Sie­te pun­tos acer­ca de Libia – La Haine

A estas altu­ras has­ta los cie­gos pue­den ver y enten­der lo que está suce­dien­do en Libia:

1. Lo que está ocu­rrien­do es una gue­rra pro­mo­vi­da y des­en­ca­de­na­da por la OTAN. Esta ver­dad aca­ba por reve­lar­se has­ta en los mis­mos órga­nos de “infor­ma­ción” bur­gue­ses. En “La Stam­pa” del 25 de agos­to, Lucia Annun­zia­ta escri­be: es una gue­rra “total­men­te exter­na, o sea, hecha por las fuer­zas de la OTAN”; fue “el sis­te­ma occi­den­tal el que pro­mo­vió la gue­rra con­tra Gad­da­fi”. Un tex­to del “Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne” del 24 de agos­to nos mues­tra “rebel­des” que se rego­ci­jan, aun­que están cómo­da­men­te ins­ta­la­dos en un avión con el emble­ma de la OTAN.

2. Se tra­ta de una gue­rra pre­pa­ra­da des­de hace mucho tiem­po. El “Sun­day Mirror” del 20 de mar­zo reve­ló que “tres sema­nas” antes de la reso­lu­ción de la ONU ya esta­ban en acción en Libia “cen­te­nas” de sol­da­dos bri­tá­ni­cos, encua­dra­dos en uno de los cuer­pos mili­ta­res más refi­na­dos y temi­dos del mun­do (SAS). Reve­la­cio­nes o admi­sio­nes aná­lo­gas pue­den ser leí­das en el “Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne” del 31 de mar­zo, a pro­pó­si­to de la pre­sen­cia de “peque­ños gru­pos de la CIA” y de una “amplia fuer­za occi­den­tal actuan­do en la som­bra”, siem­pre “antes de des­en­ca­de­nar­se las hos­ti­li­da­des el 19 de marzo”.

3. Esta gue­rra nadie la ve como pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos. En el artícu­lo ya cita­do, Lucia Annun­zia­ta obser­va con angus­tia: “La OTAN que alcan­zó la vic­to­ria no es la mis­ma enti­dad que lan­zó la gue­rra”. En ese inter­va­lo de tiem­po, Occi­den­te adel­ga­zó gra­ve­men­te con la cri­sis eco­nó­mi­ca ¿Con­se­gui­rá man­te­ner el con­trol de un con­ti­nen­te que, cada vez más fre­cuen­te­men­te, reci­be el lla­ma­do de las “nacio­nes no occi­den­ta­les” y en par­ti­cu­lar de Chi­na? Igual­men­te, este mis­mo dia­rio que pre­sen­ta el artícu­lo de Annun­zia­ta, “La Stam­pa”, el 26 de agos­to publi­ca un titu­lar a toda pági­na: “Nue­va Libia, desa­fío Ita­lia-Fran­cia”. Para aque­llos que toda­vía no hubie­sen com­pren­di­do de qué tipo de desa­fío se tra­ta, el edi­to­rial de Pao­lo Paro­ni («Due­lo final­men­te de nego­cios») lo acla­ra: des­pués del ini­cio de la ope­ra­ción béli­ca, carac­te­ri­za­da por el fre­né­ti­co acti­vis­mo de Sar­kozy, “se com­pren­dió súbi­ta­men­te que la gue­rra con­tra el coro­nel se trans­for­ma­ría en un con­flic­to de otro tipo: gue­rra eco­nó­mi­ca, con­tra un nue­vo adver­sa­rio: obvia­men­te Italia”.

4. Desea­da por moti­vos abyec­tos, la gue­rra es con­du­ci­da de modo cri­mi­nal. Me limi­to ape­nas a algu­nos por­me­no­res toma­dos de un dia­rio por enci­ma de toda sos­pe­cha. El “Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne” del 26 de agos­to, en un artícu­lo de K. Fahim y R. Glads­to­ne, rela­ta: “En un cam­pa­men­to en el cen­tro de Trí­po­li fue­ron encon­tra­dos los cuer­pos acri­bi­lla­dos a bala­zos de más de 30 com­ba­tien­tes pro-Gad­da­fi. Por lo menos dos de ellos esta­ban ata­dos con espo­sas de plás­ti­co y esto per­mi­te pen­sar que sufrie­ron una eje­cu­ción. Entre estos muer­tos, cin­co fue­ron encon­tra­dos en un hos­pi­tal de cam­po; uno esta­ba en una ambu­lan­cia, ten­di­do en una cami­lla y ama­rra­do por una correa, y con sue­ro intra­ve­no­so toda­vía en su brazo.”.

5. Bár­ba­ra como todas las gue­rras colo­nia­les, la gue­rra actual con­tra Libia demues­tra cómo el impe­ria­lis­mo se tor­na cada vez más bár­ba­ro. En el pasa­do, fue­ron innu­me­ra­bles las ten­ta­ti­vas de la CIA de ase­si­nar a Fidel Cas­tro, pero estas ten­ta­ti­vas eran efec­tua­das en secre­to, con un sen­ti­mien­to de que si no es por ver­güen­za, es por lo menos de temer posi­bles reac­cio­nes de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Hoy, en cam­bio, ase­si­nar a Gad­da­fi o a otros jefes de Esta­do no apre­cia­dos por Occi­den­te es un dere­cho abier­ta­men­te pro­cla­ma­do. El “Corrie­re della Sera” del 26 de agos­to de 2011 titu­la triun­fal­men­te: “Caza a Gad­da­fi y sus hijos, casa por casa”. Mien­tras escri­bo, los Tor­na­do bri­tá­ni­cos, apro­ve­chan­do tam­bién la cola­bo­ra­ción e infor­ma­cio­nes pro­vis­tas por Fran­cia, son uti­li­za­dos para bom­bar­dear Syr­te y exter­mi­nar a toda la fami­lia de Gaddafi.

6. No menos bár­ba­ra que la gue­rra fue la cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción. Sin el menor sen­ti­mien­to de pudor, la OTAN mar­ti­lló sis­te­má­ti­ca­men­te la men­ti­ra según la cual sus ope­ra­cio­nes gue­rre­ras no bus­ca­ban si no la pro­tec­ción de los civi­les! Y la pren­sa, la pren­sa “libre” occi­den­tal? En cier­to momen­to, publi­có con osten­ta­ción la “noti­cia” según la cual Gad­da­fi lle­na­ba a sus sol­da­dos de via­gra para que pudie­ran más fácil­men­te come­ter vio­la­cio­nes en masa. Como esta “noti­cia” cayó rápi­da­men­te en el ridícu­lo, sur­ge enton­ces otra “nove­dad” según la cual los sol­da­dos libios tiran con­tra los niños. No se ofre­ce nin­gu­na prue­ba, no se encuen­tra nin­gu­na refe­ren­cia a fechas y luga­res deter­mi­na­dos, nin­gu­na cita a tal o cual fuen­te: lo impor­tan­te es cri­mi­na­li­zar el enemi­go a liquidar.

7. Mus­so­li­ni en su tiem­po pre­sen­ta­ba la agre­sión fas­cis­ta con­tra Etio­pía como una cam­pa­ña para libe­rar a este país de la lla­ga de la escla­vi­tud; hoy la OTAN pre­sen­ta su agre­sión con­tra Libia como una cam­pa­ña para la difu­ción de la demo­cra­cia. En su tiem­po Mus­so­li­ni no cesa­ba de des­po­tri­car con­tra el empe­ra­dor etío­pe Hai­le Sélas­sie lla­mán­do­lo “Negus de los negre­ros”; hoy la OTAN expri­me su des­pre­cio por Gad­da­fi lla­mán­do­lo “dic­ta­dor”. Así como la natu­ra­le­za beli­cis­ta del impe­ria­lis­mo no cam­bia, tam­bién sus téc­ni­cas de mani­pu­la­ción reve­lan ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de con­ti­nui­dad. Para cla­ri­fi­car quién ejer­ce hoy real­men­te la dic­ta­du­ra a nivel pla­ne­ta­rio, en vez de citar a Marx o a Lenin quie­ro citar a Emma­nuel Kant. En un tex­to de 1798 («El con­flic­to de las facul­ta­des»), escri­be: “Qué es un monar­ca abso­lu­to? Aquel que, cuan­do orde­na: ‘Hay que hacer la gue­rra’, la gue­rra se hace efec­ti­va­men­te”. Argu­men­tan­do de este modo, Kant toma­ba como blan­co en par­ti­cu­lar a la Ingla­te­rra de su tiem­po, sin dejar­se enga­ñar por la for­ma “libe­ral” de aquel país. Es una lec­ción de la que debe­mos sacar pro­ve­cho: los “monar­cas abso­lu­tos” de nues­tra épo­ca, los tira­nos y dic­ta­do­res pla­ne­ta­rios de nues­tra épo­ca se sien­tan en Washing­ton, en Bru­se­las y en las más impor­tan­tes capi­ta­les ocsidentales.

27 de agos­to de 2011

.* [Tra­du­ci­do por La Hai­ne] Los “monar­cas abso­lu­tos” de nues­tra épo­ca, los tira­nos y dic­ta­do­res pla­ne­ta­rios de nues­tra épo­ca se sien­tan en Washing­ton, en Bruselas

Dome­ni­co Losurdo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.