Decla­ra­ción del MINREX: Cuba no reco­no­ce al Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción gol­pis­ta

El Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res ha pro­ce­di­do a reti­rar a su per­so­nal diplo­má­ti­co en Libia, don­de la inter­ven­ción extran­je­ra y la agre­sión mili­tar de la OTAN han agu­di­za­do el con­flic­to, y han impe­di­do al pue­blo libio avan­zar hacia una solu­ción nego­cia­da y pací­fi­ca, en pleno ejer­ci­cio de su auto­de­ter­mi­na­ción.

La Repú­bli­ca de Cuba no reco­no­ce al Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción ni a nin­gu­na auto­ri­dad pro­vi­sio­nal y solo dará su reco­no­ci­mien­to a un gobierno que se cons­ti­tu­ya en ese país, de mane­ra legí­ti­ma y sin inter­ven­ción extran­je­ra, median­te la libre, sobe­ra­na y úni­ca volun­tad del her­mano pue­blo libio.

El emba­ja­dor Víc­tor Ramí­rez Peña y el pri­mer secre­ta­rio Arman­do Pérez Suá­rez, acre­di­ta­dos en Trí­po­li, han man­te­ni­do una con­duc­ta inta­cha­ble, estric­ta­men­te ape­ga­da a su esta­tus diplo­má­ti­co, han corri­do ries­gos y acom­pa­ña­do al pue­blo libio en esta trá­gi­ca situa­ción. Han sido tes­ti­gos direc­tos de los bom­bar­deos de la OTAN sobre obje­ti­vos civi­les y de la muer­te de per­so­nas ino­cen­tes.

Con el bur­do pre­tex­to de la pro­tec­ción de civi­les, la OTAN ha ase­si­na­do a miles de éstos, ha des­co­no­ci­do las cons­truc­ti­vas ini­cia­ti­vas de la Unión Afri­ca­na y de otros paí­ses e, inclu­so, vio­la­do las cues­tio­na­bles reso­lu­cio­nes que impu­so al Con­se­jo de Segu­ri­dad, en par­ti­cu­lar con el ata­que a obje­ti­vos civi­les, el finan­cia­mien­to y sumi­nis­tro de arma­men­to a una par­te, así como el des­plie­gue de per­so­nal ope­ra­ti­vo y diplo­má­ti­co en el terreno.

Las Nacio­nes Uni­das han igno­ra­do el cla­mor de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal, en defen­sa de la paz, y han resul­ta­do cóm­pli­ces de una gue­rra de con­quis­ta. Los hechos con­fir­man las tem­pra­nas adver­ten­cias del Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro Ruz y las opor­tu­nas denun­cias de Cuba en la ONU. Aho­ra se sabe mejor para qué sir­ve la lla­ma­da “res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger” en manos de los pode­ro­sos.

Cuba pro­cla­ma que nada pue­de jus­ti­fi­car el ase­si­na­to de per­so­nas ino­cen­tes.

El Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res recla­ma el cese inme­dia­to de los bom­bar­deos de la OTAN que siguen cobran­do vidas y reite­ra la urgen­cia de que se per­mi­ta al pue­blo libio encon­trar una solu­ción pací­fi­ca y nego­cia­da, sin inter­ven­ción extran­je­ra, en ejer­ci­cio de su dere­cho inalie­na­ble a la inde­pen­den­cia y la auto­de­ter­mi­na­ción, a la sobe­ra­nía sobre sus recur­sos natu­ra­les y a la inte­gri­dad terri­to­rial de esa her­ma­na nación.

Cuba denun­cia que la con­duc­ta de la OTAN se diri­ge a crear simi­la­res con­di­cio­nes para una inter­ven­ción en Siria y recla­ma el fin de la inje­ren­cia extran­je­ra en ese país ára­be. Lla­ma a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a pre­ve­nir una nue­va gue­rra, ins­ta a las Nacio­nes Uni­das a cum­plir su deber de sal­va­guar­dar la paz y res­pal­da el dere­cho del pue­blo sirio a la ple­na inde­pen­den­cia y auto­de­ter­mi­na­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *