Espa­ña blin­da sus colo­nias inte­rio­res ante sus com­pe­ti­do­res inter­na­cio­na­les

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

Se ha des­ata­do la caja de los true­nos con la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal pero es nece­sa­rio no per­der­se en el rama­je, hay que ir al fon­do del asun­to. ¿Qué temen los pode­res fác­ti­cos espa­ño­les en medio de esta cri­sis?. Vaya­mos a esta hipó­te­sis, las comu­ni­da­des autó­no­mas del esta­do se endeu­dan con la ban­ca y esta­dos extran­je­ros, ya que las direc­tri­ces de la OMC son cla­ras, pri­va­ti­za­ción abso­lu­ta de todas las acti­vi­da­des del sec­tor ser­vi­cios, edu­ca­ción, sani­dad. Y las pri­va­ti­za­cio­nes se van a rea­li­zar con com­pra­do­res exter­nos, las gran­des cor­po­ra­cio­nes están afi­lan­do sus cuchi­llos para sec­cio­nar lo que va que­dan­do de los ser­vi­cios públi­cos de lo que en un tiem­po se deno­mi­nó el esta­do del bien­es­tar.

Pues bien, no va a tar­dar mucho en lle­gar el día en que el capi­tal más fuer­te, el del pri­mer mun­do comer­cial arra­se a los capi­ta­les peri­fé­ri­cos, inclu­so en los terri­to­rios has­ta la fecha reser­va­dos como coto cerra­do de los esta­dos. Pero a menos esta­do, no siem­pre se pue­de decir que más liber­tad. Si en las raquí­ti­cas admi­nis­tra­cio­nes públi­cas del esta­do espa­ñol, la finan­cia­ción se logra median­te cré­di­to a tra­vés de agen­tes exter­nos, sen­ci­lla­men­te Madrid pier­de la capa­ci­dad de con­tro­lar el mis­mo esta­do.

Y lo sol­ven­ta ponien­do la ven­da antes de la heri­da, impi­dien­do que el terri­to­rio que has­ta la fecha ha con­tro­la­do se le esca­pe por la inca­pa­ci­dad finan­cie­ra del esta­do mis­mo, cen­tra­do en pagar deu­das y des­truir dere­chos socia­les y empleo públi­co y pri­va­do en tan­to que Ale­ma­nia podría vin­cu­lar a una bue­na par­te de Euro­pa a su pro­pia área eco­nó­mi­ca de influen­cia ante la impo­ten­cia del res­to de oli­gar­quías euro­peas que ven en peli­gro sus pro­pios ámbi­tos de depre­da­ción, los pue­blos y nacio­nes de los que viven las oli­gar­quías esta­ta­les para­si­ta­rias. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *