Nar­co­trá­fi­co y gue­rra fra­ca­sa­da – Voces de Colom­bia

El 17 de junio se cum­plie­ron 40 años del infruc­tuo­so “com­ba­te” a las dro­gas, ini­cia­do por Richard Nixon y por el con­tra­rio hoy se ve el gran fra­ca­so,

tan­to en cos­tos para su lucha, como en el logro de los obje­ti­vos pro­pues­tos; encon­tra­mos como un hecho funes­to para el mun­do ente­ro el cre­ci­mien­to en su nego­cio y con­su­mo de estos enemi­gos de la huma­ni­dad.

Ante esta deplo­ra­ble reali­dad cons­ta­ta­mos que la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co es el argu­men­to que los EE.UU uti­li­za para hacer pre­sen­cia mili­tar en cual­quier país y ocul­tar sus ver­da­de­ras inten­cio­nes de ocu­pa­ción y de des­po­jo de sus rique­zas, con el pre­tex­to de com­ba­tir el comer­cio ile­gal de nar­có­ti­cos.

Le ha ser­vi­do sobre todo, para ase­gu­rar la inje­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na en los paí­ses de Amé­ri­ca lati­na y en espe­cial en Colom­bia, a tra­vés de los dife­ren­tes pla­nes pues­tos en mar­cha como el plan Colom­bia, La Ini­cia­ti­va Regio­nal andi­na la ley de Pre­fe­ren­cias Aran­ce­la­rias Andi­nas ( ATPDEA), plan Méri­da, entre otros. Estos le han per­mi­ti­do jus­ti­fi­car la mili­ta­ri­za­ción del con­ti­nen­te, el saqueo de sus rique­zas, la pér­di­da de sobe­ra­nía y el impul­so y finan­cia­ción de la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te en Colom­bia. A la luz de estos pla­nes se incre­men­tó el nego­cio de la dro­ga.

Para fina­les de los años 80, antes de tales pla­nes, salía de Colom­bia al mer­ca­do inter­na­cio­nal apro­xi­ma­da­men­te 300 tone­la­das de cocaí­na, y para los pri­me­ros años del pre­sen­te siglo la expor­ta­ción se acer­ca a las 800 tone­la­das año.

El nego­cio de las dro­gas (la marihua­na, la cocaí­na y la heroí­na) repre­sen­tan el segun­do ren­glón más diná­mi­co de la eco­no­mía del mun­do capi­ta­lis­ta, des­pués del petró­leo y segui­do de las reme­sas migra­to­rias; pro­du­ce ganan­cias que se ubi­can entre 300.000 y 600.000 millo­nes de dóla­res anua­les, que indi­ca algo más del 1.5% del inter­cam­bio comer­cial total a nivel mun­dial, según orga­nis­mos como la ONU. Según este mis­mo infor­me, Los con­su­mi­do­res de sus­tan­cias ilí­ci­tas ascien­den a algo más de 200 millo­nes de per­so­nas, lo que repre­sen­ta el 4.8 por cien­to de la pobla­ción mun­dial.

El nar­co­trá­fi­co ade­más de mane­jar el nego­cio de la dro­ga, el lava­do de acti­vos y el trá­fi­co ile­gal de armas, con­tro­la las altas esfe­ras del Esta­do. Se cal­cu­la que el 60% de los ingre­sos del nar­co­trá­fi­co son des­ti­na­dos a finan­ciar la corrup­ción, enma­ri­dán­do­se la oli­gar­quía tra­di­cio­nal con la bur­gue­sía emer­gen­te sur­gi­da de la acu­mu­la­ción de la rique­za pro­du­ci­da en el nego­cio de la dro­ga y alia­das de los intere­ses impe­ria­lis­tas finan­cian gue­rras con­tra­in­sur­gen­tes, inter­ven­cio­nes mili­ta­res y gol­pes de Esta­do.

La polí­ti­ca anti­dro­ga impues­ta por los Esta­dos Uni­dos a los gobier­nos laca­yos del Con­ti­nen­te, ter­mi­nó en un dolo­ro­so y cos­to­so fra­ca­so al no arro­jar resul­ta­dos cier­tos en el com­ba­te a este fenó­meno y por el con­tra­rio se pier­de la sobe­ra­nía en estos paí­ses, no obtu­vo los logros pro­pues­tos por­que no eran su ver­da­de­ro pro­pó­si­to; fue con­ce­bi­da en fun­ción de otros intere­ses que uti­li­zan la lucha con­tra la dro­ga, como pre­tex­to para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción y agre­sión con­tra los pue­blos y su pro­tes­ta social, que se resis­ten a la domi­na­ción nor­te­ame­ri­ca­na. En esto una vez más se refle­ja la doble moral e hipo­cre­sía grin­ga.

Pues mien­tras con base en aque­lla polí­ti­ca se judi­cia­li­za, encar­ce­la y ase­si­na a algu­nas per­so­nas acu­sa­dos de nar­co­trá­fi­co, los EE UU son per­mi­si­vos y tole­ran­tes con las pode­ro­sas mafias que com­pran todo y les per­mi­te que ingre­sen sus dine­ros a su cir­cui­to eco­nó­mi­co y a nues­tros paí­ses, en con­tra­pres­ta­ción a alian­za con­tra­in­sur­gen­te acor­da­da con los capos de las dro­gas, como se esta­ble­ció en Colom­bia des­de la déca­da de los 80 del siglo pasa­do y que se man­tie­ne has­ta nues­tros días con más dis­cre­ción..

La polí­ti­ca anti­dro­gas grin­ga y adop­ta­da por nues­tros paí­ses del Con­ti­nen­te segui­rá sien­do fal­sa, mien­tras: no se com­ba­ta en serio el nego­cio del nar­co­trá­fi­co y este sea el ver­da­de­ro pro­pó­si­to y no el de finan­ciar a la CIA para la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta, no se com­ba­tan los aspec­tos que lo sopor­tan como es en el cam­po eco­nó­mi­co, social, la corrup­ción y las ganan­cias por lava­da de dóla­res en los pres­ti­gio­sos ban­cos de los EEUU y así mis­mo mien­tras se man­ten­ga la alian­za con el nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, gober­nan­tes, polí­ti­cos y mili­ta­res corrup­tos invo­lu­cra­dos en este nego­cio.

El ELN y su posi­ción sobre el el nar­co­trá­fi­co.

En las zonas gue­rri­lle­ras se intro­du­jo los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to de la mano y finan­cia­do con los dine­ros del nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, como par­te de la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te diri­gi­da a rom­per el teji­do social y la vida comu­ni­ta­ria y “sus­traer­le el agua al pez”, vin­cu­lan­do a des­em­plea­dos muje­res y hom­bres del cam­po y la ciu­dad, a los cul­ti­vos y reco­gi­da de la hoja, la trans­for­ma­ción, el trans­por­te y el con­su­mo de dro­ga. 

El nar­co­trá­fi­co igual a como ocu­rre en las zonas de bonan­zas del petró­leo o del oro, los gran­des bene­fi­cia­rios son un círcu­lo cerra­dos del poder, mien­tras que a las comu­ni­da­des les que­da el recuer­do, la des­com­po­si­ción social, la rup­tu­ra de la fami­lia y la pobre­za.

El ELN des­de que sur­gió el fenó­meno del nar­co­trá­fi­co en Colom­bia defi­nió como polí­ti­ca el des­lin­de con el nego­cio de la dro­ga, lo cual sig­ni­fi­ca que para los gue­rri­lle­ros y uni­da­des de com­ba­te del ELN, exis­te la prohi­bi­ción de par­ti­ci­par en cual­quier esla­bón de la cade­na del nar­co­trá­fi­co; ha expre­sa­do reite­ra­da­men­te y en la prác­ti­ca el empe­ño y dis­po­si­ción a con­tri­buir y apo­yar aque­llas polí­ti­cas alter­na­ti­vas que res­ca­ten el cam­po de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, y se enca­mi­ne a la pro­duc­ción de cul­ti­vos diri­gi­dos a garan­ti­zar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria de la pobla­ción, como expre­sión de la sobe­ra­nía popu­lar y nacio­nal.

Ha plan­tea­do tam­bién que en la eje­cu­ción de una polí­ti­ca seria, res­pon­sa­ble y de alcan­ce debe dife­ren­ciar­se el tra­to a quie­nes están invo­lu­cra­dos en el nego­cio del nar­co­trá­fi­co; que a los cam­pe­si­nos cul­ti­va­do­res que la nece­si­dad de sobre­vi­vir les obli­gó a la siem­bra de este tipo de plan­tas, deben tener un tra­to de apo­yo con pro­gra­mas alter­na­ti­vos des­ti­na­dos a mejo­rar la eco­no­mía y bien­es­tar de las comu­ni­da­des, dis­tin­to al tra­to judi­cial que se debe dar a los gran­des empo­rios y mafio­sos sur­gi­dos a la som­bra de este nego­cio. Esta polí­ti­ca debe com­ple­men­tar­se con la lega­li­za­ción de la dro­ga acom­pa­ña­da de pro­gra­mas de pre­ven­ción a la adic­ción y aten­ción a los dro­ga­dic­tos como casos de salud públi­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *