¡Jubí­le­se ya, majes­tad, jubí­le­se!- Mar­ti­nez Ingles

¡Pero hom­bre de Dios, rey de todos los espa­ño­les, majes­tad invio­la­ble e irres­pon­sa­ble, alen­ta­dor máxi­mo de la demo­cra­cia en este país, impul­sor per­so­na­lí­si­mo de la modé­li­ca tran­si­ción del fran­quis­mo a la liber­tad, valien­te sal­va­dor de la patria aquél terro­rí­fi­co 23‑F… ¿A qué espe­ra para jubi­lar­se? ¿Qué orden de lo alto quie­re reci­bir? ¿Qué idus de Mar­zo ansía vivir para decir ¡bas­ta ya! y reti­rar­se a des­can­sar a jor­na­da com­ple­ta a algún dul­ce paraí­so fis­cal de los muchos que exis­ten en este perro mun­do dis­pues­to a sacar­le todo el pro­ve­cho posi­ble a su bien gana­da for­tu­na? ¿No ve que ya no está para estos tro­tes de tan­to qui­ró­fano, tan­to indig­na­do y tan­ta cri­sis?.

¡Si es que, por otra par­te, ya ha hecho todo lo que tenía que hacer, todo lo que se pro­pu­so aquél fas­tuo­so 22 de Noviem­bre de 1975 cuan­do, Biblia y falan­gis­ta de por medio, acce­dió al trono de sus ante­pa­sa­dos más gua­po que un San Luis! Y a las prue­bas me remi­to. Vea­mos. Pase­mos una some­ra revis­ta a su augus­ta vida pasa­da:

- Ha caza­do osos y otras pie­zas de caza mayor, en algu­nos de los casos con tasas de alcoho­le­mia repro­ba­bles (me refie­ro a los osos, por supues­to), en diver­sos paí­ses euro­peos y afri­ca­nos uti­li­zan­do a man­sal­va esco­pe­tas de últi­ma gene­ra­ción, de las de 12.000 euros la uni­dad, y sacan­do a pasear con har­ta fre­cuen­cia la visa oro que le paga­mos todos los espa­ño­les.

- Ha patro­nea­do, año tras año y en com­pe­ti­das rega­tas inter­na­cio­na­les, embar­ca­cio­nes de vela (tam­bién de penúl­ti­ma gene­ra­ción y asi­mis­mo paga­das por todos los espa­ño­les) que, como no podía ser de otra mane­ra, han pues­to su coro­na (y con ella su regio nom­bre y el de Espa­ña) a la altu­ra de las más pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes del mun­do.

- Ha esquia­do (con muy mala pata, eso sí) duran­te años y años en Baquei­ra Beret, Sui­za, la Rusia de Putin, la Ita­lia de Ber­lus­co­ni, la Ale­ma­nia de Mer­kel y demás sitios turís­ti­cos (con nie­ve natu­ral o arti­fi­cial) que le han veni­do en gana; con el exclu­si­vo fin, eso sí, de man­te­ner­se en for­ma y poder aten­der en mejo­res con­di­cio­nes físi­cas sus altí­si­mas res­pon­sa­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les.

- Ha dis­fru­ta­do, tam­bién por la cara como en todas las acti­vi­da­des ante­rio­res y asi­mis­mo duran­te lus­tros, de coches de lujo, ber­li­nas depor­ti­vas ita­lia­nas de alta gama que qui­tan el hipo y lla­ma­ti­vas motos ame­ri­ca­nas de cen­te­na­res de caba­llos de poten­cia y cen­te­na­res de miles de euros de pre­cio de pig­no­ra­ción, con miras tam­bién a pre­ser­var su augus­to cuer­po (aun­que pare­ce ser que no con dema­sia­do éxi­to) de los inevi­ta­bles acha­ques de la edad.

- Ha mano­sea­do (y muchas más cosas que no vie­nen a cuen­to y que por pudor ins­ti­tu­cio­nal debo omi­tir), con car­go tam­bién a las cuen­tas de sus sufri­dos súb­di­tos (fon­dos reser­va­dos de Inte­rior, Defen­sa y Pre­si­den­cia del Gobierno), nume­ro­sos cuer­pos serra­nos del sexo feme­nino (del mas­cu­lino, de momen­to, no tie­ne cons­tan­cia este modes­to his­to­ria­dor mili­tar) per­te­ne­cien­tes mayo­ri­ta­ria­men­te a cono­ci­das vedet­tes del espec­tácu­lo espa­ñol, sin que su san­ta espo­sa (que se sepa) le con­ce­die­ra el pla­cet opor­tuno para desem­pe­ñar tal menes­ter a horas intem­pes­ti­vas de las noches madri­le­ñas.

- Ha degus­ta­do, a bene­fi­cio de inven­ta­rio tam­bién, can­ti­da­des ingen­tes de super­vian­das y deli­ca­tes­sen pala­cie­gas (vinos de car­tón tipo Vega Sici­lia, caviar ira­ní, lan­gos­ta del Can­tá­bri­co, jamón extre­me­ño de bello­ta cultivada…etc, etc) a lo lar­go de los miles y miles de encuen­tros culi­na­rios “de Esta­do” que ha debi­do man­te­ner, por nece­si­da­des de su alto car­go (fran­quis­ta), con los miles y miles de jerar­cas mun­dia­les que se han deja­do caer, duran­te los últi­mos 35 años, por el Pala­cio Real de Madrid, el de La Zar­zue­la, el de La Mon­cloa y ¡ojo al dato! por el mis­mí­si­mo de El Par­do (ya sin luce­ci­ta noc­tur­na, cla­ro).

- Ha via­ja­do (sin ton ni son la mayo­ría de las veces) por todo el ancho mun­do uti­li­zan­do a des­ta­jo el enor­me avión (mili­tar, por supues­to, como el de los empe­ra­do­res yan­quis) espe­cial­men­te acon­di­cio­na­do para que sus regios, pero des­gra­cia­da­men­te osteo­po­ró­si­cos hue­sos, no sufrie­ran en dema­sía ante tan­tas horas de vue­lo. Moder­na y lujo­sa aero­na­ve, no obs­tan­te, que a los espa­ño­les, espe­cial­men­te en momen­tos de cri­sis ful­mi­nan­te como la de aho­ra, nos cues­ta muchos para­dos man­te­ner, máxi­me tenien­do en cuen­ta que SM, que se sepa, pade­ce últi­ma­men­te mucho de los pul­mo­nes, de las rodi­llas y, a día de hoy, del famo­sí­si­mo y tro­yes­co talón de Aqui­les pero no de su regio tra­se­ro que, en con­se­cuen­cia, pue­de, y debe, asen­tar­se con todos los hono­res en el ergo­nó­mi­co sillón de cual­quier avión de aero­lí­nea civil ¡Como el común de los espa­ño­li­tos, vamos!

- Ha entre­ga­do, duran­te años, dece­nas y dece­nas de copas fut­bo­le­ras corres­pon­dien­tes al pres­ti­gio­so tro­feo depor­ti­vo que lle­va su nom­bre y que antes lle­va­ba el de su ama­do dic­ta­dor galle­go. Pesa­da fun­ción ins­ti­tu­cio­nal don­de las haya que le ha arre­ba­ta­do cen­te­na­res de horas de sue­ño (casi tan­tas como la Bár­ba­ra esa de sus encuen­tros libi­di­no­sos) hur­ta­dos evi­den­te­men­te a su san­ta y nume­ro­sa fami­lia.

- Ha “abier­to” años judi­cia­les a man­ta, año tras año, ves­ti­do de lagar­te­ra­na (per­dón, majes­tad, de magis­tra­do supre­mo de la Cor­te Judi­cial bor­bó­ni­ca impe­rial del yugo y las fle­chas) y debien­do hacer ímpro­bos esfuer­zos per­so­na­les (no siem­pre exi­to­sos) para no clau­di­car ante el dios Mor­feo, a lo lar­go de los sopo­rí­fe­ros par­la­men­tos jurí­di­cos que con­lle­van seme­jan­tes even­tos, como un bebé bien ali­men­ta­do por las glán­du­las mamario/​pectorales de su san­ta madre.

- Ha leí­do, emu­lan­do una y otra vez al “repe­len­te niño Vicen­te” de hace unas cuan­tas déca­das, millo­nes de cuar­ti­llas (escri­tas por otros y en gran­des carac­te­res para dis­pen­sar a SM del uso de gafas de culo de vaso o len­ti­llas tri­fo­ca­les de geo­me­tría varia­ble) en el cur­so de miles de actos pro­to­co­la­rios e ins­ti­tu­cio­na­les, en muchos de los cua­les SM daba la impre­sión de no saber qué coño (con per­dón) hacía allí y que des­ce­re­bra­do le había invi­ta­do.

- Ha pre­sen­cia­do (igua­li­to que Fran­co, que la ideo­lo­gía como la gra­sa abdo­mi­nal no se eli­mi­na así como así de la noche a la maña­na) dece­nas y dece­nas de des­fi­les de la Vic­to­ria (per­dón, de la Fies­ta Nacio­nal y de las FAS) en los que los mili­ta­res espa­ño­les, que dis­fru­tan como enanos en cuan­to sacan a pasear por La Cas­te­lla­na vie­jos tan­ques, avio­nes ante­di­lu­via­nos y mar­cho­sos “lejías” con cabra, le han obli­ga­do a per­ma­ne­cer en el pri­mer tiem­po del salu­do más horas que las deven­ga­das en tal menes­ter por un sar­gen­to de La Legión a lo lar­go de sus cua­ren­ta años de ser­vi­cio.

- Ha pro­ta­go­ni­za­do en TVE algu­nas series de fic­ción, rea­li­za­das a la orden sobre la base de guio­nes escri­tos por “his­to­ria­do­res” de medio pelo, de alqui­ler, pelo­tas y cor­te­sa­nos, como la astra­ca­na­da tele­vi­si­va esa titu­la­da “El día más difí­cil del rey”, que la cade­na ofi­cial repo­ne y repo­ne una y otra vez a ver si cue­la su ya gas­ta­da y fal­sa teo­ría de la sal­va­ción de la patria a car­go de su regia figu­ra, cuan­do todos los espa­ño­les sabe­mos ya has­ta la sacie­dad, y SM el pri­me­ro, que aquél “difí­cil” y recor­da­do 23‑F del 81 lo úni­co que hizo como “rey sal­va­dor” fue llo­rar a moco ten­di­do en su dor­mi­to­rio, repar­tir besos a dis­cre­ción a su san­ta espo­sa (los úni­cos que ha reci­bi­do la pobre des­pués del día de su boda) y a su espi­ga­do vás­ta­go, el soso prín­ci­pe astu­riano, y pegar­se como una lapa al bueno de D. Sabino para que con su buen hacer le fre­na­ra como fue­ra el estú­pi­do pseu­do­gol­pe o “gol­pe de timón” que, con su auto­ri­za­ción mani­fies­ta y para parar el terro­rí­fi­co gol­pe (este de ver­dad) que le pre­pa­ra­ban los enra­bie­ta­dos gene­ra­les fran­quis­tas, había pues­to sobre la mesa su ambi­cio­so y tor­pe vali­do Arma­da.

En fin, majes­tad, podría seguir pasan­do revis­ta a su apa­sio­nan­te vida pero creo que es sufi­cien­te y, ade­más, no quie­ro can­sar al per­so­nal. ¿Qué más quie­re para irse con dig­ni­dad y sen­ti­do his­tó­ri­co? ¡Váya­se de una vez, hom­bre! ¡Jubí­le­se antes de que sea dema­sia­do tar­de! Está usted enfer­mo, cojo, depri­mi­do, solo (su fami­lia, como la del tirano Gada­fi, anda ya por ahí, a lo suyo, por las Baha­mas o archi­pié­la­go cachon­do simi­lar), vie­jo, cadu­co (déje­me que le diga que su ima­gen, jun­to a la muy poco atlé­ti­ca tam­bién del Papa Bene­dic­to XVI, me ha impre­sio­na­do viva­men­te este verano), un pelín ton­to­rrón y ape­nas pue­de ya leer y andar. Y por si fue­ra poco este país está hecho unos zorros, arrui­na­do, cabrea­do, para­do, humi­lla­do, inter­ve­ni­do de fac­to por Euro­pa y EE.UU, piso­tea­do en su sobe­ra­nía por ale­ma­nes y fran­ce­ses… y al bor­de de una revo­lu­ción primaveral/​otoñal “a la tune­ci­na”. Con cien­tos de indig­na­dos “quin­cee­mis­tas” ya en la calle como van­guar­dia de lo que tie­ne que venir pero con miles y miles de izquier­dis­tas, para­dos, sin­di­ca­lis­tas, pro­fe­so­res, pen­sio­nis­tas, socia­lis­tas, repu­bli­ca­nos, y has­ta de las filas popu­la­res, fran­ca­men­te cabrea­dos (has­ta los hue­vos que diría el cas­ti­zo) y dis­pues­tos a que este país encuen­tre de una vez por todas el camino de la liber­tad y la demo­cra­cia ver­da­de­ra o se vaya al cara­jo…

Lo dicho, majes­tad, váya­se cuan­to antes, no espe­re a que sea dema­sia­do tar­de. Se evi­ta­rá con ello algún serio dis­gus­to y los espa­ño­les podre­mos dedi­car así unos cuan­tos cen­te­na­res de millo­nes de euros a algo más pro­duc­ti­vo que man­te­ner pala­cios, regi­mien­tos de la guar­dia, ala­bar­de­ros y altos pará­si­tos de la cadu­ca reale­za patria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *