La filo­so­fía de León Rozitch­ner con­tra el poder- Nes­tor Kohan

El con­cep­to de la pasión y la pasión del con­cep­to: dos movi­mien­tos que se coa­gu­lan en el vér­ti­ce de este libro. Toda la refle­xión filo­só­fi­ca de León Rozitch­ner gira en torno a un núme­ro pre­ci­so de coor­de­na­das ins­crip­tas en un hori­zon­te huma­nis­ta, crí­ti­co de la racio­na­li­dad moder­nis­ta y cien­ti­fi­cis­ta que pro­mo­vió la ideo­lo­gía de la Revo­lu­ción bur­gue­sa y los sec­to­res socia­les domi­nan­tes que la diri­gie­ron. Su escri­tu­ra a lo lar­go de medio siglo no es más que una pro­lon­ga­da bata­lla polí­ti­ca con­tra la con­cep­ción del suje­to que des­de aquel 1789 euro­peo se ins­ta­ló como hege­mó­ni­co en la racio­na­li­dad occi­den­tal has­ta hoy.

En su inves­ti­ga­ción de varias déca­das —que no fue­ron inmu­nes a los trá­gi­cos ava­ta­res de Argen­ti­na…, exi­lio en Vene­zue­la inclui­do, en tiem­pos san­grien­tos del gene­ral Vide­la— León Rozitch­ner man­tu­vo la mis­ma obse­sión: des­ar­mar, con­cep­tua­li­zar y mos­trar los obs­tácu­los his­tó­ri­cos (la ser­vi­dum­bre, la domi­na­ción, la explo­ta­ción y el terror) que tan­to en la socie­dad capi­ta­lis­ta como en la sub­je­ti­vi­dad se opo­nen a la ple­na rea­li­za­ción del ser humano.

Dese­chan­do el fácil y cómo­do papel que podría haber ocu­pa­do como epí­gono peri­fé­ri­co y depen­dien­te de Lucien Gold­mann, Jean Wahl, Clau­de Levi-Strauss o Mer­leau-Ponty, con quie­nes se for­mó inte­lec­tual­men­te en París, sus escri­tos elu­den el tris­te y sedi­men­ta­do hábi­to de la glo­sa mecá­ni­ca, la cita obe­dien­te y la repe­ti­ción sumi­sa. Si algo carac­te­ri­za a León Rozitch­ner ha sido el pen­sa­mien­to vivo, crí­ti­co y sobre todo pro­pio.

Aun así no es difí­cil iden­ti­fi­car las fuen­tes que nutren al pen­sa­mien­to rozitch­ne­riano: Karl Marx, Sig­mund Freud, Mau­ri­ce Mer­leau-Ponty, Karl von Clau­se­witz. Su mayor apor­te a la filo­so­fía argen­ti­na y lati­no­ame­ri­ca­na resi­de en la ori­gi­na­li­dad con la que empal­mó vías de entre­cru­za­mien­to entre para­dig­mas teó­ri­cos tan diver­sos.

Aman­te apa­sio­na­do de la polé­mi­ca, des­de su juven­tud Rozitch­ner ha cul­ti­va­do meticu­losa­men­te el arte de la con­fron­ta­ción sin cuar­tel, del agón filo­só­fi­co, de la lucha teó­ri­ca. Muchas veces has­ta el lími­te de la pro­vo­ca­ción.

Esta inte­li­gen­te com­pi­la­ción da cla­ra mues­tra de esa tra­yec­to­ria.

El pri­mer artícu­lo, “Comu­ni­ca­ción y ser­vi­dum­bre”, de la míti­ca revis­ta Con­torno, des­nu­da des­de un ángu­lo hege­liano la estra­te­gia dis­cur­si­va eli­tis­ta de Eduar­do Mallea. El segun­do “La izquier­da sin suje­to” (un clá­si­co lati­no­ame­ri­cano), publi­ca­do ori­gi­na­ria­men­te en La Rosa Blin­da­da [http://​www​.rosa​-blin​da​da​.info/​?​p​=​772] y repro­du­ci­do más tar­de en la revis­ta cuba­na Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, cues­tio­na la sim­bio­sis de pero­nis­mo y socia­lis­mo ensa­ya­da a par­tir de los Manus­cri­tos eco­nó­mi­co filo­só­fi­cos de 1844 de Marx por John William Cooke en un núme­ro ante­rior de la mis­ma revis­ta La Rosa Blin­da­da, mien­tras arre­me­te sin pie­dad con­tra el eco­no­mi­cis­mo de un mar­xis­mo tro­glo­di­ta y rudi­men­ta­rio (hege­mó­ni­co en el sta­li­nis­mo, pero no sólo allí…).

Un párra­fo apar­te mere­ce su tex­to del exi­lio vene­zo­lano “Filo­so­fía y terror”, de 1980. Allí denun­cia —tejien­do las cate­go­rías de Hegel con las pala­bras pro­fé­ti­cas de Rodol­fo Walsh— a los filó­so­fos tra­di­cio­na­les de Argen­ti­na que se refu­gia­ban en el búho de Miner­va para ava­lar el terror esta­tal-mili­tar-poli­cial y lle­ga­ban a par­ti­ci­par del con­gre­so de filo­so­fía que ese mis­mo año abría en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires el bri­ga­dier Cac­cia­to­re y clau­su­ra­ba el feroz car­ni­ce­ro-gene­ral Vide­la.

Y como si no le alcan­za­ra, en su escri­tu­ra siguen las refe­ren­cias crí­ti­cas a José Pablo Fein­mann, Rodol­fo Puig­grós, Raúl Scia­rret­ta, Oscar Masot­ta, Jac­ques Lacan y Michel Fou­cault.

Tam­bién al exi­lio per­te­ne­ce su crí­ti­ca a los ex izquier­dis­tas que apo­ya­ron la gue­rra de Mal­vi­nas, espe­cial­men­te el gru­po social­de­mó­cra­ta exi­lia­do en Méxi­co (enca­be­za­do por Juan Car­los Por­tan­tie­ro y José Ari­có, entre muchos otros). En 1986 Emi­lio de Ípo­la acu­só reci­bo y reco­no­ció la fal­ta des­de la revis­ta Pun­to de vis­ta en un car­ga­do artícu­lo con­tra Rozitch­ner (“La espe­cu­la­ción filo­só­fi­ca como polí­ti­ca sus­ti­tu­ta”) en el cual, con no poca iro­nía, lo lla­mó “el úni­co filó­so­fo mar­xis­ta argen­tino real­men­te exis­ten­te que nun­ca para­fra­seó rece­tas dog­má­ti­cas ni hizo cul­to al tal­mu­dis­mo”.

Reple­to de pasio­nes encen­di­das, dis­cu­sio­nes ardien­tes y trá­gi­cos pre­anun­cios, este exce­len­te libro hace por fin jus­ti­cia a un pen­sa­dor ori­gi­nal e ico­no­clas­ta, insu­mi­so y des­obe­dien­te, que, aun a ries­go de que­dar­se solo, nun­ca per­si­guió los mimos, las pal­ma­di­tas en la espal­da ni las cari­cias del poder.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *