin­di­ca como autor que todas las obras de arte y arqui­tec­tu­ra, men­cio­na­das en su obra, exis­ten real­men­te y que los docu­men­tos son repro­du­ci­dos fiel­men­te, pero en nin­gu­na par­te sos­tie­ne que las reve­la­cio­nes de los per­so­na­jes, inven­ta­dos por él, se refie­ran a hechos fia­bles his­tó­ri­ca­men­te. Si teó­lo­gos orto­do­xos acu­san a Brown de pro­pa­gar erro­res y des­pro­pó­si­tos his­tó­ri­cos, debie­ran recor­dar que de esto mis­mo, sólo que con más razón, se pue­de acu­sar a los Evan­ge­lios neo­tes­ta­men­ta­rios, pues­to que sus auto­res recla­man y rei­vin­di­can ‑y no como Brown– dar un retra­to autén­ti­co de Jesús.

Los 250 años de inves­ti­ga­ción crí­ti­ca de la Biblia han mos­tra­do que la tarea de fal­sear al hom­bre Jesús, de ter­gi­ver­sar y reto­car sus pala­bras y sus obras, comen­zó en al ini­cio del cris­tia­nis­mo, refle­ján­do­se ya en un gra­do avan­za­do en los escri­tos del Nue­vo Tes­ta­men­to. Las tra­di­cio­nes de Jesús, con­te­ni­das en el Nue­vo Tes­ta­men­to, están en gran medi­da y en gran par­te en cla­ra con­tra­dic­ción con lo que real­men­te dijo e hizo Jesús[1].

Des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co los pri­me­ros cris­tia­nos mol­dea­ron a Jesús a su con­ve­nien­cia, adap­ta­ron la figu­ra y pen­sa­mien­to a sus gus­tos e intere­ses, dan­do de él el per­fil que más les con­ve­nía en su lucha con­tra aque­llos otros, a los que se les til­da­ba de hete­ro­do­xos o disi­den­tes. Y en sus manos y en sus escri­tos pan­fle­ta­rios el caris­má­ti­co exor­cis­ta Jesús se con­vir­tió en un eje­cu­tor de pro­di­gios mons­truo­sos, el narra­dor judío de pará­bo­las pasó a ser un anti­se­mi­ta envi­dio­so, el pre­di­ca­dor erran­te y vaga­bun­do se con­vir­tió por arte de fal­si­fi­ca­do­res en el domi­na­dor de mun­dos, que un día juz­ga­ría a vivos y muertos.

Los fun­cio­na­rios ecle­siás­ti­cos, que cri­ti­can a Dan Brown, cono­cen sin duda algu­na los resul­ta­dos cier­tos de la inves­ti­ga­ción bíbli­ca, sin embar­go, y a pesar de ello, estos faná­ti­cos siguen impo­nien­do un duro cas­ti­go y com­por­tán­do­se de mane­ra inmi­se­ri­cor­de con quie­nes en púl­pi­tos parro­quia­les o en facul­ta­des y cáte­dras de teo­lo­gía expo­nen los resul­ta­dos de sus inves­ti­ga­cio­nes y sacan las con­se­cuen­cias debi­das. Ya al ini­cio del cris­tia­nis­mo judíos no cris­tia­nos cata­lo­ga­ron como enga­ño la fal­si­fi­ca­ción pia­do­sa y sin escrú­pu­lo alguno de las pala­bras y obras de Jesús por par­te de los auto­res neo­tes­ta­men­ta­rios y su gente.

2000 años des­pués siguen pro­pa­gan­do su men­sa­je fal­si­fi­ca­do. Si su fal­si­fi­ca­ción es denun­cia­ble tam­bién lo es el talan­te de quie­nes lo creen.

Anto­nio Álva­rez Solís comen­ta en Gara (8.9) que “escu­chó a Su San­ti­dad decir en la gran asam­blea evan­gé­li­ca de Madrid que no se pue­de seguir a Jesu­cris­to fue­ra de la Igle­sia”. Ni fue­ra ni den­tro. El pro­ble­ma de la Igle­sia cató­li­ca no es sólo que sea car­ca y que sus diri­gen­tes sean unos impre­sen­ta­bles, res­tos de Edad Media, el pro­ble­ma fun­da­men­tal es que el Jesús, que pre­di­can, es inven­to y mito. Pura falsificación.


[1] A este res­pec­to véa­se Gerd Lüde­mann, Der gros­se Betrug. Und was Jesus wiklich sag­te und tat (El gran frau­de. Y lo que real­men­te dijo e hizo Jesús), ed. zu Klam­pen, Lüne­burg 2002.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.