Acci­den­te mor­tal en las obras del TAV- LAB Sindikatua

LAB exi­ge la para­li­za­ción de estas obras que sólo en la CAV se han cobra­do ya la vida de cin­co trabajadores

La mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­vo­ca una con­cen­tra­ción el jue­ves, a las 12.00h., delan­te del Ayun­ta­mien­to de Tolosa

Hoy, 6 de sep­tiem­bre, se ha pro­du­ci­do un nue­vo acci­den­te labo­ral mor­tal. En este caso, el tra­ba­ja­dor C.A.D., de nacio­na­li­dad por­tu­gue­sa, ha muer­to al caer por un barran­co el camión que con­du­cía en las obras del Tren de Alta Velo­ci­dad, a su paso por la loca­li­dad gipuz­koa­na de Tolo­sa en la zona de Alda­ba Txi­ki, a las 04:00 horas de la madrugada.

Des­de el sin­di­ca­to LAB que­re­mos mos­trar nues­tro apo­yo y soli­da­ri­dad a sus fami­lia­res, alle­ga­dos del tra­ba­ja­dor falle­ci­do y de los tra­ba­ja­do­res accidentados.

A su vez que­re­mos denun­ciar que con éste últi­mo acci­den­te mor­tal, son 5 los tra­ba­ja­do­res que han muer­to en las obras del TAV en la CAV.

Nos impo­nen unas obras faraó­ni­cas que solo intere­san a las éli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, para seguir man­te­nien­do y aumen­tan­do sus bene­fi­cios. Sien­do ade­más unas infra­es­truc­tu­ras que des­tru­yen el medio ambien­te y des­equi­li­bran el terri­to­rio, obras ase­si­nas que se cobran la vida de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Des­de LAB exi­gi­mos la para­li­za­ción de estas obras.

En un momen­to en el que se redu­ce a la míni­ma expre­sión el gas­to públi­co, en el que los apo­lo­ge­tas del sis­te­ma dicen que la situa­ción exi­ge recor­tes, res­pon­sa­bi­li­dad y aus­te­ri­dad. Res­pec­to a las obras del TAV ya han dicho por acti­va y por pasi­va que son obras que se van a lle­var ade­lan­te, cues­te lo que cues­te (mucho más de lo pre­su­pues­ta­do) y en el tiem­po seña­la­do, lo impor­tan­te es el negocio.

Las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, con el señor Arrio­la a la cabe­za, actúan como patro­nal, siguen las mis­mas rece­tas neo­li­be­ra­les de hacer más en el menor tiem­po y con el menor cos­to posi­ble. Los pla­zos de las obras se redu­cen, obli­gan a tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras a rea­li­zar tur­nos de más de doce horas, así que aumen­tan las pri­sas y los rit­mos de tra­ba­jo, las horas extra; la sub­con­tra­ta­ción en cade­na se con­vier­te en nor­ma al igual que la tem­po­ra­li­dad, etc. En defi­ni­ti­va, estos teó­ri­cos garan­tes de nues­tros dere­chos pre­ca­ri­zan el mer­ca­do de tra­ba­jo, aun sabien­do que con mayor pre­ca­rie­dad mayor nume­ro de acci­den­tes. La salud y la vida de las y los tra­ba­ja­do­res no les importa.

¿Dón­de está aho­ra esa supues­ta coor­di­na­ción de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas? ¿Dón­de está el segui­mien­to de las obras públi­cas? La coor­di­na­ción de la admi­nis­tra­ción públi­ca se redu­ce a decla­ra­cio­nes gran­di­lo­cuen­tes de Pilar Collan­tes, o del polí­ti­co de turno, dicien­do que se hace todo lo que se pue­de en mate­ria de sinies­tra­li­dad labo­ral. Pero la reali­dad es más ter­ca, muer­tos en las obras del TAV, muer­tos en las obras de la SUPERSUR, ¿ese es el mode­lo pre­ven­ti­vo que quie­ren impul­sar des­de el Gobierno de Gas­teiz? Si ni tan siquie­ra en las obras públi­cas con­tro­lan las obras que hacen, mucho menos lo van a hacer en la empre­sa y en la obra privada.

En lo que lle­va­mos de año se han pro­du­ci­do al menos 41 muer­tes en el con­jun­to de Eus­kal Herria, 4 en Ara­ba, 15 en Biz­kaia, 15 en Gipuz­koa, 2 en Ipa­rral­de y 5 en Nafa­rroa. Acci­den­tes mor­ta­les que pare­cen cre­cer en para­le­lo a la deja­ción de la admi­nis­tra­ción y los empre­sa­rios por evi­tar esta con­ti­nua san­gría. La fal­ta de medi­das con­tun­den­tes y la inmu­ni­dad abso­lu­ta de los empre­sa­rios, uni­do a una polí­ti­ca de explo­ta­ción neo­li­be­ral solo pue­de pro­du­cir muer­te y miseria.

El cam­bio está en la movi­li­za­ción y en la lucha, para ello el jue­ves 8 de sep­tiem­bre a las 12:00 horas la mayo­ría sin­di­cal LAB, ELA, STEE-EILAS, EHNE e Hiru vamos a con­vo­car una con­cen­tra­ción delan­te del Ayun­ta­mien­to de Tolo­sa como repul­sa ante esta nue­va muer­te obre­ra y la san­gría huma­na que están supo­nien­do los acci­den­tes de trabajo.

Donos­tia, 6 de sep­tiem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.