UPN deci­de empe­zar a hablar con el PP y apla­zar las deci­sio­nes – Ramón Sola

La Eje­cu­ti­va de UPN deci­dió ayer tar­de auto­ri­zar a sus tres prin­ci­pa­les car­gos a «enta­blar con­ver­sa­cio­nes» con el PP para «valo­rar la posi­bi­li­dad de con­cu­rrir jun­tos» a los comi­cios esta­ta­les del 20 de noviem­bre, como ha pro­pues­to su pre­si­den­ta, Yolan­da Bar­ci­na. La «troi­ka» nego­cia­do­ra esta­rá for­ma­da por Bar­ci­na, Alber­to Cata­lán y Car­los Gar- cía Ada­ne­ro, entre los que sólo la pri­me­ra pare­ce par­ti­da­ria cla­ra de recu­pe­rar la enten­te con el PP rota en 2008.

El anun­cio fue hecho por el secre­ta­rio gene­ral de UPN, Car­los Gar­cía Ada­ne­ro, que expu­so que la deci­sión se tomó tras un deba­te «amplio e intere­san­te», pero «sin nece­si­dad» de rea­li­zar una vota­ción al res­pec­to. En este pun­to, Ada­ne­ro qui­so dejar cla­ro que si se logra­ra un con­sen­so con el PP, esto sí que ten­dría que ser refren­da­do.

Por el momen­to, UPN acu­de a las nego­cia­cio­nes con la pre­mi­sa de que el even­tual acuer­do debe man­te­ner la mis­ma situa­ción actual, es decir, que el par­ti­do ten­ga «voz pro­pia» en el Con­gre­so. Y no es una cues­tión bala­dí, por­que pre­ci­sa­men­te éste fue el argu­men­to que usó Sanz para rom­per la fusión con el PP, des­pués de que el par­ti­do de Mariano Rajoy recha­za­ra la opción de que el dipu­tado de UPN se abs­tu­vie­ra ante uno de los pre­su­pues­tos del Gobierno Zapa­te­ro. Gar­cía Ada­ne­ro fijó ayer ese cri­te­rio como «línea roja», lo que de entra­da supo­ne una gran difi­cul­tad para el PP.

Pre­gun­ta­do sobre la dis­po­si­ción mos­tra­da por Miguel Sanz a enca­be­zar una lis­ta pro­pia de UPN, sin pac­to alguno con el PP, Gar­cía Ada­ne­ro res­pon­dió con la ambi­güe­dad pre­vi­si­ble Dijo que es una per­so­na muy váli­da, pero que tam­bién hay otras capa­ci­ta­das, y que se debe man­te­ner «silen­cio res­pe­tuo­so» has­ta que deci­da el Comi­té de Lis­tas.

Por tan­to, aun­que el ini­cio de con­ver­sa­cio­nes supo­ne un aval a la pro­pues­ta de Bar­ci­na, todos los mati­ces apor­ta­dos por Ada­ne­ro apun­tan a que Sanz toda­vía tie­ne bas­tan­te mar­gen para inten­tar frus­trar la ope­ra­ción, en caso de que man­ten­ga su recha­zo al reen­cuen­tro con el PP.

Sin pro­ble­mas con el PSN

La otra posi­ble heri­da abier­ta por Bar­ci­na es la que afec­ta al Gobierno nava­rro, pero ayer se empe­zó a cerrar.

Tan­to Alber­to Cata­lán (UPN) como Juan José Lizar­be (PSN) remar­ca­ron que las cues­tio­nes de gober­na­bi­li­dad deben estar por enci­ma de los intere­ses par­ti­dis­tas, si bien Lizar­be no elu­dió la ten­ta­ción de sub­ra­yar el lío interno de UPN. No obs­tan­te, dijo que espe­ra que esto sólo sea «una tor­men­ta de final de verano». Por su par­te, Cata­lán des­ta­có que por aho­ra «no exis­te nin­gún acuer­do con el PP».

Sobre las supues­tas «heri­das» que pue­den que­dar entre UPN y PP tras su repen­ti­na rup­tu­ra de hace tres años, Gar­cía Ada­ne­ro ha seña­la­do que «el tiem­po dirá si están abier­tas o cerra­das», y ha inci­di­do en que por aho­ra se tra­ta de enta­blar con­ver­sa­cio­nes, que pue­den lle­gar o no a buen puer­to.

Asi­mis­mo, y aun­que ha ase­gu­ra­do que no hay fecha para un pri­mer encuen­tro, sí ha dicho que será la pre­si­den­ta de UPN, Yolan­da Bar­ci­na, quien se pon­ga en con­tac­to direc­ta­men­te con el pre­si­den­te del PP, Mariano Rajoy.

Se ha refe­ri­do ade­más a la adver­ten­cia hecha ayer por el pre­si­den­te del PPN, San­tia­go Cer­ve­ra, acer­ca de la «cohe­ren­cia» de UPN por man­te­ner un pac­to de Gobierno con PSN en Nava­rra y nego­ciar otro con el PP en Madrid, y ha ase­gu­ra­do que no ven que sea «incohe­ren­te».

«UPN tie­ne toda la inten­ción de cum­plir lo que ha fir­ma­do con el par­ti­do socia­lis­ta», un acuer­do que «va a durar cua­tro años» y que «no ten­dría que influir» en el con­tac­to con el PP.

«Cada uno, den­tro de cum­plir con sus prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos que están en sus esta­tu­tos, inten­ta­mos lle­gar a los mejo­res acuer­dos para satis­fa­cer» las nece­si­da­des de Nava­rra, ha zanjado.ak.

Bil­du obser­va «páni­co» y «deci­sio­nes a la deses­pe­ra­da»

Maior­ga Ramí­rez, pre­si­den­te de EA en Nafa­rroa y par­la­men­ta­rio de Bil­du, salu­dó como «paso muy impor­tan­te» la deci­sión de la Asam­blea de Ara­lar de sumar­se a la uni­dad aber­tza­le para el 20‑N, y des­ta­có de paso que esta con­fluen­cia «está gene­ran­do un ner­vio­sis­mo» en la dere­cha «muy posi­ti­vo para los pro­gre­sis­tas y aber­tza­les». Ramí­rez ani­mó inclu­so a seguir bus­can­do «nue­vas adhe­sio­nes para que las pró­xi­mas elec­cio­nes supon­gan un hito his­tó­ri­co para la liber­tad, para el reco­no­ci­mien­to de nues­tro pue­blo y del dere­cho a deci­dir».

«En ese camino somos todos nece­sa­rios y por eso es el momen­to de ins­tar a todas las par­tes que pue­den sumar­se al pro­yec­to al que se ha suma­do Ara­lar a que obren con res­pon­sa­bi­li­dad y altu­ra de miras, dejan­do de lado los intere­ses par­ti­dis­tas y tenien­do en cuen­ta que esta­mos ante una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca», indi­có.

Maior­ga Ramí­rez con­si­de­ró como «autén­ti­co páni­co» la reac­ción de UPN, ya que «le está lle­van­do a des­de­cir­se, a modi­fi­car su estra­te­gia y a tomar deci­sio­nes a la deses­pe­ra­da», algo que inter­pre­ta como «cla­ra mues­tra del poten­cial de la uni­dad entre aber­tza­les».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *