Los soviets libios- Manuel M. Nava­rre­te

Hace unos meses, en la Uni­ver­si­dad de Sevi­lla, un joven estu­dian­te y mili­tan­te trots­kis­ta reali­zó un acto públi­co en el que narra­ba el supues­to sur­gi­mien­to de con­se­jos obre­ros en Libia. Estos eran (lite­ral­men­te) com­pa­ra­dos con los soviets rusos, e inclu­so con la Comu­na de París. El pue­blo libio, al pare­cer, esta­ba auto­or­ga­ni­zán­do­se y toman­do en sus pro­pias manos su des­tino. La uto­pía esta­ba más cer­ca que nun­ca.

Nos cons­ta de pri­me­ra mano que este joven extraía toda (repi­to: toda) su infor­ma­ción de un par de bre­ves comu­ni­ca­dos pro­ce­den­tes de dos fla­man­tes “inter­na­cio­na­les” socia­lis­tas, inven­tán­do­se sin más el res­to de la his­to­ria. Es de supo­ner que el ais­la­mien­to de la izquier­da con­du­ce a esta cla­se de razo­na­mien­to reli­gio­so: como deseo que algo sea de deter­mi­na­do modo, afir­mo, sin com­ple­jos, que ya es de ese modo. Y pun­to. Será casi como si fue­ra cier­to. Ade­más, el mun­do real que­da tan lejos… ¿quién va a ente­rar­se?

Natu­ral­men­te, aque­llos ateos que negá­ba­mos la exis­ten­cia de “soviets libios” (a menos que el vacío de poder que suce­de a la con­quis­ta de cual­quier ciu­dad en cual­quier gue­rra del mun­do deba ser idea­li­za­do y ele­va­do al ran­go de revo­lu­ción) éra­mos auto­má­ti­ca­men­te tacha­dos de apo­yar dic­ta­du­ras. Pese a nues­tras insis­ten­tes súpli­cas, des­pués de medio año, segui­mos en blan­co: ¿de dón­de sale toda esa “infor­ma­ción” según la cual la acción de los rebel­des libios cons­ti­tu­ye una revo­lu­ción popu­lar? Una y otra vez lan­za­mos esta pre­gun­ta; una y otra vez segui­mos sin obte­ner res­pues­ta. Has­ta el día de hoy nadie ha sido capaz de apor­tar o com­par­tir con el res­to del mun­do un solo dato, un solo indi­cio, una sola fuen­te acer­ca de los supues­tos soviets libios que enca­be­za­ban esta “revo­lu­ción”. ¿Ubi sunt?

Pero hay más: tam­bién éra­mos tacha­dos de cons­pi­ra­noi­cos. Cabe pre­gun­tar­se si exis­te una teo­ría de la cons­pi­ra­ción mayor, más retor­ci­da o de mayor surrea­lis­mo que esa que afir­ma que Mus­ta­fá Abud Jalil, Abdul Faah Yunis y Abdelha­kim Belhaj son en reali­dad pró­ce­res de la liber­tad de los pue­blos. ¿No se hace pre­ci­sa una autén­ti­ca teo­ría de la cons­pi­ra­ción para afir­mar que, aun­que apa­ren­te­men­te lle­ven meses pidien­do la inva­sión de la OTAN, en reali­dad esta­mos ante admi­ra­bles mili­tan­tes anti­im­pe­ria­lis­tas? ¿No pare­ce un fenó­meno pro­pio del trián­gu­lo de las Ber­mu­das que un gol­pe de Esta­do lide­ra­do por tres reac­cio­na­rios de seme­jan­te cala­ña aca­be, como por alqui­mia, trans­mu­tan­do en un bucó­li­co pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, en lugar de en la vul­gar rapi­ña petro­le­ra que todo pare­cía indi­car y que aho­ra se con­fir­ma? ¿Qué con­tu­ber­nio tem­pla­rio es nece­sa­rio poner en jue­go para que el dra­má­ti­co enfren­ta­mien­to de sin­di­ca­tos y pue­blos des­ar­ma­dos con­tra el poder en Egip­to y Túnez sea paran­go­na­ble, como lo es para nues­tros ami­gos, al empleo de arma­men­to pesa­do por par­te de los mer­ce­na­rios libios des­de el pri­mer día?

De igual modo que cier­tos des­ce­re­bra­dos les acu­san de ser de la CIA (absur­do: ¿cómo iba la CIA a disi­mu­lar tan poco?), ellos nos han acu­sa­do a noso­tros de apo­yar dic­ta­du­ras. En reali­dad, no vale la pena per­der ni un solo segun­do en expli­car­les por qué éste no es el momen­to de publi­car una deta­lla­da lis­ta de nues­tras dife­ren­cias polí­ti­cas con Gada­fi, que no son pocas (como con casi todos los diri­gen­tes del mun­do). Y es que cual­quier per­so­na seria sabe que los dis­cur­sos no se pro­du­cen en un túnel abs­trac­to, más allá del espa­cio y el tiem­po. El con­tex­to polí­ti­co y el momen­to en los que algo se dice cuen­tan tan­to como aque­llo que se está dicien­do. Por eso, cuan­do la OTAN inva­dió Iraq no era el momen­to de refor­zar la coar­ta­da ideo­ló­gi­ca de la inva­sión publi­can­do sesu­das inves­ti­ga­cio­nes acer­ca de la repre­sión y el gaseo de los kur­dos, aun cuan­do dicha acción hubie­ra sido, por supues­to, abso­lu­ta­men­te des­pre­cia­ble. Por otro lado, si real­men­te que­re­mos des­truir el sis­te­ma, no será el impe­ria­lis­mo el que deter­mi­ne nues­tra agen­da polí­ti­ca o dic­te de qué debe­mos hablar en cada momen­to.

Tam­bién nos pre­gun­tan, pers­pi­ca­ces, cómo pode­mos recha­zar un plan­tea­mien­to dis­cur­si­vo del tipo “ni-ni”, cuan­do noso­tros deci­mos con orgu­llo “ni PSOE ni PP”. Otro argu­men­to de peso. Al pare­cer, hay quien pien­sa que tene­mos algo en con­tra de esa estruc­tu­ra gra­ma­ti­cal que en la len­gua cas­te­lla­na arti­cu­la en dos oca­sio­nes la pala­bra “ni” para recha­zar dos figu­ras equi­va­len­tes. Des­de aquí me gus­ta­ría acla­rar que, a des­pe­cho de los aman­tes de la lexi­co­lo­gía, nues­tra reti­cen­cia era más bien semán­ti­ca, esto es, se debía más bien al con­te­ni­do con­cre­to de la fra­se. ¿De ver­dad había dudas? Por otro lado, ¿será fal­ta de inge­nio lo que les impi­de recor­dar­nos ejem­plos más ilus­tra­ti­vos para su pro­pó­si­to? Por ejem­plo, esa vie­ja pos­tu­ra de Lenin que bien podría arti­cu­lar­se así: “Ni alia­dó­fi­los ni ger­ma­nó­fi­los”. ¿O será tal vez que alu­dir a Lenin podría recor­dar­nos más aún la dife­ren­cia entre una gue­rra inter-impe­ria­lis­ta y una gue­rra en la que un impe­rio se enfren­ta a una colo­nia?

En el col­mo del surrea­lis­mo, hemos sido acu­sa­dos inclu­so de actuar bajo las direc­tri­ces “cas­tro­cha­vis­tas”. Tire­mos del refra­ne­ro: “cree en ladrón que todos son de su con­di­ción”. Como ellos cum­plen las órde­nes de una “inter­na­cio­nal” (¿qué ocu­rri­ría si un mili­tan­te opi­na­ra de mane­ra dife­ren­te? ¿sería obli­ga­do a una sesión de “arre­pen­ti­mien­to”, bajo per­sua­si­va ame­na­za de expul­sión inme­dia­ta?), se ima­gi­nan que el res­to hace­mos igual. No pare­ce disua­dir­les de su absur­do el hecho de que haya­mos sido enor­me­men­te crí­ti­cos con la depor­ta­ción vene­zo­la­na de miem­bros de las FARC, así como con las direc­tri­ces “pro­chi­nas” del VI Con­gre­so del PC Cubano.

Con­clu­ya­mos. Últi­ma­men­te hemos vis­to a miem­bros de algu­nas orga­ni­za­cio­nes hacien­do hones­ta auto­crí­ti­ca sobre la pre­ci­pi­ta­ción en que incu­rrie­ron sus colec­ti­vos al apo­yar a los rebel­des libios. Eso sí: habría que pedir­les que, aun sien­do huma­nos, no tro­pie­cen por segun­da vez con la mis­ma pie­dra, dada la posi­ble pro­xi­mi­dad de otra aven­tu­ra béli­ca impe­ria­lis­ta en Siria (pro­yec­to que ya cuen­ta con sus pro­pios mercenarios/”rebeldes” que, una vez más, sus­pi­ran ena­mo­ra­dos de la OTAN, mien­tras son pre­sen­ta­dos por los mass media como “demó­cra­tas”). Sin embar­go, tam­bién hemos vis­to a otras orga­ni­za­cio­nes (y se me ocu­rre una escu­da­da tras un trai­cio­ne­ro robo de siglas) fes­te­jan­do la vic­to­ria del tán­dem OTAN-rebel­des con­tra la resis­ten­cia.

Esa es la dife­ren­cia. Los anti­im­pe­ria­lis­tas apo­ya­mos a la resis­ten­cia y desea­mos que gane esta gue­rra con­tra el tán­dem que con­for­man el inva­sor y sus mer­ce­na­rios, cuya rela­ción con (y finan­cia­ción de) el impe­ria­lis­mo a día de hoy nadie hones­to ni serio pue­de negar. De igual modo, y más allá de nues­tras dife­ren­cias polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas, desea­mos que las resis­ten­cias afga­na, pales­ti­na e ira­quí ven­zan en sus res­pec­ti­vas gue­rras con­tra el impe­ria­lis­mo. No cree­mos que la ocu­pa­ción mili­tar extran­je­ra faci­li­te un esce­na­rio en el que desa­rro­llar la lucha de cla­ses. Por eso, en una gue­rra inter-impe­ria­lis­ta, acep­ta­mos gus­to­sos la cali­fi­ca­ción de “ni-nis”, pero en una gue­rra que enfren­ta a un impe­rio con­tra una colo­nia, desea­mos la vic­to­ria de la colo­nia, sin nece­si­dad de apo­yar a sus gober­nan­tes o diri­gen­tes con­cre­tos. Obvia­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *