«No ente­rra­ron cadá­ve­res, ente­rra­ron simien­te». Acto de Memo­ria en la fosa común de «La Teje­ra», Ara­ba- Ahaz­tuak 1937 – 1977

El puer­to de «La Teje­ra» es una peque­ña altu­ra ala­ve­sa que nos espe­ra en la carre­te­ra que des­de Gas­teiz nos acer­ca a Gesal­tza, unos pocos kilo­me­tros antes de lle­gar a esta loca­li­dad.

En una cur­va de este puer­to, no muy dife­ren­te a otras de otros cami­nos o carre­te­ras de Eus­kal Herria, o de otros luga­res geo­grá­fi­cos de la Penin­su­la, el 3 de Sep­tiem­bre de 1936 tres per­so­nas ‑dos hom­bres y una mujer- fue­ron ase­si­na­das y ente­rra­das en una fosa comun pre­pa­ra­da dias antes para tal efec­to por sus asesinos.

Esas tres per­so­nas eran Pri­mi­ti­vo Fer­nan­dez de Labas­ti­da Urru­chi y el matri­mo­nio for­ma­do por Flo­ren­tino Gar­cía Valen­cia y Móni­ca Barrón del Val. Los tres labra­do­res. El pri­me­ro de 35 años vecino de San­ta Gadea del Cid y los segun­dos de 47 y 45 años y veci­nos de Villa­nue­va de Sopor­ti­lla, pue­blos ambos de la pro­vin­cia de Bur­gos y no exce­si­va­men­te dis­tan­tes de este lugar. Mien­tras el matri­mo­nio no deja­ba des­cen­den­cia, Pri­mi­ti­vo deja­ba una hija de diez años y a su mujer emba­ra­za­da que daria a luz a otra hija diez y seis dias des­pues de su muer­te. De Flo­ren­tino y Móni­ca no con­ser­va­mos ni una foto que nos mues­tre los ros­tros que alber­ga­ron sus sue­ños­po­co pero si sabe­mos que el recuer­do que alber­gan aque­llos que les cono­cie­ron habla de ambos como «bue­nas per­so­nas, gen­te hon­ra­da que solo sabían hacer el bien sin mirar a quien». De Pri­mi­ti­vo, «Pri­mi», como sus fami­lia­res y ami­gos le lla­ma­ban, sabe­mos que era hom­bre intere­sa­do por el cono­ci­mien­to y la cul­tu­ra, que ayu­da­ba en sus labo­res al Secre­ta­rio de Ayto. de su pue­blo, que toca­ba la gui­ta­rra, que can­ta­ba mucho y bien y que era tam­bien un hom­bre ena­mo­ra­do de la lec­tu­ra y de la naturaleza.

Los tres fue­ron par­te de los miles de hom­bres y muje­res vic­ti­mas de la olea­da repre­si­va des­ata­da en toda la geo­gra­fia penin­su­lar a par­tir del 18 de Julio de 1936, fecha en que se pro­du­ce el gol­pe mili­tar con­tra el gobierno de la II Repú­bli­ca, el cual habia sido demo­cra­ti­ca­men­te ele­gi­do en las urnas por la ciu­da­da­nia del esta­do espa­ñol el 14 de Abril de 1931. Los meses inme­dia­ta­men­te pos­te­rio­res a ese alza­mien­to mili­tar fue­ron tes­ti­gos de una inmi­se­ri­cor­de repre­sión con­tra las per­so­nas afi­nes al gobierno repu­bli­cano: de ello dan tes­ti­mo­nio las entre 350 y 400 per­so­nas que engro­san la lis­ta negra de los ase­si­na­dos en Ala­va en ese perio­do de tiem­po, cifra en la que se inclu­yen tan­to las vidas trun­ca­das de veci­nos de este terri­to­rio como las de otros de terri­to­rios limi­tro­fes, como es el caso de las tres per­so­nas ase­si­na­das y ente­rra­das aquí, a quie­nes ren­di­mos home­na­je y cuya memo­ria recu­pe­ra­mos y reivindicamos.

Una noche ‑la del 3 de Sep­tiem­bre de 1936- la oscu­ri­dad acom­pa­ñó has­ta las puer­tas de las casas de Pri­mi­ti­vo, de Flo­ren­tino y Móni­ca los pasos de varios miem­bros de los «escua­dro­nes de la muer­te» que for­ma­dos en las filas gol­pis­tas abrian paso a la Nue­va Espa­ña de los alza­dos en armas. En este caso serían reque­tés del pue­blo de Tues­ta y de otros pue­blos ale­da­ños, hom­bres cuyos nom­bres, aun­que no los men­cio­ne­mos, aún se recuer­dan. Dos coches, pres­ta­dos para el tra­ba­jo por sus tam­bien cono­ci­dos due­ños, trae­rían has­ta aqui a los tres para ser des­pues asesinados.

El secues­tro, la des­apa­ri­ción y la muer­te de estas tres per­so­nas se da en un con­tex­to polí­ti­co y social muy con­cre­to. Algu­nos meses antes –en Febre­ro de 1936- el Fren­te Popu­lar, coa­li­ción que aglu­ti­na­ba a fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas y de izquier­da, habia sido el ven­ce­dor de las elec­cio­nes que se habian cele­bra­do en el esta­do espa­ñol. Ese triun­fo rever­de­ció unas ansia­das expec­ta­ti­vas de cam­bio, de un repar­to más equi­ta­ti­vo de la rique­za, del dere­cho para todas las per­so­nas a la edu­ca­ción, a la salud, del voto feme­nino, del dere­cho al divor­cio, de la sepa­ra­ción Igle­sia-Esta­do.… que movi­li­zó a amplios sec­to­res socia­les, a los tra­ba­ja­do­res y los cam­pe­si­nos, jun­to a los par­ti­dos y sin­di­ca­tos de izquier­da en los que estos se orga­ni­za­ban y repre­sen­ta­ban, en pos de unas rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les y labo­ra­les tan­tas veces deman­da­das y nun­ca antes aten­di­das. El temor a los posi­bles cam­bios que ello aca­rrea­ría en el secu­lar esque­ma de domi­na­ción sobre el que se asen­ta­ban sus pri­vi­le­gios haria que los bene­fi­cia­rios de ese mode­lo –caci­ques , terra­te­nien­tes, Igle­sia…- jun­to con amplios sec­to­res del esta­men­to mili­tar, una caver­na­ria dere­cha y par­ti­dos fas­cis­tas como Falan­ge Espa­ño­la y de las JONS y los car­lis­tas-reque­tés, opta­ran por fra­guar lo que meses más tar­de sería la suble­va­ción mili­tar con­tra la República.

El alza­mien­to mili­tar no triun­fó de for­ma rápi­da, como los gol­pis­tas pre­ten­dían, y la resis­ten­cia popu­lar hizo que se die­se una con­fron­ta­ción mili­tar entre aque­llos y las fuer­zas lea­les al legi­ti­mo gobierno de la Repú­bli­ca que duró casi tres años. En Bur­gos, lugar de don­de pro­ce­dian Pri­mi­ti­vo, Flo­ren­tino y Móni­ca, y tam­bien en Ara­ba, lugar geo­grá­fi­co don­de fue­ron ase­si­na­dos y ente­rra­dos, el gol­pe triun­fó des­de el pri­mer momen­to y no hubo por lo tan­to fren­te de gue­rra. Por ello es aún más cla­ro que los tres fue­ron vil­men­te ase­si­na­dos, vic­ti­mas de esa pla­ni­fi­ca­da estra­te­gia repre­si­va que se diri­gió con­tra cual­quie­ra que hubie­ra desem­pe­ña­do algún car­go públi­co con la Repú­bli­ca, con­tra cual­quie­ra que hubie­ra desa­rro­lla­do acti­vi­dad polí­ti­ca o sin­di­cal algu­na, o sim­ple­men­te con­tra cual­quie­ra que mos­tra­ra sim­pa­tia por los aires de liber­tad, de cul­tu­ra libre, de jus­ti­cia social, que la Cons­ti­tu­ción repu­bli­ca­na reco­gia en sus enunciados.

A fina­les del mes de Junio del pasa­do año 2010 y tras varios fines de sema­na de bus­que­da, volun­ta­rios de Ahaz­tuak 1936 – 1977 jun­to con fami­lia­res de Pri­mi­ti­vo Fer­nán­dez de Labas­ti­da y veci­nos de Sali­nas de Añana/​Gesaltza y de varios pue­blos de Ribe­ra Alta con­se­gui­mos dar con la ubi­ca­ción con­cre­ta de la fosa y con los res­tos de los has­ta ese dia tres des­apa­re­ci­dos. Una sema­na des­pues miem­bros y cola­bo­ra­do­res de nues­tra aso­cia­ción jun­to con téc­ni­cos de Aran­za­di pro­ce­di­mos a la exhu­ma­ción de la fosa para pos­te­rior­men­te rea­li­zar el pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción de los res­tos que nos con­fir­mó las iden­ti­da­des de Pri­mi­ti­vo, Flo­ren­tino y Móni­ca. La exhu­ma­ción fue rea­li­za­da pre­si­di­da por una pan­car­ta que reza­ba «No ente­rra­ron cadá­ve­res, ente­rra­ron simien­te», fra­se del poli­ti­co y escri­tor galle­go Cas­te­lao que reco­gi­mos en refe­ren­cia sim­bó­li­ca a las per­so­nas que como ellos cre­ye­ron en unos valo­res de Liber­tad, de Igual­dad y de Fra­ter­ni­dad, y bus­ca­ron un mode­lo social y polí­ti­co don­de esos valo­res pudie­ran desa­rro­llar­se y fruc­ti­fi­car, algo que paga­ron con sus vidas, pero que hoy ‑seten­ta y cin­co años des­pues de aque­llos hechos- vol­ve­mos a recu­pe­rar jun­to a sus res­tos y su memo­ria para hon­rar­los y para lle­var­los a la prác­ti­ca, siguien­do el camino que a ellos les fue cor­ta­do, para que esa simien­te que ellos fue­ron fruc­ti­fi­que más tem­prano que tar­de en una esplen­do­ro­sa cosecha.

Ese día, hace un año, Pri­mi­ti­vo, Flo­ren­tino y Móni­ca deja­ron de ser des­apa­re­ci­dos, sus cuer­pos fue­ron recu­pe­ra­dos y hoy repo­san ya en los pue­blos de don­de fue­ron arran­ca­dos por la fuer­za aque­lla tris­te y negra noche de Sep­tiem­bre de 1936.

Sin embar­go miles como ellos, en Eus­kal Herria y en toda la Penín­su­la, aún con­ti­núan ‑para ver­guen­za y des­hon­ra de un Esta­do y unas ins­ti­tu­cio­nes que lo per­mi­ten– des­apa­re­ci­dos.

El pró­xi­mo sába­do, 75 años des­pues del gol­pe de esta­do del 18 de Julio de 1936, 75 años tam­bien des­pues de su secues­tro, des­apa­ri­ción y ase­si­na­to, y un año des­pues de haber sido sus res­tos halla­dos y recu­pe­ra­dos en esta fosa común de «La Teje­ra», des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977 rea­li­za­re­mos en este lugar a las 12:30 h. un Acto de Memo­ria y en el mar­co del mis­mo colo­ca­re­mos una pla­ca que recor­da­rá los hechos que aqui ocu­rrie­ron, por­qué ocu­rrie­ron y tam­bien a aque­llos que los pro­ta­go­ni­za­ron, seña­lan­do este lugar de for­ma expli­ca­ti­ca y peda­gó­gi­ca pero cin­tun­den­te como un lugar de memo­ria y recla­man­do y rei­vin­di­can­do su carác­ter de prue­ba de un hecho de geno­ci­dio y de un cri­men de lesa huma­ni­dad, cri­me­nes que no pres­cri­ben y que exi­gi­mos sean inves­ti­ga­dos de for­ma no par­cial, no sólo téc­ni­ca, sino tam­bien judicial.

En el home­na­je, jun­to a los fami­lia­res de los tres ase­si­na­dos y las per­so­nas que for­ma­mos Ahaz­tuak 1936 – 1977 esta­rán tam­bien pre­sen­tes fami­lia­res de otras per­so­nas des­apa­re­ci­das y de otras vic­ti­mas del régi­men fran­quis­ta que her­ma­na­dos en la memo­ria de los nues­tros y en la rei­vin­di­ca­ción del fin de la impu­ni­dad para los cri­me­nes del fran­quis­mo lle­ga­rán de otros pun­tos de Eus­kal Herria y tam­bien del Esta­do espa­ñol.

Invi­ta­mos a la ciu­da­da­nia ala­ve­sa en par­ti­cu­lar y a la de toda Eus­kal Herria en gene­ral a tomar par­te en este acto.

AHAZTUAK 1936 – 1977

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.