Acuer­do por la patria, la liber­tad y la vida – Polo Demo­crá­ti­co

La esta­día huma­na en la tie­rra tie­ne un gran moti­vo, la feli­ci­dad. La polí­ti­ca pue­de con­ver­tir­se en la ener­gía para alcan­zar ese pro­pó­si­to, si es con­ce­bi­da y uti­li­za­da como el ele­men­to orga­ni­za­dor del pen­sa­mien­to, de los sen­ti­res, de las con­tra­dic­cio­nes y anhe­los de los ciu­da­da­nos y los pue­blos. No hay tiem­po para mez­quin­da­des cuan­do el futu­ro mis­mo de la civi­li­za­ción está en peli­gro, cuan­do la natu­ra­le­za ofen­di­da está lle­gan­do al can­san­cio.
 
Si actua­mos uni­dos en torno a un pro­gra­ma de trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­cas que favo­rez­can a las gran­des mayo­rías exclui­das del pan, de la liber­tad y la jus­ti­cia, un pro­yec­to que inclu­ya el pen­sa­mien­to mul­ti­co­lor y haga del res­pe­to y la tole­ran­cia, un sello de iden­ti­dad; enton­ces, toda­vía es posi­ble reabrir la espe­ran­za y sal­var la nación del más extra­ño simu­la­cro de demo­cra­cia y revo­lu­ción que expe­ri­men­ta­mos. El pre­si­den­cia­lis­mo monár­qui­co, repre­sen­ta­do en el gobierno del Movi­mien­to PAIS, está demos­tran­do su inca­pa­ci­dad para enfren­tar los gran­des pro­ble­mas y los con­se­cuen­tes desa­fíos del tiem­po actual.
 
Si la éti­ca se fun­da en la corres­pon­den­cia entre el dis­cur­so y las obras, la dema­go­gia se sos­tie­ne en la infla­ción de la pala­bra. El dis­cur­so del “sala­rio digno”, para ter­mi­nar en nue­vas for­mas de fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo, de renun­cias “volun­ta­rias-obli­ga­to­rias”, de anu­la­ción y vio­la­ción de los dere­chos labo­ra­les fun­da­men­ta­les pro­mo­vien­do una mayor sobre­ex­plo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res públi­cos y pri­va­dos. La ofer­ta de manos lim­pias y el fin de la impu­ni­dad, para aca­bar en la legi­ti­ma­ción de un Esta­do delin­cuen­cial al ser­vi­cio de gru­pos mafio­sos. Las pro­me­sas de men­tes bri­llan­tes, para aca­bar eli­ti­zan­do y pri­va­ti­zan­do la edu­ca­ción, exclu­yen­do a millo­nes de jóve­nes del acce­so al cono­ci­mien­to. El dis­cur­so de los “dere­chos de la madre tie­rra” y la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, para ter­mi­nar con la últi­ma fron­te­ra de bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta, el Yasu­ní, y en el etno­ci­dio de los Tagae­ri y Taro­me­na­ne, en la tzan­tzi­fi­ca­ción del ITT a fin de con­ti­nuar la explo­ta­ción petro­le­ra, ensam­blan­do la noví­si­ma “bio-bana­na repu­blic” con un mode­lo extrac­ti­vis­ta que inclu­ye la gran mine­ría, la sobre­ex­plo­ta­ción de petró­leo, la orien­ta­ción del agro a los bio­com­bus­ti­bles y las plan­ta­cio­nes agro­in­dus­tria­les, los ser­vi­cios ambien­ta­les, el pea­je glo­bal. La con­de­na de la “deu­da exter­na ile­gí­ti­ma”, para ter­mi­nar en un nue­vo endeu­da­mien­to agre­si­vo, some­tien­do al Ecua­dor a una nue­va depen­den­cia finan­cie­ra sobre todo a capi­ta­les chi­nos, hipo­te­can­do el petró­leo para los pró­xi­mos diez años. La sali­da de los mari­nes de la Base de Man­ta, para tras­la­dar la fuer­za béli­ca a la fron­te­ra nor­te y con­ver­tir­se en el yun­que del Plan Colom­bia. La ape­la­ción al socia­lis­mo y la sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca para ter­mi­nar des­man­te­lan­do a Petroe­cua­dor y pri­va­ti­zan­do las “joyas de la Coro­na” per­ju­di­can­do al país en miles de millo­nes de dóla­res. El dis­cur­so de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na para ter­mi­nar en la cri­mi­na­li­za­ción de la lucha social y en la per­se­cu­ción a los diri­gen­tes inde­pen­dien­tes. 
 
El Gobierno de Rafael Correa tuvo todas las con­di­cio­nes para rea­li­zar los cam­bios pro­fun­dos que reque­ría nues­tra Patria y que son deman­da­dos por los movi­mien­tos socia­les, los ciu­da­da­nos y los pue­blos: la recu­pe­ra­ción de la dig­ni­dad y de la sobe­ra­nía sobre nues­tros recur­sos estra­té­gi­cos, el acce­so al cono­ci­mien­to, una refor­ma agra­ria demo­crá­ti­ca, la demo­cra­ti­za­ción de la pro­pie­dad de la rique­za y las opor­tu­ni­da­des, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de una demo­cra­cia basa­da en el poder y la deci­sión popu­lar y no sólo en el voto, una segu­ri­dad social que uni­ver­sa­li­ce la soli­da­ri­dad y bene­fi­cie a los afi­lia­dos en lugar de repe­tir la his­to­ria de con­ver­tir­la en la gran caja chi­ca del régi­men de turno, la ple­na vigen­cia de la éti­ca en el mane­jo de los fon­dos públi­cos.
 
Correa fue bene­fi­cia­rio de una abun­dan­cia que no la creó: en cua­tro años ha mane­ja­do cer­ca de 70 mil millo­nes de dóla­res pro­ve­nien­tes del alto pre­cio inter­na­cio­nal del petró­leo, de las reme­sas de los migran­tes, y de los impues­tos de los ciu­da­da­nos. Con esos recur­sos ha sido inca­paz de modi­fi­car las bases del mode­lo ren­tis­ta-extrac­ti­vis­ta, de la con­cen­tra­ción mono­pó­li­ca de la rique­za; y se ha con­ten­ta­do con la pro­pa­gan­da de algu­nas medi­das palia­ti­vas de la pobre­za, la com­pa­sión social con el bono soli­da­rio para man­te­ner el apo­yo elec­to­ral, y de algu­nas obras públi­cas, sobre todo en la cons­truc­ción de carre­te­ras con sobre­pre­cio.
 
Fue bene­fi­cia­rio del espí­ri­tu de cam­bio cons­ti­tu­yen­te que no creó: las luchas socia­les en un pro­ce­so lar­go, sobre todo a par­tir de los levan­ta­mien­tos indí­ge­nas y popu­la­res de los 80, abrie­ron el cau­ce del recha­zo a la par­ti­do­cra­cia, la exi­gen­cia de que se vayan todos y se ins­tau­re un tiem­po cons­ti­tu­yen­te, de refun­da­ción de la Repú­bli­ca. Se apo­de­ró en el dis­cur­so de estos sue­ños, pero los tras­mu­tó en una Cons­ti­tu­ción que man­tie­ne el señue­lo de los dere­chos mien­tras ins­tau­ra nue­vas for­mas de pri­va­ti­za­ción de los recur­sos natu­ra­les, de per­se­cu­ción a los diri­gen­tes socia­les, con­trol monár­qui­co del poder y el mane­jo de la opi­nión públi­ca sin opi­nión.
 
En el año 2000 vivi­mos el fra­ca­so del mode­lo neo­li­be­ral impul­sa­do por la oli­gar­quía ban­ca­ria y agro­ex­por­ta­do­ra, bajo el man­do del due­ño del país que esta­ba de turno: el signo fue el sal­va­ta­je ban­ca­rio y la dola­ri­za­ción, vin­cu­la­das direc­ta­men­te al poder nor­te­ame­ri­cano. Hoy vivi­mos el fra­ca­so de un mode­lo extrac­ti­vis­ta y auto­ri­ta­rio, impul­sa­do por la bur­gue­sía finan­cie­ra, impor­ta­do­ra y ren­tis­ta, vin­cu­la­da a las nue­vas poten­cias emer­gen­tes, bajo el man­do del nue­vo pre­si­den­te-monár­qui­co. El país ha pasa­do de la subor­di­na­ción al capi­tal nor­te­ame­ri­cano a la depen­den­cia de los capi­ta­les chi­nos y bra­si­le­ros. 
 
El simu­la­cro de revo­lu­ción empe­zó a cuar­tear­se en los acon­te­ci­mien­tos del 30S: se mos­tró la frac­tu­ra entre el gobierno y los acto­res socia­les, una revo­lu­ción ciu­da­da­na sin ciu­da­da­nos, úni­ca­men­te con elec­to­res. El gobierno evi­den­cia su natu­ra­le­za: el retorno al cau­di­llis­mo caris­má­ti­co y a la diri­men­cia de las Fuer­zas Arma­das. No ha cam­bia­do ni el fun­da­men­to de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, ni el fun­da­men­to de la cul­tu­ra polí­ti­ca velas­quis­ta, peor aún el extra­vío de la izquier­da fun­cio­nal. Allí el gobierno pier­de por pri­me­ra vez la ini­cia­ti­va bajo el doble ase­dio de la movi­li­za­ción social y de las pre­sio­nes de la oli­gar­quía.
 
En lugar de abrir un diá­lo­go con los acto­res socia­les, gira hacia las pro­pues­tas de la dere­cha y levan­ta el fan­tas­ma del gol­pe. Con el mis­mo cinis­mo prag­má­ti­co con que ayer absor­bió los can­tos de la izquier­da, aho­ra absor­be los dis­cur­sos poli­cía­cos de la oli­gar­quía. La Con­sul­ta es la con­fe­sión de la renun­cia a los últi­mos ves­ti­gios de una Cons­ti­tu­ción garan­tis­ta, para pasar a la segu­ri­za­ción de la polí­ti­ca. Otro reci­cla­je: vol­ver a meter la mano en la jus­ti­cia como ayer lo hicie­ron los otros due­ños del país.
 
La Con­sul­ta fue un momen­to para la cla­ri­fi­ca­ción del ali­nea­mien­to de fuer­zas. La dere­cha con­cen­tró la bata­lla en torno a los temas de la segu­ri­za­ción y la judi­cia­li­za­ción de la polí­ti­ca y al con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción. Des­de las filas demo­crá­ti­cas sur­gie­ron dos pro­pues­tas: “esta vez no”, una opo­si­ción coyun­tu­ral, des­de la disi­den­cia de Alian­za País y los par­ti­dos elec­to­ra­les de izquier­da; y, “diez veces no”, una opo­si­ción pro­gra­má­ti­ca, des­de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, polí­ti­cas demo­crá­ti­cas y la izquier­da no con­tac­ta­da e inde­pen­dien­te.
 
¿De dón­de van a salir las fuer­zas capa­ces de res­tau­rar la espe­ran­za? No van a pro­ve­nir de los dos pro­yec­tos fra­ca­sa­dos: ni de la oli­gar­quía neo­li­be­ral, ni de los nue­vos ricos de PAÍS. Es el tiem­po de una fuer­za nue­va que bro­te des­de aba­jo, des­de el dolor de los exclui­dos, des­de los valo­res huma­nos, des­de la éti­ca, des­de la cien­cia, des­de el arte, des­de la ter­nu­ra, des­de el amor, des­de la vida com­pro­me­ti­da con el pro­gre­so y la libe­ra­ción: el pun­to de par­ti­da es la uni­dad pro­gra­má­ti­ca de los sec­to­res socia­les y fuer­zas polí­ti­cas demo­crá­ti­cas, superan­do los cau­di­llis­mos y sen­tan­do las bases para un con­duc­ta orgá­ni­ca con reso­lu­cio­nes con­sen­sua­das, con pla­nes com­par­ti­dos, con elec­cio­nes pri­ma­rias para desig­na­ción de can­di­da­tos y repre­sen­tan­tes, con una orga­ni­za­ción par­la­men­ta­ria que sus­ti­tu­ya al pre­si­den­cia­lis­mo monár­qui­co, que atra­vie­sa no sólo al man­do de la Repú­bli­ca, sino al man­do de todas las ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes. 
 
Es el tiem­po de cons­truir un ACUERDO EN TORNO A UN PROGRAMA DEMOCRATICO NACIONAL, que empie­ce por sanear el ambien­te de la lucha polí­ti­ca demo­crá­ti­ca. No pode­mos seguir en una acti­tud reac­ti­va, menos aún silen­te, fren­te a quie­nes aca­ban con nues­tra casa gran­de, la Patria. Pode­mos cons­truir nues­tra pro­pia agen­da de libe­ra­ción.
 
 
Por más demo­cra­cia, más empleo, más liber­tad, más tole­ran­cia, más res­pe­to, más edu­ca­ción,
más salud, más cien­cia, más arte, más diver­si­dad, más natu­ra­le­za, más patria, más vida.
 
 
Qui­to, agos­to de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *