Acuer­do por la patria, la liber­tad y la vida – Polo Democrático

La esta­día huma­na en la tie­rra tie­ne un gran moti­vo, la feli­ci­dad. La polí­ti­ca pue­de con­ver­tir­se en la ener­gía para alcan­zar ese pro­pó­si­to, si es con­ce­bi­da y uti­li­za­da como el ele­men­to orga­ni­za­dor del pen­sa­mien­to, de los sen­ti­res, de las con­tra­dic­cio­nes y anhe­los de los ciu­da­da­nos y los pue­blos. No hay tiem­po para mez­quin­da­des cuan­do el futu­ro mis­mo de la civi­li­za­ción está en peli­gro, cuan­do la natu­ra­le­za ofen­di­da está lle­gan­do al cansancio.
 
Si actua­mos uni­dos en torno a un pro­gra­ma de trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­cas que favo­rez­can a las gran­des mayo­rías exclui­das del pan, de la liber­tad y la jus­ti­cia, un pro­yec­to que inclu­ya el pen­sa­mien­to mul­ti­co­lor y haga del res­pe­to y la tole­ran­cia, un sello de iden­ti­dad; enton­ces, toda­vía es posi­ble reabrir la espe­ran­za y sal­var la nación del más extra­ño simu­la­cro de demo­cra­cia y revo­lu­ción que expe­ri­men­ta­mos. El pre­si­den­cia­lis­mo monár­qui­co, repre­sen­ta­do en el gobierno del Movi­mien­to PAIS, está demos­tran­do su inca­pa­ci­dad para enfren­tar los gran­des pro­ble­mas y los con­se­cuen­tes desa­fíos del tiem­po actual.
 
Si la éti­ca se fun­da en la corres­pon­den­cia entre el dis­cur­so y las obras, la dema­go­gia se sos­tie­ne en la infla­ción de la pala­bra. El dis­cur­so del “sala­rio digno”, para ter­mi­nar en nue­vas for­mas de fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo, de renun­cias “volun­ta­rias-obli­ga­to­rias”, de anu­la­ción y vio­la­ción de los dere­chos labo­ra­les fun­da­men­ta­les pro­mo­vien­do una mayor sobre­ex­plo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res públi­cos y pri­va­dos. La ofer­ta de manos lim­pias y el fin de la impu­ni­dad, para aca­bar en la legi­ti­ma­ción de un Esta­do delin­cuen­cial al ser­vi­cio de gru­pos mafio­sos. Las pro­me­sas de men­tes bri­llan­tes, para aca­bar eli­ti­zan­do y pri­va­ti­zan­do la edu­ca­ción, exclu­yen­do a millo­nes de jóve­nes del acce­so al cono­ci­mien­to. El dis­cur­so de los “dere­chos de la madre tie­rra” y la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, para ter­mi­nar con la últi­ma fron­te­ra de bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta, el Yasu­ní, y en el etno­ci­dio de los Tagae­ri y Taro­me­na­ne, en la tzan­tzi­fi­ca­ción del ITT a fin de con­ti­nuar la explo­ta­ción petro­le­ra, ensam­blan­do la noví­si­ma “bio-bana­na repu­blic” con un mode­lo extrac­ti­vis­ta que inclu­ye la gran mine­ría, la sobre­ex­plo­ta­ción de petró­leo, la orien­ta­ción del agro a los bio­com­bus­ti­bles y las plan­ta­cio­nes agro­in­dus­tria­les, los ser­vi­cios ambien­ta­les, el pea­je glo­bal. La con­de­na de la “deu­da exter­na ile­gí­ti­ma”, para ter­mi­nar en un nue­vo endeu­da­mien­to agre­si­vo, some­tien­do al Ecua­dor a una nue­va depen­den­cia finan­cie­ra sobre todo a capi­ta­les chi­nos, hipo­te­can­do el petró­leo para los pró­xi­mos diez años. La sali­da de los mari­nes de la Base de Man­ta, para tras­la­dar la fuer­za béli­ca a la fron­te­ra nor­te y con­ver­tir­se en el yun­que del Plan Colom­bia. La ape­la­ción al socia­lis­mo y la sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca para ter­mi­nar des­man­te­lan­do a Petroe­cua­dor y pri­va­ti­zan­do las “joyas de la Coro­na” per­ju­di­can­do al país en miles de millo­nes de dóla­res. El dis­cur­so de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na para ter­mi­nar en la cri­mi­na­li­za­ción de la lucha social y en la per­se­cu­ción a los diri­gen­tes independientes. 
 
El Gobierno de Rafael Correa tuvo todas las con­di­cio­nes para rea­li­zar los cam­bios pro­fun­dos que reque­ría nues­tra Patria y que son deman­da­dos por los movi­mien­tos socia­les, los ciu­da­da­nos y los pue­blos: la recu­pe­ra­ción de la dig­ni­dad y de la sobe­ra­nía sobre nues­tros recur­sos estra­té­gi­cos, el acce­so al cono­ci­mien­to, una refor­ma agra­ria demo­crá­ti­ca, la demo­cra­ti­za­ción de la pro­pie­dad de la rique­za y las opor­tu­ni­da­des, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de una demo­cra­cia basa­da en el poder y la deci­sión popu­lar y no sólo en el voto, una segu­ri­dad social que uni­ver­sa­li­ce la soli­da­ri­dad y bene­fi­cie a los afi­lia­dos en lugar de repe­tir la his­to­ria de con­ver­tir­la en la gran caja chi­ca del régi­men de turno, la ple­na vigen­cia de la éti­ca en el mane­jo de los fon­dos públicos.
 
Correa fue bene­fi­cia­rio de una abun­dan­cia que no la creó: en cua­tro años ha mane­ja­do cer­ca de 70 mil millo­nes de dóla­res pro­ve­nien­tes del alto pre­cio inter­na­cio­nal del petró­leo, de las reme­sas de los migran­tes, y de los impues­tos de los ciu­da­da­nos. Con esos recur­sos ha sido inca­paz de modi­fi­car las bases del mode­lo ren­tis­ta-extrac­ti­vis­ta, de la con­cen­tra­ción mono­pó­li­ca de la rique­za; y se ha con­ten­ta­do con la pro­pa­gan­da de algu­nas medi­das palia­ti­vas de la pobre­za, la com­pa­sión social con el bono soli­da­rio para man­te­ner el apo­yo elec­to­ral, y de algu­nas obras públi­cas, sobre todo en la cons­truc­ción de carre­te­ras con sobreprecio.
 
Fue bene­fi­cia­rio del espí­ri­tu de cam­bio cons­ti­tu­yen­te que no creó: las luchas socia­les en un pro­ce­so lar­go, sobre todo a par­tir de los levan­ta­mien­tos indí­ge­nas y popu­la­res de los 80, abrie­ron el cau­ce del recha­zo a la par­ti­do­cra­cia, la exi­gen­cia de que se vayan todos y se ins­tau­re un tiem­po cons­ti­tu­yen­te, de refun­da­ción de la Repú­bli­ca. Se apo­de­ró en el dis­cur­so de estos sue­ños, pero los tras­mu­tó en una Cons­ti­tu­ción que man­tie­ne el señue­lo de los dere­chos mien­tras ins­tau­ra nue­vas for­mas de pri­va­ti­za­ción de los recur­sos natu­ra­les, de per­se­cu­ción a los diri­gen­tes socia­les, con­trol monár­qui­co del poder y el mane­jo de la opi­nión públi­ca sin opinión.
 
En el año 2000 vivi­mos el fra­ca­so del mode­lo neo­li­be­ral impul­sa­do por la oli­gar­quía ban­ca­ria y agro­ex­por­ta­do­ra, bajo el man­do del due­ño del país que esta­ba de turno: el signo fue el sal­va­ta­je ban­ca­rio y la dola­ri­za­ción, vin­cu­la­das direc­ta­men­te al poder nor­te­ame­ri­cano. Hoy vivi­mos el fra­ca­so de un mode­lo extrac­ti­vis­ta y auto­ri­ta­rio, impul­sa­do por la bur­gue­sía finan­cie­ra, impor­ta­do­ra y ren­tis­ta, vin­cu­la­da a las nue­vas poten­cias emer­gen­tes, bajo el man­do del nue­vo pre­si­den­te-monár­qui­co. El país ha pasa­do de la subor­di­na­ción al capi­tal nor­te­ame­ri­cano a la depen­den­cia de los capi­ta­les chi­nos y brasileros. 
 
El simu­la­cro de revo­lu­ción empe­zó a cuar­tear­se en los acon­te­ci­mien­tos del 30S: se mos­tró la frac­tu­ra entre el gobierno y los acto­res socia­les, una revo­lu­ción ciu­da­da­na sin ciu­da­da­nos, úni­ca­men­te con elec­to­res. El gobierno evi­den­cia su natu­ra­le­za: el retorno al cau­di­llis­mo caris­má­ti­co y a la diri­men­cia de las Fuer­zas Arma­das. No ha cam­bia­do ni el fun­da­men­to de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, ni el fun­da­men­to de la cul­tu­ra polí­ti­ca velas­quis­ta, peor aún el extra­vío de la izquier­da fun­cio­nal. Allí el gobierno pier­de por pri­me­ra vez la ini­cia­ti­va bajo el doble ase­dio de la movi­li­za­ción social y de las pre­sio­nes de la oligarquía.
 
En lugar de abrir un diá­lo­go con los acto­res socia­les, gira hacia las pro­pues­tas de la dere­cha y levan­ta el fan­tas­ma del gol­pe. Con el mis­mo cinis­mo prag­má­ti­co con que ayer absor­bió los can­tos de la izquier­da, aho­ra absor­be los dis­cur­sos poli­cía­cos de la oli­gar­quía. La Con­sul­ta es la con­fe­sión de la renun­cia a los últi­mos ves­ti­gios de una Cons­ti­tu­ción garan­tis­ta, para pasar a la segu­ri­za­ción de la polí­ti­ca. Otro reci­cla­je: vol­ver a meter la mano en la jus­ti­cia como ayer lo hicie­ron los otros due­ños del país.
 
La Con­sul­ta fue un momen­to para la cla­ri­fi­ca­ción del ali­nea­mien­to de fuer­zas. La dere­cha con­cen­tró la bata­lla en torno a los temas de la segu­ri­za­ción y la judi­cia­li­za­ción de la polí­ti­ca y al con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción. Des­de las filas demo­crá­ti­cas sur­gie­ron dos pro­pues­tas: “esta vez no”, una opo­si­ción coyun­tu­ral, des­de la disi­den­cia de Alian­za País y los par­ti­dos elec­to­ra­les de izquier­da; y, “diez veces no”, una opo­si­ción pro­gra­má­ti­ca, des­de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, polí­ti­cas demo­crá­ti­cas y la izquier­da no con­tac­ta­da e independiente.
 
¿De dón­de van a salir las fuer­zas capa­ces de res­tau­rar la espe­ran­za? No van a pro­ve­nir de los dos pro­yec­tos fra­ca­sa­dos: ni de la oli­gar­quía neo­li­be­ral, ni de los nue­vos ricos de PAÍS. Es el tiem­po de una fuer­za nue­va que bro­te des­de aba­jo, des­de el dolor de los exclui­dos, des­de los valo­res huma­nos, des­de la éti­ca, des­de la cien­cia, des­de el arte, des­de la ter­nu­ra, des­de el amor, des­de la vida com­pro­me­ti­da con el pro­gre­so y la libe­ra­ción: el pun­to de par­ti­da es la uni­dad pro­gra­má­ti­ca de los sec­to­res socia­les y fuer­zas polí­ti­cas demo­crá­ti­cas, superan­do los cau­di­llis­mos y sen­tan­do las bases para un con­duc­ta orgá­ni­ca con reso­lu­cio­nes con­sen­sua­das, con pla­nes com­par­ti­dos, con elec­cio­nes pri­ma­rias para desig­na­ción de can­di­da­tos y repre­sen­tan­tes, con una orga­ni­za­ción par­la­men­ta­ria que sus­ti­tu­ya al pre­si­den­cia­lis­mo monár­qui­co, que atra­vie­sa no sólo al man­do de la Repú­bli­ca, sino al man­do de todas las ins­ti­tu­cio­nes y organizaciones. 
 
Es el tiem­po de cons­truir un ACUERDO EN TORNO A UN PROGRAMA DEMOCRATICO NACIONAL, que empie­ce por sanear el ambien­te de la lucha polí­ti­ca demo­crá­ti­ca. No pode­mos seguir en una acti­tud reac­ti­va, menos aún silen­te, fren­te a quie­nes aca­ban con nues­tra casa gran­de, la Patria. Pode­mos cons­truir nues­tra pro­pia agen­da de liberación.
 
 
Por más demo­cra­cia, más empleo, más liber­tad, más tole­ran­cia, más res­pe­to, más educación,
más salud, más cien­cia, más arte, más diver­si­dad, más natu­ra­le­za, más patria, más vida.
 
 
Qui­to, agos­to de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.