Sie­te pun­tos acer­ca de Libia – La Hai­ne

A estas altu­ras has­ta los cie­gos pue­den ver y enten­der lo que está suce­dien­do en Libia:

1. Lo que está ocu­rrien­do es una gue­rra pro­mo­vi­da y des­en­ca­de­na­da por la OTAN. Esta ver­dad aca­ba por reve­lar­se has­ta en los mis­mos órga­nos de “infor­ma­ción” bur­gue­ses. En “La Stam­pa” del 25 de agos­to, Lucia Annun­zia­ta escri­be: es una gue­rra “total­men­te exter­na, o sea, hecha por las fuer­zas de la OTAN”; fue “el sis­te­ma occi­den­tal el que pro­mo­vió la gue­rra con­tra Gad­da­fi”. Un tex­to del “Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne” del 24 de agos­to nos mues­tra “rebel­des” que se rego­ci­jan, aun­que están cómo­da­men­te ins­ta­la­dos en un avión con el emble­ma de la OTAN.

2. Se tra­ta de una gue­rra pre­pa­ra­da des­de hace mucho tiem­po. El “Sun­day Mirror” del 20 de mar­zo reve­ló que “tres sema­nas” antes de la reso­lu­ción de la ONU ya esta­ban en acción en Libia “cen­te­nas” de sol­da­dos bri­tá­ni­cos, encua­dra­dos en uno de los cuer­pos mili­ta­res más refi­na­dos y temi­dos del mun­do (SAS). Reve­la­cio­nes o admi­sio­nes aná­lo­gas pue­den ser leí­das en el “Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne” del 31 de mar­zo, a pro­pó­si­to de la pre­sen­cia de “peque­ños gru­pos de la CIA” y de una “amplia fuer­za occi­den­tal actuan­do en la som­bra”, siem­pre “antes de des­en­ca­de­nar­se las hos­ti­li­da­des el 19 de mar­zo”.

3. Esta gue­rra nadie la ve como pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos. En el artícu­lo ya cita­do, Lucia Annun­zia­ta obser­va con angus­tia: “La OTAN que alcan­zó la vic­to­ria no es la mis­ma enti­dad que lan­zó la gue­rra”. En ese inter­va­lo de tiem­po, Occi­den­te adel­ga­zó gra­ve­men­te con la cri­sis eco­nó­mi­ca ¿Con­se­gui­rá man­te­ner el con­trol de un con­ti­nen­te que, cada vez más fre­cuen­te­men­te, reci­be el lla­ma­do de las “nacio­nes no occi­den­ta­les” y en par­ti­cu­lar de Chi­na? Igual­men­te, este mis­mo dia­rio que pre­sen­ta el artícu­lo de Annun­zia­ta, “La Stam­pa”, el 26 de agos­to publi­ca un titu­lar a toda pági­na: “Nue­va Libia, desa­fío Ita­lia-Fran­cia”. Para aque­llos que toda­vía no hubie­sen com­pren­di­do de qué tipo de desa­fío se tra­ta, el edi­to­rial de Pao­lo Paro­ni («Due­lo final­men­te de nego­cios») lo acla­ra: des­pués del ini­cio de la ope­ra­ción béli­ca, carac­te­ri­za­da por el fre­né­ti­co acti­vis­mo de Sar­kozy, “se com­pren­dió súbi­ta­men­te que la gue­rra con­tra el coro­nel se trans­for­ma­ría en un con­flic­to de otro tipo: gue­rra eco­nó­mi­ca, con­tra un nue­vo adver­sa­rio: obvia­men­te Ita­lia”.

4. Desea­da por moti­vos abyec­tos, la gue­rra es con­du­ci­da de modo cri­mi­nal. Me limi­to ape­nas a algu­nos por­me­no­res toma­dos de un dia­rio por enci­ma de toda sos­pe­cha. El “Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne” del 26 de agos­to, en un artícu­lo de K. Fahim y R. Glads­to­ne, rela­ta: “En un cam­pa­men­to en el cen­tro de Trí­po­li fue­ron encon­tra­dos los cuer­pos acri­bi­lla­dos a bala­zos de más de 30 com­ba­tien­tes pro-Gad­da­fi. Por lo menos dos de ellos esta­ban ata­dos con espo­sas de plás­ti­co y esto per­mi­te pen­sar que sufrie­ron una eje­cu­ción. Entre estos muer­tos, cin­co fue­ron encon­tra­dos en un hos­pi­tal de cam­po; uno esta­ba en una ambu­lan­cia, ten­di­do en una cami­lla y ama­rra­do por una correa, y con sue­ro intra­ve­no­so toda­vía en su bra­zo.”.

5. Bár­ba­ra como todas las gue­rras colo­nia­les, la gue­rra actual con­tra Libia demues­tra cómo el impe­ria­lis­mo se tor­na cada vez más bár­ba­ro. En el pasa­do, fue­ron innu­me­ra­bles las ten­ta­ti­vas de la CIA de ase­si­nar a Fidel Cas­tro, pero estas ten­ta­ti­vas eran efec­tua­das en secre­to, con un sen­ti­mien­to de que si no es por ver­güen­za, es por lo menos de temer posi­bles reac­cio­nes de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Hoy, en cam­bio, ase­si­nar a Gad­da­fi o a otros jefes de Esta­do no apre­cia­dos por Occi­den­te es un dere­cho abier­ta­men­te pro­cla­ma­do. El “Corrie­re della Sera” del 26 de agos­to de 2011 titu­la triun­fal­men­te: “Caza a Gad­da­fi y sus hijos, casa por casa”. Mien­tras escri­bo, los Tor­na­do bri­tá­ni­cos, apro­ve­chan­do tam­bién la cola­bo­ra­ción e infor­ma­cio­nes pro­vis­tas por Fran­cia, son uti­li­za­dos para bom­bar­dear Syr­te y exter­mi­nar a toda la fami­lia de Gad­da­fi.

6. No menos bár­ba­ra que la gue­rra fue la cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción. Sin el menor sen­ti­mien­to de pudor, la OTAN mar­ti­lló sis­te­má­ti­ca­men­te la men­ti­ra según la cual sus ope­ra­cio­nes gue­rre­ras no bus­ca­ban si no la pro­tec­ción de los civi­les! Y la pren­sa, la pren­sa “libre” occi­den­tal? En cier­to momen­to, publi­có con osten­ta­ción la “noti­cia” según la cual Gad­da­fi lle­na­ba a sus sol­da­dos de via­gra para que pudie­ran más fácil­men­te come­ter vio­la­cio­nes en masa. Como esta “noti­cia” cayó rápi­da­men­te en el ridícu­lo, sur­ge enton­ces otra “nove­dad” según la cual los sol­da­dos libios tiran con­tra los niños. No se ofre­ce nin­gu­na prue­ba, no se encuen­tra nin­gu­na refe­ren­cia a fechas y luga­res deter­mi­na­dos, nin­gu­na cita a tal o cual fuen­te: lo impor­tan­te es cri­mi­na­li­zar el enemi­go a liqui­dar.

7. Mus­so­li­ni en su tiem­po pre­sen­ta­ba la agre­sión fas­cis­ta con­tra Etio­pía como una cam­pa­ña para libe­rar a este país de la lla­ga de la escla­vi­tud; hoy la OTAN pre­sen­ta su agre­sión con­tra Libia como una cam­pa­ña para la difu­ción de la demo­cra­cia. En su tiem­po Mus­so­li­ni no cesa­ba de des­po­tri­car con­tra el empe­ra­dor etío­pe Hai­le Sélas­sie lla­mán­do­lo “Negus de los negre­ros”; hoy la OTAN expri­me su des­pre­cio por Gad­da­fi lla­mán­do­lo “dic­ta­dor”. Así como la natu­ra­le­za beli­cis­ta del impe­ria­lis­mo no cam­bia, tam­bién sus téc­ni­cas de mani­pu­la­ción reve­lan ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de con­ti­nui­dad. Para cla­ri­fi­car quién ejer­ce hoy real­men­te la dic­ta­du­ra a nivel pla­ne­ta­rio, en vez de citar a Marx o a Lenin quie­ro citar a Emma­nuel Kant. En un tex­to de 1798 («El con­flic­to de las facul­ta­des»), escri­be: “Qué es un monar­ca abso­lu­to? Aquel que, cuan­do orde­na: ‘Hay que hacer la gue­rra’, la gue­rra se hace efec­ti­va­men­te”. Argu­men­tan­do de este modo, Kant toma­ba como blan­co en par­ti­cu­lar a la Ingla­te­rra de su tiem­po, sin dejar­se enga­ñar por la for­ma “libe­ral” de aquel país. Es una lec­ción de la que debe­mos sacar pro­ve­cho: los “monar­cas abso­lu­tos” de nues­tra épo­ca, los tira­nos y dic­ta­do­res pla­ne­ta­rios de nues­tra épo­ca se sien­tan en Washing­ton, en Bru­se­las y en las más impor­tan­tes capi­ta­les ocsi­den­ta­les.

27 de agos­to de 2011

.* [Tra­du­ci­do por La Hai­ne] Los “monar­cas abso­lu­tos” de nues­tra épo­ca, los tira­nos y dic­ta­do­res pla­ne­ta­rios de nues­tra épo­ca se sien­tan en Washing­ton, en Bru­se­las

Dome­ni­co Losur­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *