Libia: socios del horror- Ati­lio Borón

Días atrás el corres­pon­sal del perió­di­co lon­di­nen­se The Inde­pen­dent esta­cio­na­do en Trí­po­li dio a cono­cer una serie de docu­men­tos que el mis­mo había halla­do en una ofi­ci­na guber­na­men­tal aban­do­na­da con toda pre­mu­ra por sus ocu­pan­tes. Ese mate­rial arro­ja una luz ence­gue­ce­do­ra para quie­nes creen que para opo­ner­se y con­de­nar el cri­mi­nal ata­que aéreo de la OTAN sobre Libia es nece­sa­rio enal­te­cer la figu­ra de Gada­fi y ocul­tar sus crí­me­nes has­ta con­ver­tir­lo en un socia­lis­ta ejem­plar y ardien­te enemi­go del impe­ria­lis­mo.

La ofi­ci­na en cues­tión era la de Mous­sa Kous­sa, ex Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Gada­fi, hom­bre de la más abso­lu­ta con­fian­za de éste y, ante­rior­men­te, jefe del apa­ra­to de segu­ri­dad del líder libio. Como se recor­da­rá, ni bien esta­lló la revuel­ta en Ben­ga­zi Kous­sa defec­cio­nó y se mar­chó sor­pre­si­va­men­te a Lon­dres.

Pese a las nume­ro­sas acu­sa­cio­nes que exis­tían en su con­tra por tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes de miles de víc­ti­mas, el hom­bre no fue moles­ta­do por las siem­pre tan aler­tas auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas y poco des­pués se esfu­mó. Aho­ra se sos­pe­cha que sus días trans­cu­rren bajo la pro­tec­ción de algu­nas de las fero­ces auto­cra­cias del Gol­fo Pér­si­co. La pape­le­ría des­cu­bier­ta por el corres­pon­sal del Inde­pen­dent ayu­da a enten­der por­que.

Los docu­men­tos ponen en evi­den­cia los estre­chos y amis­to­sos lazos exis­ten­tes entre el régi­men de Gada­fi, la CIA y el MI‑6, el espio­na­je bri­tá­ni­co. Gra­cias a esa vin­cu­la­ción Washing­ton tras­la­dó a Libia a per­so­nas sos­pe­cho­sas de ser terro­ris­tas ‑o cola­bo­ra­do­res de estos- para ser some­ti­dos a sesio­nes espe­cia­les de “inte­rro­ga­to­rios refor­za­dos”, un poco sutil eufe­mis­mo para refe­rir­se a la tor­tu­ra.
Gra­cias al apo­yo de un gobierno como el de Gada­fi, que había arro­ja­do por la bor­da sus anti­guas con­vic­cio­nes, Geor­ge W. Bush pudo sor­tear las limi­ta­cio­nes esta­ble­ci­das por su pro­pia legis­la­ción en rela­ción al tipo de tor­men­tos “acep­ta­bles” en una con­fe­sión. Según la docu­men­ta­ción incau­ta­da por el perio­dis­ta la Casa Blan­ca reali­zó por lo menos ocho envíos de pri­sio­ne­ros –no hay infor­ma­ción exac­ta acer­ca del núme­ro de per­so­nas des­pa­cha­das en cada envío- para ser inte­rro­ga­dos bru­tal­men­te en las maz­mo­rras de Gada­fi, apar­te de los que pudie­ron haber sido remi­ti­dos a ese país sin que por el momen­to exis­ta cons­tan­cia escri­ta de ello.
Este cana­lles­co mari­da­je entre el robo­cop del impe­rio y su com­pin­che libio lle­gó tan lejos que en uno de los docu­men­tos envia­dos por la CIA a los esbi­rros de Gada­fi se inclu­ye una lis­ta de 89 pre­gun­tas que estos tenían que for­mu­lar cuan­do se “inte­rro­ga­ra” a uno de los sos­pe­cho­sos. Es decir, nada que­da­ba libra­do a la impro­vi­sa­ción. A cam­bio de estos infa­mes ser­vi­cios la CIA y el MI‑6 ofre­cían por escri­to toda su cola­bo­ra­ción para iden­ti­fi­car, loca­li­zar y entre­gar a los enemi­gos del régi­men en cual­quier lugar del mun­do.
La agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na lo hizo con Abu Abdu­llah al-Sadiq –uno de los diri­gen­tes del Gru­po Libio Islá­mi­co Com­ba­tien­te y, al día de hoy, líder mili­tar de los rebel­des libios- ape­nas dos días des­pués de que lle­ga­ra una soli­ci­tud expre­sa de Trí­po­li en tal sen­ti­do. Sadiq, cuyo nom­bre ver­da­de­ro es Abdel Hakim Belhaj, decla­ró el pasa­do miér­co­les 31 de Agos­to que estan­do en Bang­kok en com­pa­ñía de su espo­sa, emba­ra­za­da, fue dete­ni­do y tor­tu­ra­do en las cár­ce­les libias por dos agen­tes de la CIA, tal cual se anti­ci­pa­ba en el escri­to res­ca­ta­do de los escom­bros de la ofi­ci­na de Kous­sa. Simi­la­res inter­cam­bios de favo­res fue­ron fre­cuen­tes entre los orga­nis­mos de segu­ri­dad libios y el MI‑6, dado que nume­ro­sos exi­lia­dos polí­ti­cos libios resi­dían en el Rei­no Uni­do.
Lo ante­rior es ape­nas la pun­ta de un ice­berg atroz y abe­rran­te. La corres­pon­den­cia entre el núme­ro dos de la CIA en aquel momen­to, Stephen Kap­pes, y Kous­sa, exhi­be una repug­nan­te cor­dia­li­dad. El mis­mo sen­ti­mien­to pro­vo­ca la cóm­pli­ce hipo­cre­sía de Geor­ge W. Bush y Tony Blair, sabe­do­res de los crí­me­nes que por su encar­go esta­ba rea­li­zan­do Trí­po­li mien­tras pro­cla­ma­ban su men­ti­ro­sa defen­sa de los dere­chos huma­nos, la jus­ti­cia, la demo­cra­cia y la liber­tad. Far­san­tes supre­mos, al igual que Gada­fi, que hace mucho tiem­po dejó de ser lo que había sido pese a que son muchos los que toda­vía no se die­ron cuen­ta.

El fis­cal del Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal ha decla­ra­do que ini­cia­rá una inves­ti­ga­ción sobre las gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos per­pe­tra­das por Gada­fi. Pero, ¿qué hará con Geor­ge W. Bush y Tony Blair, par­tí­ci­pes nece­sa­rios, cóm­pli­ces y encu­bri­do­res de esos crí­me­nes? Ade­más, ¿ten­drá las aga­llas sufi­cien­tes para hacer lo pro­pio con Anders Fogh Ras­mus­sen, Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN, res­pon­sa­ble de (has­ta el 1º de Sep­tiem­bre) los 21.200 ata­ques aéreos con­tra Libia, cau­san­tes de innu­me­ra­bles víc­ti­mas civi­les y de la casi total des­truc­ción de ese país? La ope­ra­ción “recon­quis­ta neo­co­lo­nial” de Libia –ensa­yo gene­ral de una meto­do­lo­gía des­ti­na­da a apli­car­se en los más diver­sos esce­na­rios regio­na­les- hizo caer muchas más­ca­ras que deja­ron al des­nu­do a per­so­na­jes sinies­tros y a ins­ti­tu­cio­nes como el TPI, tan far­ses­ca como el “anti­im­pe­ria­lis­mo” de Gada­fi y los “dere­chos huma­nos” de Bush, Blair, Came­ron, Sar­kozy y Ber­lus­co­ni.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *