Nar­co­trá­fi­co y gue­rra fra­ca­sa­da – Voces de Colombia

El 17 de junio se cum­plie­ron 40 años del infruc­tuo­so “com­ba­te” a las dro­gas, ini­cia­do por Richard Nixon y por el con­tra­rio hoy se ve el gran fracaso,

tan­to en cos­tos para su lucha, como en el logro de los obje­ti­vos pro­pues­tos; encon­tra­mos como un hecho funes­to para el mun­do ente­ro el cre­ci­mien­to en su nego­cio y con­su­mo de estos enemi­gos de la humanidad.

Ante esta deplo­ra­ble reali­dad cons­ta­ta­mos que la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co es el argu­men­to que los EE.UU uti­li­za para hacer pre­sen­cia mili­tar en cual­quier país y ocul­tar sus ver­da­de­ras inten­cio­nes de ocu­pa­ción y de des­po­jo de sus rique­zas, con el pre­tex­to de com­ba­tir el comer­cio ile­gal de narcóticos.

Le ha ser­vi­do sobre todo, para ase­gu­rar la inje­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na en los paí­ses de Amé­ri­ca lati­na y en espe­cial en Colom­bia, a tra­vés de los dife­ren­tes pla­nes pues­tos en mar­cha como el plan Colom­bia, La Ini­cia­ti­va Regio­nal andi­na la ley de Pre­fe­ren­cias Aran­ce­la­rias Andi­nas ( ATPDEA), plan Méri­da, entre otros. Estos le han per­mi­ti­do jus­ti­fi­car la mili­ta­ri­za­ción del con­ti­nen­te, el saqueo de sus rique­zas, la pér­di­da de sobe­ra­nía y el impul­so y finan­cia­ción de la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te en Colom­bia. A la luz de estos pla­nes se incre­men­tó el nego­cio de la droga.

Para fina­les de los años 80, antes de tales pla­nes, salía de Colom­bia al mer­ca­do inter­na­cio­nal apro­xi­ma­da­men­te 300 tone­la­das de cocaí­na, y para los pri­me­ros años del pre­sen­te siglo la expor­ta­ción se acer­ca a las 800 tone­la­das año.

El nego­cio de las dro­gas (la marihua­na, la cocaí­na y la heroí­na) repre­sen­tan el segun­do ren­glón más diná­mi­co de la eco­no­mía del mun­do capi­ta­lis­ta, des­pués del petró­leo y segui­do de las reme­sas migra­to­rias; pro­du­ce ganan­cias que se ubi­can entre 300.000 y 600.000 millo­nes de dóla­res anua­les, que indi­ca algo más del 1.5% del inter­cam­bio comer­cial total a nivel mun­dial, según orga­nis­mos como la ONU. Según este mis­mo infor­me, Los con­su­mi­do­res de sus­tan­cias ilí­ci­tas ascien­den a algo más de 200 millo­nes de per­so­nas, lo que repre­sen­ta el 4.8 por cien­to de la pobla­ción mundial.

El nar­co­trá­fi­co ade­más de mane­jar el nego­cio de la dro­ga, el lava­do de acti­vos y el trá­fi­co ile­gal de armas, con­tro­la las altas esfe­ras del Esta­do. Se cal­cu­la que el 60% de los ingre­sos del nar­co­trá­fi­co son des­ti­na­dos a finan­ciar la corrup­ción, enma­ri­dán­do­se la oli­gar­quía tra­di­cio­nal con la bur­gue­sía emer­gen­te sur­gi­da de la acu­mu­la­ción de la rique­za pro­du­ci­da en el nego­cio de la dro­ga y alia­das de los intere­ses impe­ria­lis­tas finan­cian gue­rras con­tra­in­sur­gen­tes, inter­ven­cio­nes mili­ta­res y gol­pes de Estado.

La polí­ti­ca anti­dro­ga impues­ta por los Esta­dos Uni­dos a los gobier­nos laca­yos del Con­ti­nen­te, ter­mi­nó en un dolo­ro­so y cos­to­so fra­ca­so al no arro­jar resul­ta­dos cier­tos en el com­ba­te a este fenó­meno y por el con­tra­rio se pier­de la sobe­ra­nía en estos paí­ses, no obtu­vo los logros pro­pues­tos por­que no eran su ver­da­de­ro pro­pó­si­to; fue con­ce­bi­da en fun­ción de otros intere­ses que uti­li­zan la lucha con­tra la dro­ga, como pre­tex­to para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción y agre­sión con­tra los pue­blos y su pro­tes­ta social, que se resis­ten a la domi­na­ción nor­te­ame­ri­ca­na. En esto una vez más se refle­ja la doble moral e hipo­cre­sía gringa.

Pues mien­tras con base en aque­lla polí­ti­ca se judi­cia­li­za, encar­ce­la y ase­si­na a algu­nas per­so­nas acu­sa­dos de nar­co­trá­fi­co, los EE UU son per­mi­si­vos y tole­ran­tes con las pode­ro­sas mafias que com­pran todo y les per­mi­te que ingre­sen sus dine­ros a su cir­cui­to eco­nó­mi­co y a nues­tros paí­ses, en con­tra­pres­ta­ción a alian­za con­tra­in­sur­gen­te acor­da­da con los capos de las dro­gas, como se esta­ble­ció en Colom­bia des­de la déca­da de los 80 del siglo pasa­do y que se man­tie­ne has­ta nues­tros días con más discreción..

La polí­ti­ca anti­dro­gas grin­ga y adop­ta­da por nues­tros paí­ses del Con­ti­nen­te segui­rá sien­do fal­sa, mien­tras: no se com­ba­ta en serio el nego­cio del nar­co­trá­fi­co y este sea el ver­da­de­ro pro­pó­si­to y no el de finan­ciar a la CIA para la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta, no se com­ba­tan los aspec­tos que lo sopor­tan como es en el cam­po eco­nó­mi­co, social, la corrup­ción y las ganan­cias por lava­da de dóla­res en los pres­ti­gio­sos ban­cos de los EEUU y así mis­mo mien­tras se man­ten­ga la alian­za con el nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, gober­nan­tes, polí­ti­cos y mili­ta­res corrup­tos invo­lu­cra­dos en este negocio.

El ELN y su posi­ción sobre el el narcotráfico. 

En las zonas gue­rri­lle­ras se intro­du­jo los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to de la mano y finan­cia­do con los dine­ros del nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, como par­te de la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te diri­gi­da a rom­per el teji­do social y la vida comu­ni­ta­ria y “sus­traer­le el agua al pez”, vin­cu­lan­do a des­em­plea­dos muje­res y hom­bres del cam­po y la ciu­dad, a los cul­ti­vos y reco­gi­da de la hoja, la trans­for­ma­ción, el trans­por­te y el con­su­mo de droga. 

El nar­co­trá­fi­co igual a como ocu­rre en las zonas de bonan­zas del petró­leo o del oro, los gran­des bene­fi­cia­rios son un círcu­lo cerra­dos del poder, mien­tras que a las comu­ni­da­des les que­da el recuer­do, la des­com­po­si­ción social, la rup­tu­ra de la fami­lia y la pobreza.

El ELN des­de que sur­gió el fenó­meno del nar­co­trá­fi­co en Colom­bia defi­nió como polí­ti­ca el des­lin­de con el nego­cio de la dro­ga, lo cual sig­ni­fi­ca que para los gue­rri­lle­ros y uni­da­des de com­ba­te del ELN, exis­te la prohi­bi­ción de par­ti­ci­par en cual­quier esla­bón de la cade­na del nar­co­trá­fi­co; ha expre­sa­do reite­ra­da­men­te y en la prác­ti­ca el empe­ño y dis­po­si­ción a con­tri­buir y apo­yar aque­llas polí­ti­cas alter­na­ti­vas que res­ca­ten el cam­po de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, y se enca­mi­ne a la pro­duc­ción de cul­ti­vos diri­gi­dos a garan­ti­zar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria de la pobla­ción, como expre­sión de la sobe­ra­nía popu­lar y nacional.

Ha plan­tea­do tam­bién que en la eje­cu­ción de una polí­ti­ca seria, res­pon­sa­ble y de alcan­ce debe dife­ren­ciar­se el tra­to a quie­nes están invo­lu­cra­dos en el nego­cio del nar­co­trá­fi­co; que a los cam­pe­si­nos cul­ti­va­do­res que la nece­si­dad de sobre­vi­vir les obli­gó a la siem­bra de este tipo de plan­tas, deben tener un tra­to de apo­yo con pro­gra­mas alter­na­ti­vos des­ti­na­dos a mejo­rar la eco­no­mía y bien­es­tar de las comu­ni­da­des, dis­tin­to al tra­to judi­cial que se debe dar a los gran­des empo­rios y mafio­sos sur­gi­dos a la som­bra de este nego­cio. Esta polí­ti­ca debe com­ple­men­tar­se con la lega­li­za­ción de la dro­ga acom­pa­ña­da de pro­gra­mas de pre­ven­ción a la adic­ción y aten­ción a los dro­ga­dic­tos como casos de salud pública.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.